Un científico en el país de las maravillas

Aunque este libro no era de mi propiedad, en cuanto tuve la oportunidad le eché la mano y aproveché para leérmelo… en un día. Desde la primera página a la última pasaron menos de 24 horas (vale, había un viaje de por medio y mucho tiempo para leer).

En este libro Edzard Ernst nos cuenta su vida. Nos cuenta cómo desde la más profunda ignorancia creyó en la homeopatía y en cómo vio la luz. Cómo pasó por numerosas pseudoterapias en su carrera, ejerciéndolas, y cómo veía que aquello no funcionaba y se volvió su mayor enemigo. Y lo hizo desde dentro. Lo hizo estudiándolas, analizándolas. Lo hizo a conciencia, demostrando que no, no funcionan.

Se ganó muchos enemigos, pero también ha servido de inspiración a otras muchas personas. Si el sistema falla, si crees que algo está mal, lucha por cambiar el sistema desde dentro. Y lo hizo, lo hizo toda su vida.

Sin duda, por la temática, es una lectura más que recomendada. Pero además, creo que la forma en la que se cuenta la historia, cómo está escrita, es muy atractiva. Yo lo leí en castellano y la traducción es muy buena. Os animo a leerlo, pero también a regalárselo a todos aquellos que creáis que todavía pueden ver la luz de las evidencias científicas.

Si lo queréis, podéis encontrarlo aquí: Un científico en el país de las maravillas.

El planeta improbable

A principios de año, en un extraño acto de masoquismo, leí un libro… magufo. Tranquilos, no he financiado a nadie con esa lectura. No ha sido más que una pérdida de tiempo por mi parte, aunque me sirve para afianzar mi posición en el debate.

Este libro, Improbable Planet. Describe la creación del universo y nuestro papel en él desde el punto de vista de alguien que considera que todo está realmente organizado por la mano de un ser superior.

Los primeros capítulos del libro están bien, honestamente. Se puede ignorar fácilmente la paja mental sobre el diseño inteligente y todo eso y centrarse en los hechos que se cuentan, pero según la historia iba avanzando, mi mal humor iba creciendo. Llegado cierto punto, no me podía creer lo que el autor decía. Con la de pruebas que tenemos de que esto es puro azar… pero claro, cada uno ve las cosas como las quiere ver, y no todos ven las evidencias científicas.

¿Os lo recomiendo? Sorprendentemente, diría que quizá. Es una buena lectura crítica, porque para poder defender nuestro punto de vista tenemos que conocer los puntos de vista de los otros (o sea, los equivocados). A mi me cuesta mucho discutir con la gente que tiene estas ideas porque me enciendo muy rápido, así que leer es una forma más pausada de saber qué piensan. Además, si me enciendo, ya me calmaré, no voy a desatar mi ira contra mi interlocutor.

Si queréis comprarlo, la edición para Kindle tiene un precio razonable. Al menos razonable para lo que os vais a reír con lo absurdas que son sus ideas. Así que aquí os dejo un enlace: Improbable Planet.