Ciencia en casa: crece bacterias… ahora comestibles

Uno de mis problemas recurrentes en casa es el consumo de leche. Para que me salga a un precio razonable, compro 2 litros, pero yo consumo muy poca, sólo para hacer un par de cortados al día. ¿Qué hago con el resto? Otro de mis problemas es el desayuno, ya que me lo llevo al tren. Por eso, hace un tiempo recurrí a preparar mis propios yogures, algo que había hecho ya en España.

La idea es fácil: preparo cada semana 6 yogures. 5 los uso para mis desayunos y el sexto me sirve para preparar la siguiente ronda con 3/4 L de leche, con lo cual me ventilo la leche mucho más rápido.

Materiales:

  • Un yogur
  • 3/4 L de leche
  • Una yogurtera con sus vasitos: se puede usar cualquier tipo de vasito, y se pueden hacer sin yogurtera buscando un lugar con una temperatura adecuada, pero la verdad es que por el precio de la yogurtera con vasitos incluidos, no compensa.
  • Un recipiente de 1 litro
  • Una cuchara
  • Cualquier cosa que le queráis añadir al yogur

Métodos:

  • Se pone en el recipiente la leche con un yogur.
  • Se remueve hasta que quede homogéneo.
  • Se divide la mezcla en los vasitos.
  • Ahora viene la fase de creatividad: añadid lo que queráis.
  • Se ponen en la yogurtera unas 12 horas.
  • Magia! Guardad los yogures en la nevera unas horas para que queden bien sólidos.

En mi caso yo sólo le añado azúcar a los 5 que voy a consumir, dejando el yogur base sin nada, que es el que va a ser reutilizado, y considero que es mejor que vaya a pelo. Le podéis añadir esencias de vainilla o limón, fáciles de encontrar en los supermercados. También fruta triturada, mermelada, miel…

Como yo vivo con hambre, lo que hago es guardar el yogur así sin más y cada noche cojo uno y lo vuelvo en otro recipiente más grande, en el que añado 200 gr de muesli crujiente de chocolate (los suizos son los inventores del muesli, no sabéis lo que os perdéis, aquí hasta el más cutre sabe a gloria), y lo guardo en la nevera. A la mañana siguiente el yogur ha cogido consistencia de pasta fundiéndose con el muesli, y el bote lo reutilizo todos los días.

La ciencia detrás… es muy importante que compréis un yogur “vivo” para empezar. Vamos, uno que esté en nevera. Los otros han sido esterilizados después de la fermentación, y los bichos vienen muertos, así que no va a crecer nada, o nada bueno. Lo mejor es comprar uno natural de buena calidad. Los azucarados valen. La calidad del yogur va a hacer que vuestro cultivo viva más tiempo: pensad que pasadas unas cuantas rondas, los bichos se agotan y tendréis que volver a comprar otro yogur para empezar de nuevo. Con un yogur de calidad media deberíais poder mantener unos 6-8 pases, lo que son unos 30 o 40 yogures que os habéis comido. Si guardáis el yogur-cultivo mucho tiempo, las bacterias se atontan. Yo diría que es razonable retrasar la nueva ronda hasta 10 días, pero no más.

Como yo no tengo mucha opción de atender mis yogures pasadas 12 horas, lo que hago es apagar la yogurtera a las 8 horas y dejarlos ahí otras 8. Durante un rato se mantiene todavía caliente, y después el proceso en los yogures sigue. Me quedan sólidos y se separa el suero como debe, pero es posible que esté acortando un poco la vida de mi cultivo frente a lo esperado. Por otra parte, hay yogurteras que llevan 7 vasitos, en los que diluiríais 1/7 en lugar de 1/6, y en ese caso necesitaríais algo más de tiempo para que queden bien. Lo mejor es ir probando. De la misma forma, dependiendo del tamaño de los vasitos, podéis necesitar más o menos leche. Todo es cuestión de medir con los vasitos la primera vez.

Como extra, os daré un truco que tengo ganas de probar con los productos suizos… Yo en general uso leche semi, y la verdad es que no noto diferencia con la entera, pero si añadís entre un 10 y un 30% de nata en lugar de leche… yogures griegos!

Desde mi perspectiva, todo español que ronde los 30 debe estar pensando ahora que vaya novedad, ya que todos teníamos una yogurtera en casa de pequeños. Luego, por alguna razón, desaparecieron. Más o menos cuando el auge de los Petit Suisse, que a todo esto, en Suiza no tienen ni idea de qué son. Pero me consta que la gente un poco más joven no sabe tal cosa, y ni siquiera tiene claro que los yogures normales llevan “bichitos vivos”, porque no, no sólo los de bífidus llevan bichos.

En la próxima entrada os explicaré el proceso bioquímico que ocurre al “hacer yogur” así como los bichos que intervienen. Mientras, ¿alguno ha hecho yogures antes? ¿cuánto sabéis del proceso? ¿sabéis qué bacterias hacen el yogur?

Un comentario en “Ciencia en casa: crece bacterias… ahora comestibles

  1. Hace un par de años me dió por hacer yogur en casa y pensé justo «qué raro, si yo recuerdo que en casa teníamos yogurtera». Desapareció, nadie sabe si se rompió y la acabamos tirando, o si funcionaba y se la dimos a alguien. Al final usé el horno (creo que era precalentar a 80ºC, apagarlo y dejar el cultivo por la noche con el calor residual del horno) y vasos pequeños tapados con papel de aluminio.

    También es cierto que con un buen yogur de inicio da mejor resultado. Lo que no miré es si compensaba comprar el más caro, ya que los yogures baratos dan unos resultados muy poco consistentes entre remesas (pero claro, son más baratos y se puedes comprar más). También puede ser que de una remesa para otra me fui volviendo más descuidado con el proceso.

    Y de memoria se que una de las bacterias es Lactobacillus Acidophilus, pero hay otras que no recuerdo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s