Aprendiendo a enseñar II

Unha barra de ferro salva máis vidas que un aparato de resonancia magnética nuclear.

Supongo que todos lo entenderéis (el gallego se entiende sin problemas)… esta joya la dijo un profesor de magisterio… y lo jodido es que tiene razón, si la sitúas en contexto, claro.

La barra de hierro viene siendo una cosa para evitar que los niños al salir del colegio se tiren a la carretera corriendo… así tienen que dar la vuelta y así no corren, con lo cual ven venir a los coches… y los coches ven venir a los niños.

Digo que tiene razón, porque en la puerta de la facultad de magisterio han puesto una barra de esas, y desde que la pusieron no han vuelto a atropellar a nadie en ese paso de peatones (aunque sí en el resto de los que hay en la calle). Si es que en magisterio, directamente, son como niños.

Pese a todo, supongo que podía ser un poco más blandita, no vaya a ser que el niño se abra la cabeza…

Anuncios

2 comentarios en “Aprendiendo a enseñar II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s