Hoy hice mi primera disección partiendo de un animal vivo. Sé que es bastante sorprendente llegar así a tercero de carrera… pero es lo que hay.

Descripción sádica de la práctica:

No eran ratas, eran ratones. Blancos, pequeños, con el rabo largo (KaRMe observa rabo encima del monitor…). Primero había que “dormirlos” con éter, en cantidades suficientes para llegar a la intoxicación. Había que cogerlo y meterlo en un bote con éter, cogerlo fue lo peor, fue el único contacto con el animal vivo. Estaba allí, se movía, pero tenías que echar la mano a un rabo, sin más, y echarlo al bote. Fue jodido. La hijaputa de Laura hizo que lo hiciera yo. Matar a un animal es algo difícil para una bióloga. Al menos pienso que total a los sobrantes los mataron igual, así que al menos yo lo usé para algo.

Una vez muerto el ratón, nos lo pusieron en la ¿bandeja? de disección. Ahi tuvimos que clavarlo, y abrirlo en canal. Una vez abierto y con la cavidad torácica abierta con alfileres le perdimos el respeto, y fue una práctica más, ya no era un animalito inocente.

Primero había que extraer el bazo. Eso era sencillo. Cualquiere identifica el bazo. Se tiraba de él y punto. Pa la Petri. Después el timo. Para eso hubo que abrirlo más, y le vimos el corazón. Aún latía (Pilar había jurado y perjurado que estaba muerto del todo). Eso fue chungo… Pero para coger el timo había que quitar el corazón, así que lo más delicadamente seccioné una arteria (era mejor que estallar el corazón). Y se desangró. Laura metió un papel entre las tripas para quitar la sangre. Después seguimos con lo del timo.

Lo siguiente era la médula. Había que arrancarle los fémures. Eso lo hizo mayoritariamente Laura, que a mi el asunto no me rompía por donde debía. Y se me desclavaban las patas y el ratón se ponía a bailar y no era plan.

Con todo eso hicimos unas precipitaciones y bla bla bla (parte que a nadie le interesa). Mientras estaba centrifugando para precipitar, me quedé fozando en el ratón. Analicé todo el aparato digestivo (pero como he madurado esta vez no metí las pinzas por la boca para seguir el tubo digestivo), también el urinario, y los mierdapulmones. Vi que era hembra. Observé los ovarios. Focé en los riñones un rato.

Después me puse a hacer el mono, tiré de la lengua y se la enganché de lado con los dientes, quedó gracioso. Luego vino Laura, le arrancó un riñón, los dientes y lo puso a bailar, y la profesora opinó que era el momento que quitarnos los ratones. Había que meterlo en una bolsa para llevarlos a incinerar (eso dijeron), pero antes cogí mi trofeo de prácticas, la cola del ratón. ¿Dónde la expongo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s