La herencia de la inteligencia

Hoy por fin hicimos la exposición. Digo lo de por fin, porque la fecha límite que nos habíamos propuesto era el 1 de diciembre, pero por cosas de la vida se pospuso. Y hoy casi no nos toca… pero con un poco de genio (una tirada exitosa de persuasión), fuimos las primeras en exponer, y menos mal. Nos enrollamos 25 minutos, y nos hizo preguntas y todo, pero como tenemos (es decir, tengo, que fui la que se dignó a contestar) las ideas claras, el hombre se quedó mudo y dió paso a las siguientes (gracias a dios).
Me he quitado un gran peso de encima, ahora tengo tiempo para pensar en otras cosas…. y a agobiarme 😛
Eso sí, me ha quedado claro algo:

Darwin es dios, y Lewontin es su profeta.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: