Érase una vez… la digestión

Tras haber visto la boca y los dientes, ahora nos toca ver qué pasa cuando comemos, y cómo se digieren los alimentos. Vamos a hablar de la digestión. Estamos ya en el capítulo 15 de Érase una vez la vida.

La comida es empujada hacia el estómago, en el que va entrando despacio. Allí los nutrientes se rompen y se disuelven, con la ayuda del jugo gástrico y las enzimas. También de las hormonas, que activan a las enzimas. Pero parece evidente que se está comiendo demasiado azúcar y demasiada grasa…

Peligro, infección

Los nutrientes pasan al intestino. Ahí se detectan por primera vez bacterias claramente malas, que se hacen pasar por E. coli pero que no lo son. Las E. coli que hay ahí son buenas para nosotros, porque ayudan a procesar los alimentos y generar vitaminas.

Como el niño ha comido de más va a vomitar. Eso genera muchas turbulencias en el interior. Pero volvamos al intestino, que es donde absorbemos los nutrientes.

En el duodeno finalmente se identifica al intruso, son Salmonella. Los anticuerpos y los macrófagos can a atacar. A esas alturas sólo quedan las libras en el intestino, que ayudan en el proceso de la digestión. Ya en el colon, las Salmonellas se están reproduciendo muy rápido y hacen falta refuerzos. Los macrófagos y los linfocitos no llegan, así que el refuerzo son las bacterias «buenas», que se multiplican y eliminan a las malas. Después de ganar la batalla, ya sólo queda eliminar los residuos (comentario que dejan en el aire mientras el niño entra al baño).

La moralina en la digestión

Esa Salmonella entró en el cuerpo porque el niño no se había lavado las manos antes de comer. Es una forma posible, pero quizá deberían haber aprovechado para hablar de los alimentos contaminados. En fin, ojalá todas las salmonelosis se arreglasen en una noche…

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Deja un comentario