La hidroxicloroquina no funciona en el pulmón

Hoy vamos a analizar brevemente los resultados de uno de los estudios que ha demostrado que la hidroxicloroquina no funciona para evitar el progreso de la COVID-19. Aunque hay varios, este trabajo ha destacado por la sencillez y por uno de los autores, que aunque no sea el principal, llama rápidamente la atención. La sencillez se nota en el hecho de que no es común encontrar artículos en Nature que ocupen menos de una página. En cuanto a el autor que destaca, hablamos de Cristian Drosten, que es, para que nos entendamos, el equivalente a Fernando Simón en Alemania. El artículo, que es muy elegante, podéis encontrarlo aquí.

La hidroxicloroquina

Aunque la versión hidroxi se ha hecho más famosa, realmente en todo momento se ha hablado tanto de la cloroquina como la hidroxicloroquina, dos variantes de un tratamiento más que conocido para la malaria. Su modo de acción se basa en aumental el pH endosomal, lo que hace que el virus no pueda entrar… si depende del pH. Unos ensayos iniciales que se hicieron en células Vero apuntaban a que era un tratamiento efectivo y, desde entonces, se han registrado casi 100 ensayos clínicos (sorpresa, los resultados no iban por buen camino).

Molécula de hidroxicloroquina
Molécula de Hidroxicloroquina

El posible error

Como acabo de decir, aquellas primeras pruebas eran en células Vero, que es una línea celular con células del riñón. ¿Por dónde entra el virus? Por el riñón no, desde luego. Ahí está el punto clave, que es que aunque en las células del riñón un virus si entre por esa ruta dependiente del pH, en las células de las vías respiratorias lo hace por otra vía. En términos más técnicos, en células como las del riñón la catepsina L activa la espícula del virus para que pueda entrar (y eso depende del pH), pero en las vías respiratorias usa la serin proteasa TMPRSS2, que no depende del pH, y que además es esencial para la replicación posterior del virus. ¿Qué pasa si usamos la cloroquina en las células de las vías respiratorias?

Los resultados

Como ya se puede intuir a estas alturas de la narración, cuando los investigadores comprobaron el efecto de la hidroxicloroquina evitando la entrada del virus, sólo funcionaba en la famosa línea celular Vero. Si se utilizaban células pulmonares o se suplementaba las de riñón con la TMPRSS2, entonces el virus entraba aunque hubiese hidroxicloroquina. Esto indica que el bloqueo depende del tipo celular, y el que nos interesa es el pulmón.

De forma similar, también comprobaron si afectaba a la replicación dentro de las células. Como se había publicado antes, en células Vero funcionaba, pero no en las del pulmón. De nuevo, el efecto de la hidroxicloroquina era despreciable.

Las conclusiones

La hidroxicloroquina no sirve para nada. No lo dicen así, dicen que no tiene actividad antiviral en el tejido pulmonar, pero las cosas hay que decirlas directamente. Así que podemos concluir que todas esas personas (ya sabéis a quién me refiero) que han dicho que tomar hidroxicloroquina los protegía del virus, estaban perdiendo el tiempo.

Además, este trabajo destaca algo muy importante: no todas las células son iguales y hay que utilizar las correctas para cada ensayo. De nada nos sirve que funcione en el riñón si no va a funcionar en los pulmones, y posibilidad para comprobarlo en las células correctas existía (en sí, es algo que se criticó mucho en su momento). Una vez más vemos que, aunque unos resultados puedan parecer prometedores, si el experimento está mal planteado, de nada nos sirven. Por eso es tan importante el papel de los revisores antes de publicar un artículo.

Ahora, eso sí, podemos ir cancelando los estudios que todavía queden en curso con la hidroxicloroquina… si es que todavía queda alguno. Seguro que todos los que pedían que los gobiernos (el que fuere) se gastase una millonada en hidroxicloroquina ahora no reconocerán el error, pero es que por estas cosas los científicos solemos decir lo de “todavía no tenemos pruebas de que…”, porque aquí hay que dudar de todo, incluso de nuestra propia sombra!

Este post apareció primero en mi newsletter, a la que por un módico precio puedes suscribirte para recibir comentarios de las últimas novedades científicas: La newsletter de Carmela. Si prefieres esperar a que los posts lleguen aquí, también puedes apoyar mi trabajo invitándome a un café en Ko-fi:

Deja un comentario