Nuevos aires otoñales

Tras mucho misterio en el último par de semanas, ha llegado la hora de desvelar los cambios que me traía este otoño. Resulta que aunque yo estaba muy contenta con mi labor de asesora científica freelance compatibilizándolo con las actividades de divulgación, hace cosa de un mes se cruzó en mi camino una oferta de trabajo. Me lancé con nulas esperanzas, pero la vida da muchas vueltas y ayer empecé en mi nuevo puesto de trabajo. Todavía como asesora científica, pero de otra forma: como lo que se viene a llamar redactora médica.

Contaría en qué consiste el trabajo exactamente, pero por ahora estoy igual de perdida que el resto. Lo que supuestamente tendré que hacer son cosas que he hecho antes, pero desde una perspectiva diferente. Tareas que he realizado en mi doctorado y también en mi postdoc, y alguna cosilla más. Prometo que cuando me vea capaz explicaré en qué consiste el trabajo, obviamente, respetando la confidencialidad que se me requiere.

Pero yo no vengo aquí a contar esto solo para decir que tengo un trabajo nuevo, vengo a contarlo porque va a afectar en cierto grado a mi labor divulgadora. Y es que obviamente, no tengo tiempo para todo. Quizá cuando lleve más y me haya acostumbrado podré volver a hacer más cosas, pero por ahora tendrá que haber algunos reajustes. Bacteriófagos se queda como está, y Qarentena en principio también, siempre pendiente de lo que vaya ocurriendo.

La newsletter, en cambio, se verá afectada. Como no me veo capaz de gestionar todo, he decidido reducir la frecuencia de la newsletter premium, y que la gratuita siga siendo una al mes. Pero como no sé cómo podré llevar el ritmo o no, para no cobrarle a nadie por algo que no va a recibir, he paralizado los pagos. Eso implica que aquellos que han pagado seguirán con ella, pero no se pasarán nuevos pagos durante un tiempo, mientras decido cual es el ritmo adecuado. Por lo tanto, tampoco podrá haber nuevos suscriptores… pero siempre podréis invitarme a un café si lo consideráis adecuado.

Esta semana la newsletter saldrá el jueves, como correspondía, y al ser la primera del mes la recibirá todo el mundo con el enlace a este post. A partir de ahí, creo que lo mejor es moverla al fin de semana, por si hubiese alguna catástrofe que me impida escribir durante la semana. Así, a partir de la próxima semana será una por semana para los premium, y llegará el sábado. Si algún finde se me tuerce, puede que llegue más tarde… pero llegará.

Y así lo dejo por hoy, contenta con el cambio, aunque viendo que hay perspectivas de mucho trabajo por delante. Un cambio inesperado, pero los cambios suelen ser bienvenidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: