La basura suiza

El tema de la basura es muy delicado en Suiza. La mayor parte de los españoles que me lean estarán poniendo una cara rara. Me refiero al reciclaje. Ahora supongo que se les ha relajado la cara diciendo que en España también se recicla. No tenéis ni idea… aquí hace falta casi un máster para no meter la pata.

El caso es que tú llegas y finalmente tienes un sitio en el que caer muerto. Es probable que caigas en el error de comprar bolsas de basura normales en un supermercado, pero entonces te darás cuenta de un detalle: en la calle no hay contenedores. En ningún sitio. Al cabo de un par de días observarás que por la noche van apareciendo como setas unas bolsas en las aceras, todas iguales… que no se parecen a lo que tú has comprado.

En Suiza no se paga un impuesto por la basura como en España. El impuesto va en las bolsas. La basura “normal” (más tarde explicaré qué entra en este apartado) debe recogerla cada uno en su casa y sacarla a la calle exclusivamente en el momento designado y siempre dentro de la bolsa reglamentaria. En mi caso (no sé cuales son los precios en otros sitios), una bolsa de 35 l (una normal, vaya) cuesta 1.5 francos. Se compran en el supermercado, sí, pero hay que pedirlas en la caja. Las bolsas que se encuentran con las cosas de limpieza no valen para este fin. Eso sí, he de decir que las bolsas son muy resistentes y que aguantan muy bien el peso. Porque al precio que tiene la bolsa, intentas aprovecharla.

En mi caso los días designados son lunes y jueves, y pasan a recoger sobre las siete de la mañana. Está muy mal visto que saques la bolsa muy pronto el día anterior, así que es normal ver la procesión de gente al caer el sol. Eso sí, la bolsa la dejas de cualquier manera en la acera, y a la mañana siguiente la recogen y punto. En ningún momento aparece un contenedor. Ah, y si es festivo no recogen, por lo que tienes que aguantarte una semana con la basura en casa. Ni os cuento el drama cuando (al principio) se te olvida qué día es, no sacas la bolsa a tiempo, el siguiente turno es festivo, y tú llevas con una bolsa en casa desde hace ya 10 días.

El caso es que la bolsa no la llenas, porque una vez clasificada la basura, en esa bolsa va el “resto” y como pagas una pasta, pues te ocupas de seleccionar al máximo todo lo que puedes reciclar. A su vez, esto genera que desarrolles un sistema de almacenaje paralelo para todo lo que no va ahí. Y que la bolsa cada vez te dure más. Y que entonces entiendas que el cubo vaya en un cubículo especial con un sistema de ventilación y eliminación de olores.

Vamos a ver lo que no va en la bolsa. Que no es poco:

Papel: tienes que hacer una pila con el papel (incluyendo los dichosos periódicos gratuitos que insisten en meterte en el buzón) y atarlo con un cordel. El atadillo tienes que desplazarlo a la calle (sin que se desmonte) y depositarlo al igual que tu bolsa. En mi caso el papel se recoge una vez cada 15 días, los miércoles. En Berna tenemos la suerte de poder poner papel y cartón en el mismo atadillo, cosa que no pasa en otros sitios.

Vidrio: te ocupas de recoger todas tus botellas y botes y te desplazas a un punto de recogida. En algunos sitios existen contenedores subterráneos (ahí también suele haber para papel), pero lo normal es buscar alguna zona apartada en la que haya una especie de mini estación de reciclaje con todos los contenedores a la vista. En ese momento empieza el baile, porque hay contenedor para vidrio blanco (o sea, transparente), verde y marrón. Parece sencillo, pero con alguna botella me he quedado bastante rato pensando en cual debería meterla. ¿Y las botellas azules? ¿Eh? Resulta que el azul va al verde…

Plástico: los envases de bebidas van a un contenedor, los de productos de limpieza y cosméticos a otro (son de un plástico diferente…). La mayor parte de supermercados grandes tienen contenedores de recogida de envases de plástico.

Pilas: como en España, a un contenedor especial. Fácilmente localizable en supermercados.

Bombillas: contenedor especial en algunos supermercados.

Aluminio: las latas de conservas o bebidas tienen también su propio contenedor.

Residuos verdes: entiéndase aquí cuando podas una planta, o recoges hojas de tu jardín. Esto va a un contenedor, que previamente tienes que solicitar para tu edificio. En este contenedor también puedes incluir restos orgánicos de comida, pero jamás restos de ninguna otra cosa. Se recoge una vez a la semana. Ah, y en enero hay una recogida especial de árboles de navidad.

Compost: no me voy a poner a detallar lo que ellos consideran que es bueno para hacer compost o no, pero que las cosas que sí valen las puedes poner en el compostador más cercano (en tu jardín o en el común del vecindario). Si no tienes compostador, puedes pedirlo y te lo dan.

Ropa: por supuesto, hay contenedores especiales para ropa, pero se encuentran siempre en el extremo opuesto a cualquier otro contenedor, para facilitarte que te mantengas en forma.

Muebles, electrodomésticos, cerámica, bicis y “cualquier cosa que parezca poco recomendable meter en una bolsa”: esto va directamente al punto limpio. Puedes llamar y te recogen las cosas, pero dado el complejo sistema de horarios, es probable que prefieras desplazarte. La parte buena es que suelen estar bien localizados para que realmente puedas ir, y además allí tienen contenedores de todo, por si hay algo que no sepas dónde tirar.

Y para las dudas, una fantástica web y una aplicación para el móvil, no vayas a no tener claro qué hacer! Además a principios de año te dejan en el buzón un calendario (que tienes que tirar en el atadillo de papel) con todas las fechas.

Lo dicho, un máster…

Un comentario en “La basura suiza

  1. Hola KaRMe,
    en Zúrich tenemos que sacar el papel una vez cada 15 días, pero el cartón una vez al mes únicamente.
    Cuando llegué en 2008, en mi barrio tampoco teníamos contenedores y sacábamos la basura sólo 1 vez a la semana. Lo malo era que bajaban los zorrillos de la montaña y rompían las bolsas buscando comida. Luego instalaron contenedores con su candado (cada vecino con una copia de la llave). Ahora en la ciudad ya no veo ningún edificio sin su contenedor (pone ” Nur für Züri-Säcke”).
    Ah, y las empresas y los negocios sí usan las bolsas negras, porque pagan los impuestos de otra forma. Para ellos tienen otros contenedores (“Nur Betriebskehricht”).
    Resumiendo, que lo de la basura en Suiza, como tú ya has dicho es un tema delicado. Cada ciudad y cada cantón es un mundo.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s