Érase una vez… el hígado

El hígado. El primer eslabón en la limpieza de residuos en nuestro cuerpo. En este capítulo de Érase una vez la vida veremos cual es su función.

El hígado nos protege, pero por desgracia también se infecta con bastante facilidad. Se ocupa de eliminar muchas sustancias tóxicas de nuestro cuerpo, y también de transformar diferentes sustancias y enviarlas a su destino, ya sea para ayudar a la digestión o para ayudar al cerebro cuando necesita más azúcar.

En este capítulo vemos como un niño se queda sin energía, lo que le provoca una caída. Se genera un corte y, como ya habíamos aprendido antes, las plaquetas van a arreglarlo, pero desde el hígado se manda fibrinógeno, que ayuda a mantener la herida cerrada.

Como sus brazos no tenían energía, es imprescindible liberar azúcar y proteínas. Además, en paralelo, se está formando la bilis, que necesita mucha agua. Este niño no come muy sano y aunque el colesterol es necesario en nuestro organismo para formar las membranas, una acumulación puede ser un problema, lo que se nos explica con la acumulación de colesterol en la arteria coronaria… colesterol que no viene del hígado, que viene de los alimentos.

La infección que toca en el hígado

La infección de este capítulo tenía que ser sí o sí en el hígado, así que los virus tenían que ser de la hepatitis. Tiene ictericia. Los virus consiguen reprogramar las «fábricas» en el hígado para generar más virus. Vamos, que usan los ribosomas para expresar sus proteínas. El cuerpo reacciona generando interferón, que evita que la infección se extienda y van los linfocitos a ayudar… y ya está.

Curiosamente en este capítulo no hemos tenido un final de niño curado, acaba cuando todavía está, en teoría, recuperándose, cosa que es bastante extraña. Pero bueno, sabemos que sale adelante, porque en el siguiente capítulo seguiremos viendo su vida avanza.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Érase una vez… la digestión

Tras haber visto la boca y los dientes, ahora nos toca ver qué pasa cuando comemos, y cómo se digieren los alimentos. Vamos a hablar de la digestión. Estamos ya en el capítulo 15 de Érase una vez la vida.

La comida es empujada hacia el estómago, en el que va entrando despacio. Allí los nutrientes se rompen y se disuelven, con la ayuda del jugo gástrico y las enzimas. También de las hormonas, que activan a las enzimas. Pero parece evidente que se está comiendo demasiado azúcar y demasiada grasa…

Peligro, infección

Los nutrientes pasan al intestino. Ahí se detectan por primera vez bacterias claramente malas, que se hacen pasar por E. coli pero que no lo son. Las E. coli que hay ahí son buenas para nosotros, porque ayudan a procesar los alimentos y generar vitaminas.

Como el niño ha comido de más va a vomitar. Eso genera muchas turbulencias en el interior. Pero volvamos al intestino, que es donde absorbemos los nutrientes.

En el duodeno finalmente se identifica al intruso, son Salmonella. Los anticuerpos y los macrófagos can a atacar. A esas alturas sólo quedan las libras en el intestino, que ayudan en el proceso de la digestión. Ya en el colon, las Salmonellas se están reproduciendo muy rápido y hacen falta refuerzos. Los macrófagos y los linfocitos no llegan, así que el refuerzo son las bacterias «buenas», que se multiplican y eliminan a las malas. Después de ganar la batalla, ya sólo queda eliminar los residuos (comentario que dejan en el aire mientras el niño entra al baño).

La moralina en la digestión

Esa Salmonella entró en el cuerpo porque el niño no se había lavado las manos antes de comer. Es una forma posible, pero quizá deberían haber aprovechado para hablar de los alimentos contaminados. En fin, ojalá todas las salmonelosis se arreglasen en una noche…

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Érase una vez… la boca y los dientes

En este nuevo capítulo de Érase una vez la vida empezamos con el proceso de la digestión, y para ello nos centramos primero en la boca y, especialmente, en los dientes.

En nuestra boca, para procesar los alimentos, tenemos los dientes, la lengua y la saliva. Producimos dos litros de saliva al día. Lamentablemente, cuando se hizo este capítulo, se insistió en que la lengua tiene diferentes regiones para los sabores, cosa que sabemos de sobra que no es cierta, y ya se sabía en ese momento. También hablan sólo de cuatro sabores, sin incluir el umami.

Cuando el niño come, diferentes impulsos nerviosos reaccionan al sabor. Por ejemplo, detectan que no hay suficiente sal y lo transmiten. Eso sí, en los tiempos que corren, ver a tanta gente soplar encima de una cuchara se ve como algo horrible.

La infección en los dientes

En la boca hay bacterias que están esperando azúcar. Cuando finalmente llega, se ponen «fuertes» y están listas para atacar, buscando un punto débil expuesto. Quieren hacer un agujero, cuando estén en el nervio provocarán dolor, y después de llegar a la raíz conseguirán acceder al torrente sanguíneo para colonizar todo el cuerpo… pero su primer intento sale mal. La niña se lava los dientes y entre el cepillado y la pasta de dientes vuelven a su posición inicial, porque no consigue eliminarlas del todo.

Al comerse un caramelo, atacan de nuevo. Esta vez la niña no se lava los dientes y se posicionan mejor, lo que les permite sobrevivir en el futuro, y guardarse suficiente azúcar. Así va pasando el tiempo y ganan terreno… pero cuando llegan al nervio el dolor hace que la niña se queje y la madre la lleve al dentista.

El dentista detecta el agujero, una caries vaya. Pero mientras unas pocas bacterias, que por cierto son Streptococcus mutans, se cuelan a la sangre. Por suerte se las identifica y elimina. De toda la estructura que tenían montada en su operación pronto queda poco, porque el dentista limpia a fondo la infección.

La moralina

La conclusión de éste capítulo es que hay que lavarse los dientes, no sólo un par de veces al día o después de comer, hay que hacerlo cada vez que se coma algo dulce, para evitar que las bacterias usen el azúcar para agujerear los dientes. Y digo yo… ¿qué tal recomendar menos azúcar en la dieta? Supongo que eso en los ochenta no estaba de moda.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Érase una vez… la piel

La piel, el órgano más complejo del cuerpo humano. O al menos así lo describen algunos. Ese va a ser el tema que nos ocupe en este capítulo 13 de Érase una vez la vida, justo a la mitad de la serie.

La estructura de la piel

Nuestra piel está formada por varias capas. Las células de la epidermis, la capa más externa, se renuevan cada 20 días. Vamos a ir viendo las diferentes estructuras con nuestros ya colegas los glóbulos rojos, que están llevando oxígeno a los capilares que llegan a la piel.

Allí se encuentran a los melanocitos, que aunque pueden parecer unos vagos (vagas, concretamente), desempeñan una función fundamental. Se vuelven marrones al exponerse al sol (por eso nos bronceamos) y además crean la vitamina D.

Cuando dejan la epidermis se van a la dermis, en la que se encuentran muchas células sensoriales. Hay nervios, y especialmente en las manos tenemos muchos. Las terminaciones de esos nervios detectan pequeñas diferencias en el exterior. La epidermis es muy fina en los dedos, por eso con ellos notamos «más». Esos nervios también se encargan de ponernos la piel de gallina y de sentir el frío.

Los jardines de Italia de la piel

Como muchas partes de la piel fueron descubiertas por italianos, el profesor dice que se encuentran en los jardines de Italia. Allí hay muchos corpúsculos. Pasan a la hipodermis, en la que hay grasa que se para la piel de los músculos (y los protege). También se encuentran una glándula de sudor, y es que tenemos más de 3 millones! Nos ayudan a regular la temperatura corporal.

La infección nuestra de cada capítulo

Hay un pelo que se mueve de una forma extraña, y es que un mosquito está en la piel. Pica y quita sangre, y a la vez inyecta antígenos (bueno, inyecta anticoagulantes, pero vale). Los anticuerpos reconocen esos antígenos como de Anopheles (es un tipo de mosquito, transmite malaria).

Es fundamental evitar una reacción alérgica, pero hay que liberar histamina para luchar contra esa entrada, mientras las plaquetas intentan arreglar el agujero de la picadura. Por suerte lo controlan y sólo se produce una pequeña inflamación… pero el chico se rasca y queda suficiente hueco al haberse arrancado células para que entren bacterias. Los anticuerpos intentan eliminarlas, pero no parece ser suficiente.

La metedura de pata

Como con los anticuerpos no es suficiente, hay que ayudar. Por eso la madre del chaval limpia la herida con agua oxigenada diciendo que es desinfectante. Noooo! Aunque en los 80 ésta era una teoría más que aceptada, a día de hoy sabemos que el agua oxigenada hace tanto daño a nuestras células expuestas como a las bacterias que pueda haber en la herida. Además, no penetra en la piel. Por eso, en una situación como esa, lo correcto habría sido lavar la herida con agua y jabón (sí, agua y jabón) o utilizar clorhexidina para su desinfección.

Pero eran los 80… por suerte hemos aprendido desde entonces y ya sabemos que lo que escuece, no necesariamente cura.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Érase una vez… el oído

El oído. El capítulo 12 de Érase una vez la vida nos vamos a centrar en la audición y en general, las funciones del oído.

El sonido y la estructura del oído

Los sonidos son ondas que, si llevan la trayectoria adecuada, entran en nuestros oídos. Esas ondas van a llegar a la cóclea, y ahí comenzará la transmisión de la señal para que nuestro cerebro pueda interpretarlas. Los iones de sodio son los encargados de actuar como mensajeros de las vibraciones, que se caracterizan por una frecuencia y una amplitud determinadas. Ese sodio ayudará a los neurotransmisores (que se representan como espermatozoides, lo que me confunde mucho). Otros neurotransmisores tienen un aspecto mucho más lógico aquí para su función: son como notas musicales.

La señal que transmite el oído va a viajar por el nervio auditivo, y el cerebro la va a procesar. Eso sí, todavía no sabemos exactamente cómo.

La infección nuestra de cada capítulo

En un cambio de escena vamos a ver a los glóbulos rojos y los anticuerpos bailando al ritmo de la música que se escucha. Notan algo parecido a un terremoto, porque se encuentran en la zona en la que se amplifica la vibración. Pero algo va mal… hay bacterias!

Las bacterias se encuentran en la trompa de Eustaquio dispuestas a provocar una otitis. Pero no pasa nada, porque llegan los linfocitos y reclutan a los anticuerpos para eliminarlas, por lo que el dolor se va.

El contacto con el exterior

En una nueva escena los niños salen en bici y casi los atropellan. Los pitidos son tan fuertes que provocan dolor, por lo que es necesario un mensajero especial que transmita el dolor al cerebro para que mande la orden de taparse las orejas. Eso sí, a los malos los multan por conducir mal.

Y es que ya lo dicen… cuando vivíamos en las cavernas teníamos una audición mejor, porque era imprescindible para poder protegernos. Por eso ahora somos tan sensibles a sonidos altos, porque los interpretamos como algo peligroso.

La moralina de cada capítulo

Cuando llevamos los auriculares con el volumen demasiado alto podemos dañar el oído, y es un daño irreversible. Por eso es imprescindible regular el volumen!

Por último, y nada desdeñable, el oído también nos permite mantener el equilibrio, gracias al aparato vestibular.

Ahora que ya sabemos cómo funciona el oído, en el próximo capítulo pasaremos a un nuevo sentido: el tacto.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.