Entradas

El restaurante del fin del mundo

Autor: Douglas Adams
Editorial: Anagrama
Colección: Contraseñas
Páginas: 203

Tras la Guía del autoestopista galáctico, una nueva aventura de los mismos personajes y la misma nave, que se afanan en buscar el sentido del universo de un modo estúpido. Pensamiento Profundo calculó el resultado a la gran pregunta. Todos sabemos que el resultado es…. 42. ¿Pero cual es la pregunta? En este libro los protagonistas viajan en busca del lugar más cercano donde poder comer al Restaurante del fin del mundo y como después llegan a esa costa que recibió un premio por lo maravillosa que es… también conocida por llamarse Noruega.
Tras unos datos insignificantes (cualquiera sabe buscar en internet el argumento), como opinión personal… pues es útil leer la Guía primero, porque por mucho que digan, te pierdes si no sabes de que va el rollo, o piensas que están locos cuando te ofrecen una toalla…
Por último un fragmento, que no spoiler (no leo microsiervos), que deja muy clara la temática del libro y la situación que deben tener tus neuronas (situación = muy retorcida) si quieres leerlo y entender algo…

El Universo: algunas informaciones para ayudarle a vivir en él.

1 Zona: Infinito.

La Guía del autoestopista galáctico da la siguiente definición de la palabra «infinito».

Infinito: Mayor que la cosa más grande que haya existido nunca, y más. Mucho mayor que eso, en realidad; verdadera y asombrosamente enorme, de un tamaño absolutamente pasmoso, algo para decir: «vaya, qué cosa tan inmensa». El infinito es simplemente tan grande, que en comparación la grandeza misma resulta una nadería. Lo que tratamos de exponer es una especie de concepto que resultaría de lo gigantesco multiplicado por lo colosal multiplicado por lo asombrosamente enorme.

2 Importaciones: Ninguna

Es imposible importar cosas a una zona infinita, al no haber un exterior del que importarlas.

3 Exportaciones: Ninguna.

Véase Importaciones.

4 Población: Ninguna.

Es sabido que existe un número infinito de mundos, sencillamente porque hay una cantidad infinita de espacio para que todos se asienten en él. Sin embargo, no todos están habitados. Por tanto, debe haber un número finito de mundos habitados. Un número finito dividido por infinito se aproxima lo suficiente a la nada para que no haya diferencia, de manera que puede afirmarse que la población media de todos los planetas del Universo es cero. De ello se desprende que la población media de todo el Universo también es cero, y que todas las personas con que uno pueda encontrarse de vez en cuando no son más que el producto de una imaginación trastornada.

5 Unidades monetarias: Ninguna.

En realidad, en la Galaxia hay tres monedas de libre cambio, pero ninguna cuenta. El dólar altairiano se ha desmoronado hace poco, la bolita pobble llainiana sólo se puede cambiar por otras bolitas pobbles llainianas, y el pu trigánico tiene sus propios problemas muy particulares. Su tasa de cambio, ocho ningis por un pu, es bastante simple, pero como un ningi es una moneda triangular de goma, de diez mil cuatrocientos kilómetros por cada lado, nunca ha tenido nadie suficiente para poseer un pu. El ningi no es una moneda negociable porque los galactibancos se niegan a tratar con un cambio insignificante. A partir de esta premisa fundamental es muy sencillo demostrar que los galactibancos también son producto de una imaginación trastornada.

6 Arte: Ninguno

La función del arte es servir de espejo a la naturaleza, y no existe un espejo lo suficientemente grande: véase el punto uno.

7 Sexualidad: Ninguna.

Bueno, en realidad hay muchísima, sobre todo debido a la total ausencia de dinero, de comercio, de bancos, de arte y de cualquier otra cosa que mantenga ocupada a toda la población inexistente del Universo.

Recomendación: es una buena lectura durante la época de exámenes. Ayuda a reír, que todos sabemos que es muy bueno. Tampoco hay que dejar de leer los otros cuatro libros de la trilogía…

Marie

Para aquellos que no prestan atención a todo lo que rodea esto… a vuestra derecha (esa derecha no, la otra), hay una lista de páginas arriba de todo, y una de las páginas se llama Marie. Ahí teneis las famosas fotos de la gata. Su lengua no tiene desperdicio ¿verdad?

Reyes

Hoy es el día de Reyes. La gente de la mucha importancia y tal porque desde pequeñitos no enseñan que es el día que los Reyes Magos nos traen regalos si hemos sido buenos. Yo no se por qué, pero hace años que no tengo regalo de reyes. Eso si, Santa Claus si que me trae regalo, debe ser que como vive más lejos no se entera de que soy mala, o algo.
El caso es que también hay familias, que una vez crecidos y tal, pues siguen haciendo comida familiar ese día y esas cosas, porque es un festivo, y hay que juntarse, y esas cosas que hacen las familias normales. Y la familia de nico es una familia normal y hace eso. Es curioso, es la familia más friki que he visto en mi vida, pero desde mi punto de vista, también es la cosa más normal que he visto… (¿eso es que yo soy friki?) . Por lo tanto hoy comimos en casa de sus abuelos, y todo muy bien y todas esas cosas. Iba con mucho miedo ya que ayer cogí otro empacho de alioli (pero esta vez me sentaron realmente mal) y aún tenía el estómago mal, pero no me sentó la comida mal ni nada. Eso es bueno.
Pero no todo son fiestas. Desde el último post también he estado currando. Ya tengo todos arrejuntaditos los apuntes de fisio. Es horrible. Ocupan 150 folios. O bien me hago accionista de ENCE o empiezo a resumir más. Del resto no hice nada, eso me parecía más que suficiente. Ahora empezaré (ahora = mañana) con antropología. Menos mal que de eso no hay que insertar imágenes y tal. Me veo que no me va a dar tiempo y eso me agobia muchísimo. Me gustaría tener al día antropología sobre el día 15, para poder estudiar fisio-antro-estadistica. Y no se en que momento en medio voy a ponerme con floral. Esto es un suicidio, está claro. Lo que veo bastante evidente es que hasta que pase como mínimo estadística no voy a tocar eco ni vegetal… y eso no es del todo bueno, porque implica más acumulación de apuntes.
Bueno, me estoy empezando a agobiar y esas cosas, y eso no es nada bueno. Así que por hoy paro, y punto. Antes de irme a leer voy a poner unas fotillos que le hice a Marie, para aquellos que no la conozcan… (Marie = gata de Fátima y Jorge). ¿A que está gorda? ¿A que es chungo verla tan de cerca? 😛

Fox

Lo prometido es deuda, así que en villa hice unas fotos al gato-vaca así que ahí van. No se cuanto tiempo estarán aquí hasta que las cambie, no se cuanto costará cargar, no se nada… pero aprovechad a ver tal híbrido mientras sea posible 😛
Lo que se ve es mi mano… para aquellos que quieran hacer una escala 😛 (se ve muy pequeñita)

Mejorando…

La verdad es que hoy trabajé poco, tan sólo un par de temas de fisio animal… pero la verdad es que cundió bastante, porque después de ir a Villa, no se me podía pedir mucho más. Aún así, ahora que tengo una visión general del asunto, me planteo que quizá el fin de semana pueda imprimir animal. Eso implicaría empezar a dedicar algo cada día a ella, pero tb a pasar otras asignaturas. Espero que mañana sea un día también productivo, pese a que tenga que hacer de taxista y esas cosas.
La mañana en Villa, no hay por donde cogerla. Volví de bastante peor humor de lo habitual, y como desintoxicación creo que no iré en diez días o así. A ver si se me pasa mientras.
Cuando llegué curré en eso, hasta el momento de ir a junto nico, que hoy también salió pronto, pero así aprovechamos para hacer un par de compras pendientes.
Más cosas… soy una viciada, soy un peligro. Ayer acabé Los Refugios de Piedra. El final es bastante final… pero permite la existencia de un sexto libro. No voy a contar el final, que se que alguno puede que lo lea algún día (juro que no es tan porno como el cuarto, lo juro). Hoy empezaré con mi primer libro oficial del año. ¿Qué elijo para empezar? Pues «El restaurante del fin del mundo» de Adams. Es el segundo libro de la trilogía en cinco partes a la que pertenece La Guía del Autoestopista Galáctico. Me apetece reírme un poco, y ya que hace cosa de dos meses conseguí los cuatro libros… pues estaría bien llenar la cabeza de más datos tipo «la respuesta a la vida, el universo y todo lo demás es 42» Como diría uno que yo me sé… 42!!! 42!!! Número chungo!!! 😛
Ahora es cuando otro que yo me se me mata por leer Microsiervos demasiado. La vida es dura, muy dura. ¿El 42 es duro? No lo sé. En fin. Que me voy a leer, y que espero leer mucho, aunque no demasiado, porque mañana debería levantarme y estudiar… pero estudiar… leer… es más probable que lea… dejémonos llevar por la improbabilidad infinita…