Érase una vez… el sistema linfático

El sistema linfático, el gran desconocido. En este nuevo capítulo de Érase una vez la vida vamos a ver qué hace el sistema linfático. En él no hay ni glóbulos rojos, porque no hay oxígeno.

Los ganglios son puntos de control, en ellos el cuerpo se asegura de que no pasen patógenos, que en el momento en el que esto se publicó se llamaban siempre gérmenes. En ellos, las vitaminas tienen prioridad. Llegan muchos nutrientes, que vienen del sistema digestivo.

Pedro sale en la calle persiguiendo a su perro, y un gato lo araña. Aquí tendremos nuestra infección.

Mientras, unas bacterias intentan colarse como grasa, pero no cuela. Se liberan anticuerpos específicos y los macrófagos limpian el resto. El caso es que parece que algunas han escapado…

Pero volvemos a conectar con nuestros amigos los glóbulos rojos. El profesor Globus se va a morir al bazo (ojo, es la segunda vez que muere), pero primero deja todo el hierro que ha acumulado. En su camino al bazo se encuentran unos virus que rápidamente son eliminados, y un nuevo glóbulo rojo explica que existe una conexión entre la médula y el bazo, y que por eso en su camino se encuentran muchos linfocitos. También se observa el quilo, el fluido que trae los nutrientes del sistema digestivo. Todo lo que sea útil se recogerá y llevará a la sangre.

La infección en el sistema linfático

Las bacterias que se nos habían colado se multiplican y se las apañan para atacar el nódulo linfático. Se están alimentando de los suministros del cuerpo. Pedro tenía las defensas bajas, y por eso se han abierto camino. Esto es normal, porque había pasado una gripe hace poco (ojo con las infecciones cuando uno no se ha recuperado!!).

Sus defensas claramente no pueden con la infección, por mucho que se movilice todo lo posible. El ganglio está hinchado y Pedro tiene fiebre, pero para eso tenemos médicos. El médico le inyecta (!) un antibiótico y ya está, el antibiótico ayuda a las defensas y fin de la historia.

La verdad, sigo tremendamente sorprendida con lo rápidamente que se solucionan todas las infecciones en esta serie. Habría sido mucho más realista si hubiésemos puesto alguna realmente dura, si queremos que los niños tengan cuidado. Pero al fin y al cabo, en los 80 todo se solucionaba con un chute de antibióticos.

Antes de que te distraigas con el video en Youtube que está a continuación, recuerda que además de escribir cosas aquí (cuyo mantenimiento cuesta), tengo mis podcasts, mi newsletter, leo muchos libros y por lo que se ve, comento series divulgativas. Si quieres ayudarme a financiar todas las cosas que pago para poder seguir adelante, puedes hacerlo invitándome a un café.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: