Entradas

Volver a España en tiempos pandémicos: la despedida

Sin duda esta semana será peculiar, porque es la semana en la que me toca despedirme de mi puesto de trabajo. Puesto que he tenido casi siete años. Demasiados. Eso será el viernes, y aunque la cuenta atrás está siendo mucho más agobiante de lo que creía porque se esperan de mi demasiadas cosas en el último momento, cuando salga de allí no habrá vuelta atrás y me quitaré un enorme peso de encima. Por fin. Así que los planes de esta semana van orientados a esa parte.

Lo que he hecho

  • No he hecho todavía copias ni nada, pero ya tengo la lista de papeles que necesitaré conseguir.
  • He conseguido vaciar ligeramente el laboratorio.
  • No he conseguido todavía firmas porque… porque las cosas se me han complicado.
  • Me he deshecho de algunas cosas y creo que, quitando las que todavía necesito pero no se vienen, el resto de la cocina cabe en una caja.
  • Y lo más importante: he encontrado un sitio dispuesto a hacerme una prueba PCR con los requisitos del gobierno.

Lo que tengo que hacer

  • Fotocopiar y escanear media vida, así más o menos
  • Salir viva del laboratorio. Entregar mis llaves y traerme 200 francos en el bolsillo. No volver a pisar el edificio.
  • El finde tengo que meter todo lo que queda en el despacho en una caja, ir juntando las cosas del baño y la cocina y hacer una estimación de la ropa.
  • Tengo que relajarme y descansar un poco, porque las dos semanas siguientes serán muy intensas.

Así pues, la siguiente vez que venga por aquí será estando ya de vacaciones, en mis vacaciones previas al paro. Paro del que espero salir más o menos pronto pero que ocurrir, ocurrirá. Seguiré contando…

El virus de la lengua azul

El virus de la lengua azul es poco conocido, pero es un problema que afecta a los ganaderos en todo Europa, y eso incluye a España. Pese a ello, se suele hablar poco de él. Hoy os traigo un artículo que habla de la distribución del virus y que ayuda a poder predecir cuándo y cómo se producen los brotes. El artículo fue publicado en la revista Viruses y tiene como título: Identifying Spanish Areas at More Risk of Monthly BTV Transmission with a Basic Reproduction Number Approach.

¿Qué es el virus de la lengua azul?

El virus de la lengua azul (BTV, Blue Tongue Virus) es un Orbivirus. Es un virus muy resistente que se esconde en algunos rumiantes. Su reservorio son animales que no muestran síntomas, o que casi nunca los muestran. Así pasan desapercibidos hasta que un vector los mueve a otros animales.

Los vectores son una especie de mosquitos, las beatillas, concretamente del género Culicoides. También algunas garrapatas, aunque en menor medida. Las beatillas crecen normalmente en las pilas de estiércol, por lo que generan problemas en las granjas masificadas. Aunque el virus se encuentra por todo Europa, la incidencia parece ser mayor en la zona mediterránea. En el resto del mundo podemos encontrarlo por casi toda América, en Japón, China y en el Sudeste Asiático.

El problema aparece cuando el virus se transmite al ganado que sí muestra síntomas. Las ovejas son las más afectadas, pero también en algunas ocasiones vacas y cabras. Cuando aparecen síntomas, suelen empezar con fiebre, y pasado un tiempo los animales tienen dificultades para alimentarse por las úlceras en la boca. También se produce rinitis, inflamación en las extremidades, edemas y caída del vellón (osease la capa de lana…). Además, también puede afectar a los ciervos, que aunque no sean el objetivo de las ganaderías a mi me parece un problema igual. ¡Pobres ciervos!

En España se sabe que hubo brotes de al menos cinco variantes del virus. Los brotes han sido siempre bastante localizados y algunas variantes se han erradicado exitosamente tras el brote, gracias a la colaboración de los ganaderos.

Los mosquitos, el problema

Los Culicoides son el problema, porque son los vectores. En sí, ni siquiera cualquiera. En España uno de los principales vectores es el Culicoides imicola, que es muy común en la parte mediterránea. Pero no nos quedamos ahí, porque otros tres, que tradicionalmente de han juntado en un grupo llamado complejo Obsoletus, son comunes en el resto de la península y también el resto de Europa. Esto ya nos hace pensar que la distribución del vector puede afectar a la distribución del virus. Y eso es lo que pensaron los autores del artículo.

Además, ahora que todos sabemos mucho de virus, el número reproductivo básico (el famoso R0) va a determinar la evolución de la enfermedad. Si es mayor que uno, el número de casos va a crecer, ya que es el número de casos nuevos que van a aparecer por cada caso previamente identificado. Pero esto a estas alturas de 2020 lo sabe hasta el apuntador, ¿verdad?

De la misma forma que con el coronavirus, si sabemos el R0 para el virus de la lengua azul, podemos predecir la evolución de los contagios a corto plazo. Por eso los autores de este trabajo consideraron fundamental hacer mapas de incidencia basándose en la población de mosquitos con el virus. Eso permitiría tomar medidas en las granjas antes de que el virus llegase allí.

Estos son los bichos en cuestión

Distribución temporal dependiendo del tipo de vector

Tras una serie de toma de muestras y unos cálculos que podéis ver en el artículo, los investigadores concluyeron que cada especie tiene un pico de abundancia en un momento diferente del año. El C. imicola aparecía principalmente en septiembre (recordemos que era el de la zona mediterránea). En cambio, los Obsoletus aparecían más hacia principios de verano (julio y junio). Lo malo: que los Obsoletus realmente aparecían por todo el territorio peninsular y no sólo en las zonas no mediterráneas, lo que nos hace ver que en esas zonas hay dos picos de bichos peligrosos sueltos.

Tomado en conjunto, podemos suponer que los meses de verano van a ser los más peligrosos, ya que se van a acumular las colas de bajada de un tipo con la de subida de los otros. Esto hará que el R0 sea mayor en esa época y que sea cuando más atención hay que prestar a la transmisión en los animales, tanto reservorios como los afectados.

Distribución espacial

Aunque no es demasiado inesperado, los investigadores observaron una zona de exclusión en la península, que separa dos zonas de alto riesgo. Resumiendo mucho, la zona norte es de riesgo y el sur y la costa también, pero lo que venimos llamando «la meseta» tiene un riesgo menor. Eso se debe a que existen muchos menos vectores. Y esto puede sonar bastante evidente, ya que todos los que hemos vivido alguna vez en España sabemos que en esa zona hay menos mosquitos, sean del tipo que sean. Pero en este caso no es ninguna tontería, porque casi todos los brotes se dan fuera de esa zona.

Por ello, cabría esperar que en las zonas costeras será necesario un mayor control de la población de dípteros así como una mayor limpieza en las granjas para evitar su proliferación, especialmente en los meses entre junio y septiembre.

¿Conclusiones?

Menos de las que me gustaría, la verdad. Me parece muy interesante la idea de hacer un seguimiento de la enfermedad usando para ello la población de vectores, pero por otra parte considero que los resultados del estudio son lo que cualquiera esperaría. Aunque a un experto los números concretos le pueden aportar algo, desde fuera las conclusiones son evidentes: hay más dípteros en la costa y en verano. Espero que los expertos sí se fijen en valores concretos y los usen para controlar la enfermedad.

En cualquier caso, el artículo me ha servido para hablar de algo interesante y desconocido, el virus de la lengua azul. Y de paso, aprovecho para recordar que hay muchos virus por ahí que afectan a animales y que podrían ser algún día un peligro para los humanos. En este caso lo fundamental es una vez más la higiene, la higiene en las granjas. Si el vector crece en las pilas de estiércol, ya sabemos cómo minimizar su población. Y sobretodo en verano, ya que no es el único patógeno que puede aparecer por situaciones poco salubres. ¡Cuidemos a nuestros animales como nos cuidaríamos a nosotros mismos!

Este post apareció primero en mi newsletter, a la que por un módico precio puedes suscribirte para recibir comentarios de las últimas novedades científicas: La newsletter de Carmela. Si prefieres esperar a que los posts lleguen aquí, también puedes apoyar mi trabajo invitándome a un café en Ko-fi.

Érase una vez… la vida y el sueño

Este capítulo es lo que vendríamos llamando un capítulo de relleno. En este capítulo de Érase una vez la vida se habla de la vida (así, en general) y del sueño, de una forma muy abstracta y con algunas historias intercalándose.

Mientras dormimos la vida sigue. Existen muchos procesos que siguen activos durante el sueño, y destacamos la memoria, que procesa información durante el sueño. Es el momento en el que se ordenan los recuerdos.

Nuestros recuerdos desordenados y tomados de forma aleatoria son los que dan lugar a nuestros sueños, mezclando ideas que hacen que, por ejemplo, podamos volar. También podemos tener pesadillas que parezcan muy reales.

Cierto es que soñamos mucho, pero normalmente no recordamos nuestros sueños. En ese tiempo, nuestro cuerpo también necesita azúcar y oxígeno, porque también se repara el resto del cuerpo, y se siguen formando proteínas. Por eso descansar es muy importante. Por eso la vida y el sueño están tan relacionados, por eso se nos suele decir que es tan importante descansar correctamente después de hacer ejercicio para poder construir músculos, que se formarán con esas proteínas.

Aunque se repare, nunca queda como nuevo, y poco a poco el cuerpo se estropea, y se estropeará del todo en algún momento. Incluso tenemos genes que producen proteínas «malas» que hay que controlar antes de que produzcan un daño. Esta parte no se detalla en el capítulo… supongo que en parte por la falta de información en aquel momento.

Por último, cuando somos mayores, la reparación es más lenta. El cuerpo está cansado y ya no va tan rápido, y en algún momento, no podrá repararse. Lo dicho, un capítulo de relleno y preparación de cara al último de la serie.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Volver a España en tiempos pandémicos: la PCR!

Esta semana todo ha dado un giro inesperado el día que el Gobierno de España decidió que yo tendría que hacerme una PCR para poder entrar en el país por vía aérea. Porque eso en otros sitios puede ser muy sencillo, pero resulta que en Suiza no es tan sencillo, y mucho menos si quieres que te den los resultados a tiempo. Porque a ver, Suiza es el país de la puntualidad, vale… pero también es el país de la pachorra. Y de darte todo en tres idiomas si hace falta, pero que ninguno de ellos sea inglés y mucho menos español. Esto ha alterado un poco todos mis planes porque he tenido que empezar a buscar eso…

Lo que hice

  • No, no vendí más muebles, porque me salió el tiro por la culata con uno (me cancelaron a última hora) y consideré que era mejor tomarme un descanso.
  • He adelantado (creo) suficiente trabajo de divulgación, pero como no paro de meterme en líos, todavía tengo muchas cosas pendientes. Habrá que ver en qué condiciones grabamos en las próximas semanas…
  • He liberado espacio. He conseguido sacar algo más de basura y poner un poco más de orden en las cosas que quedan. No sé todavía cuantas cajas más necesitaré pero empiezo a ver luz al final del túnel.
  • Aunque lo de rezar no es lo mío, creo que no habrá más confinamientos si las cosas se quedan como están, así que esperemos que las cosas sigan como ahora. Por favor, andadme con cuidado!

Lo que tengo que hacer

  • Esta semana tengo que recopilar una lista de todos los papeles que voy a necesitar escaneados o copias, e ir haciéndome con ellos.
  • Dado que es la penúltima semana, tengo que empezar a traerme del laboratorio las mil cosas que tengo allí.
  • Tengo que empezar a recopilar «las firmas», un proceso absurdo para poder dejar la Universidad.
  • El próximo fin de semana quiero hacer una limpieza en la cocina y separar lo que es para eliminar y lo que potencialmente va a irse conmigo. Mi objetivo es que no haya más de una caja de la cocina. Debería empezar a deshacerme de las cosas que no se vienen conmigo.
  • Y por supuesto, tengo que seguir buscando sitio para hacerme la dichosa PCR.

No son tareas nada fáciles, pero creo que más o menos va todo encaminado y he podido tomarme unos días de descanso esta semana, que básicamente he utilizado para correr en círculos pensando en cómo conseguir la PCR. Ahora estoy un poco más tranquila, pero no demasiado, porque si algo falla me quedo tirada sin un sitio en el que dormir. Es decir, ahora ya no sólo dependo de que el vuelo salga cuando tiene que salir, es que además dependo de que me den la PCR a tiempo. Y que sea negativa, que sólo me faltaba ser asintomática. Quién me mandaría a mi mudarme en medio de una pandemia… y sobretodo, ¿por qué no lo hice en julio?

El personaje más desagradable de toda la ficción… en la biblia

El libro que voy a comentar hoy probablemente se salga de lo que esperaríais, y es que desde luego no es un libro de ciencia. Pero una tiene que saber de todo. En mis tiempos de juventud me leí La Biblia y… me sorprendió. Pero claro, una se queda un poco más con las batallitas y, aunque algunas cosas suenen feas, a lo mejor no se fija tanto.

Dado que el prólogo de este libro estaba escrito por Richard Dawkins, llamó mi atención. El libro es «God: The Most Unpleasant Character in All Fiction» de Dan Barker. Y es un libro muy duro.

Muchas veces he dicho eso de que para poder apoyarse en un texto, antes hay que leerlo. Me consta que muchas personas no leyeron esa Biblia. Pero desde luego, si queremos defender la postura de Dios, creo que es fundamental tener en cuenta qué es lo que dice el texto que se toma por sagrado. Y esta relectura a trozos y analizada ha sido dura para mi, y eso que no defiendo la postura de ningún dios.

Espero que todos aquellos lectores que tengo que sí son cristianos no tengan esa idea de que hay que hacer lo que dice la Biblia. Pero si es así, quizá quieran leer este libro y revisar su copia para ver qué dice y que no dice, porque desde luego una (que es atea) se replantea muchas cosas. Si la sociedad en la que vivimos la hemos creado en base a esos principios… eso desde luego explicaría muchas cosas. ¿Cuándo nos hemos olvidado de lo que dice la Biblia? Porque nos hemos olvidado de eso… ¿verdad?

Independientemente de la posición de cada uno, creo que puede ser un libro muy interesante. Eso sí, que nadie lo interprete como una novela que engancha, no es el caso. Si queréis leerlo o regalárselo a alguna persona a la que queráis intentar hacer entrar en razón, podéis encontrarlo con mi enlace en Amazon: God: The Most Unpleasant Character in All Fiction

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!