Reajustando el rumbo

Va ya más de medio año y va tocando hacer una actualización del estado de mi vida. Hacer una reflexión y ver cómo encaminar el resto.

Desde que a principios de mayo escribí aquí diciendo que había tomado una serie de decisiones de cambios, poco ha cambiado. La decisión es la misma, pero una serie de cambios inesperados pueden facilitar (o dificultar) seguir adelante con el plan. En los últimos dos meses ese plan alternativo ha estado un poco en stand by por culpa de muchos viajes y temas de trabajo, pero ahora que la cosa se tranquiliza voy a ponerme otra vez a ello.

Lo primero que tengo que hacer ahora es descansar y disfrutar de unas vacaciones más que merecidas. Ante todo necesito poder recuperar fuerzas para enfrentarme a lo que va a venir desde septiembre hasta final de año. Voy a hacer un repaso a cómo van esos propósitos, y comentarlos con perspectiva, ya que vienen tiempos difíciles.

  • Casi he conseguido recuperarme en la lectura. Voy todavía un poco por detrás del plan, pero espero poder arreglarlo. Además, he estado escribiendo entradas sobre los libros que he leído, intentando mantener un poco más vivo este blog. Y seguiré a ello, que tengo varios pendientes, así que atentos.
  • En la entrada de mayo dije que por mis ovarios iba a publicar un artículo antes de fin de año. Insisto en el tema. Por suerte, en estos momentos lo veo más cerca que en mayo. No tendrá un impacto altísimo, pero estará ahí, que es lo importante ahora.
  • Sigo viendo cosas pero menos. Lo he utilizado un poco como escapatoria en los últimos meses para poder distraerme un poco, pero ahora que puedo retomar mi otro proyecto supongo que tendré que mantener el uso de Netflix bajo mínimos.
  • Como decía antes, he conseguido escribir un poco más por aquí a base de comentar libros, pero menos de lo que me gustaría. Este blog siempre me ha sido de ayuda en el pasado, así que tengo que retomarlo como sea.
  • Conciertos… ¿he dicho ya que me voy de vacaciones? Veremos qué se puede hacer.
  • El tema de cómo va el laboratorio es más que complicado. Creo que ya llevo demasiado tiempo ahí, y eso empieza a pasar factura. Sobrevivimos y vamos tirando, que es lo importante. Pero las cosas no están ni mucho menos como me gustaría. Y no puedo hacer mucho por cambiarlo 😦
  • Aunque la cantidad de ejercicio decayó con el agobio de otras cosas, algo he conseguido mantener y estoy sorprendentemente más fuerte. Intento ir al rocódromo todas las semanas al ser una actividad que me ayuda mucho a desconectar del resto y me lo paso muy bien (pese a las heridas, ay, pica). Ahora que puedo limpiar mi sistema y empezar de cero el cuatrimestre final, voy a reservar como sea algo más de tiempo para el ejercicio. Creo que si no me hubiese ocupado de eso a principios del año no habría conseguido aguantar estos dos últimos meses.
  • Algo parecido pasa con la comida. Aunque he comido peor sobretodo en el último mes, en general la cosa ha mejorado y creo que es algo positivo para mi. De todas formas todavía puedo mejorar mucho y es un tema importante. En los últimos meses hubo un par de crisis porque claramente mi cuerpo ya no aguantaba más y una buena alimentación es imprescindible.
  • Sigo libre de alemán y pese a ello sigo entendiendo y siendo capaz de comunicarme cuando es imprescindible. Me alegro mucho de estar dedicando ese tiempo a otras cosas.
  • Aunque he tenido que desplazar mi proyecto paralelo, mi productividad está on fire. He mejorado muchísimo mi sistema y creo que es importante mantenerlo así. Las rutinas son muy importantes en mi vida y tengo que implementar alguna cosa más. Creo que lo más importante de cara al último cuatrimestre sería ser capaz de levantarme consistentemente a la misma hora para llevar mejor el plan del día.
  • Me gustaría poder decir que no estoy gastando mucho dinero, pero no puedo afirmarlo ni negarlo porque tengo un descontrol tremendo en estos momentos, en parte favorecido por mi cambio de status en Suiza y no saber muy bien cuantos impuestos tengo que pagar. Diría que “creo” que estoy gastando menos, pero una de mis tareas pendientes en estos momentos es poner al día mis presupuestos.
  • Me importa una mierda parecer adulta o no. Lo importante es sobrevivir. Y sí, quizá pasar del aspecto y cuidarme más. Parezca lo que parezca. Porque quizá en unos años lo que quiera es seguir pareciendo más joven de lo que soy. Ya me pondré vestido y tacones cuando haga falta.
  • A ver si a final de año consigo poner de alguna forma junto todo lo que estoy haciendo para los propósitos de Bacteriófagos. No cumplo ni de lejos… pero lo intentaré. Quizá si lo pongo junto vea que no voy taaan mal como pensaba.

Y hasta aquí la actualización veraniega del estado de una servidora. Me prepararé para lo que se me viene encima y con un poco de suerte todavía podré hacer una actualización otoñal antes de la recta final, pero dependerá de cómo vaya el tema. Lo que sí os prometo es que aunque yo me vaya de vacaciones me aseguraré de proporcionar algunos contenidos para entretener al personal…

Anuncios