Fin de 2022 y propósitos de 2023

Este año ha sido muy peculiar, en la línea peculiar de los años anteriores, y destrozándome todos los planes un año más. Pero en parte se trata de eso, de poder ir adaptándose poco a poco a los cambios que vienen a veces sin previo aviso. Más o menos me fui adaptando durante el año, creía tenerlo todo más o menos controlado, pero después del verano la cosa se me vino abajo y hubo que implementar cambios radicales.

Hace un año acababa de empezar un nuevo puesto de trabajo y era evidente que no sabía qué ocurriría durante este año. Curiosamente sigo en mi puesto de trabajo (no estaba muy segura de ello) y, como nos dirían en el cole, progreso adecuadamente. Pero ese trabajo, junto a una serie de cosas que han ido pasando, han hecho que tuviese que parar, retomar, sufrir, y no poder hacer todo lo que quería hacer porque surgen otras cosas.

Vamos a ver qué me había propuesto, y ver cómo puedo readaptar esto para el 2023, esperando que sea mejor. Porque tiene que ser mejor.

  • En un momento de saturación hace un año dije que este año leería 25 libros, pero que tendrían menos peso los de divulgación. Y aquí tenemos el primer fail. En mi trabajo de repente tuve que leer muchísimo, y lo último que quería hacer al acabar era seguir leyendo. Pese a ello he leído muchos artículos, mucha lectura de esa más ligera, pero muchos menos libros. Solo tengo apuntados cinco, pero me consta que alguno más se me está escapando. Pero no creo que lleguen a la decena. Pero esto no puede seguir así, porque necesito leer esos libros para poder mantener la mente centrada y que surjan las ideas adecuadamente. Por eso, este año volvemos al propósito original, 12 libros, uno al mes.
  • Quería seguir dedicando un ratito por las noches a ver una serie o peli o algo, y esto ocurrió de forma regular hasta que estalló la guerra. Ahí empezamos a ver muchas más noticias, y fueron meses así hasta que dejamos ese loop y volvimos a las series. Lo hemos retomado pero no puedo evaluar mucho ya que no hemos apuntado nada, así que esto lo dejo igual, seguir manteniendo un ocio televisivo que distraiga y divierta, y no ver la tele para ponerse de mal humor.
  • Quería mantenerme más en forma y creo que este propósito tengo que darlo por cumplido, porque aunque con sus altibajos, creo que he mejorado bastante a lo largo de estos últimos meses. El año que viene quiero afianzar la mejora de forma física.
  • Mi cuarto propósito de hace un año iba orientado a mi vértigo. No voy a decir que lo haya superado, porque no es el caso, pero he estado trabajando en ello y la diferencia es evidente, aunque todavía me queda trabajo. Si ahora estoy a 4, mi objetivo para el año que viene es llegar a 7 (yo me entiendo en mis unidades de medida).
  • También he cumplido el objetivo de comer menos carne y más verduras de cerca, en parte empujada por la inflación que hacía que nos replanteásemos qué comprar. Además, en los últimos meses del año, hemos empezado a comprar de forma regular frutas y verduras nacionales «imperfectas» y estamos muy contentos con ello. El año que viene me gustaría seguir la misma tendencia.
  • Hace un año quería mantener la vida minimalista aunque decía que había cosas que quería comprar. La cosa ha ido tan bien que ni siquiera me he comprado algunas de las cosas que quería… porque no están disponibles. Supongo que 2023 será un año similar, espero poder comprar las cosas que quería, pero este propósito lo elimino de la lista porque creo que ya he alcanzado un buen nivel.
  • Los fines de semana eran para disfrutar y no para trabajar, y por ello he ido recortando cosas, siendo quizá este blog el que más ha sufrido. Para este año necesito hacer un plan que pueda mantener, sin llegar a una situación de agobio como la que he tenido puntualmente durante este otoño, que hizo que recortase más… una larga historia.
  • Mi propósito laboral estaba poco claro, porque acababa de empezar. Este año me propongo encaminarme hacia un puesto senior, sea donde sea. No es algo que vaya a hacer un año, pero tengo que ponerme a ello.
  • Decía hace un año que quería seguir aquí y también probar nuevas plataformas. No he explorado nada, y me he desconectado bastante. Sí cerramos un podcast, Qarentena, y empezamos otro, La Taberna del Beagle. No quiero explorar mucho en 2023… lo que quiero es afianzar un ritmo normal y que disfrute.
  • Hace un año decía que había que dejar la pandemia atrás. Creo que la hemos dejado, aunque no en las condiciones que me habría gustado.

Así pues, vamos a ver cómo queda esto, que he quitado y que añado. Los propósitos para 2023 son:

  1. Leer (al menos) 12 libros.
  2. Desconectar (casi) todos los días con una serie o peli que me distraiga la mente.
  3. Mejorar la forma física (y mantener lo logrado), que los años pasan y hay que seguir sana.
  4. Avanzar en la superación de mi vértigo. Para el 2023 quiero el nivel «7».
  5. Mantener la tendencia del año anterior consumiendo menos carne y más verduras de cercanía.
  6. Encaminar mi carrera hacia un puesto senior.
  7. Divulgar de forma regular pero con gusto, sin sentirme obligada a publicar algo. Para ello necesitaré un plan adecuado al resto de mi vida actual.
  8. Han caído otros propósitos así que tiene que entrar uno nuevo. Este año van a quedarse en 8, y el octavo será «reducir». No se trata de tener una vida minimalista sin más, se trata de intentar reducir los residuos conscientemente, de reducir el consumo de energía, de contribuir un poco menos a cargarnos el planeta.

Y así quedan aquí escritos, un año más, una serie de propósitos que son más para mi que para el mundo, pero que necesito dejar escritos para que sea un compromiso.

¡Feliz 2023! Ojalá empecemos un año mejor, que falta nos hace a todos, y dejemos todo lo malo de 2022 en el pasado.

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil