La perla de los Alpes: la despedida (4/4)

Llegamos a nuestro último día, que aunque amanecía claro, según la previsión meteorológica no iba a permitirnos caminar demasiado.

Era 15 de Agosto, y al igual que en España en muchos pueblos se celebra la Virgen. Nos dirigimos hacia Saas-Grund para volver a coger el teleférico con el que el día anterior habíamos subido a Kreuzboden, pero esta vez nos quedamos en la estación intermedia, Trift. Desde la estación, en unos 5 minutos, llegamos al pueblecillo más cercano, Triftalp, en el que se estaba celebrando una romería. Tenían todo preparado para la comida tradicional de montaña, las vacas preparadas para su “pelea de vacas” por la tarde, etc… Pero nosotros llegamos en el momento álgido, cuando el cura estaba soltando la misa. No sé cómo os lo imagináis, pero un montón de gente sentada en una ladera escuchando a un cura hablar de la Virgen en alemán es… pintoresco. Nos pasamos un rato pensando en cómo cruzar aquello sin ser apedreados. Finalmente, de forma discreta, pasamos por detrás de la misa y conseguimos encontrar el sendero que nos llevaría de vuelta a través del bosque hacia Saas-Grund. Eran unos 500 metros de desnivel, haciendo zig-zag por el medio del bosque. La verdad es que fue un paseo agradable protegido del sol, que pegaba bastante fuerte por la mañana.

Una vez en el pueblo nos lanzamos de nuevo al autobús, esta vez sí íbamos a llegar a Mattmark. En Mattmark hay un embalse, el más grande de Europa, a unos 2000 metros de altitud. Además de actuar como reservorio de agua, se utiliza para obtener energía (es para lo que se construyó), con un sistema bastante complejo de centrales hidroeléctricas en diferentes puntos del valle. El embalse es enorme y bastante impresionante. Había algo allí que nos daba mala espina, y decidimos que comeríamos allí pero que nos volvíamos pronto para abajo. No estábamos muy equivocados.

2016-08-15 13.40.54-1
El glaciar visto desde el embalse. Ahí se ve que algo no va bien.

Durante la construcción del embalse, el 30 de agosto de 1965, un trozo del glaciar Allalin se desprendió. Concretamente, 2 millones de metros cúbicos de hielo. El desprendimiento provocó una gran avalancha, arrastrando consigo todas las piedras que podía. La avalancha cayó encima de las obras del embalse y murieron 88 personas. Se considera el mayor desastre en Suiza en los últimos 100 años. La mayoría eran italianos. Todavía no está claro si fue un desprendimiento accidental o si fue provocado por las obras.

231768486-1-jpg
La avalancha se llevó todo por delante, y quedó tan inestable que no se tuvieron que paralizar las labores de rescate varias veces

Cuando volvimos para Saas-Fee decidimos hacer una pequeña ruta que subía a un refugio-restaurante al pie del glaciar, a la que se tardaba cosa de una hora desde el pueblo. El paseo fue agradable pero pronto tuvimos que dar vuelta, ya a poca distancia del restaurante, porque las nubes dejaban claro que no debíamos continuar. Y tanto, a nuestra vuelta empezaron a caer las primeras gotas. Tuvimos tiempo suficiente para llegar y comprar algo para cenar. La decisión fue inteligente, ya que en nuestro intento de tomarnos un café empezó a llover de forma considerable. En cuanto escampó nos volvimos al apartamento, en el que recogimos, cenamos, y dimos por terminada nuestra aventura.

2016-08-15 16.38.14
En nuestro paseo por la tarde nos encontramos este molino. Sigue impresionándome la cantidad de agua que baja de las montañas.

A la mañana siguiente nos volvimos para Berna, con muchos planes de visitas a montañas. Muy pronto os contaré la siguiente escapada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s