Entradas

Médicos por la verdad: ¿qué hay de verdad?

He recibido un par de imágenes de un folleto de Médicos por la verdad que se encontraba esta mañana abandonado en el Metro de Madrid. Voy a analizar el contenido de dicho comunicado, para ver qué hay de cierto y qué hay de mentira en cada uno de los puntos que replico tal cual en el documento.

  • 1. LOS TESTS PCR, que son los que se utilizan para lanzar las cifras oficiales, NO SIRVEN para determinar los contagios, ya que no detectan la carga viral infecciosa. Lo dice su creador, Kary Mullis y lo dice incluso la OMS en documento oficial con fecha de 9 de Julio de 2020. El PCR detecta 200 nucleótidos de los 30.000 que tendría el virus. Por lo tanto, al dar positivo en el test, usted estar reaccionando ante otro virus de la familia de los coronavirus o ante otra infección totalmente diferente. Le recomendamos no someterse a ningún test PCR, pues no demuestran absolutamente nada.

La PCR es una prueba específica. Para poder detectar el virus se hace una amplificación de un fragmento específico, delimitado por unos cebadores que sólo coinciden con la secuencia de éste virus y no de otro. Aunque en algunas ocasiones un cebador se podría unir a otra secuencia parecida, no generaría el fragmento final esperado. Además, en una qPCR, el resultado es cuantitativo, por lo que se puede calcular la carga viral en la muestra inicial. Se buscan esos pequeños fragmentos en lugar del genoma completo justamente para que sea específica.

El señor Kary Mullis inventó la PCR, pero no por eso tiene la verdad absoluta. La ciencia se basa en demostrar lo que se afirma, y que lo haya dicho alguien no es una prueba, las pruebas requieren datos. Y los médicos por la verdad quizá tienen que repasar un poco las clases de bioquímica… vamos a ver si es específico o no.

Si tomamos por ejemplo los cebadores establecidos por el CDC que están aquí, podemos ver las secuencias utilizadas para los fragmentos del coronavirus y para el control humano de RNase P. Como ejemplo podemos utilizar el primer cebador: GAC CCC AAA ATC AGC GAA AT. Si utilizamos Blast para buscar en qué organismos se encuentra esa secuencia, los resultamos que encontramos son las diferentes secuencias aisladas del SARS-CoV-2. Por supuesto, para el resto de cebadores el resultado es el mismo.

Resultados del alineamiento con Blast del primer cebador del coronavirus
Resultados del alineamiento con Blast

Respecto al supuesto anuncio de la OMS, lo que ocurrió el 9 de Julio se encuentra resumido aquí, y no hace referencia en ningún momento a que la PCR no sirva. Más información sobre la reunión de ese día aquí, también sin referencias. Pero hay otro documento más de la misma fecha que lo que dice es que tener el virus no implica necesariamente estar en la fase en la que puedes contagiarlo, pero de eso hablaremos en el siguiente punto.

  • 2. LOS ASINTOMÁTICOS NO CONTAGIAN, SON PERSONAS SANAS. Consulte el documento de la OMS del 5 de Junio de 2020 que así lo corrobora. Tampoco se puede transmitir el virus a través de objetos, ni al hablar, ni por el aire acondicionado, ni por el agua. En todo caso, los coronavirus se transmiten por tos y estornudos de personas CON síntomas. Por mucho que los medios de comunicación repitan la MENTIRA de los rebrotes asintomáticos, en realidad son personas SANAS que han dado positivo a un PCR totalmente inútil. Debemos investigar la verdad que nos dicen los médicos y científicos honestos (Médicos por la Verdad). Ellos están pagando su sinceridad con expedientes disciplinarios y no-renovación de sus contratos. ¡Apoyémosles!

Realmente, el documento que habla de este tema es del 9 de Julio. En este documento dice que «Multiple studies have shown that people infect others before they themselves became ill«. En el documento tenéis los enlaces a esos múltiples estudios. Respecto a la transmisión por objetos dice que aunque no hay reportes concretos, el virus se puede detectar en ellas. Respecto al resto de opciones, dice que «Transmission of SARS-CoV-2 can occur through direct, indirect, or close contact with infected people through infected secretions such as saliva and respiratory secretions or their respiratory droplets, which are expelled when an infected person coughs, sneezes, talks or sings.«.

El aire acondicionado mueve el aire más rápido, no se trata de que lleve el virus, se trata de que lo empuje más lejos. Respecto al agua, en ningún momento se ha afirmado que sea una fuente de contagio, aunque sí un lugar en el que se puede estimar la cantidad de virus circulante.

Este apartado utiliza una interpretación incorrecta del texto, porque el texto sí hace referencia a que tras haber pasado la enfermedad se puede dar positivo durante un tiempo sin que ello suponga un riesgo. Lo que sí supone un riesgo es el periodo entre el positivo y que aparezcan los primeros síntomas, que pueden ser muy leves y no detectarse. La diferencia entre antes y después de la enfermedad, esperaría que fuese un factor más que claro para gente denominada médicos por la verdad.

De lo que sí se habló el 5 de Junio fue del uso de mascarillas, a lo que volveremos más tarde.

  • 3. NO HA HABIDO AUTOPSIAS. Los Médicos por la Verdad de España están diciendo que sin autopsias no se puede conocer lo que realmente ha pasado. Se ha prohibido hacer autopsias, que son imprescindibles para estudiar el virus y su impacto. No es lo mismo morir CON Covid, que morir DE Covid.

Este punto es casi correcto. Efectivamente se han hecho pocas autopsias y se recomendaba no hacerlas, pero sí se han hecho como comentaba esta noticia de El Confidencial. Morir con o morir de no es lo mismo, pero por otra parte también hay que tener en cuenta que el exceso de mortalidad según el MoMo en España es mayor que el número de muertos contabilizados, y en esa diferencia se encuentran casos no diagnosticados y muertes colaterales (por saturación de los hospitales entre otras causas). Todavía nos queda mucho camino para saber el número real.

  • 4. LA PROPIA OMS Y EL CENTRO EUROPEO DE PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES DESACONSEJAN LA MASCARILLA EN POBLACIÓN SANA. Consulte el documento de la OMS con fecha de 6 de Abril de 2020 y el documento que ratifica la postura oficial del organismo, con fecha de 5 de Junio de 2020. Sólo se recomienda su uso a médicos, enfermos y cuidadores, en entornos de más contagiosidad como los hospitales. En ningún caso para la población general. Se describen en estos documentos varios efectos perjudiciales provocados por el uso de mascarilla en personas sanas: enfermedades respiratorias e infecciones, proliferación de microorganismos, autocontaminación…

A fecha del 5 de Junio el comunicado de la OMS dice algo ligeramente diferente. Concretamente dice que «In light of evolving evidence, WHO advises that governments should encourage the general public to wear masks where there is widespread transmission and physical distancing is difficult, such as on public transport, in shops or in other confined or crowded environments.». Recomienda el uso en transporte público, tiendas y ambientes cerrados.

En ese documento sí se dice que hay que usarlas correctamente y ponerlas con las manos limpias o pueden suponer un riesgo, no que sean un riesgo. Además hay una frase destacable: «I cannot say this clearly enough: masks alone will not protect you from COVID-19«. Porque no, las mascarillas no son suficiente, hay que mantener el resto. Pero en resumen… sí, sí se recomienda su uso a la población general en ambientes en los que hay un riesgo de transmisión. Médicos por la verdad debería centrarse en enseñar el uso correcto, no en desaconsejarlo.

  • 5. HACE 12 AÑOS ESTO NO SERÍA UNA PANDEMIA. La OMS cambió su definición de «pandemia» en Mayo de 2009. El criterio médico basado en la gravedad fue sustituido por el criterio político basado en la cantidad de países afectados. Antes era necesario que las cifras de muertos y contagiados fueran mucho más elevadas para declarar la pandemia, ahora solo es necesario que muchos países tengan infectados, aunque haya un caso en cada país.

Realmente esto no es así. En este artículo se encuentra un resumen de los cambios por parte de la OMS, que lo único que hacen es concretar la definición. Además, en esta tabla encontramos los textos de diferentes años. El texto «The pandemic will be declared when the new virus sub-type has been shown to cause several outbreaks in at least one country, and to have spread to other countries, with consistent disease patterns indicating that serious morbidity and mortality is likely in at least one segment of the population» es del año 1999 y dice que tiene que haber un virus nuevo, con brotes en un país, que haya saltado a otros países y que haya mortalidad destacable en al menos un segmento de la población. Creo que medio millón de muertos es algo destacable.

  • 6. EL COVID 19 NO ES UN VIRUS MORTAL. El 93% de la población que ha fallecido en España tenía más de 80 años y sólo el 5% de ellos fueron tratados en UCI. Es un virus no letal por si mismo. SOLO MATA A QUIEN TIENE PATOLOGÍAS PREVIAS Y UN SISTEMA INMUNE DEPRIMIDO. Es el caso de los 20.000 ancianos que han muerto en residencias, donde no hubo atención médica adecuada. Quedaron aislados, sin sol y sin ver a sus seres queridos durante 3 meses. Murieron en soledad. Hay mucho que investigar sobre lo que ocurrió en las residencias de mayores de España.

El SARS-CoV-2 puede ser mortal. Sí, la mayor parte de los muertos son personas de edad avanzada o con patologías previas, pero si miramos el último informe que recoge los datos del 10 de mayo al 30 de julio, en su Tabla 4 podemos ver que el porcentaje en aquellos de menos de 80 años no es despreciable.

Tabla 4 del informe del ISCIII que enseña el número de defunciones por grupos de edad.
Tabla 4 del informe del ISCIII

En las residencias no hubo atención adecuada, eso sin duda, y hay que investigar qué ha ocurrido en cada caso. El estado de alarma comenzó el 14 de marzo y no duró 3 meses. Todos, independientemente de nuestra edad, podemos tener patologías previas y quizá no ser conscientes de ello, así que todos estamos potencialmente en riesgo.

  • 7. EL CONFINAMIENTO Y LA DISTANCIA SOCIAL MATAN. ¿Sabías que es la primera vez en la historia que se decreta un confinamiento de población sana? Lo normal según todos los epidemiólogos y médicos serios es confinar exclusivamente a los enfermos. Durante el confinamiento se nos impide estar en contacto con la naturaleza, con nuestros seres queridos en muchos casos y nuestras amistades (recordemos que somos seres sociales). Todo ello provoca una caída en nuestras defensas y nuestra inmunidad natural, haciendo más fácil que caigamos enfermos.

Realmente no es la primera vez. El caso mejor estudiado es el de la gripe de 1918 llamada española. Podéis encontrar toda la información de la evolución de esa pandemia aquí. Además, podemos aprender algo de lo que ocurrió entonces. En este artículo se comentan las consecuencias de haber levantado el confinamiento demasiado rápido en algunas zonas y del auge de grupos anti-mascarillas.

No existen pruebas de que restringir el contacto físico con otras personas durante dos meses provoque una caída en nuestras defensas. Además, gran parte de la población seguía acudiendo a su puesto de trabajo con otras personas, e interactuaba con otras personas cuando hacía sus compras diarias. El único factor que podría disminuir nuestras defensas durante el confinamiento sería la falta de vitamina D por la carencia de exposición solar, aunque se podría mantener con una simple exposición de unos 15 minutos en una ventana o durante el camino al supermercado, sin ni siquiera necesitar suplementos.

  • 8. HAY UNA ESCALOFRIANTE CORRELACIÓN ENTRE LA VACUNACIÓN DE LA GRIPE Y LOS MUERTOS POR COVID. Como dijo Ángel Ruiz en la rueda de prensa, es algo que aún se está analizando pero ya hay estudios, como el del Hospital Basbastro en Huesca, que indican claramente que a mayor tasa de vacunación por gripe en la última campaña, mayor tasa de mortalidad por Covid. En concreto uno de los componentes de la vacuna antigripal, el polisorbato 80 facilita el ataque del Covid19, según varios estudios independientes.

Correlación no implica causalidad. Sí, las personas de edad avanzada tienen una tasa mayor de vacunación de la gripe. El informe al que se refiere se encuentra aquí. La muestra analizada es muy pequeña, no se ha elegido de forma aleatoria y no permite obtener esas conclusiones. Además, la implicación del polisorbato 80 se ha desmentido por parte de la Asociación Española de Vacunología, ya que no se encuentra en la vacuna distribuida en algunas de las comunidades más afectadas, pero sí en algunas de las vacunas infantiles (y la prevalencia en niños es mucho más baja).

  • Y entonces, ¿por qué ahora una pandemia?
  • Como apuntaron varios médicos por la verdad en la rueda de prensa, esto es una farsa. El virus existe según algunos de ellos y ha sido amplificado. Según otros, no es más que una gripe exagerada. Pero ¿por qué? Para aterrorizar a la población, para recortar los derechos y las libertades, para quebrar las economías nacionales y para alcanzar el sueño húmedo de todas las tiranías de la historia: EL CONTROL SOCIAL ABSOLUTO.

Según este párrafo llego a la conclusión de que los supuestos médicos por la verdad no se ponen de acuerdo en qué es la verdad. Pese a ello, emiten comunicados en los que hacen referencia a documentos que no dicen lo que ellos afirman, además de pretender que dejemos morir a nuestros mayores. Yo prefiero vivir en un país, en un mundo, en el que no dejamos a nadie atrás e intentamos salvar la vida de todos, aunque tengan más de 80 años o patologías previas. Porque podría ser mi madre, o podría ser yo misma. A mi no me han convencido tras haber contrastado todos los datos que presentan, así que seguiré haciendo todo lo que está en mis manos para que el virus no se expanda. ¿Y a ti?

He pasado mucho rato buscando y analizando los documentos que he citado en este post. Si me queréis ayudar a que pueda seguir escribiendo este tipo de cosas, podéis invitarme a un café en este enlace:

Anticuerpos que vienen y van: estudio de seroprevalencia en asintomáticos

Hoy os voy a comentar un nuevo artículo en el que se analiza la presencia y evolución de los anticuerpos frente al coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, enfermedad que algunas personas con el virus… no desarrollan. El trabajo analiza cuando aparecen y desaparecen anticuerpos IgM e IgG. Se centra principalmente en su presencia en personas asintomáticas o con síntomas leves.

Últimamente el ritmo de publicación de artículos interesantes se acelera, y mi vida no me permite leer y comentar todos. Por ello intento centrarme en aquellos que se comentan menos en la prensa generalista pero que considero que tienen un especial interés.

El trabajo que voy a comentar es un borrador subido a MedRxiv: Antibody dynamics to SARS-CoV-2 in Asymptomatic and Mild COVID-19 patients

Planteamiento del estudio

En este trabajo se analizó la presencia de anticuerpos en personas del área de Wuhan. Se empezó por una muestra de pacientes que habían dado positivo en una prueba de detección de ácido nucleico (la RT-PCR). A partir de éstos, se trazaron contactos. En total se analizaron 12 personas con PCR positiva, 51 con IgG o IgM que eran asintomáticos, 63 controles negativos (sanos) y 51 con síntomas leves. En total, se analizaron 177 casos.

El estudio se realizó entre febrero y abril, y los pacientes se fueron clasificando en función de sus síntomas y de la presencia de anticuerpos. Los resultados son bastante interesantes…

Presencia de anticuerpos frente a coronavirus en diferentes momentos

Lo primero que resulta sorprendente es que frente a algunas proteínas del virus, incluso los individuos sanos presentan algunos anticuerpos IgM, aunque muchos menos IgG. Esto hace que la IgG sea a la larga más fiable. Aquellos que eran asintomáticos tenían una respuesta mayor en general.

Los anticuerpos se detectan aproximadamente a los 7 días de la exposición. El pico de detección es entre 17 y 25 días, y se pueden detectar tanto la IgM como la IgG. Eso sí, según pasa el tiempo, los niveles decaen rápidamente. Pasados dos meses, sólo se detecta IgG anti-N. Es decir, anticuerpos contra la proteína N del virus. Estos anticuerpos se mantienen más tiempo en personas que tenían síntomas leves, llegando hasta los 65 días.

Un aspecto preocupante es la ausencia de anticuerpos en algunas personas que decían ser asintomáticas. Hasta un 36.5% no presentan anticuerpos con capacidad neutralizante. Como veremos más adelante, esto puede no ser un problema. Para compensar, aquellos que tienen síntomas, en general muestran la respuesta neutralizante tan solo un día después del inicio de los síntomas. Recordemos, eso sí, que hablamos de personas con síntomas leves.

Por otra parte, entre las personas que decían no tener síntomas, la inmensa mayoría (81%) daban negativo en la PCR. Teniendo en cuenta que en algunos casos no se desarrollan anticuerpos neutralizantes, para un estudio detallado es necesario hacer las dos pruebas, porque no podemos fiarnos sólo de una.

¿Qué sacamos en claro?

Lamentablemente, que todavía no podemos determinar fácilmente en qué momento contagia cada subgrupo. Pero poco a poco mejoramos en los protocolos para la detección. Ahora sabemos que el análisis de la presencia de la IgM anti-S1 (otro antígeno del virus) es útil para las infecciones que están activas, porque sube y baja muy rápido, y la prueba tarda muy poco. En cambio, para un estudio serológico (como el de seroprevalencia español), lo mejor es analizar ls IgG anti-N, que es la que aguanta más tiempo detectable. En cualquier caso, nos hacen falta más estudios para poder mejorar los tests.

Otra cosa que debería quedarnos clara es que estos tests no sirven para hacer un pasaporte de inmunidad y que, cuando haya vacuna, aquellos que han pasado la enfermedad de forma asintomática también la necesitarán.

Este último punto es todavía un poco dudoso, porque otros estudios apuntan a que aunque los anticuerpos son importantes, la inmunidad celular podría jugar un papel principal en la respuesta al virus. En ese caso, aunque no detectemos los anticuerpos, la persona puede defenderse. Pero eso será tema de otra newsletter, o de otro post… cuando haya podido analizar con calma esos resultados.

Mientras tanto recordemos lo importante: una serología negativa lo único que dice es que no desarrollamos anticuerpos en los últimos meses. Pudimos desarrollarlos antes y haberlos perdido. Pudimos luchar contra el virus sin ellos. O podemos estar todavía expuestos a ciegas. Así que una banda en el test rápido tampoco nos cambia la vida. Pero poco a poco, cada vez aprendemos más de nuestro nuevo enemigo, que se suma a una lista de muchos problemas para la humanidad.

Este post apareció primero en mi newsletter, a la que por un módico precio puedes suscribirte para recibir comentarios de las últimas novedades científicas: La newsletter de Carmela. Si prefieres esperar a que los posts lleguen aquí, también puedes apoyar mi trabajo invitándome a un café en Ko-fi:

Érase una vez… el cerebro

En este capítulo de Érase una vez la vida vamos a ver lo que es la primera parte del sistema nervioso, vamos a centrarnos en el cerebro. Mi impresión es que ha sido un poco forzado dividirlo en dos, porque no veo tanta información frente a otros capítulos, pero eso puede ser deformación profesional por mi parte.

Empezamos viendo la historia del cerebro. El cerebro de los humanos es más avanzado que el de otros animales (según ellos, esto eran los 80…). Comparamos con los reptiles y hablamos del cerebro reptiliano, del paleocórtex y las emociones básicas.

Hace ya 100.000 años el cerebro avanza y la mayor parte de nuestro cerebro (en espacio) nos permite interpretar ideas. Y también soñar!

El neocortex es la parte del cerebro que nos hace humanos (ejem, ahora esto es bastante más complejo). Parece ser que uno de nuestros principales problemas es la falta de comunicación entre el paleo y el neocortex que es lo que hace que de vez en cuando nos comportemos como imbéciles. He de decir que, si esto fuese tan sencillo, a algunas personas les sobraría parte del cerebro.

En el cerebro se necesita mucho oxígeno, esto es algo que todos tenemos claro. También sabemos que aunque otras partes del cuerpo pueden sobrevivir sin él, si falta en el cerebro (hipoxia), nos vamos a morir. Pero es todo muy sensible, así que enseñan como las neuronas captan el oxígeno a distancia (esto me ha dejado muy confusa…). En sí, el cerebro es como una sala de control con muchos ordenadores.

Esos ordenadores son los que generan señales, que los mensajeros van a llevar por las neuronas. A partir de este punto, una vez que tenemos la explicación básica, vamos a ver ejemplos.

El primero es lo que pasa al pincharse, porque un pinchazo duele y sangra, y eso son un montón de señales que hay que enviar. Además, esas señales se almacenen en el cerebro para el futuro, y se envían con mensajeros que se mueven muy rápido (y a mis ojos siguen pareciendo espermatozoides).

Otro ejemplo es una posible caída. En ese caso, al detectar que el chico se va a caer, la señal es mucho más rápida y va directa a la médula. Se utiliza un acto reflejo para no perder el equilibrio, aunque en paralelo se preparan las manos por si acaso.

Muchas de las cosas que memorizamos a lo largo de nuestra vida las memorizamos de forma inconsciente, por lo que perdemos detalles, y sólo aquellas que hacemos conscientemente tienen más «resolución».

Para acabar, generalizamos otra cosa que hoy en día sabemos que no es tan así, que es eso de que cada parte del cerebro tiene una función. Desde luego, este capítulo no ha envejecido demasiado bien…

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café en el siguiente enlace. Haz click en el botón!

Necesitamos ser ensamblados

El libro que os traigo hoy habla de ensamblar… pero de ensamblar genes y moléculas. Se trata de Some assembly required: Decoding Four Billion Years of Life, from Ancient Fossils to DNA de Neil Shubin.

El relato va avanzando por diferentes aspectos de la evolución, centrándose mucho a nivel molecular, pero sin dejar de lado cosas fundamentales como darle un nuevo uso a una estructura ya presente. No nos habla de la evolución exclusivamente como azar: explica por qué y cómo ocurre la selección, con muchos ejemplos que no dejan espacio a la duda.

¿Cómo perdemos partes del cuerpo? ¿Por qué usamos las manos como las usamos? ¿Cómo éramos antes? Hay muchas preguntas que encuentran respuestas entre las líneas de éste libro.

El detalle

Siempre hay algo en un libro que me llama especialmente la atención. En este caso, es la narración del papel de los genes saltarines. Muchos fragmentos no son genes, y las secuencias tampoco saltan, pero en su momento se llamaron genes saltarines y se nos quedó ahí para siempre. El papel de las secuencias repetidas en los genomas es fundamental y durante muchos años no se sabía por qué estaban ahí, como iban de un lado a otro o por qué se repetían. Ahora, con cosas como CRISPR, empezamos a entender su importancia en las bacterias, pero todavía nos queda mucho camino para conocer bien los detalles.

¿Recomendado?

Sin duda. Some assembly required es un libro muy ameno y fácil de leer, sin caer por ello en ser básico o perder rigor. La lástima es que no se encuentra en español, pero si os lanzáis a ello, podéis comprarlo en su versión de Kindle aquí. Además, podéis explorar otros libros del mismo autor, cosa que os aseguro que yo haré. Ahora me toca pensar en el siguiente libro para la próxima semana!

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!

Seroprevalencia en España

Desde que se comenzaron a a publicar los resultados del estudio ENE-COVID de seroprevalencia en España, he ido analizando los datos. Hoy quería publicar una entrada que recogiese toda la información al respecto, y que además incluyese una reflexión sobre la situación actual.

Los datos previos de prevalencia

Mucho se habló sobre cual era la incidencia en España. Carecíamos de datos y sólo sabíamos que las PCR estaban dejando muchos casos fuera. Sabíamos que había leves y asintomáticos que no se habían detectado. Por eso se planteó el estudio, en el que se iba a analizar la presencia de anticuerpos, principalmente IgG, en una muestra representativa de la población española.

Los resultados de seroprevalencia en España

Toda la información proporcionada por el Ministerio de Sanidad y el Instituto Carlos III se encuentra aquí. Como yo consideraba que podía ser difícil de interpretar, aunque creo que los resúmenes y especialmente las ruedas de prensa fueron muy informativas, escribí una entrada tras la publicación de cada uno de los informes. Resumiendo mucho, los resultados indican que en un momento determinado un 5% de la población española presenta anticuerpos IgG, pero que existen cambios entre los representados en ese 5% a lo largo del tiempo.

Imagen del coronavirus

La presencia de anticuerpos IgG lo que indica es que hubo un contacto con el virus en el pasado que generó anticuerpos. En aquellos en los que no consta que se pasase la enfermedad Covid-19, entonces se asume que lo hicieron de forma asintomática, ya que generar anticuerpos implica una respuesta de nuestro cuerpo. Por el contrario, una PCR positiva en un momento concreto no implica necesariamente avance de la enfermedad: implica que el virus está ahí. Aunque en la inmensa mayoría de casos eso indica que está activo, en personas muy expuestas (personal sanitario) pudo indicar acumulación por exposición (y no replicación).

Mis comentarios los tenéis disponibles aquí:

Las conclusiones e ideas actuales

Se nos ha quedado grabado ese 5% de seroprevalencia en España, pero ese número no es real. Varios estudios recientes apuntan a que la inmunidad celular, mediada por los linfocitos T, juega un papel fundamental. Tanto el estudio español como otros muestran que el nivel de anticuerpos cae con el paso del tiempo, pudiendo ser indetectables pasados varios meses. Eso no quiere decir que no haya inmunidad.

Pero claro, seguimos sin saber qué porcentaje de la población española ha generado inmunidad. Si damos por válido que la presencia de anticuerpos es equivalente a inmunidad, sabemos que ahí hay un 5%. Si sumamos los que tuvieron anticuerpos y los han perdido, pero que deberían seguir presentando inmunidad celular, el porcentaje sube. Además, tenemos que sumar aquellos que no llegaron a generar anticuerpos pero sí tienen inmunidad celular. El porcentaje es más de un 5%, pero no sabemos exactamente cual.

Esto no implica que el estudio de seroprevalencia en España no sirva. Nos sirve para proporcionar una imagen de la evolución porque, aunque se nos escapen datos, lo que analizamos en cada caso es lo mismo. Nos ha permitido ver cómo evolucionaba la situación, y espero que se haga alguna ronda más.

No hay que ser pesimistas

Con todo, no podemos ni soñar con el 60% que empezaría a indicar una inmunidad de grupo. Quizá podemos hablar de un 10-20%, o incluso algo mayor en aquellas regiones más afectadas, pero un 60% sería demasiado. Por eso también es esperable que los brotes puntuales sean más agresivos en aquellas zonas que no tuvieron una incidencia alta en marzo-abril, porque hay un porcentaje mayor de población susceptible.

Pero resumiendo, no todo es tan horrible. La inmunidad aumenta y los casos nuevos que se detectan son principalmente leves o asintomáticos, así que contribuyen a incrementar la inmunidad sin que haya daños, ya que la mayoría no son hospitalizados. Obviamente nos gustaría que aumentase sin nadie sufriendo, pero desde luego no está aumentando de la forma que lo hacía en marzo. Se trata de buscar un equilibrio que nos permita salir adelante con la vida. No seamos tan negativos.

Si quieres apoyarme para que pueda seguir escribiendo artículos interesantes, puedes hacerlo aquí: