Medio año en caída libre

Para no retrasar lo inevitable y aprovechando una tarde más o menos libre, vamos a hacer el repaso de los propósitos del año. Empezemos por las excusas… Han sido unos tres meses muy malos. Mi excusa de principios de abril de que tenía mucho trabajo sigue vigente, y es que en los últimos dos meses me he pasado más de la mitad de los fines de semana en el laboratorio, además de muchas horas extra. Mi proyecto que quizá algún día me de un paper gordo sigue ahí, pero además se ha sumado otro para el que tengo que sacar tiempo de debajo de las piedras. Quizá en el último mes, sobretodo las últimas dos semanas, he conseguido recuperarme un poco y creo tenerlo un poco más bajo control, pero me temo que en el fondo es mentira y que lo he hecho a costa de recortar algunas horas de trabajo, por lo que supongo que acabaré pagándolo. Pero al menos he conseguido poder hacer cosas tan básicas como ir a la compra o limpiar la casa, que no os podéis imaginar al extremo al que había llegado. Menos mal que el supermercado de la estación siempre está abierto!

Vamos ahora con la revisión:

Libros: sólo he leído un libro en los últimos tres meses, pero tengo dos a medio leer. Pese a ello sigo por delante de mi plan (15 en el año). Creo que puedo hacerlo.

Papers: publicar no he publicado nada, pero cada día mi jefe se convence de que voy a publicar algo gordo. Las últimas semanas oscila entre que voy a publicar dos o tres antes de fin de año. Pobrecillo, que inocente es a veces.

Series y películas: sigo a mi ritmo bajo pero constante. No he visto ninguna peli en alemán, pero sí muchos videos en YouTube. He encontrado unos documentales sobre Alemania en los que hablan despacio y puedo enterarme más o menos. Creo que convalida más que una peli en la que necesite subtítulos en inglés. Eso sí, veo 20 minutos y siento que me va a estallar la cabeza.

Redes sociales: dada mi nula presencia por estos lares las visitas han caído estrepitosamente, así que espero centrarme un poco esto durante el verano. Twitter lo tengo abandonadísimo, y en Facebook ya sabéis que prácticamente lo único que pongo es lo que publico aquí. Lo que sí me va viento en popa es Telegram y Whatsapp, que esto de los grupos no deja de minar mi productividad.

Viajes: a nivel local hemos hecho la semana pasada una visita a Gruyeres, que ha sido la primera salida de casa del verano dada la ausencia de verano real en Suiza. En mayo estuve unos días en Madrid, que por culpa de la renovación de mi DNI incluyeron hasta una visita a Segovia. A finales de mayo fui a Tel Aviv. Debería escribir una entrada sobre mi viaje a Israel. Me lo apunto.

Conciertos: en contra de lo que esperaba, sí he ido a algo así como un concierto. Un compañero de trabajo tiene un grupo y nos invitó a un pequeño concierto. Vale que no es un macrofestival, pero contar cuenta.

Laboratorio: sigo sin haber firmado nada pero mi jefe jura que yo me quedo otro año. No he matado a nadie. He estado muy cerca. Desde hace unos días la vida es maravillosa. Estamos en una época de cambios… se ha ido un miembro del grupo que estaba creando conflictos (si os contase cómo reaccionó mi jefe cuando se fue…) y en septiembre entrará un chico nuevo que parece majo. Nuestra vida social se ha incrementado, lo que no le hace ningún favor a mi hígado.

Vida sana: léase apartado anterior. Lo que iba a ser mi objetivo principal para estos tres meses creo que se fue a la mierda pasadas dos o tres semanas. Te quedas hasta tarde en el laboratorio y tienes hambre, alguien te trae un kebab, te bebes una cerveza… y de repente son las 9 de la noche y tú estás delante del FPLC. De todas formas, este es uno de los puntos que he intentado mejorar en las últimas semanas: ejercicio no hago más que correr por el laboratorio (que no es poco), pero sí estoy intentando comer mejor y sobretodo ingerir suficientes vitaminas, que las frutas habían desaparecido de mi dieta (las verduras no, porque en el kebab verde también hay).

Productividad: hace tres meses dije que había vuelto al papel, y ahora tengo que decir que he dejado del todo la versión digital, más allá del calendario. La inminente muerte de Sunrise me hizo buscar opciones, y al final me he quedado sólo con el estándar. Al haberme pasado al papel empecé a investigar un poco y descubrí el maravilloso mundo del bullet journaling. A día 15 de abril cogí una libreta y empecé a escribir en ella lo que antes ponía en cachitos de papel. Poco a poco he ido adaptando las cosas que me interesaban del sistema, por lo que en estos momentos tengo un híbrido de bullet journal con agenda de toda la vida. Y no, no esperéis que os enseñe páginas llenas de dibujitos porque son más bien sosas todas.

Idiomas: esto me lo reservo para otra entrada, pero como avance puedo decir que ha sido un poco un fracaso.

No crecer: sí, lo de comportarse como adolescentes lo llevamos bien.

Vida ordenada y minimalista: jajaja… sólo leerlo me ha entrado la risa. Ya esto yo… os prometo que yo intento mantener la casa decente. Pero no me he comprado demasiadas cosas últimamente, eso sí, básicamente porque ni siquiera tenía tiempo para ir de compras.

Música: poco a poco volvemos al buen camino. Me gustaría tener música en el laboratorio pero es un tema delicado. El tiempo de transporte público me lo paso principalmente con podcasts y YouTube, pero en casa intento escuchar algo más de música cuando limpio o cocino, pero ya hemos dicho que eso no es frecuente. Como cuando intento estudiar alemán no puedo escuchar música en inglés, lo que sí he intentado es escuchar música en alemán, para matar dos pájaros de un tiro.

Y hasta aquí el resumen de mis últimos tres meses. La verdad es que me gustaría poder llegar aquí a finales de septiembre y decir que todo va de maravilla, pero no sé por qué, presiento un verano difícil.

Propósitos para 2016

Un año más, aquí estoy haciendo el resumen del año y la lista de ideas para el año próximo. No ha sido el mejor año de mi vida, pero todo hay que decirlo, tampoco ha sido tan horrible. Cosas buenas hubo. Cosas malas también. Supongo que tendría que consolarme con eso de que “hay gente que lo pasa peor”, pero la verdad es que no consuela. Por eso estamos aquí, para hacer una evaluación del año y pensar en qué cosas podemos mejorar para el año que viene.

Este año, por primera vez, fui haciendo una serie de recopilaciones del avance en el cumplimiento de mis propósitos. La verdad es que me ha sido útil, porque por una vez, pese a lo bien o mal que haya ido el año en otros aspectos, puedo decir que los propósitos que hice hace un año no han ido tan mal. Vamos a ver cómo ha quedado la cosa, como siempre, evaluando y actualizando para el próximo año:

  • Libros. El propósito eran 13 pese a no haber cumplido el año anterior. Decía que 6 en español, 6 en inglés y uno pequeñito en alemán. También decía que quería poner un día fijo de lectura en el tren y leer por las noches. Leer he leído cuando he tenido tiempo, pero 13 libros he leído. En cuanto al idioma, 5 han sido en inglés, 5 en español, 2 en gallego y uno (pequeñito) en alemán. La verdad, no me había planteado la opción de incluir gallego. Supongo que podemos darlo por propósito logrado. Para el próximo año me voy a lanzar en plan suicida y vamos a poner 15 libros, a leer en versión original siempre que sea posible, incluyendo al menos uno (que puede volver a ser pequeñito) en alemán.
  • Papers. Mi propósito incluía publicar el paper que quedaba pendiente de mi tesis (logrado in extremis en diciembre) , subir mi h-index a 6 (logrado) y tener algo que publicar de mi postdoc. Parece que hacia finales de año ha surgido algo que sí podría darme un paper de mi postdoc, aunque yo muy convencida no estoy. Para el próximo año mi h-index tiene que subir a 7 y tengo que publicar algo. ALGO.
  • Series (y películas!). La cosa no ha ido mal, y he visto un par de series, que era lo que me proponía. También ha sido el año de mi flechazo con la producción nacional y El Ministerio del Tiempo. El año que viene espero seguir viendo alguna cosa. Sé que las circunstancias me van a forzar a ver menos de lo que me gustaría, pero querría ver al menos un par de capítulos cada semana. Además, quiero forzarme a ver alguna película, que con el paso de los años siento que me alejo cada vez más del cine. Durante el año, 12 películas. Una al mes. Además, como este año (por pura casualidad) ya vi una película en alemán (Die Gefährten – aka La comunidad del anillo), pues el año que viene tengo que ver otra peli en alemán.
  • Blog y Twitter. Como siempre, esto va con sus altibajos. Escribí 43 entradas en el blog (44 con ésta), que superan a mi propósito de “una cada dos semanas de media”. Todo sea dicho, el principio y el final de año fueron bastante flojos, así que el año que viene el reto es que escriba esto diciendo que he publicado ya 52 entradas. También ha sido el año que mi blog ha salido a la luz en Facebook, lo cual ha traído un ligero incremento de visitas. Estamos en una media superior a la de cualquier año previo (y van 10!) si dejamos a un lado los efectos menéame sufridos en el pasado. Seguimos siendo un blog pequeñito, pero paso a paso, esto crece. Twitter sigue como siempre… todo depende del día, y de lo que haya que comentar. Pero yo seguiré ahí.
  • Viajes. Pretendía no hacer grandes viajes, sólo pequeñas escapadas por Suiza. Durante la temporada primavera-verano descubrí el potencial del “wanderweg” suizo. Después, cierto es, llegó el otoño y el quedarse en casa hasta que vuelva el buen tiempo. Este año también visité Estrasburgo, Lucerna, Garda y Nueva York. En verano no hubo grandes viajes, porque esta vez pasé dos semanas en mi querida Galicia. El año que viene me gustaría poder hacer alguna escapada por Europa y también hacer una visita un poco más hacia el este… os seguiré informando 🙂
  • Conciertos. Nada. Cero. Y la verdad es que es normal dado como está el panorama. En los últimos meses hay demasiados avisos de bomba, demasiadas dificultades. Y en Suiza no están los precios como para ir a conciertos. Veremos lo que depara el año nuevo. Me gustaría que un mundo en el que no tenga que estar como el último mes mirando si hay o no alerta de bomba antes de subirme a un tren.
  • Laboratorio. Este año me ha servido para reconciliarme con mi laboratorio. El retiro en Garda con mis compañeros sirvió para unirnos y a partir de ese momento se nota que nos llevamos mejor. Creo que en los próximos meses la cosa mejorará todavía más, pero mi propósito para el próximo año es seguir teniendo un laboratorio. Mi beca se acaba en agosto, y mi principal objetivo en estos momentos es buscar la forma de convencer a mi jefe de que soy imprescindible en su equipo, y que me renueve al menos 6 meses más. De todas formas sí, sigo echando mucho de menos mi laboratorio de Madrid…
  • Ejercicio y vida sana. Llegamos al propósito que nunca cumpliré. Allá por mayo iba bien. Luego vino demasiado calor, luego ya frío… Tengo que trabajar en detalle este aspecto y hacerme un plan detallado.
  • Comida sana: léase apartado anterior. Estoy trabajando en un plan, en serio.
  • Productividad. Esto ha ido bien. No había un propósito concreto, pero durante este año me he hecho fan de Todoist y he conseguido semanas y semanas de racha cumpliendo al menos 5 tareas diarias. Organizarme me ayuda mucho a ser más productiva. Ser más productiva me deja más tiempo libre para mis otros propósitos. El próximo año tengo que seguir así, seguir subiendo, y convertirme finalmente en una ninja de la productividad.
  • Idiomas. Hace un año decía que había empezado un curso de alemán y que para fin de año tendría que haber pasado un curso de A2 con nota. Bueno… avanzó el año y entré a A2.2, curso que acabé con algo así como un 9 (traducido al sistema español). Yo me veía un poco perdida en algunas cosas por el avance tan rápido, así que me dediqué a hacer el curso de alemán de Duolingo, cosa que me permitió conocer las bases de la gramática. Además, empecé a utilizar Memrise, cuyo curso de nivel A1 me ha permitido ganar mucho de ese vocabulario que sentía que me había saltado al avanzar tan rápido. También me compré un libro de A2 que voy haciendo yo sola para asegurarme de que no quedan grandes vacíos (que sí los voy encontrando, que no se puede ir tan deprisa). A finales del próximo año me propongo estar en nivel B1 (no acabado, pero estar en ello). Como esto es un tema largo, a principios de año escribiré un post detallando mi plan de “hable alemán estudiando desde su casa y explotando discretamente a sus compañeros de trabajo”.
  • No crecer. Si he cumplido un propósito, ha sido éste. En el último año he podido ver cómo la gente de mi edad se ha ido haciendo “vieja” a pasos de gigante. Yo seré adulta, pero no vieja. Mi cuerpo y mi mente todavía aguantan la vida de una veinteañera, diga lo que diga mi DNI. Todavía me piden mi DNI y miran con asombro la fecha mientras me piden disculpas. Todavía aprovecho un viaje a NY para comprarme Levis y Converse. Quizá tengo que ponerme un poco más en forma para hacer todo lo que querría, pero no me puedo quejar.

Nuevos propósitos:

  • Llevar una vida ordenada y minimalista. Llevo tiempo en ello, y es hora de formalizarlo. Que en algún momento me voy a tener que mudar es un hecho, y que tengo tendencia a acumular cosas también. Me propongo controlar mis pertenencias y mantener la casa tan ordenada como mantengo mi espacio en el laboratorio (habitualmente son polos opuestos). Y también llevar un control de mis finanzas, sin dejar de gastar en cosas importantes y útiles, pero teniendo en cuenta que quizá este sea el único momento de mi vida en el que me puedo permitir ahorrar.
  • Música. En los últimos años la música casi ha desaparecido de mi vida. No es sólo que haya dejado de ir a conciertos, es que aquello de que en mi casa siempre sonaba música se ha convertido en que en mi casa siempre hay silencio. Esto no puede ser. Tengo que poner más música en mi vida.

Con estas ideas empezaré el año nuevo. Una vez más desde mi casa en Berna, lloviendo fuera, pero con la chimenea ardiendo. Un año que nos tiene que traer mejoras. No estabilidad que decían algunos, mejoras. Unas mejoras que en España se necesitan, unas mejoras que a mi vida no le vendrían nada mal. Un año con buenas noticias. Un año con alegría. Que las llamas de la chimenea sean las de la esperanza de mejora para el próximo año.

Propósitos para 2015

Aunque supongo que me dábais por perdida y creíais que ya no aparecería por aquí… aquí estoy!! No iba a dejar de escribir esto pasase lo que pasase, me ofende que lo hayáis dudado.

Este año ha sido, como mínimo, algo complicado. Empecé el año con el traslado a Suiza. No todo ha sido ni mucho menos tan bonito como me habría gustado. En el laboratorio no estoy del todo bien, echo mucho de menos el buen ambiente del laboratorio de España. Soy consciente de que tenía mucha suerte y mi situación no era ni mucho menos la media, pero la adaptación al nuevo laboratorio es complicada. Por la parte científica, yo no creo que vaya tan mal: es un proyecto completamente nuevo y poco a poco van saliendo cosas. He conseguido una beca EMBO, que supuestamente es algo muy prestigioso y esas cosas, así que bueno, al menos me queda otro año y medio de trabajo relativamente seguro.

Tardamos lo suyo en conseguir establecernos, pero en junio montamos nuestra casita en Berna. Tenemos lo necesario y estamos contentos con ella. Hay que mirar las cosas por el lado positivo, y yo pienso en eso: tenemos una casita más grande, tenemos la chimenea que queríamos, y hasta tenemos dos gatos que nos reciben ocasionalmente en el portal (los de los vecinos). Con el nuevo año, además de nuestra casa, haremos de esto nuestro hogar.

Según fue avanzando el año yo me di cuenta de que me convenía aprender alemán, así que primero me centré en aprender algo por mi cuenta y después me metí en clases en la Universidad. Estoy contenta con ello, y la verdad es que para el poco tiempo que llevo en serio, con las clases, el avance es brutal. Asumo que no todo va a ser tan rápido como al principio, pero me gusta.

Hacia el final del año la batería de mi portátil pasó a mejor vida, y eso en parte explica que no haya escrito casi los últimos meses. Tardé un montón de tiempo en conseguir cita para cambiarla, y como estaba ocupada entre trabajo y estudiar alemán tampoco me ponía mucho a escribir desde el ipad. Pero ya tengo la batería nueva, que esperemos que dure mucho, y empezaremos el nuevo año con un nuevo esfuerzo de escritura.

Ahora, repasemos los propósitos…

  • Libros: este año he leído sólo 5 libros, frente a los 12 del año anterior, así que no he cumplido mi propósito. De ellos, sólo uno ha sido en inglés. Mal, muy mal. Como esto hay que arreglarlo, me propondré reservar al menos uno de los turnos de tren a la semana para leer. Además, me gustaría poder leer un poquito de vez en cuando por las noches, una costumbre que tenía antes y he perdido. Tengo muchos libros pendientes de lectura y muchas ganas, así que veremos como se presenta el nuevo año. Próposito: 6 en español, 6 en inglés… y un microlibro (infantil, por ejemplo) en alemán!
  • Publicaciones: finalmente (aleluyaaa!!) he publicado el paper como segunda que había enviado hace dos años. Sí, por fin me quito el muerto de encima. Mi propósito era conseguir subir mi h-index a 5, cosa que sí he logrado. Para el próximo año, el propósito es conseguir publicar el paper que me queda pendiente de mi tesis, subir el h-index a 6 y tener algo con lo que crea que voy a poder publicar un paper de mi postdoc. Este último apartado es el más difícil, veremos si lo consigo.
  • Series: el año ha sido un completo desastre en el tema seriéfilo. Creo que para el próximo año me voy a plantear algo similar a la lectura, y ponerme un día fijo para la visualización de algo. La parte buena es que más o menos tengo controlado el tema descarga desde el exilio, y ahora que el ordenador ha resucitado intentaré actualizar todo y automatizar un poco el sistema. Además, como tengo ordenador en el trabajo el portátil puede quedar dedicado de forma casi exclusiva al ocio casero. Propósito: seguir un par de series para distraerme.
  • Blog y Twitter: en este apartado creo que he cumplido, porque especialmente en los últimos meses he estado algo más activa. El blog ha tenido sus momentos de gloria con los posts sobre el ébola, y en twitter creo haber estado un poco más participativa que el año anterior. El propósito es escribir un post cada dos semanas de media y seguir interactuando con otros humanos en twitter y también en Wocial, nuestro reducto para los ex-grg. Además, hay algún que otro proyecto en mente para mi vida virtual… pero de planes no trazados mejor no cuento nada.
  • Viajes: poco me he movido este año… Fui por primera vez en mi vida a Alemania (dos veces!), visité Milán en unas pequeñas vacaciones, fui a Barcelona en otras pequeñas vacaciones… Pero el resto de viajes han sido para visitas familiares. Una vez solucionado el tema traslado (que con todo nos llevó casi medio año), esperemos que el próximo año podamos viajar algo más. No pretendo grandes viajes, lo que quiero es hacer pequeñas escapadas por Suiza.
  • Conciertos: cumplí en Marzo con mi propósito del concierto de Scorpions, pero como pensaba, no he podido ir a ningún otro concierto desde entonces. En el nuevo año, intentaré asistir a algún concierto, sin que sea necesariamente un gran evento… pero añadir al menos un nuevo nombre a la lista.
  • Laboratorio: no he matado a nadie, pero he estado muy cerca un par de veces. Este propósito va en serio… en mi laboratorio suizo no debo matar. No sabéis hasta que punto he llegado a plantearme si un par de guantazos no solucionarían algún que otro problema!
  • Ejercicio y vida sana: si ya esto… bueno… mejor dejamos en que renuevo propósito dado el desastre de este año.
  • Comida sana: bueno, lo mismo que el anterior, ya si tal este año. No, en serio, este año sí, que no puedo seguir quejándome todo el día de que me duele todo. Ejercicio y comer bien a partir de mañana, que hoy tengo preparada cena hipercalórica.
  • Productividad: creo que aquí no ha ido tan mal. Aunque ha costado, he conseguido mantener una rutina de levantarme pronto, aprovechar bastante el tiempo en el tren, trabajar sin dormirme, ir a clase de alemán… Pero todo es poco, así que todavía hay que mejorar.
  • Idiomas: el francés se ha ido a la mierda al alquilar el piso en Berna y no en Friburgo como pensaba que ocurriría hace un año, pero eso me ha permitido centrarme en el alemán. Para el próximo año, mi objetivo es tener un papelito del centro de idiomas que diga que he pasado oficialmente el nivel A2… y con nota. A los que os pueda parecer que me planteo un nivel muy bajo, os animo a asistir a unas cuantas clases de alemán, es un idioma difícil no, lo siguiente.
  • Nuevo propósito: no crecer. Parece que todo el mundo considera que estoy en un momento de mi vida en el que tengo que estar más seria, que tengo que cambiar mis costumbres, que no puedo ir por la vida como cuando era estudiante. Pues no, eso no puede ser así. Me cuidaré, me mantendré sana, y no creceré. Seguiré poniéndome camisetas frikis si me apetece, arreglándome más si me apetece y sobretodo, disfrutando de la vida. No por ser postdoc tengo que pasarme la vida con cara de amargada. La ciencia es divertida, y aunque el mundo pretenda lo contrario, yo pretendo disfrutar haciendo mis experimentos, porque tengo la suerte de hacer algo que me gusta, y nadie me lo va a amargar. Así que no, el traje chaqueta y la crema antiarrugas no van a entrar en mi vida por ahora. Un papel no va a cambiar mi vida, y menos si ese cambio es para mal.

Con esto, creo que tengo más que suficiente para los próximos doce meses. Por supuesto, hay más, pero el resto son de esos propósitos que no se hacen públicos. Hace un año decía que el post se autopublicaría mientras yo estaba en un hotelazo en Montreaux. Este año estoy en nuestra casa, en Berna, tras diez días de visitas familiares por España. Y esta noche empieza nuestro nuevo año, y lo empezaremos con un previo de lo que queremos para el próximo: juntos, en nuestra casa, al calor de nuestra chimenea, con un gran asado y planeando el futuro. Y esa chimenea quemará kilos de leña, pero también quemará todo lo malo de este año para empezar de nuevo con fuerzas y ilusión. Esperemos que el próximo año sea realmente un año de cambios, un año en el que todo mejore para todos, para los que estáis en España, para los que estamos fuera, un año de recuperación de verdad (y no eso que dice Rajoy), un año en el que recuperemos la ilusión y podamos decir que sí, si queremos, podemos. Ojalá podamos hacer muchas cosas nuevas en este nuevo año.