La confianza en el alumno

Soy idiota.

Hoy tuve un examen de psicología. Estaba yo sola, porque el día que lo hizo el resto de la clase yo no podía…

Llegué y el profesor no estaba. Empecé a impacientarme…

Llegó el profesor, con toda la calma del mundo. Dijo que si quería examen oral. Yo dije que no y puse un ¬¬ (realmente esto viene a que ese tipo se enrolla como una persiana y ese examen podía ser infinito…).

Me dió a elegir entre tres exámenes de 3 grupos diferentes. Yo me quedé con el que me correspondía… porque ya lo había visto (aunque le dije que no, además de idiota soy mentirosa). Me dijo que de las 10 preguntas hiciese entre 3 y 5, y además un comentario de un texto que no tenía ni pies ni cabeza.

Allí me senté yo sola, en la sala de juntas, y empecé con mi paja mental sobre cómo mola el constructivismo. De allí a lo que a mi me parecieron 5 minutos (realmente fue hora y media más tarde), el tipo vino a insistir en que el resto podía hacerlo oral. Le volví a poner la misma cara: ¬¬ . No me importa escribir, me gusta escribir, así organizo mis ideas… (realmente a estas alturas era un “a la cara no soy capaz de decirte tal sarta de idioteces sin reirme”). Sigo… me quedo sin tinta. Esto me hace reflexionar que quizá he escrito demasiado. Cuento los folios…. van cinco. Mejor voy parando, o el tipo me manda a la mierda.

Voy y entrego. El tipo se pone a contarme su vida… yo me pongo a mirar a los pajaritos. Finalmente me suena el móvil y aprovecho la excusa para irme… que es que me están esperando para una cuestión de vida o muerte.

¿Por qué soy idiota? Porque todo ese tiempo del examen en el que estuve sola en una sala en la que escuchaba al tipo acercarse, tenía en el bolso los esquemas de la materia del examen, y podía haberme puesto a copiar sin ningún problema… y no lo hice. Es más, ni tan siquiera me lo plantee… hasta que salí de allí. ¿A sido un ataque de moralidad subconsciente?

3 comentarios en “La confianza en el alumno

  1. Veamos, tu profe está loco pero no es idiota. Es más, aunque no te lo creas es un genio en su campo. Si hubieses copiado de los esquemas se habría dado cuenta. Por eso te deja sola y se va. Por eso te ofrece hacerlo oral, para verificar que no copias o bien ve como le largas el rollo o bien lee tus desvaríos. Los desvaríos es lo que tienen, que no se pueden organizar en ningún esquema.

    Por otra parte es cierto que la ética es un coñazo. Acaba por aguarte toda posibilidad de vida cómoda…

  2. Yo creo que en la universidad….cuando “se supone” que lo que estudias te gusta, ya ni te planteas copiar, más allá de las clásicas fórmulas “de apoyo” que puedes escribir en la calculadora xD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s