En busca del bolso perfecto

Y no lo encontraré. Llevo días dándole vuelta al tema y he pensado que varias mujeres (y hombres) de mi Twitter podrían darme su opinión, pero como es muy largo contarlo allí, voy a plantearlo aquí. Que nadie proteste, que esto es un blog personal y una de vez en cuando tiene que comprar cosas.

Resulta que llevo un tiempo buscando un bolso. Un bolso que sólo existe en mi mente, claro. El caso es que a diario me llevo encima mil cosas, y necesito un sitio en el que meterlas. En mi bolso perfecto tiene que caber mi ipad, mi cartera, llaves, móvil… hasta ahí lo normal. Ahora sumadle la batería extra, cables, más cables, la identificación del trabajo, un kit de drogas de emergencia, un termo con café y mi desayuno. Eso es lo básico del día a día. La comida me ocupa un huevo y aunque he intentado minimizarlo, soy un ser que pasa hambre constantemente. Ah, y el paraguas plegable, claro.

En estos momentos estoy usando una mochila “pequeña” de Kipling, pero mi problema fundamental es que ya no me caben las cosas, dada la omnipresencia del paraguas. Si quiero meter algo más, revienta. Y todavía me falta meter ek kit completo de invierno (guantes, bufanda, etc). Hace un año, estaba usando una bandolera convertible a mochila de Decathlon, pero su problema fundamental es que ya vacía pesa un huevo. Uno de los principales problemas de las mochilas es que en invierno me son muy incómodas, porque el abrigo ocupa mucho y yo soy muy pequeña.

Por otra parte, necesito algo formal. No se trata de algo muy fino, pero si me vais a enseñar las messenger más deportivas, eso no me pega cuando voy un poco más “fina”, y tiene que ser algo que valga para cualquier ocasión. Las mochilas que tienen asas, tipo las Kanken, me atraen, pero creo que las asas son inútiles, y acabarían inutilizadas. Lo mejor sería algo en modelo bandolera que pudiese llevar a un hombro o cruzado. Y claro, algo que vacío sea ligero, pero que sea suficientemente robusto como para que no vaya todo tirado por ahí cada vez que lo apoyo.

Ya por pedir, querría que el tamaño fuese un poco más grande, lo justo para poder meter si fuese necesario el portátil o una libreta. Pero lo justo. No quiero bajo ningún concepto algo con bolsillo para portátil, porque toda la protección es peso extra. Y eso, más grande pero sin exagerar, que yo soy pequeñita y luego queda raro.

¿Ideas? Digo yo que no soy la única persona que lleva mil cosas encima, y alguna idea alguien tendrá. Experiencias. Resistencia (que yo soy muy bruta). Impermeabilidad (que aquí, llueve). Algo.

Ya de paso, si alguna mujer va y me dice dónde comprar ropa normal, pues se agradece, que otro día tengo que escribir sobre cómo el mundo quiere que me vista de puta o de vieja.

Bonus: si sacamos algo en claro de las opiniones y acabo comprándome algún bolso que alguien me recomiende, prometo hacer un desglose fotográfico de estos de “qué hay en mi bolso, el día a día de una española en Suiza”.