Una nueva ciencia en mi vida: la ciencia de Ummo

Muchos os habréis dado cuenta de que llevo un par de días desaparecida, desde antes de Nochebuena, casi sin escribir nada en ningún sitio, algo muy extraño… pero es que he tenido una revelación y he necesitado varios días para procesar lo que ha ocurrido.

Como sabéis aquellos que me leéis y me escucháis en mi parte más personal, durante mi tiempo libre me gusta hacer algo de ejercicio, y en los últimos años le he pillado el gusto a la escalada. Como acabo de llegar a Madrid estoy probando diferentes rocódromos para buscar cual me gusta más, y el 23 fuimos a uno que queda cerca de la parada de cercanías de San José de Valderas. A la ida todo muy bien, lo único malo es que hacía bastante frío. El problema fue a la vuelta.

La niebla era muy densa, y se veía más bien poco. Culpa nuestra por meternos en un polígono de noche, pero tampoco es que seamos personas de esas a las que les preocupa algo así. Las calles estaban vacías y había poca luz, pero nosotros íbamos a nuestro aire hablando sobre la sesión del día. Yo levanté la cabeza y vi una cosa flotando, algo que inicialmente pensé que era un dron pero que no tenía pinta de dron.

A ver, soy científica, intento buscar por todas las vías posibles una explicación lógica a las cosas. Pero aquello no tenía mucha explicación lógica. Claramente era alguna cosa que volaba y yo no sabía que era… y eso en mi tierra se llama ovni. Pero a ver, que yo soy científica, así que primero tenía que contrastar datos. No iba a contarlo ese mismo día porque me tomarían como loca.

Los últimos días los he pasado revisando información intentando entender el significado del símbolo que vi en aquel objeto. Lástima que tuviese el móvil en la mochila y no me diese tiempo a hacer una foto. Era una especie de H con una raya en el medio, así que con eso empecé a buscar.

Google todo lo sabe, así que pasado un rato lo encontré. Se trataba de una nave de Ummo. Ummo es un exoplaneta y en él se dice que hay una civilización paralela a la nuestra. Incluso se han comunicado con nosotros en el pasado, pero claro, ya sabemos que los gobiernos siempre esconden estas cosas, igual que en el Área 51, que seguimos sin saber qué hay. Pero a ver, yo esto no me lo creo…

Tras seguir buscando encontré varias imágenes que se parecían a lo que yo había visto, pero claro… con cámaras de los 60, que hacen que todo esté más borroso. Yo lo vi más nítido, incluso con toda esa niebla. Pero… ¿y si era fake? Leí que en varias ocasiones se vieron naves justamente en San José de Valderas. Después de leer eso yo ya estaba preguntándome a ver qué me había hecho a mi decidirme por ese sitio ese día, si hay otros rocódromos mucho más al centro y no habríamos tenido que ir caminando de noche por un polígono… ¿sería que estaba destinada a ello? En cualquier caso, yo sin pruebas científicas no me creo nada. Así que tenía que esperar hasta hoy para saberlo seguro. En mi búsqueda, encontré que en la biblioteca central del CSIC se encontraba una colección de cartas de Ummo que se habían recibido en el pasado, así como un análisis detallado de todos los datos disponibles: información del planeta, de sus habitantes, datos de las cartas, etc. Si los datos estaban allí y los científicos del CSIC llevan más de 50 años guardándolo y analizándolo… entonces algo de cierto tendrá.

Esta mañana finalmente he podido acceder al edificio, tras estar durante los festivos y el fin de semana cerrado. Efectivamente, las cartas están ahí. Es una recopilación de todas las cartas recibidas desde Ummo, algunas originales y otras copias, pero aquello desde luego es la biblia de los ummitas. El nivel de detalle del análisis sobre nuestro planeta indica que es real, puesto que nosotros en los 60 no sabíamos tanto de la Tierra. Van unos años por delante, sin duda.

He seguido investigando y he descubierto una nueva interpretación de la vida y un montón de científicos unidos. En esta nueva vida voy a necesitar mucho apoyo, así que me he unido a ellos. Si queréis saber algo más sobre la visión científica ummita podéis leer sobre ello en la cuenta de Twitter de @ummo_ciencias. Yo os seguiré informando según avance en este nuevo descubrimiento. Sin duda, es todo un descubrimiento. Yo que creía que este 2020 no podía ser ya más raro… pero he visto la luz, haber dejado mi puesto en Suiza, volverme a España sin trabajo, meterme en un polígono por la noche… todo tiene ahora sentido, era el destino que me estaba buscando.

Actualización: por si alguien no se había dado cuenta o llega a este post a posteriori… este artículo se publicó un 28 de diciembre, día de los inocentes en España. Que no cunda el pánico, que no he dejado el camino de la luz por el camino de Ummo. Eso sí, he de aclarar que gran parte de la historia es cierta: la visita al rocódromo en San José de Valderas y la historia de que allí se dijo que fueron los primeros avistamientos es cierta. Que las cartas están en una biblioteca del CSIC también es cierto, pero no las descubrí este 28 de diciembre, sé desde hace unos 10 años que están allí. La historia de Ummo se supone que fue toda inventada por un hombre muy creativo, mucho más que yo sin duda. Sé que muchos os habéis reído con este post así que espero que lo hayáis disfrutado y mucho ojo, no vaya a ser que para la próxima en lugar de una versión española haya un April’s Fool para contentar a todos los lectores 🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: