El «monstruismo» de la vacuna… ¿qué podría ser?

Diferentes páginas han publicado recientemente que la vacuna contra la Covid-19 provoca «monstruismo». Por favor leed esto con muchas comillas. Según aquellos mensajes a los que he podido acceder y que suelen ser recortes, mensajes reenviados por WhatsApp, etc etc, es la vacuna de Moderna la causante de tal enfermedad.

La descripción de los supuestos síntomas incluye que la cabeza multiplica por tres su tamaño, aparecen verrugas llenas de pus, se caen los dientes y las uñas y todo el cuerpo se llena de pelo largo. Esto, en las primeras 24 horas tras la inyección de la vacuna. Por supuesto, todo esto es mentira. Por si quedaba alguna duda. Es imposible que esto ocurra.

Pese a ello, me ha llamado especialmente la atención la creatividad. Ahí, tirando de lo que hace unos siglos asustaba a la población. Por si alguien todavía tiene dudas, el «monstruismo», en inglés «monsterism» existe, pero no es ni de lejos lo que ellos están sugiriendo. La idea de «monstruo» de las ferias ambulantes en las que se basan ha desaparecido hace mucho porque ahora sabemos qué enfermedades generaban cada uno de los diferentes problemas. Así que esa idea de que tenemos una enfermedad con ese nombre y unos síntomas… pues no, por mucho aire de diagnóstico médico que quieran darle.

Tipos de «monstruismo» que no son tal

La descripción que ofrecen me lleva a varias ideas, pero desde luego no podrían ocurrir todas de un día para otro en una persona adulta. Pero analizando punto por punto la descripción, podemos ver qué clase de mezcla han hecho para su idea que, como historia de terror inventada, no está mal. Pero que tiene credibilidad negativa.

Si revisamos los síntomas, lo primero que dicen es que la cabeza tiene 3 veces su tamaño normal. Asumiendo la exageración, una de las razones por las que una cabeza puede ser más grande de lo normal es por macrocefalia. El tema es que la macrocefalia aparece durante el desarrollo porque si el espacio intracraneal tuviese que aumentar considerablemente… bueno, al cráneo no podría mantener en cerebro dentro y ahí se acabaría el avance de la supuesta enfermedad. Cuando somos pequeños nuestros huesos craneales todavía no están fusionados, lo que permite el crecimiento (y facilita el nacimiento). Según crecemos, se fusionan y los puntos en los que se encuentran, van perdiendo flexibilidad. Cuando nuestra cabeza alcanza el tamaño que va a tener el resto de nuestra vida, hay muy poco rango para cambiar el volumen. Muy muy poco.

El tamaño y la forma de nuestra cabeza se puede alterar si sufrimos hidrocefalia. En este caso se acumula líquido cefalorraquídeo (más de lo normal) y puede alterar ligeramente la forma de nuestra cabeza. Si se acumula demasiado, se generará demasiada presión en el cerebro y eso va a suponer un problema. La hidrocefalia puede ser hereditaria (la conocemos bien por su presencia en cierta familia real) o aparecer en la edad adulta debido a algunas enfermedades. Si es aguda y no se trata para eliminar el líquido extra, antes de que la diferencia sea suficiente va a ser fatal.

Hay otras enfermedades que provocan alteraciones en el tamaño y forma del cerebro, y en muchos casos son incompatibles con la vida. Entiéndase: se va a producir un aborto o el bebé nacerá muerto o morirá al nacer si se llega al parto.

Brazo siendo vacunado
No te vas a convertir en un Ewok al vacunarte

Otros síntomas

Las verrugas llenas de pus directamente no sé cómo enfocarlas, porque necesitaría más datos. La descripción me recuerda mucho a la de una persona con viruela. Pero la viruela se erradicó antes de que yo naciese y conozco los síntomas solo por los recuerdos de algunos que la pasaron o por fotografías.

La caída de las uñas se llama onicomadesis. Curiosamente, es síntoma de la infección con un virus. Concretamente, con Coxsackievirus. Son virus muy pequeños que provocan enfermedades de lo más variadas, para el que no hay vacuna y que sólo en algunos casos hay un claro tratamiento. La caída de uñas puede deberse a una infección con este virus, o puede deberse a un golpe, que es lo más común.

El crecimiento de pelo en todo el cuerpo, eso que asociamos con el hombre lobo, se llama hipercorticosis. No alteraría para nada el comportamiento de la persona o su vida si no fuese por cómo será tratada por la sociedad. En la mayor parte de los casos es congénita.

Entonces… ¿vas a sufrir monstruismo si te pones la vacuna?

Definitivamente no. Parece mentira. Los efectos adversos que ha provocado hasta el momento las vacunas (la de Moderna y las otras) están registrados. Por supuesto, pueden aparecer otros que sean mucho menos frecuentes según se van administrando más y más dosis.

Pero desde luego, lo que no es posible, es que se den una serie de enfermedades que no tienen conexión entre ellas, que son incompatibles con la vida, que aunque por una casualidad tremenda pudiesen surgir simultáneamente, no podrían desarrollarse completamente de un día para otro. La vacuna no te va a producir monstruismo porque ninguna vacuna puede producirlo, para empezar, porque el monstruismo no existe.

Cuando decidí que intentaría ir desmintiendo algunos bulos no creí que fuese a llegar a este punto. En sí, tenía el tema guardado desde hace varias semanas pero no sabía cómo enfocarlo. Y la imagen de este post es la de una vacuna sin más porque no considero adecuado utilizar imágenes de las malformaciones y que aparezcan sin más en redes sociales, porque es lo que me encontré yo cuando llegué a este bulo.

Al igual que ya han hecho algunos de los lectores, si os llega una noticia que os genera dudas o si consideráis que os sería útil que escribiese sobre ello, hacedme llegar la información que tengáis y haré lo que pueda. Además, si queréis seguir leyendo artículos como éste, podéis ayudarme a hacerlo mediante alguna de las vías descritas en Apóyame o simplemente invitándome a un café:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: