Necesitamos ser ensamblados

El libro que os traigo hoy habla de ensamblar… pero de ensamblar genes y moléculas. Se trata de Some assembly required: Decoding Four Billion Years of Life, from Ancient Fossils to DNA de Neil Shubin.

El relato va avanzando por diferentes aspectos de la evolución, centrándose mucho a nivel molecular, pero sin dejar de lado cosas fundamentales como darle un nuevo uso a una estructura ya presente. No nos habla de la evolución exclusivamente como azar: explica por qué y cómo ocurre la selección, con muchos ejemplos que no dejan espacio a la duda.

¿Cómo perdemos partes del cuerpo? ¿Por qué usamos las manos como las usamos? ¿Cómo éramos antes? Hay muchas preguntas que encuentran respuestas entre las líneas de éste libro.

El detalle

Siempre hay algo en un libro que me llama especialmente la atención. En este caso, es la narración del papel de los genes saltarines. Muchos fragmentos no son genes, y las secuencias tampoco saltan, pero en su momento se llamaron genes saltarines y se nos quedó ahí para siempre. El papel de las secuencias repetidas en los genomas es fundamental y durante muchos años no se sabía por qué estaban ahí, como iban de un lado a otro o por qué se repetían. Ahora, con cosas como CRISPR, empezamos a entender su importancia en las bacterias, pero todavía nos queda mucho camino para conocer bien los detalles.

¿Recomendado?

Sin duda. Some assembly required es un libro muy ameno y fácil de leer, sin caer por ello en ser básico o perder rigor. La lástima es que no se encuentra en español, pero si os lanzáis a ello, podéis comprarlo en su versión de Kindle aquí. Además, podéis explorar otros libros del mismo autor, cosa que os aseguro que yo haré. Ahora me toca pensar en el siguiente libro para la próxima semana!

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!

Las reglas del contagio: propagación y control

El libro que os voy a reseñar hoy es uno de esos libros que ha aparecido en el momento adecuado en nuestras vidas. Se trata de «Las reglas del contagio: por qué las cosas se propagan y por qué paran» (traducción libre por no estar disponible en español) de Adam Kucharski.

Por una serie de coincidencias, este libro se publicó a principios del mes de febrero y, obviamente, ha triunfado inmediatamente. Al igual que en otros libros de mi serie de pandemias, aquí se hace un repaso a cuales fueron los factores determinantes para que diferentes pandemias se propagasen por el mundo. Pero Esta vez no nos quedamos en pandemias de microorganismos. Hay muchas cosas que se propagan: rumores, bulos, fake news. Y sí, un viral en YouTube se propaga, así a grandes rasgos, igual que un bicho.

Existen muchas razones por las que el comportamiento humano puede alterar el avance de una pandemia, y algunos de esos efectos los estamos observando con nuestros propios ojos, pero hay otros factores que están ahí pero que pasan desapercibidos. ¿Cuánto afecta nuestro entorno a nuestras decisiones? La verdad es que el libro me enganchó desde el primer momento, y la única pena es no haberlo leído antes, porque desde luego, parte del contenido me habría sido muy útil para dar ejemplos hace un par de meses. Pero todavía hay tiempo.

Como supongo que es evidente, recomiendo encarecidamente leerlo. Vale, está en inglés, pero el lenguaje es bastante sencillo, sin demasiados tecnicismos. Hoy os voy a enlazar la versión de Kindle, porque creo que es la que tendrá más éxito entre los posibles lectores. Ya sabéis que si lo compráis haciendo clic en este enlace, ayudáis a que yo pueda seguir comprando más libros: The Rules of Contagion: Why Things Spread – and Why They Stop

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!

Esto no estaba en mi libro de matemáticas

Hacía tiempo que quería leer algún libro sobre matemáticas para dejar la biología que normalmente me ocupa y descansar un poco. Por eso opté por Eso no estaba en mi libro de Matemáticas: Curiosidades matemáticas para despertar tu mente. Era uno de los libros que hacía tiempo que estaba en mi lista, de Vicente Meavilla Seguí.

En las primeras páginas, el libro aclara que solamente necesitas conocer los conceptos básicos de matemáticas del instituto para poder seguir la narración. Lo siento pero permitidme que lo dude. Parte del contenido sí es para todos los públicos, pero otra parte se me hizo un poco más dura, quizá por la falta de una narración que enganche. Por lo tanto, no voy a recomendárselo a alguien que tenga recuerdos difusos de las matemáticas del instituto. Eso sí, para todos aquellos que sí tienen recuerdos claros, es un libro muy entretenido que además aclara muchas curiosidades. A nivel personal, uno de los apartados que captó mi atención especialmente fue el del origen de los símbolos matemáticos tan comunes en nuestro día a día, aunque también me enganché bastante en las explicaciones al cálculo de distancias cuando no era tan fácil calcular distancias.

Si lo que pasa por vuestra mente es regalárselo a un adolescente al que no le gustan las mates, no lo hagáis. No es lo mismo que el Esto no estaba en mi libro de historia de España, que sí despertaba mucho más la curiosidad. En este caso es posible que acabe odiándolas más. Pero si se trata de un joven adulto que empieza su carrera y tiene un claro interés… es el regalo perfecto, sin duda.

Por mi parte creo que voy a dejar otra vez a barbecho las matemáticas, pero volveré a ellas. Ahora voy a seguir con las pandemias, el tema de moda. Pero éste yo recomendar lo recomiendo, que si no me hubiese gustado ni lo habría acabado. Os recomiendo la versión en papel o en su defecto leer en un formato grande porque las imágenes piden verse bien.

Si os queréis lanzar a la aventura, lo tenéis aquí: Eso no estaba en mi libro de Matemáticas: Curiosidades matemáticas para despertar tu mente

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!

La amenaza más letal

Se me están acumulando los libros sobre pandemias que tengo pendientes de lectura, pero he podido tachar uno de la lista. Hoy os traigo Deadliest Enemy: Our War Against Killer Germs. Aunque yo lo he leído en inglés, ha sido traducido recientemente a español como La amenaza más letal: Nuestra guerra contra las pandemias y cómo evitar la próxima.

Aquí os va la reseña con mi opinión del libro, y un resumen de algunas de las partes que me han parecido más destacables.

En este libro se hace un repaso detallado de todas las pandemias y amagos de pandemias que hemos vivido. Desde aquellas más históricas de las que desde el punto de vista científico nos faltan demasiados datos, hasta las más recientes. Y el repaso lo hace alguien que lo ha vivido de primera mano y nos cuenta sus experiencias.

Vamos a recordar la expansión y la confusión del VIH, también lo que pasó con el ébola hace no tantos años, y aquel miedo a la «gripe A» en el año 2009, pero también vamos a ir mucho más atrás. Aunque los detalles del pasado son muy interesantes, a nivel personal, a mi me ha enganchado especialmente la parte en la que el autor va contando sus vivencias, esa parte en la que se habla de cosas que pasaron durante mi vida, y que me va recordando lo que se dijo a priori y a posteriori y lo más claro, que no aprendemos.

En un capítulo especialmente traumático, el autor hace una predicción de qué ocurrirá durante la próxima pandemia. El confinamiento a nivel mundial, los problemas económicos, la cancelación de vuelos comerciales, el cierre de escuelas… ¿os suena? Sólo cometió un error, y es que como todos, creía que lo más probable era que se debiese a una nueva cepa de la gripe. Cepas de la gripe tenemos unas cuantas latentes, que en cualquier momento podrían dar el salto y provocar una pandemia. Y eso, aunque nos duela reconocerlo, sigue siendo así. Y ahora especialmente tenemos que tener en cuenta que puede ocurrir incluso cuando estamos ya en medio de otra pandemia diferente.

El repaso que se hace al SARS y al MERS también es muy interesante, y sobretodo la advertencia de que otro coronavirus similar podría llegar. En sí, una de las últimas frases del libro hace una lista de virus que podrían provocar esa pandemia y en ella está el coronavirus. ¿Se veía venir? Claro que se veía venir, pero nunca sabíamos cuándo iba a ocurrir y quizá para poder dormir más tranquilos, todos queríamos convencernos de que no iba a ser de ésta, pero ha sido. Ahora la duda es si puede venir algo peor. ¿Mi idea? Sí, puede venir algo peor, así que tenemos que aprender rápido de lo que estamos viviendo y estar preparados. No repitamos los errores del pasado, no esperemos a que lleguen segundas o terceras olas. Sabemos qué ocurrió antes, apliquemos los modelos y no caigamos en el error de pensar que esta vez va a ser diferente.

Si queréis leer el libro, y deberíais, para poder entender todo lo que está pasando, podéis hacerlo en su versión Kindle (mucho más manejable) en el siguiente enlace, que además permite que yo pueda seguir comprándome más libros:

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!

El Anacronópete

Hay libros que llevan mucho tiempo entre nosotros y que pasan desapercibidos hasta que algo hace que reciban mucha atención. Ese ha sido el caso ahora con El Anacronópete, de Enrique Gaspar y Rimbau, libro que pese a llevar muchos años publicado, jamás ha recibido la fama que merece.

Recientemente, tras la aparición de El Anacronópete en El Ministerio del Tiempo, un montón de personas descubrieron la existencia del tal historia. Aquellos que siguen la serie ya saben de qué va el asunto, pero para los que no la ven (que deberían), el Anacronópete es una máquina del tiempo un tanto peculiar. La descripción en el libro se acerca a la de una nave espacial, pero a un modelo de hace ya unas cuantas décadas. La nave permite viajar por el tiempo, aunque de forma más lenta de lo que esperaríamos, ya que dependiendo de lo cerca o lejos que se desplacen tardarán más o menos tiempo. Además, para que el paso del tiempo no afecte a los viajeros, éstos han de consumir el fluido García, la bebida que permite que su cuerpo no se altere. Así, los personajes de la historia visitan varios puntos de la historia sin limitarse a la de España.

Una nave temporal… pero con estilo

La descripción de los hechos históricos es bastante adecuada al principio del libro, pero poco a poco va tomando más y más señales de fantasía. Sin desvelar detalles de lo que ocurre, diré que en China una ya pone cara rara, pero lo de Noé rompe todos los esquemas. Además, ciertos comentarios excesivamente machistas o racistas hacen poner mala cara, pero si se tiene en cuenta cuando se escribió el libro, el contexto todo lo explica. Cada vez somos mejores personas, sin duda.

Aunque tenga mis críticas a parte de la forma de narrar la historia, no deja de ser quizá el primer libro de viajes en el tiempo y, casi sin duda, el primero escrito en español con ese tipo de detalles. Algo en mi cerebro lo asocia con Doctor Who y quizá sea al revés, quizá para el doctor alguien se inspiró en esa historia que en nuestra mente colectiva había quedado bastante olvidada. Además, pese a que se intentar dar numerosas explicaciones científicas, peca de nuevo de falta de rigor por el momento en el que fue escrito, pero sin duda hace reflexionar sobre lo que una mente de esa época pensaba sobre la ciencia. En cualquier caso demuestra algo… estamos en el año 2020 y todavía no hemos descubierto cómo hacer viajes temporales. Eso sí, el pasado mejor no lo toquemos, que la historia es la que es y si la alteramos igual vamos a peor.

Si queréis leer El Anacronópete, cosa que recomiendo (y además es muy ligerito), podéis hacerlo apoyándome a la vez, si lo compráis siguiendo este enlace a Amazon: El Anacronópete.

Si quieres apoyarme sin más, pero ahora no quieres ponerte a leer, siempre puedes invitarme a un café, que a veces necesito ayuda para encontrar horas extra para leer!