Limpieza

Nunca he sido una de esas paranoicas que no comen ni beben en el sitio de estudio. Soy una de esas personas que pasan demasiadas horas al día comiendo o bebiendo (especialmente bebiendo), y acostumbro a hacerlo mientras leo/estudio/veo algo. Si sumamos esto al hecho de que tengo encima de mi escritorio una ventana (cosa de los dúplex) y que cada vez que se abre cae un montón de mierda encima de mi (y de mi teclado), pues podéis imaginar la cantidad de mierda que se había acumulado sobre las teclas…

Como soy consciente de la cantidad de bichos que me rodean, hace tiempo que he superado la paranoia de tener todo limpio… pero esto empezaba a dar asco. Las lestras tenían las esquinas grisáceas y lo negro y azul oscuro ya no se diferenciaba, así que este mediodía procedí a una limpieza de teclado. Tengo un teclado +ratón Logitech inalámbricos (el ratón hasta es láser) y les tengo mucho cariño (incluso fueron un regalo).

El primer paso supuso quitar todo lo que había debajo de las teclas. Como sé que intentar quitar las teclas no es muy buena idea porque nunca quedan como estaban (esto ya lo habíamos probado en el teclado anterior), lo que hice fue coger un pincelito rosa que tenía. ¿Un pincelito rosa? Eso os preguntaréis todos… Y yo también me preguntaba para qué coño quería yo ese pincelito que venía en un set de maquillaje. Ahora ya le he encontrado utilidad🙂

Después cogí unos bastoncitos (unos 20) y un bote de alcohol (vale, aquí a lo mejor se nota que en el fondo soy un poco paranoica con esto de la desinfección) y me puse a limpiar tecla por tecla todo el teclado. Acabé pasando una gamuza (de estas de limpiar gafas), empapada en alcohol en el reposamuñecas (lo que queda) y en los laterales. Al ratón le hice lo mismo.

Ahora descubrí que en el teclado hay bastantes teclas que ya están pulidas, aunque lo que más me llama la atención es el estado de la barra espaciadora… no es que se esté puliendo, es que es un espejo… y es que esta no la rozo con el dedo, le doy con la uña. Esto también explica el estado de la uña del pulgar derecho. Al menos a mi no me salen callos con forma de letras de mando de consola.

El ratón me lo ha agradecido… ha decidido que tiene más batería de la que tenía: lo cargo cada 2 meses así a ojo. Lo del teclado no tiene nombre… lleva más de un año con las mismas pilas y a veces me pregunto si no vendrá un duende por las noches a cambiarlas… porque no es que teclee poco.

Ahora, con un tclado impecable, voy a ponerme a pasar apuntes.

Próximamente… ¿qué hay dentro de mi bolso?

2 comentarios en “Limpieza

  1. Las habitaciones comunes las limpios a menudo, mi habitación en cambio convivo gracilmente con el “monstruo de la pelusa”. Además hay que tener suciedada para no sufrir sindromes de enfermedades autoinmunes.😀

    Lo cierto es que no se si las mujeres por cuidar a la prole y mantener limpio el nido sois más quisquillosas en ese aspecto.

    No abandones a “Pelusín”, él no lo haría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s