Entradas

¿Mata igual la Salmonella al mediodía que a la noche?

Existen un montón de mitos sobre la alimentación y las infecciones, y muchos de ellos giran sobre la idea de la comida en mal estado o en qué momento es adecuado comer algo. Sabemos que muchos de esos mitos surgen de una idea lógica, de algo que sí tiene sentido, pero que han derivado en otras ideas que nada tienen que ver con la original. Uno de los alimentos que más mitos genera es el huevo, concretamente el huevo que va a la mayonesa. Pocos hablan del riesgo de salmonelosis (porque el huevo puede llevar Salmonella) y casi todos se centran en si la mayonesa se corta o no se corta. Nos dicen las abuelas que no podemos hacer mayonesa durante la regla porque se nos corta (spoiler: es mentira), pero… ¿Y de comer mayonesa por la noche?

Aunque no se suele decir así directamente, sí se asocian aquellas comidas que se acompañan con mayonesa a cosas que se consumen al mediodía, y menos a la noche. De la misma forma, hay otros alimentos que siempre se dice que no se comen por la noche porque… «inserte mito aleatorio aquí». Yo hoy os voy a contar que sí hay evidencias científicas que apoyan que algunos riesgos, si vamos a correrlos, mejor hacerlo de día.

El ritmo circadiano y la microbiota

El cuerpo humano tiene su propio reloj biológico, y se rige por lo que llamamos ritmo circadiano. Respondemos a la luz, y aunque no vayamos a mirar un reloj, nuestro cuerpo sabe cuando toca dormir o cuando toca comer en función de la posición del sol. Cuando no estamos expuestos al sol, mantenemos el recuerdo durante un tiempo, con una especie de inercia a mantener el ritmo, y cuando alteramos la exposición ese ritmo se altera, y necesitamos varios días para adaptarnos. Es lo que llamamos jet lag, y lo gestionamos mejor cuando viajamos hacia el oeste que hacia el este.

Aunque es muy evidente que ese ritmo regula el hambre y el sueño, regula miles de procesos en nuestro cuerpo, procesos que ocurren sin que nosotros nos demos cuenta. En algunos casos sí nos percatamos, pero solo de la punta del iceberg, como en el caso de la digestión. Porque todos somos más o menos conscientes de que la digestión no es igual si comemos a las 13:00 que si comemos a las 20:00 o a las 24:00, ¿verdad? Pues además de lo que «notamos» hay otra parte, la que afecta a nuestra microbiota.

Si nosotros nos guiamos por ese ritmo circadiano, nuestros microbichos (la microbiota) no iba a ser menos. Hace ya años que se estudia el posible papel del ritmo en procesos en los que la microbiota está implicada, y especialmente durante la última década, numerosos estudios indican que sí, la microbiota está afectada y, además, eso afecta a nuestra digestión, la obtención de vitaminas, y el sistema inmune, ya que son procesos en los que la microbiota tiene un papel fundamental.

Fuente de ensaladilla rusa con mucha mayonesa
¿Os la comeríais?

Nuestra microbiota vs. Salmonella

Y aquí volvemos a implicar a la mayonesa casera. Si hacemos una mayonesa y el huevo lleva una colonia de Salmonella… ¿Tendremos el mismo riesgo al mediodía y a la noche? Pues según un estudio reciente, los humanos no sabemos, pero los ratones tienen menos riesgo si se comen la ensaladilla rusa con mayonesa casera al mediodía y no a la noche. Bueno, entiéndase eso de los resultados reales, que indican que si al ratón se le da Salmonella, el resultado es más benigno si se le da al comienzo de sus horas despierto y no antes de irse a dormir. Porque la vida de los ratones es nocturna y porque no los veo por la labor de comerse la ensaladilla rusa con mayonesa casera.

Detrás de los resultados de ese trabajo encontramos datos que apoyan un razonamiento que ya se había planteado previamente, y es que las labores de la microbiota cambian durante la fase en la que se duerme, igual que las de cualquier otro conjunto de células del cuerpo. Y dado que la capacidad de evitar una salmonelosis tras ingerir Salmonella depende fundamentalmente de la labor inmunitaria de nuestra microbiota… pues todo se sincroniza. Resumiéndolo mucho, el cuerpo se prepara para la posibilidad de ingerir bacterias patógenas con la comida, pero se prepara durante las horas de actividad, ya que en las horas de sueño se dedica a otras tareas.

En lugar de trasnochar, comamos mejor

Aunque el trabajo sea muy curioso, tampoco vamos a sacar conclusiones aquí a la ligera, así que vamos a verlo todo con más calma. La solución no es comer la mayonesa al mediodía, porque el riesgo no tiende a cero ni mucho menos. Tampoco quedarse despierto unas horas después de cenar, porque el ritmo del cuerpo es el que es, y si no que nos lo digan cada vez que cambiamos al horario de verano.

Pese a que es muy interesante, nuestra solución debe pasar siempre por evitar a toda costa aquellos alimentos que puedan ser una fuente de patógenos. Especialmente ahora que está de moda consumir todo natural, debemos recordar eso que repito yo mucho de que «lo natural es morirse». Lo natural es que los huevos lleven Salmonella de vez en cuando, y que el pollo lleve Campylobacter, que la ternera lleve tenias, que el marisco lleve toxinas diarreicas o que el pescado lleve Anisakis. Y aunque lo natural sea que eso ocurra de vez en cuando, no queremos estar enfrentándonos a esas cosas «de vez en cuando». Por eso debemos pedir controles por muy natural que sea todo, porque lo natural también mata.

El artículo al que me refiero, por si queréis consultarlo, os lo enlazo aquí: The microbiota coordinates diurnal rhythms in innate immunity with the circadian clock

Si te ha resultado interesante y quieres hacérselo llegar a esos amigos que insisten en que es mejor que todos compartáis un bol de mayonesa casera preparada 5 horas antes del picnic… ¡Compártelo! Además, si no quieres perderte lo que escribo mientras me apoyas un poquito, por el precio de un par de botes grande de mayonesa, puedes suscribirte a mi newsletter. También puedes apoyarme de otras formas, como invitándome a un café:

El etileno, su óxido y las manzanas: la química de la vida

Si sois personas informadas, probablemente habréis oído hablar en los últimos meses, aunque fuese de refilón, del óxido de etileno. Y si no sois conscientes del concepto de óxido de etileno, quizá lo que habréis escuchado es que los helados tienen algo que es malo para la salud. En sí, son muchos los que se preguntan por qué no ha saltado más la alerta, como en otras ocasiones. La realidad es que no es tan grave, y lo que hay es más un problema de fondo, que se irá arreglando poco a poco.

¿Qué es el etileno?

El etileno es el compuesto químico más utilizado en el mundo, del que más toneladas se sintetizan cada año. Esto se debe a que es precursor de un montón de cosas, como para el polietileno o el famoso PVC. Y decenas de cosas más, pero aquí queremos resumir. Entre ellos tenemos un poco de todo, pero podríamos dividirlos en «compuestos que dan lugar a plásticos», «detergentes» y productos de la oxidación. Alguno se nos quedaría fuera, pero la mayoría entran ahí.

Los plásticos ya los hemos nombrado, los detergentes… pues ahí tenemos sulfonatos, pero después hay productos de oxidación que dan lugar a los polioxietilenos, que aunque no lo sepáis muchos tenéis en casa. Otro de los productos de oxidación es el etilenglicol, que se usa principalmente como anticongelante. Pero si estamos hablando de los productos de oxidación, habrá que hablar del producto estrella.

El óxido de etileno

El óxido de etileno es el principal compuesto que usamos derivado del etileno más allá de los plásticos. Porque plásticos, mal que nos pese, usamos muchos. El óxido de etileno se genera oxidando. Sí, ya sé que suena absurdo, pero vamos, que solo hace falta etileno y oxígeno en presencia de un catalizador (plata en muchos casos). Al ser un proceso sencillo, se pueden obtener grandes cantidades sin problema. Y aunque haya dicho que es de lo que más generamos, no solemos quedarnos ahí, porque gran parte se usa para hacer los polioxietilenos, el etilenglicol, y otros muchos compuestos, algunos inesperados como el ácido acético (sí, el del vinagre).

El óxido de etileno que no se transforma en otra cosa tiene utilidad, y se usa como esterilizante. Se utiliza para fumigar cosechas y eliminar de ellas cualquier microorganismo, pero también se utiliza en entornos hospitalarios para eliminar posibles contaminaciones. Elimina de forma eficaz bacterias y hongos, evita la fermentación (porque si bichos no se puede fermentar)… y todo esto suena muy interesante cuando quieres que tus cosechas duren. Lo venden como plaguicida, pero mata lo que pille delante.

El problema es que si mata tan bien, pues tampoco es muy sano para nosotros. Es cancerígeno y mutagénico, por eso mata de maravilla. Si consumiésemos suficiente, entonces supondría un problema. En la Unión Europea su uso en alimentos está prohibido, pero en otros países no. Por ello se revisan los productos que se importan, tanto si son productos finales como si son ingredientes. En ningún caso se permite que sobrepasen unos niveles mínimos y, cuando se detecta que eso ha ocurrido, se emite una alerta.

¿Qué ha ocurrido?

Hace ya bastantes meses se detectaron niveles de óxido de etileno excesivamente altos (para lo permitido) en semillas de sésamo que venían de India. Desde entonces, se han incrementado los controles de los productos importados, y se ha detectado que varias empresas han utilizado ingredientes con etileno. Aunque empezó con las semillas de sésamo, la lista ha ido creciendo, y la alerta saltó al público cuando se detectó en helados de Nestlé. Poco a poco, otras marcas se fueron sumando a la lista.

Ahora se están intensificando esos controles, y cada vez se detectan más casos. Pese a ello, la realidad es que no existe un gran peligro. En el momento en el que se detecta la presencia del óxido de etileno el producto se retira. Si tú ya te lo habías comido, no es grave, ya que aunque la cantidad presente está por encima de la permitida, siguen siendo cantidades muy bajas. A no ser que te comas una tarrina de helado con óxido de etileno todos los días durante diez años, no te expondrás lo suficiente, y en ese caso seguramente tendrías otros problemas.

Bromas aparte, el riesgo cero no existe, y se intenta minimizar la exposición. La alerta se ha dado a nivel europeo, pero España ha ido notificando los cambios en las noticias de la Aesan, para informar de lo que se ha detectado. Hay que destacar que son productos que pueden venir de casi medio mundo (muchos países permiten su uso), que pueden haber sido elaborados en España (pero con ingredientes importados) y que afecta igualmente a productos ecológicos. Porque ser ecológico no implica que no se use un producto químico como el óxido de etileno para controlar microorganismos (esto ya otro día lo comentamos en detalle).

Imagen de dos barriles llenos de manzanas rojas
Estas manzanas tienen claramente mucho etileno (Imagen de lumix2004)

¿Y qué pintan las manzanas aquí?

Pues como en este blog se habla principalmente de biología y todo esto sonaba muy químico, quería aprovechar para hablar del etileno en biología, aunque ya profundizaré en un Bacteriófagos dedicado a hormonas vegetales, que lo tengo en cola.

El etileno es, efectivamente, una hormona vegetal. Es un producto de la respiración y se genera principalmente durante la maduración, aunque también en algunas situaciones de estrés, para indicar al resto de la planta que hay que reaccionar. Ayuda a que los frutos maduren, que cambie su color, a que las hojas se caigan… y además como es un gas se puede compartir con los frutos vecinos.

En los frutos climatéricos, que son los que pueden madurar cuando ya han sido recolectados (como las manzanas), si se exponen a etileno se activa su maduración y generan todavía más etileno. Por eso una manzana pasada estropea el resto del cesto (o como sea el dicho). En cambio, en el caso de los frutos no climatéricos (los que no maduran más después de recolectarlos), el etileno ayuda a que cambien de color, pese a que no altere su maduración ni vayan a producir más.

Así, por ejemplo, se podría añadir etileno a una cesta de melocotones y madurarían muy rápido, pero eso sería absurdo porque lo que busca la industria es que la fruta aguante más antes de venderla, no menos. Por otra parte, podríamos añadir etileno a naranjas, y su maduración no se vería alterada, pero sí cambiarían de color para ponerse muy naranjas y muy hermosas… aunque sean puro ácido en su interior. Esto sí se hace, añadir etileno por una cuestión estética.

Concluyendo…

Aunque tengáis un helado o unas galletas con óxido de etileno en casa no os va a pasar nada. Poco a poco las autoridades sanitarias eliminarán todos los productos que lo contienen. A nosotros no debe preocuparnos porque son cantidades muy bajas y que en otros muchos países están permitidas. Es una simple cuestión de un límite que está en un valor y no en otro, siendo nosotros más conservadores y limitando mucho más su uso.

Por otra parte, si queréis que vuestra fruta no se estropee muy rápido, ya sabéis, no se puede juntar frutas climatéricas maduras con las que todavía están verdes, o se estropearán muy rápido. Si queréis que una climatérica madure más rápido, la mejor solución es envolverla en papel de periódico para que su etileno no se escape por ahí. Es un truco de la abuela para los aguacates que seguro que muchos conocéis. Y por último, ya sabéis, que una naranja parezca madura no quiere decir mucho… porque hemos aprendido a hacer que parezca lo que no es.

Si te ha parecido interesante este artículo, ¡compártelo! Además, para no perderte nada y apoyarme, puedes suscribirte a mi newsletter. También hay otras formas de apoyar mi proyecto, como por ejemplo un simple café:

Cuando el coronavirus tiene una secuencia ajena

Poco antes de las vacaciones, un seguidor y oyente me pasó un enlace a un tweet en el que se destacaba que en la secuencia del coronavirus se encuentra una secuencia del VIH. Eso demostraba, según la persona que escribía el tweet y el hilo, que el coronavirus es un virus artificial creado en el laboratorio. Lamentablemente, en el momento no guardé la captura del tweet y el hilo ha sido borrado. Ahora parece que la persona que lo escribía tiene nuevas hipótesis que implican más virus.

En este post voy a guiar a quien lo lea por el razonamiento y la búsqueda, con una serie de capturas y con datos suficientes para que cualquiera pueda reproducirlo en su casa. El único punto de partida es la búsqueda inicial, ya que no sé cómo se llegó a localizar inicialmente la secuencia. El caso es que, en cuanto vi la secuencia, en mi cabeza que tiende a memorizar secuencias de aminoácidos, rápidamente se encendió una bombillita que me dijo «esta secuencia me suena». Pero no adelantemos acontecimientos. Vamos por pasos.

La secuencia X… ¿Está en el coronavirus?

La secuencia que vamos a analizar, y que vamos a llamar X por ahora, es la siguiente: GYIPEAPRDGQAYVRKDGEWVLLSTFL. Un conjunto de aminoácidos que desde luego no pueden aparecer en dos virus completamente diferentes por puro azar. Se podría explicar si los dos virus fuesen de la misma familia, pero no es el caso. Lo primero que vamos a hacer es comprobar que dicha secuencia está depositada en secuencias del coronavirus. Para ello usamos blast, una herramienta online de búsqueda de secuencias (podéis hacerlo aquí). Hay que asegurarse de que la opción seleccionada es blastp, para comparar proteínas. Ahí pegamos la secuencia en la caja correspondiente y en organismo especificamos que SARS-CoV-2. Le damos a buscar y efectivamente los resultados muestran que existe, siendo este el primer resultado, pero apareciendo en otras muchas secuencias depositadas:

Esto nos muestra, sin lugar a dudas, que esa secuencia se encuentra casi al final de la cadena B de esa glicoproteína spike depositada. Concretamente, en las posiciones 1303 a 1329 de un total de 1380.

La secuencia X y el VIH

El siguiente paso es comprobar que efectivamente se encuentra en el VIH. Para ello, volvemos a la pantalla inicial (podemos editar la búsqueda) y en este caso en el apartado del organismo elegimos HIV-1. El resultado, nuevamente, es evidente:

Aquí vemos que la secuencia se encuentra en un trímero asociado a la proteína gp41. El caso es que si analizamos el resto de resultados, empiezan las dudas… llama especialmente la atención el tercer resultado:

¿Ébola? Esto parece más grave de lo que podría parecer inicialmente, porque aquí ya no estamos hablando de que la secuencia X haya sido potencialmente trasladada del VIH al coronavirus, es que parece que está en más virus. ¿Será cierto? Vamos a analizarlo…

Otros virus con la secuencia X

Para salir de dudas, volvemos a la pantalla inicial y esta vez no especificamos qué virus queremos analizar. El apartado de organismo lo dejamos en blanco. Y aquí viene la sorpresa… o no.

Ahora vemos que la secuencia se encuentra, al 100%, en un virus de E. coli, en adenovirus, en un virus porcino, en uno felino, en MERS y hasta en un coronavirus de pangolín. Lo único que todos los resultados parecen tener en común es que parece que siempre se refieren a proteínas Spike. ¿Por qué será?

Foldon trimérico, la primera solución y la más sencilla

Efectivamente, la solución la encontramos aquí, en el primer resultado que se obtiene sin especificar organismo. La secuencia X, realmente pertenece a un dominio denominado Foldon que se encuentra en la fibritina del bacteriófago T4, que infecta E. coli. Se trata de un dominio natural, que se añade a otras proteínas triméricas para estabilizarlas cuando se expresan fuera de su contexto natural y que trimericen correctamente. Aunque quizá se me escape algún artículo previo, creo que la primera vez que se describió el uso fue en el año 2001 en este artículo.

Eso resuelve rápidamente por qué yo reconocía la secuencia, y es que tras años trabajando con fibras de bacteriófagos, una acaba memorizando lo que lee. Aunque se empezó a usar hace 20 años, desde entonces el dominio foldon se ha añadido a las proteínas spike de casi cualquier virus que tenga spikes triméricas, para poder expresarlas en el laboratorio en su forma trimérica sin necesidad de expresar otras proteínas del virus, pudiendo aislarlas del resto sin perder su trimerización y ayudando a que se mantengan estables.

Entonces… ¿está o no está?

Como dije tras el primer resultado, esta secuencia X, que ahora sabemos que se llama foldon, se encontraba justo al final de la secuencia de coronavirus depositada. Estar está, pero no pertenece al coronavirus. Los resultados que obtenemos tras una búsqueda en Blast incluyen, además de las secuencias de los virus completos, las secuencias de todos aquellos vectores de expresión y proteínas con las que se ha trabajado en laboratorios para estudiar las proteínas del virus individualmente. Si hubiésemos profundizado en los resultados, es lo que habríamos obtenido. Podemos comprobar que no está en el virus si vamos a la secuencia original depositada de Wuhan (aquí), le damos a «Run Blast» y ahí, tras seleccionar la pestaña de blastx (porque vamos a comparar ácido nucleico con proteínas), le pedimos que alinee dos secuencias y en la segunda caja ponemos la secuencia del foldon:

Nuestro resultado indica que esos 17 aminoácidos, no se corresponden con el resultado. Además, si profundizamos en aquel primer resultado de la cadena B del coronavirus, hacemos clic en la referencia y buscamos el artículo de la referencia, en su material suplementario indican claramente que han añadido el dominio de trimerización del bacteriófago T4. Vamos, que no se trata de una conspiración ocultando datos, está todo ahí delante. La secuencia está en lo que se depositó porque se añadió después, no porque pertenezca al virus. Y eso se hizo para estudiar la spike en el laboratorio, aislada y completamente inofensiva.

¿Conclusiones?

Además de quedar claro que el VIH y el coronavirus no comparten esos 17 aminoácidos, lo que deberíamos reflexionar es la forma en la que se nos presentan los datos. Aquellas personas que puedan haber creído que los resultados de las primeras capturas demostraban algo creían tener datos para ello. Para poder demostrarle que los datos que tienen son parciales y que además existe un sesgo (por buscar lo que se quiere encontrar al limitar la búsqueda al virus concreto), es necesario enseñar el resto de datos y argumentar que esa afirmación es errónea con otros datos. Si yo pido que se me demuestren las cosas con datos y estudios previos, no puedo decirle al contrario que se equivoca porque yo lo diga. Tendré que demostrar con datos mi hipótesis.

Dicho eso, me parece especialmente llamativo que alguien haya localizado esa secuencia sin tener ni idea de qué se trata, y que realmente haya podido llegar a la conclusión de que es un complot… porque un plan oscuro para «introducirnos el VIH con la vacuna del Covid» (que lo he leído en varias ocasiones) no se sostiene si la supuesta principal prueba, esa secuencia, se ha utilizado de forma rutinaria para trimerizar proteínas en laboratorio y se han publicado cientos de artículos haciendo referencia a ello.

Si pretenden demostrar que esa secuencia supone un problema de algún tipo, serán necesarios datos que lo apoyen. Por ahora, lo que podemos afirmar es que no se ocultan cosas en la secuencia, ya que está disponible para que cualquier la analice. Desde luego, el bombazo que se decía tener en el tweet original… no es que sea mucho bombazo. Quizá por eso el hilo ha sido borrado.

Si has llegado aquí con dudas, o hay algún aspecto que genere dudas, los comentarios están abiertos para analizar los datos. Es posible que si repites el análisis los resultados no sean exactamente iguales porque se hayan depositado más secuencias desde el momento en el que yo las analicé, pero las conclusiones serán las mismas.

Además de compartir esta entrada con aquellos a los que les pueda resultar interesante la información, te puedes suscribir a mi newsletter para no perderte otros temas y ayudarme a seguir aquí. O puedes apoyarme de otras formas, como con un café:

El seguimiento de mi vacuna y del ensayo

Como parece que hay gente a la que le molan los posts de cotilleo de vez en cuando, voy a hacer un resumen de qué es lo que ha pasado para que en estos momentos yo tenga 4 vacunas y cómo lo estoy viviendo.

Todo empezó en febrero cuando yo me ofrecí voluntaria para el estudio de la vacuna de Curevac. Mi primera dosis fue a mediados de febrero y la segunda en marzo. Pasé por ello sin demasiados problemas más allá de los efectos adversos comunes, y cuando llegó el momento rompí el ciego para saber qué hacer con mi vacuna oficial. Conté mi tercera dosis, la primera de Pfizer, pero no volví por este blog a contar qué había pasado, aunque sí lo conté en otros sitios.

A la cuarta va la vencida

Bueno, realmente no sé cómo de bien o mal ha ido porque no me he hecho ningún test, pero lo que puedo decir es que no me he contagiado hasta el momento. Mi cuarta dosis, segunda de Pfizer, fue la que más problemas me generó, y quizá por ello retrasé lo de hablar del tema.

Aunque tuve que hacer algo de cola y esas cosas, la verdad es que el proceso fue similar a la tercera, y yo me volví a casa con toda la calma del mundo. Esperaba cero efectos, pero según avanzó el día me notaba ligeramente más cansada y febril. Unas decimillas, nada grave. Hasta que llegó la noche.

La noche fue lo que se viene a llamar una noche toledana. La fiebre no subió en exceso, pero empecé a tener náuseas y a lo largo de la noche vomité hasta mi primera papilla. Concretamente, vomité todo lo que intenté beber en el proceso, cosa especialmente molesta y que seguro que alguno ha vivido alguna vez. Por suerte, llegada la mañana se me pasó todo. El día lo pasé bastante destrozada, pero más por la falta de sueño que por otras razones.

Mi vida desde la cuarta dosis

Pese a que a mis ojos fuese una reacción más potente, no se sale de lo normal, y tengo que aclarar que yo tengo tendencia a eso de las náuseas y lo sorprendente es que lo gestionase mejor en las previas. Una vez que se me pasó yo avancé con la vida normal, que implica cumplir las medidas básicas de higiene pero sin volverse loca.

He estado en bares, aunque en pocos, y en interiores llevo siempre mascarilla, y me la dejo todo el tiempo que puedo en bares y restaurantes. En exteriores desde el día que se permite ir sin ella yo lo hago, siempre que no haya demasiada gente, manteniendo mi idea de «si te pueden escupir te lo pueden pegar». Dado que he hecho vida principalmente en casa o en zonas con muy poca gente, tampoco es que hubiese grandes peligros.

La revisión de los 6 meses

Ayer me tocó ir a mi revisión, en la que hubo poco que contar, porque ni síntomas, ni medicación, ni nada que hubiese que reseñar. Básicamente contesté a muchas cosas que no y firmé un nuevo consentimiento para que se haga seguimiento teniendo en cuenta que tengo dosis encima. Aunque ya no se busca ver la eficacia de Curevac, es importante continuar el seguimiento de los vacunados para poder tener datos de seguridad y de posibles efectos a largo plazo. Hasta el momento yo estoy como una rosa, pero si tuviese síntomas y diese positivo en una prueba, se me haría un seguimiento paralelo. También me miraron la tensión y me sacaron el tubo de sangre de rigor.

A partir de ahora…

Dentro de otros seis meses volveré a dar un tubito de sangre, y en medio me llamarán para comprobar que sigo sin síntomas. Personalmente me da un poco de cosa lo que vaya a ocurrir cuando tenga un resfriado, porque según se quiten las medidas antes o después ocurrirá, y nunca en mi vida había estado tantísimo tiempo sin tener nada.

Mis últimos síntomas de un resfriado fueron más o menos un junio de 2020, cuando todavía no se hacían pruebas a cualquiera que tuviese un síntoma en Suiza, y tampoco había mascarillas en el transporte público. Es decir, no he tenido más prueba que la PCR que me hice para entrar en España. Si mañana me levantase con tos no sé si calmadamente pediría que me trajesen un test de farmacia, si llamaría para ir a un centro de testeo, si correría en círculos o qué. Supongo que cuando llegue el momento dependerá de la gravedad de los síntomas… y espero actuar con calma y sentido común.

En estos momentos solo me queda esperar que el pequeño hematoma (inmensa bola morada) del pinchazo vaya desapareciendo en los próximos dos días y que yo siga sin contagiarme, para poder ofrecer más contenidos aquí.

Si has llegado hasta aquí probablemente me habías seguido antes, así que bueno, para darme ánimos puedes invitarme a un café:

Ecologismo no real, demasiado simplificado

Este verano estaba enfrentándome a una de mis dudas habituales sobre las lecturas. ¿Cómo lee la gente tan rápido? Y es que cada vez que un divulgador español saca un libro, en las primeras 24 horas hay un montón de mensajes hablando maravillas del libro. Así que una de dos, o se les ha hecho llegar el libro antes, o leen muy rápido.

Como a mi no me hacen llegar libros antes de que se publiquen y tampoco tengo tanto tiempo para leer, pues para tener mi opinión sobre un libro tenéis que esperar un poco más, pero tenéis a cambio una dosis extra de honestidad.

El libro del que os voy a hablar hoy es Ecologismo Real de J. M. Mulet, del que quizá hayáis leído comentarios o muy buenos o muy malos. Respecto a los segundos, muchos surgieron a los pocos días de publicarse el libro y salieron a raíz de una entrevista y no tanto de la lectura del libro. Conste que yo me uní a las críticas por la sobresimplificación del concepto de ecologismo, pero respecto al libro, no podía opinar hasta que lo leyese.

Más ruido mediático que otra cosa

La mayor parte del libro recoge una serie de elementos bastante evidentes sobre el ecologismo. Porque a ver, aunque el ruido lo podamos ver de algunos ecologistas, la verdad es que una parte nada despreciable de ellos tiene dos dedos de frente. Todos sabemos que los numerosos desplazamientos al campo contaminan, y que cuando vamos al monte podemos hacer mucho el gilipollas. En sí, creo que la mayoría tenemos bastante claro que se venden cosas como eco siendo bastante dañinas, por eso llevamos mucho tiempo hablando del greenwashing. Y es que simplificar a ecologista == señor que va en un barco con una pancarta… es mucho simplificar. Porque el postureo ecologista existe, claro, pero los señores que dicen que ellos no quieren el postureo para justificar la forma en la que se cargan el planeta también. Ni comprar cubiertos de bambú para ser ecologista, ni ir en un SUV porque «es que no tengo alternativa y al final lo de mi coche se nota poco».

El caso es que la mayor parte del texto tiene mucho sentido, lo que a mí me rechina mucho es la forma en la que se presenta, porque según se va avanzando en el libro se encuentran esas simplificaciones que a mí me preocupan. Porque es evidente que si vives en un pueblo y tienes que ir todos los días a la ciudad, pues emites un huevo de gases si vas en tu propio coche. Pero es que la alternativa no es vivir todos en megaedificios en la ciudad, porque además ya vemos lo que pasa los fines de semana con aquellos que residen en las grandes ciudades. Pero el fondo, insisto, no está mal.

El idealizar lo que no se debe idealizar

Según se avanza en el libro, a mis ojos se va incrementando la carga política, algo que no me ha gustado. No me gusta básicamente porque si quieres hacer un libro de política medioambiental lo dices, y ahí ya destripamos las ideas de todos los partidos políticos… y metemos a todos, porque en todas partes se cuecen habas. Y cuando se habla de política volvemos a lo mismo, veo una sobresimplificación. Siendo yo una persona que considera que las nucleares deben ser parte de nuestro futuro inmediato, he conseguido cabrearme con la crítica a aquellos antinucleares, porque las cosas no son blanco ni negro. Siendo yo una persona que defiende la modificación de organismos, me ha pasado lo mismo con la idea planteada del uso de los transgénicos.

Está en nuestras acciones hacer pequeños cambios que nos afecten a nosotros, pero nuestra forma de comportarnos va a afectar más bien poco a nivel global, porque ahí dependemos… ¿De los que votamos? Ni siquiera… dependemos de las grandes empresas que son de otros países. Por eso nuestro voto puede servir para regular impuestos y nuestras acciones pueden cambiar el comportamiento de empresas pequeñas, pero a las grandes no les va a afectar a no ser que todos los indios cambien sus costumbres.

El caso es que ni siquiera comparamos bien, porque no podemos comparar con un ideal en nuestra cabeza, y eso es lo que se hace en el libro con Suiza. Suiza, ese país que tiene trenes a todas partes (cierto) y que tiene «policía de la basura» asegurándose de que separas bien con la amenaza de una multa de 2000 euros. Ambas son ciertas. Pero también es el país en el que se forman unos atascos épicos cada fin de semana en todas las ciudades para huir a la costa francesa o italiana, o para ir de compras a Alemania. También es el país en el que todas las mañanas hay atascos en Berna o Zürich que poco tienen que envidiarle a los atascos madrileños. Y es el país en el que el retorno de envases desapareció hace mucho, porque no compensaba. Se separa en función del material y buena suerte si no tienes un contenedor cerca. Suiza no es lo que era, igual que en España no se retorna como en los 80.

¿Lo recomiendo?

Al llegar hasta aquí todos pensaréis que no recomiendo el libro, pero la verdad es que sí. No estoy de acuerdo con muchas de las conclusiones, y yo no considero que haya que conformarse con algo porque la otra opción sea más cara o sea más compleja. Yo considero que hay que luchar por ella. Si no podemos pagar todos algo reutilizable, entonces la solución no es usar algo y tirarlo, es buscar la forma de que todos podamos pagarlo. Si la gente de un pueblo tiene que moverse a la ciudad en coche todos los días, la solución es que haya trabajos en el pueblo y que compense poner un sistema de transporte público, aunque durante un tiempo pueda parecer que no compensa.

Pero es que en esas cosas entramos en política, y no creo que sea lo que tenemos que discutir. El fondo es interesante, y sí pone el foco sobre algunos temas de los que el común de los mortales lee poco, porque no se suelen tratar. Así que vale la pena leerlo, aunque yo haya pasado de pensar en el primer tercio que igual nos habíamos precipitado al criticarlo para acabar en las últimas páginas un poco encendida de más con algunas afirmaciones. Pero hay que verlo con ojo crítico, y se encontrará que varias veces se recurre al sesgo de confirmación para justificar algunas conductas.

Quizá por esas cosas yo hablo de microbichos y otras cosas muy pequeñas y de ecologismo opino puntualmente y siempre aclarando que es mi punto de vista y una opinión, porque lo otro se lo dejo a los expertos en ese tema. Porque yo sé de bioquímica y microbiología, un poco de biología general, lo justo de ecología y muy poco de ecologismo. Es lo que tenemos, que nos especializamos demasiado y acabamos sesgando nuestra perspectiva.

Si queréis leer el libro, os dejo el enlace afiliado de Amazon aquí, pero recordad que yo os he dicho que hay que leerlo con ojo crítico… desde mi punto de vista, en mi opinión, como una lectora más y no como experta.