Buen/mal día

Hoy empezó siendo lo que podría haber sido un maravilloso día🙂

Llegué a la facultad al trabajo  y sonó el móvil:

– Oye, sabes quien se ha muerto??

– Erg… mucha gente?… Quién en concreto?

-Jose Luis!

Vaya, qué putada. Públicamente (todo lo públicamente que puede ser mi minúsculo blog) reconozco que todo lo que he dicho a lo largo de mi vida sobre este hombre no iba en serio. Os juro que en el fondo seguro que era una buena persona… aunque yo nunca llegué a conocer a esa gran persona. Para mi siempre fue JL, aka “el yogurín”, aka “yogurcito caducado”, aka “el cachondo” (esta última no coincide mucho con mis opiniones personales). La verdad me da pena no haber llegado a conocerlo más… y no haber descubierto a esa maravillosa persona.

Muertos a un lado, el día continuó. Yo vivía feliz pensando en múltiples cosas: en Raistlin, en el mago/paladín con el que jugaré en el diablo III, en el sentido de la vida… Vivía feliz en mi nube. Pero algo iba mal, ya lo veía yo…

Entonces me fui a comer. Iba yo tranquilamente en mi coche (recordemos que es un Kia Ceed que me compré en abril…) cuando de  pronto me doy cuenta que demasiada gente me está pitando. Que me piten es algo común: soy mujer, conduzco un coche negro típico de chico, a veces conduzco un poco a lo basto (sólo a veces)… pero me pitaban demasiado… y entonces me doy cuenta ¡No funcionan los intermitentes! Creedme, conducir sin intermitentes es complicado… no entiendo como hay gente que lo hace aparentemente tan bien.

Cuando entré a casa y se encendieron las luces se solucionó el problema (se encendieron las luces de emergencia, botón que había pulsado dos millones de veces). No ha vuelto a fallar… tendré que revisarlo, que me lo cubre la supergarantía de 7 años. Esperemos no empezar ya con los fallos… o Kia se comerá el coche…

Ya estaba claro que el día estaba gafado. Me voy al curro y me pongo con mi expresión de proteínas (no vamos a profundizar en ello que hay por ahí quien dice que paso demasiado tiempo hablando de la rodilla del virus). Pongo un gel y veo que la cubeta pierde. Relleno. Sigue perdiendo. Me cago en los muertos de la cubeta. Desafío las leyes de la física e intento cargar el gel. Primera muestra: se sale. KaRMe pone cara de ir a matar al primer ser que diga algo. Segunda muestra: se vuelve a salir. KaRMe estalla:

– Sergio… ¡Este gel es una puta mierda!!!!!

En ese momento me doy cuenta que todo el laboratorio me mira con cara de susto. Sergio intenta desaparecer del mapa (intento poco exitoso). De repente todo el mundo intenta darme consejos para evitar que las muestras se me vayan de paseo. La cubeta sigue perdiendo: leyes de la física 1- KaRMe 0. Rellenamos de todo la cubeta: “se sobra cheja”. Sigo acordándome de todos los muertos de la cubeta y en medio intento seguir algunos de los consejos recibidos y cargo el gel. Veo una burbujita. Amenazo al gel con lanzarlo por la ventana… Acabo de cargar el gel…

Hasta mañana no podré decir si salió algo productivo del dichoso gel, pero me temo que tanto esfuerzo sólo va a servir para confirmar que mi plásmido se ha ido de paseo… y ya no está en mis células. Qué frustrante!!

Por ahora seguiré reflexionando sobre el sentido de la vida… a ver si mañana tengo un día mejor!

4 comentarios en “Buen/mal día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s