Síndromes académicos IV: el goldenboy

Hacía mucho que no pasaba por aquí, pero el momento en el que se te pasa una idea por la cabeza no hay que desperdiciarlo, y acabo de preguntarme a mi misma que cómo no os había hablado antes de los Golden Boy, que en castellano vendríamos juntando como “goldenboy”.

El goldenboy (o goldengirl) es un ser peculiar. Por suerte, no habita en todos los laboratorios, pero hay que tener mucho cuidado cuando uno se cruza con él. Hasta el momento no he conseguido descubrir el proceso por el cual uno se transforma en goldenboy, porque cuando me los he encontrado ya estaban ahí, inmutables.

phd052108s

Seguro que todos sabéis de qué hablo. Es esa persona que, de forma inexplicable, es el favorito del jefe. Y que molesta. Lo que en España llamaríamos el gilipollas con suerte. Dicen las malas lenguas que los goldenboys consiguieron algo que el jefe anhelaba y por ello consiguieron tal status, que jamás perderán, pero tal teoría no se ha comprobado. Vamos a ver algunas de las características de estos seres:

  • Goldenboy nunca jamás presume directamente de su CV, pero te lo dejancaer a la mínima, normalmente intentando que quede claro que eso  no le importa, que tampoco es para tanto, etc. Un ejemplo claro son los que tienen un paper muy bueno, paper que de forma inexplicable aparece en todas las conversaciones, mientras ellos dicen “bueno, fue suerte, no es importante”.
  • En cuanto intentas profundizar en el famoso CV del goldenboy suele ser sencillo descubrir por qué intentan restarle importancia a algunas cosas, ya que efectivamente la suerte suele ser en muchos casos un componente importante. Todo goldenboy tiene algo en su CV que no ha hecho y su presencia en dicho paper se debe a que “a alguien había que poner ahí”. Muchas veces fue el jefe el que hizo la mayor parte del trabajo, y goldenboy suele no tener ni puta idea de lo que se supone que hizo.
  • Goldenboy está bueno si lo miras de lejos. La cosa suele estropearse de cerca, pero de lejos, por alguna razón inexplicable, suelen ser el prototipo del país en el que resida. Los goldenboys suelen ser morenos y marcando músculo y las goldengirls son rubias (de verdad o no) y, lo más importante, gastan al menos una 100 de sujetador (de verdad o no).
  • Goldenboy quiere ser guay. Estar a la moda. Intenta enterarse de todo e integrarse, pero siempre evitando cualquier subgrupo o tribu urbana, no se le vaya a asociar con lo que no es. Vestirá ropa normal pero a la vez cool, cuidará su imagen, irá siempre perfectamente afeitado y con todos los pelos en el sitio que considere correcto. Si es una chica, gastará más de lo que debe en peluquería y no saldrá de casa sin estar maquillada… porque es una persona importante, y una persona importante tiene que estar siempre preparada.
  • Goldenboy es friki, pero sólo en la intimidad. Tendrá un debate interno entre la posible compra de una camiseta friki, se la comprará, pero no se la pondrá en contextos en los que alguien entienda lo que dice.
  • Goldenboy no es un machote, intentará siempre congeniar con las chicas, pero bajo ningún concepto perderá su masculinidad. Goldengirl negará ser femenina e inisistirá de forma muy penosa que ella pega más en un grupo de chicos.
  • Tanto a goldenboy como a goldengirl les gusta el fútbol, porque es lo que le gusta a la gente normal, y ellos tienen que insistir mucho en el hecho de ser normales.
  • Goldenboy es hetero. Esto es algo que no consigo comprender, porque con la cantidad que me he encontrado, empieza a ser extraño. Hasta el momento, no he conseguido detectar a un goldenboy abiertamente gay. Empiezo a sospechar que haberlos hailos, pero que su afán por mantener la supuesta normalidad puede más. También es importante tener una novia de revista. Si hablamos de goldengirl, el novio además de ser de revista tiene que ganar mucho dinero.
  • En resumen, goldenboy tiene la vida perfecta, y tú eres un ser inferior con todos esos defectos…

Ahora que hemos descrito algunas de las características a primera vista, vamos más a la convivencia:

  • Goldenboy odia al jefe, y mucho. Más que nadie. Concretamente a ese jefe que lo trata como a un hijo mientras al resto os trata peor… pero goldenboy siempre es el que se queja más (y mejor) de lo malo que es el jefe.
  • Goldenboy tiene que tener resultados al precio que sea… nunca te fíes de los experimentos de goldenboy. Hay muchos casos de datos falseados en este mundo.
  • Goldenboy tira la piedra y esconde la mano. En la mitad de las crisis de un laboratorio, si investigas lo suficiente, encontrarás la firma de goldenboy.
  • Goldenboy es falso. Cuando se te acerque con una sonrisa, asume que o ha hecho algo que te perjudica o te quiere pedir algo que te perjudica.
  • Goldenboy no va a asumir que le puedes enseñar algo. Discutirá hasta que le digas que sí, que lo que él pretendía hacer también vale, que lo que él diga. Y nunca intentes decirle que se ha equivocado.
  • Goldenboy es el centro de atención, te guste o no, porque si alguien deja de prestarle la debida atención buscará la forma de recuperarla.
  • Goldenboy tiene que ser el primero en enterarse de todo. No puede haber secretos. No puede asumir que otra persona puede tener mejores contactos.
  • Goldenboy es el elegido. Asúmelo porque, pese a todo lo anterior, nunca podrás decirle nada al jefe, que lo tiene en un altar. Es su niño, es perfecto.

¿Cómo superar el síndrome? La cosa es fácil. Vale, el jefe puede elegirte, tú no puedes hacer nada para evitarlo. Tú quieres destacar, quieres tener un CV perfecto. Claro, todos queremos. Pero tener el reconocimiento de tu jefe no tiene que hacer que te vuelvas gilipollas. El problema no es con el jefe, el problema es tu comportamiento con tus compañeros. No dejes que tu jefe te trate diferente, recuérdale que puede dar oportunidades que te esté ofreciendo también al resto (o cógelas y no te quejes de que lo haces por obligación). En serio, es fácil. Y asume una cosa, si te ves reflejado, si crees que bueno, podrías ser así, pero buscas excusas para cada uno de los puntos… asúmelo, tus compañeros te odian.

Carta a mi yo de hace 15 años

Hace quince años yo tenia justamente eso, quince años. En ese momento nacía una niña llamada Laura. Ahora, cuando ella tiene quince, me escribe un comentario y un mail preguntándome lo que yo me preguntaba en aquel momento. Pensé en escribir un post a mi yo de quince años, pero siendo honesta, el mundo es muy diferente hoy en día, así que va para Laura, y para todos aquellos que lleguen aquí con dudas similares.

Querida Laura,

Tienes quince años y te sientes perdida justo por no estarlo. Has decidido que te gusta la Biología y te surgen dudas. Todo el mundo te dice que no hagas una carrera sin salida, que ya cambiarás de opinión, que si sigues con esas ideas acabarás de cajera de supermercado (curiosamente, en mis tiempos, era del Dia, no de Mercadona). Yo estaba exactamente igual que tú en ese momento, así que ahí van unos cuantos consejos, de esos que me gustaría haber escuchado en lugar de aprenderlos a golpes. Creerás que son consejos absurdos, que esto no tiene que ver con lo de estudiar o no estudiar Biología, pero te aseguro que si los sigues, el resto llegará cuando llegue. Todavía tienes mucho tiempo para elegir la opción exacta, cambiarás de opinión, te arrepentirás, volverás a cambiar… pero lo importante es que tengas controlado el fondo, que es para lo que te doy estos consejos, muchos de los cuales te servirán para prepararte para lo que se te viene encima dentro de dos años.

  • Disfruta de la vida. Estudiando se aprende mucho, pero muchas de las cosas que tendrás que saber en 15 años no las vas a aprender en una clase.
  • Hay que ser responsable, pero sin pasarse. Salir de fiesta no es delito. Beber alcohol tampoco (bueno, espera a que te llegue la edad legal para comprarlo… mejor guarda este consejo hasta que llegue el momento). Ni te imaginas la de cosas que pueden pasar en la barra de un bar. Una vez, en un congreso, me puse a beber con un chico, sin hablar de ciencia ni nada… dos años más tarde invité a ese chico a formar parte del tribunal que tenía que evaluar mi tesis doctoral. Pero que no te haga falta, no te conviertas en una de esas personas que solo se puede divertir si se ha bebido un par de cervezas.
  • Aprende idiomas. No subestimes las puertas que puede llegar a abrir un nuevo idioma. Te puedes apuntar a la escuela de idiomas, puedes aprender por tu cuenta, pero asegúrate de tener un nivel alto de inglés y de aprender al menos otro idioma extranjero. 
  • Viaja. Viaja todo lo que puedas. Lo que habría dado yo por tener vuelos low cost hace 15 años! Puedes intentar conseguir una plaza en un campamento de verano en el extranjero, o incluso puedes plantearte en un par de años irte a trabajar de au pair a otro país durante un mes. Probablemente esa es la mejor forma de obligarte a practicar un idioma… y sale más barato. Asegúrate de conocer otras culturas y aprender a adaptarte.
  • Aprende a organizarte bien. Crees que sabes organizarte a tu forma, incluso puede que tengas una agenda perfecta. No, no lo es. Siempre se puede mejorar para ser más productiva. Dedicar tiempo a aprender como organizarse bien hace que luego tengas más tiempo para otras cosas.
  • Aprende a tomar apuntes. Nada de copiar todo lo que el profesor diga en clase sin sentido. Busca en internet (especialmente en youtube) técnicas para tomar apuntes, practica, aprende a hacer esquemas, mapas mentales… Ni te imaginas la cantidad de contenido que vas a tener que estudiar en el futuro. 
  • Haz muchos amigos. Ten siempre una sonrisa en la cara y aunque alguien te parezca un pesado, sonríe y mantén el contacto. Extiende tu red de contactos, añádelos a Facebook, twitter, Snapchat, o lo que sea que uséis los adolescentes de hoy en día. Nunca sabes cual de ellos te puede ser útil dentro de diez años, no subestimes el poder de esto que llaman networking… una vez conseguí convencer a un señor de que diese una charla en mi centro a base de bailar éxitos caribeños de los 90. En serio, nunca te imaginarías la de cosas raras que te van a pasar en la vida. 
  • Lee mucho. Lee libros, lee blogs. Cuando yo tenía 15 años si quería leer un libro tenía que saber el título, encargarlo en la librería de mi pueblo y esperar a que llegase. Hoy en día tienes cualquier libro a un clic. Y tienes todo internet. Leer blogs o ver videos en youtube son opciones igual de válidas. 
  • Aprende a usar tu ordenador. Aprende lo que te guste (yo que sé, a hacer videos, por ejemplo), pero aprende también a usar correctamente Excel, a hacer presentaciones, incluso a programar. Creerás que es absurdo, pero llegará un momento de tu vida en el que esas cosas serán muy útiles. 
  • Por último, vive tu vida. Que nada ni nadie te impida seguir tus sueños. Si no los consigues, al menos podrás decir que lo has intentado.