De berberechos, toxinas y furtivos

Hace un par de días, J.M. Mulet publicaba en El País un artículo sobre Lo que cuesta un berberecho. Tras la gran oleada de RTs me decidí a leerlo. Al momento me pareció que el señor Mulet pecaba de ignorancia en su artículo, pero después, pensándolo bien, me di cuenta de que peca de buena fe. Mi interacción con el autor fue mínima… yo le pregunté que por qué un berberecho no se podía sembrar. Rápidamente me contestó que era por el tipo de reproducción que tiene, a lo que yo contesté que el berberecho cría de forma natural, pero que poder se puede sembrar.

Lo primero que me llamó la atención fue su narración sobre el sitio en el que se mariscaba, dependiendo de la veda y las capturas. No conozco la situación particular de la zona de Camariñas, pero os puedo decir que los periodos de veda los sugiere la Consellería y son luego las cofradías las que fijan los periodos finales. Normalmente a una persona la veda le afecta o no le afecta, pero no le afecta parcialmente, porque en toda la zona regulada por la cofradía en cuestión hay o no hay veda. Otra cosa es que la veda sea para un animal u otro, con lo que puede haberla para berberecho pero no para almeja. Luego volvemos al tema de las zonas.

Después está el tema de la siembra. Claro que el berberecho se siembra!! Tradicionalmente nadie se molestó en sembrar berberecho, porque el berberecho cría bien y no vale tanto. Si tú tienes una parcela y eliges que poner en ella… ¿no pones lo que vendes mejor? Por eso se suele hablar más de la siembra de almeja. Pero el berberecho se puede sembrar, y se ha hecho cuando se ha detectado escasez, o cuando hay problemas, como hubo hace poco con parásitos. Si no me creéis, aquí tenéis una prueba.

El texto pasa después al tema de furtivismo, y estoy totalmente de acuerdo con lo que dice, pero yo entraría más en detalle. Veamos, una persona que recoge marisco, lo puede hacer en una zona “suya” (de la que es directamente responsable) o en las zonas “de libre marisqueo”, en las que el que no corre vuela. También hay zonas no reguladas, cada vez menos, en las que cualquier mortal puede intentar coger algo. Os puedo decir que a día de hoy, si crece algo, está regulado. Pocas zonas quedan en las que uno pueda recoger su puñado de berberechos para la cena.

Una persona que recoja marisco para la venta tiene que estar inscrita y pagar su cuota. La gente que se salta este proceso, son los llamados furtivos. Pero también hay gente legal furtiva… Y es que legalmente tú tienes una cuota de recogida (que varía en función de si vas a pie o en barca, y de la cantidad de gente en la barca. Todo lo que se recoja extra es ilegal, lo mismo que el que recoge un furtivo.

marisco
Marisco recogido por servidora y familia de forma totalmente legal, cuando no toda la costa estaba regulada. Las manos pertenecen a servidora. Año 1987.

Mucha gente piensa que lo malo de los furtivos es que “roban” lo que pertenece a otros. Mucha gente cree que el principal problema es que no pagan sus cuotas. Y sí, estos son problemas, pero no el principal problema. El problema es que ese marisco no va a la lonja. Ese marisco se recoge sin control. Ese marisco se vende en un mercado paralelo. Y no, no estoy hablando de lo que esto pueda afectar a los precios.

En este momento querría aclarar otra cosa. Mulet dice que le han contado que a los furtivos que van a los percebes les cortan la cuerda. Yo os puedo decir que en otras zonas los sistemas de vigilancia son nivel CIA (sensores de movimiento en cada palo, focos enormes que se encienden si pasa cerca un mosquito demasiado grande) y que al de los percebes se le puede cortar la cuerda, pero al de las almejas se le puede abrir la cabeza con un sacho. Lo del sacho nunca lo he visto, pero sí he visto vigilar las almejas con escopetas de caza que ríete tú de los otros con el AK-47.

Tanto la Xunta, como las lonjas, como los cocederos y conserveras, someten el marisco a numerosas pruebas para estar seguros de que es válido para el consumo. Periódicamente se recogen muestras que van a parar a laboratorios internos (en el caso de muchos cocederos) o externos, en los que se hacen varias pruebas. La muestra se trata y se analiza la presencia de microorganismos para ver si superan los niveles que se consideran aptos. Una vez realizada esta prueba, se pasa a la prueba de toxinas. Si hablamos de conserveras, se hace la prueba de toxina botulínica. En marisco fresco se comprueba si existen toxinas de las llamadas “mareas rojas”. Estas mareas no son más que una acumulación de dinoflagelados (microalgas, vaya) o diatomeas que dan el color característico al agua. El problema es que estos bichos generan toxinas, y estas toxinas se acumulan en el hepatopáncreas del marisco (en un mejillón, por ejemplo, el hepatopáncreas es la especie de bolita marrón-grisáceo que tienen).

Las toxinas habituales se dividen en dos grandes grupos: diarreicas y neurotóxicas. Existen otras toxinas, pero vamos a centrarnos en estas dos, ya que son las más habituales en las rías gallegas.

La toxina diarreica la conocemos todos. Es esa que hace que un par de ostras “malas” te manden al hospital. Su efecto se suele ver sobretodo tras comer marisco de mayor tamaño (ostras, vieiras) y aumenta si no se ha cocido (de ahí la fama de las ostras). Pasas muy mal rato, pero lo bueno es que te enteras y puedes reclamar a quien te haya vendido el marisco en mal estado, entiéndase, marisco con toxina.

La toxina neurotóxica es más problemática. Existen varios tipos, pero para facilitar el tema, vamos a referirnos a todas ellas como neurotoxinas. Algunas provocan también síntomas diarreicos, por lo cual podemos volver a el punto de que sabes qué pasa y por qué. Pero otras te provocan un dolor de cabeza, una parálisis muscular, una pérdida de memoria… algo que te mandará al hospital si has consumido suficiente. ¿Y si no? Ese es el punto en el que yo veo el mayor problema, que si no has consumido suficiente hoy, puede que no notes los síntomas, pero con el paso del tiempo, si sigues ingiriendo estas toxinas, serás tú el que las acumules y vayas poco a poco acumulando sus efectos. Hasta el momento no se ha podido probar (ni desmentir) que la mayor incidencia de demencia senil en algunas zonas de la costa se pueda deber (o no) al consumo de marisco con toxina.

Y aquí voy yo… ¿vale la pena? ¿realmente creéis que vale la pena comprar el marisco al furtivo, o a la señora que se ha pasado de cuota? ¿no será mejor comprar marisco que ha pasado por las vías legales? He visto con mis propios ojos como en un momento de cierre total de la ría de Arousa por marea roja, que duraba ya semanas, señoras te vendían “almeja de Carril recogida ayer”. He visto como la mayor parte de la población dice que eso de las mareas es una tontería, que ellos han comido muchas veces marisco “con la marea” y no les ha pasado nada. Si vosotros recogéis en una zona permitida marisco y os lo coméis, es vuestro problema, pero si lo ha recogido una persona que os lo vende, el problema es más grave. Si esa persona os miente sobre el origen del marisco, es todavía peor.

Eso es lo que yo querría añadir al artículo de Mulet. No compréis marisco de furtivos. Y no lo hagáis no sólo por el bien de la economía de gente como su amiga Loly, que merece todo mi respeto en un trabajo tan duro. Hacedlo por vuestra salud, por la salud de vuestros hijos, a los que sin ser conscientes, podéis estar sirviéndoles un plato envenenado.

 

Anuncios

Cómo limpiar un teclado

Aprovechando que un resfriado/gripe me tiene retenida en casa y que me estoy volviendo loca sin poder hacer nada, os voy a contar cómo limpiar un teclado.

Lo del resfriado se venía venir. Hice todo lo que pude por evitarlo. Hace cosa de dos semanas llegó el primer afectado al laboratorio y poco a poco fueron cayendo como moscas. Yo aguanté estoicamente, pero en algún momento de debilidad, un virus consiguió colarse en mi cuerpo sin ser vencido. Y aquí estoy, con fiebre, retenida en casa. Me he quedado en casa porque estoy hecha mierda, sí, pero también para no seguir propagando el virus, que de ésta no salimos. Y es que parece mentira, trabajando con lo que trabajamos, que los primeros enfermos no decidiesen quedarse en casa por el bien común.

En el pasado ya hablé de cómo hacer todo lo posible para no pillar una gripe y cómo evitar desperdigarla por el mundo. Hoy, ya que de infecciones va la cosa, os voy a contar cómo mantener limpio un teclado. Y es que los que tenemos esa especie de superpoder que nos permite ver virus y bacterias, sabemos lo llenos de mierda que están los teclados. ¿Me vais a decir que el vuestro no? Mentís. En algún momento habéis estornudado o tosido, ahí se van los virus. O habéis ido a coger algo a la cocina y luego tecleado… y a saber lo que tal ha ido en vuestros dedos. Por no hablar de si venís del baño. ¿Que os laváis las manos? Entonces decidme… ¿qué hacéis en la oficina? Se sabe que uno de los sitios con mayor acumulación de bacterias en los aseos públicos (o de oficinas) son las puertas. Así que bueno, por mucho que vosotros os hayáis lavado las manos, seguro que os lleváis algo de regalo al salir.

Antes de empezar a comentar el tema os aviso que lo único que hago es comentar una infografía que encontré hace tiempo, que la tenéis enlazada al final, y que sois libres de imprimirla y pegarla en grande en la oficina, a ver si alguien aprende algo. Que estas cosas se hacen para eso. Pero para los vagos que no quieran leer en inglés, ahí va la info:

  • Si dudáis de la acumulación de gérmenes varios en vuestro teclado, pensad en la última vez que lo limpiasteis. Pensad ahora la frecuencia con la que limpiáis el baño o la cocina. Pensad en todo lo que tocáis antes de tocar el teclado. Sí, en vuestro teclado hay, seguro, muchos bichos.
  • Los teclados de mujeres suelen tener más gérmenes que los de hombres. Esto no es cuestión de higiene. En general, esto se debe al mayor uso de cremas y mayor longitud de las uñas en las mujeres. Unas uñas largas dan cobijo con más facilidad a los gérmenes, y si además les dejas restos de crema pues mejor. Obviamente, los teclados de hombres que usen cremas también suelen tener más gérmenes. Por esto es importante que cuando te pongas crema de manos, frotes hasta que se absorba completamente. Si queda graso, mal.
  • Muchas de las bacterias que se encuentran en los teclados son resistentes a antibióticos. Pensad que de alguna forma se las habrán apañado para sobrevivir y llegar ahí.
  • La mayoría de bacterias de los teclados son fundamentalmente inofensivas (a no ser que te pongas a lamer el teclado y tengas un sistema inmune de juguete), porque la mayoría las puede combatir nuestro sistema inmune en el tracto digestivo. Pero ojo, la cosa cambia si hay un corte en la mano, que entran directas al torrente sanguíneo. Así que mucho ojo con pielecitas y cortes con un papel. Son entrada fácil.
  • La mitad de la población no limpia su teclado ni una vez al mes de media. ¿Y tú?

Ahora, que ya habéis determinado que tenéis el teclado hecho un asco. Vamos a los pasos para limpiarlo:

  • Primero desenchufa el teclado. No quieres saber la vida propia que alcanza un teclado siendo limpiado.
  • Pasa un cepillito entre las teclas para quitar el polvo. Si tienes, usa el cepillo de la aspiradora. También puedes utilizar el método inverso, con un spray de aire comprimido (las tiendas de informática los venden por algo).
  • Quita las teclas y friégalas. Sí, las teclas de muchos teclados se pueden quitar. Si no vas a saber montarlas, haz una foto primero. Para limpiarlas puedes usar un cepillo de dientes. En seco, puedes usar una goma de borrar. Mi recomendación personal son los “borradores mágicos”, esas esponjas blancas que venden en los supermercados. Dejan las teclas como nuevas. Aprovecha para limpiar el espacio de debajo de las teclas.
  • Desinfecta. Si quieres compra un desinfectante en tu tienda de informática, pero si no usa alcohol. Humedece un bastoncillo y pásalo por cada esquina. Puedes usar también un paño o papel que no deje restos. Si quedan restos, vuelve al paso del aire.
  • Si se mete algo en el teclado, puedes usar “silly putty” (“blue tack”) y hacer presión. Tirará de lo que sea cuando lo quites.

En mi opinión personal, la limpieza en profundidad está bien, pero es algo que sé que no vais a hacer. Pero si algo tenéis que sacar de aquí es que no está de más que una vez a la semana, o cada dos semanas, paséis un paño humedecido con alcohol, que os permitirá retirar la suciedad y desinfectar vuestras teclas. Antes y después le pasáis el aire comprimido, y teclado como nuevo. Si podéis ver la roña en las teclas es que algo estáis haciendo mal. Pensad que yo en el laboratorio le hago eso a mi teclado a diario, así que bueno, que lo hagáis de vez en cuando tampoco es el fin del mundo. Al menos os podéis ahorrar alguna que otra infección inexplicable!

Fuente: Dirty Work: How nasty is your keyboard?

 

 

Test de infidelidad: ¿cómo funciona?

Ha llegado a mis manos un enlace de un test de infidelidad y claro, me he visto obligada a buscar información sobre cómo funciona el test en concreto para ser fiable… y compartirla con vosotros.

Para empezar, hay tests y tests. Vamos a asumir que se trata de un test “fiable”, del tipo de los que se usan oficialmente para detectar restos de semen tras una violación.

¿Qué contenido tiene el kit?

  • Discos para la reacción (o lápiz tipo Predictor con agujerito)
  • Un dosificador de algún tipo
  • Un botecito con el reactivo
  • Un tubito para mojar un bastoncillo (opcional)

¿Cómo funciona?

  • Pasas una toallita humedecida por la prenda (o el bastoncillo) y luego le echas el reactivo. Si cambia de color (la mayoría de azul a morado), te está poniendo los cuernos.

¿Cómo funciona de verdad?

Sólo hay que hacer una pequeña (bueno, no tan pequeña) búsqueda entre los diferentes kits para acceder a una de las patentes y poder comprobar que todos llevan lo mismo, y que todos detectan lo mismo: la fosfatasa ácida prostática. Esta enzima es liberada, como bien dice su nombre, por la próstata. Es uno de los principales componentes del semen, y existen varios métodos para detectarla… y no sólo para saber si hay o no hay semen, también para detectar cáncer, ya que sus niveles aumentan.

¿Qué contenido lleva el kit… de verdad?

  • Fosfato sódico (la sal, siempre tiene que haber sal)
  • Maleato
  • Un tinte (Fast Blue, Fast Red… algo para ver el color inicial y ver que luego cambie)
  • Naftil fosfato (esta es la parte importante)

¿Qué ocurre durante la reacción?

Lo primero es pensar en el maleato, que es una de las partes importantes del tema. Ese maleato actúa controlando el pH y manteniéndolo por debajo de 6.5. La mayor parte de los kits que he encontrado funcionan a 5.6, pero el pH podría bajar hasta 3 sin problema, pero no subir, porque la fosfatasa ácida no actúa si no se mantiene un medio ácido.

Después tenemos el naftil fosfato. La fosfatasa ácida reacciona con el naftil fosfato, cortando el fosfato y dejando el anillo aromático con un grupo hidroxilo libre (o sea, quedando un fenol). Los fenoles tienen tendencia a reaccionar con lo primero que tengan a mano, y en este caso lo que tienen a mano es el tinte, que es una sal que va a cambiar su color con la reacción, en el caso del Fast Blue, a morado.

mfcd00003921-medium
Naftil fosfato: un compuesto bien sencillo

¿Entonces qué detectamos?

Únicamente la presencia de fosfatasa ácida. Venga de donde venga.

¿Puede el kit dar positivo en los calzoncillos de mi marido sin haberme sido infiel?

Es altamente probable que el kit de positivo en los calzoncillos de cualquier ser humano, ya que lo único que detecta son restos de semen que pueden haber llegado ahí “de otras formas”.

¿Puede el kit dar positivo en las bragas de mi mujer sin haberme sido infiel?

Para empezar, si tu mujer ha tenido a bien usar preservativo, hemos de suponer que no hay restos de semen, y por lo tanto poco vas a poder detectar. Si tu mujer no ha usado preservativo pero ha tenido relaciones contigo en algún momento durante la última semana, plantéate que el semen podría ser tuyo.

¿Puedo hacer algo para evitar que el kit funcione?

Sí. La reacción sólo va a ocurrir en las condiciones descritas, y por lo tanto si el pH es demasiado básico dará negativo. Puedes asegurarte de fregar tu ropa con bicarbonato, o mejor, con sosa. Así te aseguras de que el pH sea bien básico. También podrías lavar la ropa (y no dejar la prueba del delito ahí, que hay que ser idiota). O podrías dejar a tu pareja, y hacerle un favor.

Y hasta aquí la explicación básica de hoy. No os voy a poner todas las reacciones porque entiendo que sólo a los bioquímicos le pueden interesar. ¿Cuántos creíais que miraba si había restos de ADN?

 

Camino del B1: Paso 1: fijar conocimientos

Prometí en mis propósitos de fin de año que escribiría mi plan futuro de estudio de alemán. Han pasado diez días y es el momento de ponerme en serio con el tema.

Primero describamos la situación actual. Tras un tiempo estudiando en el centro de idiomas decidí seguir por mi cuenta. El caso es que llegado al nivel A2 el centro de idiomas no me ofrece posibilidades compatibles con mi trabajo, y el ritmo y precio de una academia privada no me convienen. Como se supone que según la gente “tengo facilidad para aprender idiomas”, decidí lanzarme a la aventura. Mi nivel anda por eso, por el A2, pero mi sensación es que dado mi rápido avance (0 a A2 en unos 6 meses), tengo lagunas. Por eso hace tres meses, tras el parón del verano, decidí que era mejor primero centrarme en ir poco a poco revisando lo que en teoría debería haber aprendido. Efectivamente mi gramática va bien, pero no tengo soltura escribiendo ni hablando, y me falta mucho vocabulario. Los últimos tres meses los dediqué a hacerme medio libro de A2, utilizando el Studio d, uno de los más conocidos. Paralelamente, utilicé Memrise para repasar vocabulario del nivel A1, descubriendo que, efectivamente, había cosas que ni me sonaban.

El plan del año: durante los próximos 12 meses pretendo estar completamente segura de mi nivel A2 y, a ser posible, poder decir que estoy en nivel B1. No acabado, eso sería un suicidio, pero quizá si a la mitad… algo como un B1.1.

La parte oculta y difícil del plan: esto pretendo hacerlo desde mi casa. Sin academia. Por eso creo que es muy importante que me establezca un plan de trabajo bien calculado, conociendo mis posibilidades y limitaciones. Y hacerlo a plazos más cortos que me permitan ir reajustando según vea mi evolución.

Una vez puestos en situación, os voy a contar los pasos que pretendo dar en los próximos tres meses. Lo hago aquí primero porque si me comprometo públicamente me siento más obligada a ello, pero también porque sé que alguno de mis lectores tiene experiencia en temas similares, y cualquier ayuda es buena. Ahí van los compromisos para 3 meses:

  1. Me quedan 6 lecciones del libro studio d A2, más dos unidades de repaso (hay una cada 3) y un examen-evaluación final. Lo acabaré antes del 31 de marzo. Contando los fines de semana libres de aquí a entonces, me sale a una unidad por fin de semana.
  2. Tengo que asegurarme de aprender el vocabulario que sale del libro y no sólo pasar por encima. Para ello me apuntaré todas las palabras en mi curso privado de Memrise y me aseguraré de aprendérmelas. También las frases hechas que encuentre. Es algo que me ha dado buen resultado con las 6 unidades previas.
  3. El nivel A2 oficial de Memrise tiene unos 1500 “mems” (palabras o frases). Si dividimos entre los días hábiles que me quedan, tocan a unos 30 mems diarios. Como parte de ellos no son nuevos ya que estoy “repasando” un nivel que según un examen ya tengo, lo veo plausible. Normalmente de esos 30 debería encontrar entre 5 y 10 que sean cosas totalmente desconocidas, pero el resto me deberían sonar.
  4. No puedo dejar de repasar lo previo, así que cumpliré los tiempos establecidos de Memrise para los repasos de lo que hice en los últimos meses. Hay unos 50 mems que por alguna razón se me resisten.
  5. Utilizar alguna web tipo italki para que algún nativo corrija mis textos. Sé que tengo alemanes en el trabajo, pero teniendo en cuenta que cada vez que les hago una pregunta de gramática se ponen a discutir entre ellos, mejor ya paso. Igual un sitio más formal me funciona mejor.
  6. Utilizar el mismo tipo de servicios para buscar un posible intercambio online de idiomas. Ya sé que no va a ser fácil encontrar a un alemán que quiera aprender español y se lo tome en serio, pero de ilusiones también se vive.
  7. Leer un microlibro en alemán. Adaptado. Pero leerlo.
  8. Ver una peli en alemán. Con subtítulos. Que conozca. Pero verla.
  9. Acabar de escuchar el podcast más básico de alemán de Deutsche Welle. Deutsch- warum nicht? (y entenderlo)
  10. Hacer un esfuerzo por entender a mis compañeros de trabajo cuando hablan alemán y hablar algo con ellos. Me cuesta mucho porque se supone que mantenemos un ambiente en inglés, y además no son los mejores para ver que alguien está “aprendiendo” (se lanzan a toda leche y no hay forma). Pero tengo que intentarlo.

Son diez puntos. Dentro de tres meses volveré a informar de mis avances. Espero poder decir que ha sido todo un éxito. Mientras, si alguien quiere compartir ideas, webs con las que tenga experiencia, etc… será bienvenido.

Los refugiados

Por primera vez me he dado cuenta de que están ahí. Da igual a donde vayas, los ves por todas partes, esperando. Es muy llamativo en las estaciones de tren, hay muchos. ¿Qué hacen allí? No, claro que no están pidiendo. Están esperando. Esperan a que se les asigne un sitio al que puedan ir. Mientras esperan en la calle, y los que pueden dentro de una estación de tren (…).

Lo que hace el gobierno no es suficiente. Vale, que han puesto profesores para que les enseñen el idioma, para que eduquen a los niños. Pero no es suficiente. Con la cantidad de profesores que hay en el paro… ¿No podrían ponerlos a enseñar a esos pobres niños? Y el protocolo. Lo peor es el protocolo. Mucha gente podría buscarse un trabajo y tener una vida normal, pero mientras se tramita todo el papeleo no está permitido. Tienen que quedarse en el sitio que le hayan asignado y esperar. Esperar a que, quizá pasados siete años, les denieguen el asilo. Ha pasado antes. ¿Y qué haces entonces? ¿Te vuelves con unos niños que ni siquiera recuerdan ese país del que huyeron siendo bebés? Claro que se podría agilizar el proceso (…).

Lo de las casas es lo peor. Hay un montón de pisos vacíos y esta gente en la calle. Y la gente que tiene un montón de propiedades y no las ofrece. Y mientras esa gente en la calle. El gobierno tendría que quitarles la casa cuando hay necesidad, que se aguanten. Menos mal que no se sabe que te dan una ayuda, que si no igual aparecían los listillos cobrando la ayuda (unos 25€ por refugiado) y matándolos de hambre para hacer negocio (…).

No merecen eso. Y nosotros tendríamos que ser los primeros en reaccionar. Parece que la gente no tiene memoria. Ya nadie se acuerda de nuestra guerra. Cuando la guerra, muchos de nuestros familiares tuvieron que salir del país. Todo el mundo tiene un tío abuelo que se exilió. Todo el mundo sabe de alguien cercano al que mataron en la guerra. Cuando nuestra guerra, todo el mundo nos acogía. Y eso con la fama que nos precedía. La guerra era nuestra culpa, por haber permitido de entrada que un dictador llegase tan alto. Un bajito cabrón. Y venía a salvar el país, decía el hijoputa. Pero los que salieron encontraron un hogar en otros países. Esa gente ahora tiene sus familias divididas, en muchos casos por el océano, pero no deberían olvidar. Y antes no había tantos recursos. A veces pienso que nos merecemos la fama que tenemos por el mundo (…).

Conozco a alguien que sí ofreció su casa. Tiene una finca grande y se construyó una casita pequeña para cuando se retire. Su casa estaba muy bien con los hijos, pero sabe que le sobra, así que para no tener que cuidar tanta casa, y asumiendo que alguno de sus hijos irá allí, se construyó su casita en la otra punta de la finca. Para estar cerca pero no molestar. Este hombre se ha ido a su casita y ofreció la grande a refugiados. Han mandado a una familia. Tienen tres hijos, y este hombre está muy contento porque vuelve a haber niños corriendo por la casa. Dice que son muy amables, y aunque hay barrera idiomática, se están haciendo amigos. Aprenden pronto, y se adaptan rápido (…).

Si habéis llegado hasta aquí, muchos pensaréis que el texto de arriba puede venir de un español. Pues no, son fragmentos de una conversación que tuve ayer con uno de mis compañeros de laboratorio. Un alemán. Y diréis que bueno, que es lo mismo. Vamos a destacar un par de cosillas…

  • Alemania acogió a más de un millón de refugiados (en el último año). España ya tal.
  • En España la ayuda al refugiado (casa, manutención, transporte…) dura seis meses y en el mejor de los casos son 300 euros. Luego ya si eso duermen en la calle y se mueren de hambre, al menos por parte del Estado. Con surte se pueden quedar un año en el centro de acogida. En Alemania se les cubren los gastos básicos (manutención, ropa, etc en casa de acogida) y se les dan unos 150 euros al mes para sus gastos. Al cabo de tres meses, se garantizan clases de alemán, formación profesional y una ayuda de unos 300 euros (más extra por hijos, más alquiler). Las medicinas y nos servicios básicos (luz, agua) se le pagan también. Esta situación se mantiene hasta que puedan valerse por sí mismos (puedan entrar al mercado laboral en igualdad de condiciones, comparado con un alemán con el mismo nivel de estudios).
  • Alemania ha anunciado la contratación de al menos 8500 profesores de alemán para asegurar la rápida incorporación a la vida cotidiana de los refugiados. Gran parte de los alemanes consideran este número insuficiente. En España… Ya tal.
  • Convalidar un título universitario en España es tarea imposible. Lo norma es que te pidan que hagas asignaturas extra (en español, claro). Para algunas carreras, como las ingenierías,lo normal es que tengas que volver a estudiar la mitad.
  • Pese a las protestas de neonazis que vemos en la tele, la población alemana se muestra menos molesta que la española por la presencia de los refugiados. En España, con unas 100 veces menos refugiados, hay más quejas por las supuestas molestias que provocan los refugiados.

Ahora decidme que no sentís vergüenza. Porque yo cuando hablaba con este chico alemán solo quería desaparecer y tirar a la basura mi pasaporte español. No nos merecemos lo bien que nos tratan en otros países. Os lo dice una emigrada.