Organiza tu bibliografía y ponte a leer… en una semana!

Uno de los temas del laboratorio con el que soy especialmente paranoica es con la organización y lectura de papers. He cambiado de gestor varias veces, pero os puedo asegurar que lo que os voy a contar se puede aplicar a casi cualquier gestor. 

La idea: necesito un sistema que me permita tener todos los ficheros siempre accesibles. Además, necesito que sea un sistema que vaya a funcionar cuando estoy en el Mac del trabajo, que pueda acceder desde el Mac de casa, que pueda acceder desde el iPad. Que pueda sincronizar todo. Mi idea además es minimizar la compra de software, por lo cual me he inclinado hacia cosas libres y/o gratuitas. Eso si, todo esto tiene que ser compatible, para mi desgracia, con Word. Como mi sueño es volver algún día a LaTeX, pues también quiero que sea compatible.

Voy a narrar el sistema desde el punto de vista del momento en el que me cambié de laboratorio, para que cualquiera de vosotros pueda leerlo como una idea a adoptar con los diferentes pasos, y no solo con como funciona ahora. Es un sistema muy complejo, que me ha llevado bastante tiempo optimizar para que quedase a mi gusto, pero lo que tengo ahora es bastante multiplataforma, y cualquier puede usarlo al completo o solo las partes que le interesen.

Que necesitamos:
– Un ordenador, el que sea (en mi caso, un iMac y un Macbook Pro)
– Una cuenta de Dropbox (yo la tengo de pago, pero en principio con una gratuita llega) o otro sistema de sincronización en la nube que os guste
– Microsoft Word: ya se que esto hay que pagarlo, pero bueno, en general se puede conseguir una licencia en el trabajo
– Mendeley: este es el gestor que yo estoy usando en estos momentos. Previamente usaba Endnote, pero decidí cambiarme para no liarme con las licencias. Mendeley es más sencillo, pero cumple sus funciones.
– Adobe Reader: versión totalmente gratuita. Otros lectores de pdf podrían valer, pero no necesariamente todos, luego me explico.

Opción móvil. Todo lo anterior más:
– Un iPad (supongo que se puede apañar con otras tablets)
– La app de Mendeley para el iPad
– La app Documents para los pdf

Día 1: creación

Has decidido que tener todos esos pdf de papers en el escritorio no es un buen sistema. O lo que es peor, todas esas copias impresas con anotaciones. Lo primero que tienes que hacer es hacerte, a grandes rasgos, con la lista de cosas descrita arriba, o una similar a tu gusto. Después, vas a juntar todos los pdf en una carpeta en tu escritorio a la que vas a llamar “mierda” y le vas a decir a Mendeley que busque papers en esa carpeta. Antes de decirle que lo haga, asegurate de crear una carpeta en tu Dropbox llamada “Papers” y de decirle a Mendeley que duplique los ficheros y los renombre a tu gusto. A mi me gusta mucho la opción de autor-año. Haz clic y vete a por un café.

Cuando vuelvas, tendrás todos los papers añadidos. Ahora para que la lista crezca, puedes buscar nueva bibliografía desde el propio Mendeley e ir añadiéndola a tu biblioteca. Aquí mucho cuidado porque en Endnote puedes seleccionar en masa y decirle que busque los pdf, pero hasta donde sé en Mendeley si no lo tiene no, así que tendrás que ir uno a uno bajando tú los pdf. En cualquier caso no te sobres y añade lo básico. Después hablamos de las búsquedas de pubmed y como hacer que tu biblioteca crezca.

Coge también todos los papers que tengas en papel y ve añadiéndolos. Aquí entra el punto de cómo buscar algo de lo que sabes el título. En tu navegador puedes añadir una extensión para Mendeley. Busca en google el título del paper que te interesa y al hacer clic te lo va a añadir automáticamente. Si puede, incluso se va a bajar el pdf (hay cierto desacuerdo en si lo de bajar los pdf solos funcionan o no). Otra opción es que busques el paper y bajes el pdf. Luego arrastra el pdf al icono de Mendeley y ya lo añade. Yo como dedico un rato del tirón a varios, suelo hacerlo así porque luego selecciono los 10 ficheros, arrastro, y sé que todas las entradas tienen pdf. No tires todavía tus copias en papel.

Ahora tienes tu lista con los papers que tienes, y quizá alguno mas que hayas añadido. Ya está bien para el primer día.

Día 2: digitalización

En este segundo día nos vamos a centrar en el tema paperless. Vas a comenzar por pasar todas tus notas al sistema digital. Aquí entra en juego Adobe Reader. Mendeley tiene su propio sistema de apertura de pdf, con el que puedes incluir notas y subrayar. El problema de esto es que son sus notas, no las notas del pdf, con lo que cualquier intento que hagas de abrir desde otro sitio, no van a estar. Lo bueno de Adobe Reader es que el tipo de notas que pone se pueden imprimir, se pueden ocultar para imprimir, puedes mandarle a alguien el fichero con tus notas, etc etc. Abrid Mendeley y con el clic derecho le decís que abrir externamente, y lo hará con vuestro lector por defecto, que en este caso esperamos que sea ese. Ahí abrís las herramientas de anotación y ya podéis subrayar, poner postits o lo que sea. Para practicar, podéis pasar ahí todo lo que tengáis escrito en vuestras copias de papel. No os olvidéis de configurar cómo queréis que se marquen los papers como leídos… yo lo tengo para hacerlo yo a mano, para que no se me cuelen cosas a las que solo les echo un ojo. A partir de ahora vuestro objetivo es que la lista crezca, pero que no tengáis demasiadas bolitas verdes.

Cuando por la razón que sea tengáis copias en papel, pasad las notas a vuestra version digital y pensad si os va a hacer falta la copia para algo (por ejemplo, para una reunión con el jefe). SI es que no, basura.

Día 3: crecimiento

Ya tenéis vuestro sistema a punto, y ahora lo que queréis es organizar como conseguir nuevos papers. Como dije antes, siempre se puede ir a lo bruto y coger cientos, pero hay métodos mejores para que no os veáis de repente con 800 papers pendientes de lectura, de los cuales la mitad de poco sirven. Vamos a hablar de las alertas y las búsquedas. Mi sistema cuando empiezo con algo nuevo es seleccionar una serie de búsquedas clave que hago en pubmed y cuyos resultados agrego según me parezcan más o menos interesantes a mi biblioteca. Esas búsquedas clave las añado a mis búsquedas guardadas en My NCBI y le digo que me mande mails con las novedades. Así, una vez a la semana, o cuando corresponda, me llega un mail con los enlaces de lo que es nuevo y me puede interesar añadir a mi biblioteca. Los mails semanales son muy cómodos, porque haces todo del tirón, pero igual preferís que llegue fraccionado aunque lo proceséis de golpe, si trabajáis en un tema caliente. Algunos ejemplos son:

– Palabras clave de vuestro tema. Por ejemplo, en mi tesis, eran cosas como “fago T4”, “fago T7” etc. Así veréis todos los papers de vuestro subtema.

– Palabras clave de vuestro tema en modo review, por ejemplo “bacteriófagos”. Con esto os aseguráis de pillar todas las reviews que se publiquen sobre el tema en general. 

– Palabras clave de vuestras técnicas, por ejemplo en mi caso “cristalografía”.

– Nombres de vuestros competidores, para no dejar de lado lo que están publicando.

Añadid lo que creáis oportuno a vuestra biblioteca tanto en la búsqueda inicial como en las revisiones.

Día 4: empezar a leer

Abrid vuestra biblioteca y ordenadla por el criterio que sea y después por el estado de lectura. Los tres primeros papers que aparezcan pendientes de lectura os tocan hoy. Los abrís en el Adobe Reader y los leéis. Según el tipo de paper os interesará más una sección u otra, así que no siempre os tenéis que leer todo. Si veis que hay algo que queráis leer de las referencias, os lo añadís. Si queréis, ponéis una nota en el pdf en la que resumís por que es importante. Por ejemplo, yo tengo cosas como “paper de primera estructura de un virus por cristalografia”. Esas notas ayudan después cuando tenéis que escribir un paper o vuestra tesis. Según leéis, marcáis como leído.

Día 5: la revisión

Una vez a la semana, os abrís los mails con las notificaciones de papers nuevos y añadís lo que creáis conveniente. Además de eso, podéis dedicar este día a revisar las principales revistas para ver que otros temas están de moda, aunque no sean de lo vuestro. Esos papers no se bajan, se ojean en la revista y ya, a no ser que os interese tanto que queráis guardarlos.

Día 6: la movilidad

Esto para mi es un aspecto importante. En mi segundo ordenador tengo instalado lo mismo apuntando a la misma carpeta de dropbox, por lo que simplemente puedo abrir todo sincronizado. En el iPad sincronizo de vez en cuando la app de Mendeley para tener acceso a mi lista, pero lo que más uso es Documents, que me permite abrir el fichero pdf y anotar sobre él de una forma muy limpia. Lo que hago es tener sincronizada la carpeta papers de dropbox en Documents, de forma que pueda acceder a lo que sea offline y sincronizar después. Si vais a leer frecuentemente en vuestro iPad, es útil que en vuestra revisión semanal hagáis una lista de lo que queréis leer y os lo pongáis en vuestro gestor de tareas preferido, apuntando autor y año o lo que sea, ya que en Documents vais a ver el nombre que le hayáis dado via Mendeley.

Día 7: descanso

No intenteis leer todos los días por leer, pero intentad mantener un ritmo. Siempre hay épocas mejores o peores, pero estando bien organizados, todos podemos sacar un hueco para leernos un par de papers al día. Esto, si contamos 52 semanas al año y leer solo de lunes a viernes dos papers, nos sale a más de 500 al año. Parece muchísimo pero no es tanto esfuerzo. Y no olvidéis descansar un día de vez en cuando, porque la mente también necesita descanso!

El protobiólogo y Frank de la Jungla

Acaba de llegarme un enlace del Facebook de Frank en el que le responde a un protobiólogo que lo insulta. Porque eso es insultar. No sé por qué, será que llevo un día muy cabreada, me ha apetecido comentar un poco sobre este señor. 

Sé que a muchos no os gusta, y sé que tenéis vuestras razones, pero en su planteamiento tiene razón. No me voy a meter en sus temas personales, que ya bastante tiene el hombre con la situación que tiene, haya sido o no culpa suya. Me voy a centrar en el aspecto puramente científico, pero desde la perspectiva, la mía si, de una bióloga. 

Vamos a ver, el primero que no se haya dormido con el coñazo de los documentales de La 2 que tire la primera piedra. Podéis decir lo que queráis sobre la forma que tiene este hombre de hacer sus programas, pero hace algo sobre animales que llega al público. A todo el público. Casi todo el mundo que conozco, aunque lo ponga a parir, antes o después se ha quedado enganchado a su programa. Un claro ejemplo es mi madre, que pone su programa y se pasa todo el programa criticándolo… Pero no se lo pierde. 

Mi madre usa unas criticas muy parecidas a las de este chico. Yo he decidido llamarlo protobiólogo porque creo que le falta un hervor. No he mirado, ni quiero mirar, si resulta ser un doctor. Me da igual. Desde mi perspectiva, le falta un hervor. 

Una de las críticas más comunes es que es muy mal hablado. Que queréis que os diga, yo lo llamaría realista. Porque los que llevamos la biología en las venas, hayamos estudiado o no, tenemos por costumbre hacer eso. No sé si alguna vez habéis intentado, por ejemplo, coger una rana. Lo mas probable es que se os escape y soltéis un taco. Ni os cuanto si os pegáis una leche en un charco. Pensad en la vida real, y veréis que eso es lo que el muestra. No son horas y horas de postproducción para que quede bonito. Es lo que hay, y es así. Y seria más real si pudiésemos ver las tomas descartadas, en las que seguro que el pobre cámara ha metido la cámara en el río más de una vez. 

Otra crítica habitual es que es un inconsciente. Bueno, y yo soy alérgica a las picaduras de mil cosas y ahí voy de cabeza a echar la mano a donde no debo… A ver como creéis que descubrí que soy alérgica. Los llamados “amantes de la naturaleza” tienen por costumbre meter la mano o la cabeza donde no deben. Y si, acabamos más de una vez en el hospital, pero es que nos apasiona. 

También se dice que no tiene estudios, que es un flipado. Esto no es cierto, porque hasta donde sé, es veterinario. Parece que todo el mundo sabe que jugaba al tenis, pero nadie que estudió veterinaria. En cualquier caso, a ver si nos quitamos la titulitis de una puta vez, porque deberíamos pensar en lo que sabe, no en qué se ha licenciado. 

Se dice que hace daño a los animales. No. A los animales se les hace daño cuando se los encierra en jaulas, cuando se exponen en un zoo. Cuando se matan por el puro placer de matar. Irse a la selva y coger un animal en la mano no es hacerle daño, aunque parezca luchar mucho con el animal. Por otra parte, para poder estudiar a los animales, habitualmente hay que cogerlos. 

Es un flipado que sale en la tele y ya. Esta es la parte molesta, porque el hombre es un investigador hecho y derecho, y además muchas de esas cosas las ha ido sacando de forma paralela a sus programas. Si dedica su vida a proteger a los animales, y también a proteger a las personas de los animales. Me da igual que no esté publicando en Nature, porque a veces hay cosas que son más importantes en la sociedad que lo que se publica en Nature. 

Dicho todo esto, ahora sois libres de seguir criticándolo (conste que yo también tengo cosas que criticarle, pero no son esas). Al menos, la próxima vez, antes de decir algo de lo anterior, volved a pensar en el documental de La 2. 

PS: yo acostumbro a salir al monte en lo que en Suiza llaman flipflops. Ya podéis crucificarme. 

La respuesta al protobiólogo 

Manual práctico para el avance de tu tesis

Tras mi solicitud de ideas de ayer y la comprobación de los términos más buscados que traen a este blog, voy a escribir aquí una pequeña guía para aquellos que han decidido la opción suicida (mira que yo avisé…) y se lanzaron a empezar una tesis. Lo voy a escribir dirigiéndome hacia una persona, el que me lo pidió, pero tú, seas quien seas, que has llegado aquí, piensa que también es para ti.

Antes de empezar, quiero dejar clara mi situación personal, para que no me pongáis a parir. Yo acabé mi tesis hace ya casi dos años y en estos momentos me encuentro en Suiza con una beca EMBO. Tampoco es que la cosa vaya mal. Supongo que algunas cosas hice bien. Pero sé que hice otras muchas mal. Por eso, este pequeño manual debe servirte para que tú no cometas los mismos errores.

Empecemos. Estás haciendo una tesis, no hay vuelta atrás. Si todavía no has conseguido una beca para tu tesis, haz todo lo posible por conseguir alguna. Estás tardando. Nunca jamás te fíes de el “no te preocupes que yo te renuevo”, porque a la mínima a tu jefe le quitan el proyecto y estás en la calle. Intenta siempre buscarte tu propia financiación.

Piensa lo que quieres hacer, cual es tu objetivo, y como quieres hacerlo. Déjale claro a tu jefe desde el principio cual es tu plan. Si tu plan implica trabajar en fines de semana, deja claro que cuando vas lo haces porque quieres, y que no vas a ir porque te lo pidan. Deja claro que los fines de semana se compensan, así que si te quieres ir un día al mediodía, para eso has ido el sábado. Deja claro cuales van a ser tus horarios, si van a ser regulares o no. Deja claro si te quieres coger las vacaciones del tirón o a cachos. Que luego no venga nadie protestando.

Ahora tienes las ideas claras. Empieza a trabajar pensando que ya estás acabando. Uno de los puntos que a mi me fue bien pero que peor iba en mi entorno era el tema de las lecturas. En general, cuesta mucho ponerse a leer papers. Si este tema interesa, puedo escribir un post específico sobre como mantenerse al día en la literatura científica y no morir en el intento. En resumen, asegúrate de leer algo todos los días, o el día que te vayas a poner a escribir te va a dar algo.

Mantén un buen cuaderno/libreta de laboratorio. Tras mi gran fracaso durante la tesis (todavía estoy aprendiendo a organizarme) ahora he descubierto la utilidad del cuaderno por duplicado. Mi sistema es tener un fichero de texto en el que voy día a día escribiendo lo que hago, aunque sea en modo telegráfico. Luego completo eso con algo más de descripción y añado las imágenes que sean, en mi caso principalmente fotos de geles y cromatogramas, y al final de la semana lo paso al cuaderno en papel. Esto me permite escribir en el cuaderno de una forma más organizada y sin tachones. Además, en el fichero digital escribo también mis desvarios mentales, e incluyo cosas que no necesariamente tienen que ir luego al otro. Piensa que cuando te vayas el de papel se queda en el laboratorio, pero tú puedes necesitar tus protocolos o tus datos en el futuro.

Organízate. Planifica. Siéntate delante de un calendario semanal. Pon unas rayas que delimiten las horas que vas a estar en el laboratorio. Quita el rato de comer. Quita las pausas de café. Ahora llena el resto con tus experimentos. Piensa cuanto te lleva cada cosa y añade un 30% más. Al principio, seguirás saliendo tarde, pero poco a poco irás mejorando. Ojo con la multitarea, si yo estoy corriendo un gel mientras preparo una PCR y me olvido de poner un timer, la he jodido. Si te quedan huecos, piensa que más puedes hacer ese día. Cuando creas que no puedes poner más, rellena leyendo papers. No te olvides de contar con el tiempo de anotar las cosas en tu cuaderno y revisar las cosas que tienes planificadas para el siguiente día y la siguiente semana (yo cuento con 15 min al día y una hora el viernes). Si te sobra tiempo, vete pronto a casa y duerme, o ve a tomarte una cerveza con los colegas, antes de que los pierdas.

Adelántate a los demás. Como has planificado todo bien, sabes que la semana que viene vas a necesitar una máquina el miércoles de 12 a 1. Si tenéis reservas, resérvala cuanto antes. Piensa también en que momento las cosas están más solicitadas para evitar esas horas, o para contar con los tiempos de espera. Una cosa importante: para que nadie te odie, no olvides ajustar tus reservas cuando revises tu planificación, e informar a tus compañeros si vas a dejar una máquina libre.

Si todo sale mal un día, sal a la calle. Pasea. Bébete una cerveza. Fúmate un cigarro. Date a las drogas que sean… pero nunca lo pagues con tus compañeros. A mi me funcionó muy bien lo de escribir en el blog y en twitter, pero cada día veo casos en los que realmente, deberían darse como mínimo a la coca.

Piensa que todo va a salir mal y cúbrete las espaldas. Te has organizado bien, así que te quedará un rato libre cada día. Un par de horas. Aprovéchalas para que tu CV crezca. Piensa que otras cosas te interesan y apréndelas. Yo esto lo hice fatal, porque me centré en hacer que la parte de la tesis saliese bien y no pensé en lo que iba a pasar después. Lo primero que debes hacer es aprender idiomas. Para poder seguir adelante vas a necesitar un C1 de inglés. No se trata de que te encierres en una academia, pero asegúrate de poder entender Juego de Tronos en inglés sin subs. Luego, cuando se acerque el final, ve y sácate un papelito del TOEFL. Renuévalo cada vez que veas que se acerca un cambio de etapa. En medio con que leas y escuches inglés frecuentemente te llega. Si tu nivel es más bajo, entonces plantéate una academia durante una temporada, o un curso online, o algo, pero necesitas eso antes de acabar la tesis. Además, aprende otro idioma. Elige el que más te guste, el del país al que te gustaría ir, pero apréndelo. Yo ahora me arrepiento mucho de haber abandonado mi francés y no haber aprendido alemán.

Prepara un plan B, y ejecútalo en el tiempo que te queda. Yo hablaba en mi post previo de aprender a programar formalmente, pero como si quieres aprender sobre la evolución del cantonés en el siglo XX. Abre un navegador, búscate un curso de lo que sea y mantente activo.

No te olvides de la titulitis. En el momento más inesperado, tú puedes creer que es evidente que siendo doctor en X sabes hacer Y, pero igual el resto del mundo no. Asegúrate de que todo lo que hagas lleve un papelito. Si vas a congresos, pide papelito. Si haces un curso online, pide papelito. Si aprendes un idioma, paga el puto papelito. Colecciona papelitos, plantéate como propósito de año nuevo conseguir un nuevo papelito para la colección al mes.

Viaja. Nunca jamás digas que no quieres ir a un congreso, aunque vaya a ser un coñazo. Si viajas, intenta siempre conseguir un poco de tiempo extra para visitar el sitio y poder saber qué te gusta para el futuro.

Viaja más. Intenta a toda costa hacer una estancia. Pide una beca para tu estancia. Vete a donde sea y empápate en los conocimientos de la gente de allí, pero también de su cultura. Las experiencias casi cuentan como papelitos.

Ahorra. Acabar la tesis y empezar una nueva vida de postdoc o en la industria cuesta una pasta. Yo me ventilé entre una cosa y la otra casi 10.000 euros de ahorros, y eso que iba a gastos compartidos. Cuenta con que durante unos meses vas a vivir del aire y necesitas ese dinero.

Conoce toda la gente que puedas. No subestimes el poder del networking. Ábrete una cuenta el Linkedin y otra en Researchgate y añade a toda la gente que conozcas. A todos los que sean predocs o postdocs, añádelos también a twitter y facebook. Interactúa con ellos de vez en cuando. En el futuro, te va a hacer falta esa red de contactos. Yo este paso también lo hice fatal, pero estoy en ello.

Nunca, jamás, te saltes una fiesta en un congreso. Puede parecer absurdo, y preguntarás que por qué tienes que acabar bailando cosas de King África borracho perdido en un congreso. Tú no preguntes, pero hazlo. La mejor red de contactos es la que se hace en noches de borrachera. Eso sí, no olvides mirar al día siguiente los nombres de la gente que estaba contigo, y da gracias por las webs de grupos con fotos. No te puedes imaginar la de cosas que se consiguen con una cerveza en la mano, en serio.

Protege tu hígado a la vez que promocionas la destrucción de los de los demás. Calcula muy bien cuanto bebes, sobretodo si hay jefes en tu entorno, porque no quieres dar una mala imagen. A la vez, intenta animar a la gente a organizar cosas, desde la fiesta post-congreso hasta la barbacoa con los miembros de tu grupo.

Y por último, diviértete. Ya sé que no me vas a creer, pero lo que viene después es peor. Todavía eres joven y puedes disfrutar de la vida, así que hazlo. Ya te agobiarás cada 6 meses en el postdoc por no saber qué va a ser de ti.

Hasta aquí la historia por ahora. Tengo en mente varios proyectos que pueden ayudar a guiar a quien haya llegado hasta aquí, pero para eso tocará esperar un poco más. Mientras tanto, si hay dudas, si alguien quiere más detalle sobre algo, para lo que sea, ahí están los comentarios.

Petición de ayuda y seguimiento tras 6 meses

Al igual que hice al acabar los tres primeros meses del año, voy a escribir un (pequeño) post sobre como va el avance del año, principalmente para motivarme a mi misma a no suicidarme, pero también para pedir un poco de consejo (eso lo pido al final, que así leéis hasta abajo). Vamos a ello:

Libros: hace tres meses decía que todo iba viento en popa porque de mis trece libros previstos llevaba leídos tres, aunque el siguiente que había empezado era demasiado tocho. He avanzado ese libro y he cometido el error de empezar otro por el camino, ambos en inglés, lo que me hace la lectura ligeramente más lenta. Bueno, igual debería ponerme las pilas con el tema de aquí a la próxima revisión en septiembre.

Publicaciones: sin comentarios. Voy a pegarme un tiro o algo. Mientras escribo esto estoy refinando una estructura a ver si la publico de una puta vez.

Series: por supuesto, me he visto la nueva temporada de Juego de Tronos. En el resto estoy estancada en una misma serie, pero he visto bastante… Tenemos bastante bien establecido el ver algo todas las noches, para mantener bien nuestro oído a un inglés de verdad.

Blog y Twitter: estamos aquí no? Sé que escribo poco, pero lo voy intentando. La verdad es que en este aspecto me vendría bien un poco de motivación. En Twitter es más fácil porque puedo quejarme aleatoriamente en cualquier momento del día, pero para escribir en el blog el caso es tener las ideas y el tiempo. Así que bueno, si a alguien se le ocurre algo que estaría bien que comentase, que no dude en comunicármelo, que yo empiezo a escribir.

Viajes y conciertos: conciertos ni uno, pero acabo de volver de un viaje a Nueva York. Además he pasado unos días en mayo en Estrasburgo. Espero seguir viajando un poco, y también ir a España en algún momento. A Galicia. Quiero pulpo.

Laboratorio: por razones que no llego a comprender las cosas se han dado la vuelta bastante. Todo va bastante bien con la gente nueva y mi jefe hasta me sonríe en ocasiones. No sé, supongo que a veces hay que sonreír un poco a la vida para que la vida te sonría. Estoy en proceso de intentar calmar las tensiones y parece ir todo bien. La semana que viene se incorpora un postdoc nuevo, que parece ser majo, y en agosto otra predoc, tímida pero que parece ser maja también.

Ejercicio y vida sana: pese al parón en las últimas semanas debido a una acumulación de problemas, había empezado a salir a correr y todo. Espero poder retomar pronto la actividad. Al menos, con la ligera mejoría del tiempo, estoy mucho más activa.

Productividad: me estoy organizando bastante mejor, dejando casi todos los días preparadas las tareas del día siguiente, que intento seguir al pie de la letra con sus franjas horarias… cuando los resultados me lo permiten. Además, estoy estableciendo un buen ritmo de lectura de papers en el trabajo en los ratos libres al tener mejor organización. Todavía tengo que mejorar el sistema, pero claramente ahora que estoy más activa y menos cansada la cosa va mejor.

Idiomas: he acabado mi curso de alemán y me he planteado que tras un par de semanas de relax (hasta que volviese de NY, o sea, ayer) me pondría en modo autónomo a repasar y mejorar. Tengo la impresión de que pese a haber acabado el nivel A2 tengo lagunas, así que quiero hacer un buen repaso de todo, e intentar complementar. Si me estanco, cuando empiece el curso me buscaré otra academia en la que pueda continuar y, si es necesario, repetir primero el A2 para ir sobre seguro.

No crecer: todo controlado por aquí. Si a alguien se le ocurre decir algo por mi cumpleaños va a acabar flotando en el Manzanares.

Paralelamente, y aquí la parte en la que vengo a consultar, me gustaría complementar en algún momento mi vida y mi formación, dado el futuro incierto de mi carrera. Creo que una de las vías que debería pensar es la de la bioinformática, tanto en la parte estadística como en la parte de programación. Son cosas de las que tengo conocimientos, pero son difusos y basados en mi propio aprendizaje a base de pegarme con mi ordenador, con lo cual tengo unas lagunas tremendas. Sé que en sitios como Coursera hay cosas bien organizadas que me podrían ayudar. La verdad es que en estos momentos no me interesa en exceso el certificado, si es que me vais a decir que eso es poco oficial. Por otra parte, no sé de dónde sacar el tiempo, y todas esas cosas requieren un montón, pero sé que es posible que en un año tenga que buscarme la vida por otras vías, y me gustaría cubrirme un poco.

Así pues, espero vuestra colaboración por las vías de comunicación habituales. Cualquier experiencia sobre  self learning me vendría bien. Algo con lo que pasar algún que otro rato. Y aquí incluyo los idiomas, que tengo que buscarme también de que forma me quiero organizar eso si pretendo vivir sin academia. Pensad que tengo cosa de dos horas al día en el tren más, vamos a ser realistas, unas cinco horas extra que puedo sacar de debajo de las piedras entre las noches y fines de semana. Espero vuestras sugerencias.

El MERS llega a Europa, ¿cierto?

Estaba yo ahora rápidamente repasando las noticias, cuando me he encontrado con una noticia que habla de que se ha muerto alguien en Alemania. El caso es que de repente, como es novedad, me he encontrado varios titulares en los que se daba a entender que era el primer caso en Europa (pánico, vamos a morir todos). Haya calma. 

El MERS es nuevo, pero no tanto. Si mi memoria no me falla, el virus se aisló en 2012. Es bastante parecido al SARS, con síntomas similares. Para los que no recordéis lo que es el SARS, pensad en chinos con mascarillas… No, antes de la gripe, ronda anterior… Eso, eso era el SARS. El SARS era síndrome respiratorio agudo grave… Y este es síndrome respiratorio de Oriente Medio. Pero en resumen, produce una neumonía, te deja sin pulmones, y tiene bastantes papeletas de matarte. El SARS se hizo famoso allá por 2003 (recuerdo muy bien la fecha, porque empezaba la carrera y sólo se hablaba de eso), y creo recordar que hasta nuestro muerto MSN tenía emoticonos con mascarilla. 

Ambos virus son coronavirus. Por ahora se presupone (no está muy probado) que el MERS se une a receptores diferentes en la célula, pero en general se parecen bastante. El MERS tiene como reservorio a mis queridos murciélagos, por lo que no es muy probable que haya contagios en Europa. La parte mala de esto, es que al igual que el SARS, la barrera de especie es muy fina, por lo que una persona contagiada se lo puede transmitir a otra. 

El caso que ha llegado hoy a la prensa no es el primero en Europa, cosa que algunos periódicos sí están aclarando, mientras que otros entran en modo pánico, muerte y destrucción. Este es el primer caso en Europa desde el último brote, pero si recuerdo bien, ya hubo otro caso en Alemania antes, y un par en Francia. De estos, al menos uno murió. Y sí, la mortalidad ronda eso, el 30%. Y sorpresa… Hasta hubo un caso en España! No sé si lo recordaréis, pero en las noticias se ha hablado de las restricciones en las peregrinaciones a la Meca durante los dos últimos años. Como la zona es uno de los focos en los que más casos se han detectado, de alguna forma había que controlar que hubiese más casos. En 2013 se pidió por las buenas que la gente en grupos de mayor riesgo no fuesen, pero en 2014 fueron ya un poco más persuasivos. La española contagiada pilló el virus haciendo dicha peregrinación. 

Ante el ataque de histeria y el aluvión de búsquedas en Google de “toso puedo tener MERS”, os puedo decir que la prueba es bien sencilla, ya que se trata de una RT-PCR igual que la que se hace para el ébola, pero esta vez no hay que tener tanto cuidado con las muestras. 

Como curiosidad, puedo añadir que se ha detectado en camellos, así que ya sabéis, cuidado con lo que hacéis con los camellos. Si no tenéis ningún extraño hobby que incluya camellos (camellos residentes en Oriente Medio, que los españoles no cuentan), entonces en principio todo va bien. Por el resto, si alguien por alguna razón decide viajar a zonas en las que hay casos (varios), lo único que debe hacer es comportarse: lavarse las manos, taparse al estornudar, etc etc, y pedir a la gente a su alrededor que haga lo mismo. Con unas medidas de higiene mínimas se pueden evitar gran parte de los contagios. Así que ya sabéis, volved al manual básico de la gripe A que tenéis colgado todavía en el aseo de la oficina, y recordádselo a todos los que os rodean. Que el virus en España no está, pero si se asustan un poco igual os ahorráis al menos algún que otro resfriado. 

Lo que no pensamos cuando opinamos sobre los políticos

Estaba yo ahora pensando en el tema del pobre hombre este de Madrid. Iba a ponerme a opinar sobre lo bien o mal que estuvieron sus desafortunados (o no) tweets, pero me he quedado pensando que para qué, que si eso el que sea inocente, que tire la primera piedra.

Yo me veo aquí, escribiendo en este blog desde hace ya casi diez años. Quitando un par de momentos de boom en el que durante un par de horas han subido, las visitas de este blog son muy bajas. Vale, ha tenido mejores tiempos, pero ahora esto queda relegado a mi misma y a los cuatro lectores fieles que ahí seguís. Pero no sé qué puede pasar en el futuro.

Pienso un poco en el pasado de este blog, y pienso en todo lo que aquí he dicho para desahogarme durante la carrera. Todas esas crueldades destacando los fallos de mis profesores en clase que, al fin y al cabo, son seres humanos. También pienso en mi cuenta de twitter y en la cantidad de veces que he repetido la palabra matar. El caso es que, en realidad, soy una persona poco agresiva. Soy poco agresiva y mantengo la calma porque uso estas herramientas para dar salida a mi mala leche, a mis agobios. Nunca he perdido el control en una discusión con mi jefe, por mucho que la situación apuntase claramente a ser uno de esos momentos en los que los que tendría que haberle gritado, pegado, o incluso denunciado. He aguantado y resuelto el problema. No, todavía no he matado a nadie.

El caso es que todavía no he cumplido 30. Quizá dentro de otros 5 o 10 años ocupe un puesto de relevancia. Lo veo poco probable, pero vamos a pensar por un momento que me vuelvo a España y me meto en política, que acabo de concejala. Vamos a ir al caso extremo, que soy la leche y acabo de ministra de ciencia. Joder, menudo marrón. Tengo que dimitir fijo.

El caso es que durante los últimos 10 años he soltado tal cantidad de burradas que no llegaría viva a la investidura. Y conste que no me arrepiento de tales burradas, y todas tienen un contexto en el que parecen muy lógicas, pero no dejan de ser burradas. En ese caso, quizá debería replantearme si es que he hecho algo mal, si debería ir borrando ya todo preventivamente y ser políticamente correcta. No, no lo pienso hacer.

Todos tenemos un pasado, todos hemos soltado grandes burradas cuando nos creíamos entre amigos, y a lo mejor no estamos tan entre amigos, y en el momento más inesperado podemos estar llegando a un público muy amplio, que no entienda o conozca ese contexto. Pero todos, antes o después, decimos lo que no debemos.

Estamos juzgando a dos chicos por cosas que han dicho hace un mínimo de dos años, cuando todavía no eran políticos. Cuando defendían a un amigo, cuando estaban en una plaza gritando. No voy a ser yo la que diga si esos dos chicos deben dejar sus puestos sin estrenar o no. Yo creo que eso corresponde a su partido. Especialmente aquellos que confiasteis en dicho partido como para votarlo, ahora deberíais de confiar en él y en su gestión de esta supuesta crisis.

Pero nosotros… nosotros no podemos juzgarlos. Pensad que en cuatro años os dais un golpe en la cabeza y os eligen concejales. El que entonces pueda decir que está libre de pecado, que no van a encontrar absolutamente nada de ese estilo en su twitter, en su blog, en su Facebook, en la gaceta del instituto… entonces, ese es el que puede tirar la primera piedra. Mientras tanto, dejen el cargo o no, dejad a los pobres chicos tranquilos, que son seres humanos, igual que el resto de nosotros.

La vacuna que me puede matar

Tras haber discutido hoy otra vez en el laboratorio sobre el tema de la confidencialidad, tras repetirme mi jefe que no puedo hablar sobre lo que hacemos en el laboratorio, soy a desahogarme un poco con el temita de las vacunas. 

Vale, el título de este post lleva un poco de trampa… Pero bueno, quizá alguno haya hecho clic por ello. Voy a contar por enésima vez mi historia con las enfermedades, desde otro punto de vista, voy a intentar otra vez más convenceros de mi punto de vista. 

Hay gente a la que las vacunas no le valen. Eso es un hecho. Hay gente que no puede ponerse algunas vacunas por problemas de inmunodeficiencia, y hay gente a la que las vacunas le sientan como una patada. Las vacunas siempre, a todo ser humano, le van a provocar una reacción más o menos grave. 

Yo soy una de esas personas a las que las vacunas le sientan como una patada, y que además le hacen poca cosa. Mi sistema inmune tiene una memoria muy mala, y soy el objetivo de todos los virus y bacterias que me rodean. Los que me conocéis, puede que os hayáis fijado en algunas pequeñas marcas en mi piel: algunas son de las enfermedades que he pasado, pero otras son las marcas de las vacunas que me han puesto. 

Cada vez que hay un brote de una enfermedad grave, yo desaparezco del mapa. Mi cuerpo le tiene cariño a los patógenos y cualquier cosa tiende a instalarse en mi y no querer abandonarme jamás. Uno de los momentos graves fue un brote de paperas en la facultad, en el que me pasé una semana acojonada hasta ver que no había más contagios, y yo seguía sin mostrar síntomas. Sin duda, el momento en el que más miedo he pasado, fue cuando supe que estaba en la lista de contactos de riesgo en un caso de tuberculosis. Recuerdo que el médico en cuestión pretendía calmarme, mientras yo no paraba de decir que tenernos a todos en el mismo sitio era una soberana estupidez y que si alguien la tenía, allí nos contagiábamos todos. 

Pese a todo esto, me he pinchado todas las vacunas convenientes. Vale, no me pongo la de la gripe, pero no estoy en grupo de riesgo, y en general sobrevivo bien a mis gripes. Pero todas las vacunas del calendario han entrado en mi sangre, y también de regalo una de la meningitis, cuando me comí un brote en mi entorno (vale, igual estoy siempre en el sitio incorrecto…). 

Aunque mi cuerpo sufra con los pinchazos, yo siempre he aguantado. Aguanto porque puedo tener una mala reacción, puede que durante dos semanas tenga fiebre, pero esa vacuna ayuda al resto. El tiempo que esa vacuna está actuando en mi cuerpo, además de protegerme a mi, protege a la gente de mi entorno, evitando la supervivencia de un patógeno en el entorno. Pero, sobretodo, porque quiero que el resto hagan lo mismo. 

Que una persona se vacune es útil, pero nada comparado con lo importante que es que se vacune todo el mundo. Si una persona, como por ejemplo yo, tiene la mala suerte de ser más sensible a un patógeno y cederle su cuerpo para que crezca libremente, cuando el bicho no encuentre otro cuerpo para instalarse, morirá y nos quedaremos todos tranquilos. Si el resto no estuvieran vacunados, se reproduciría felizmente y tendríamos un brote, que se extendería exponencialmente si no se actúa rápido para controlarlo. Por otra parte, si una persona como yo, es más susceptible a infectarse pese a haberse vacunado, cuando todos los que la rodean se vacunan, disminuyen las posibilidades de que el patógeno llegue a ella. Nunca olvidéis que las vacunas pueden ser maravillosas, pero no protegen al 100%. Lo que hace que la eficacia de una vacuna sea del 100% es que todo, absolutamente todo el mundo se vacune. Vacunar a toda la población es lo que permite erradicar enfermedades, y ahora estamos desandando el camino. 

Espero haber convencido a alguien de que, aunque crea que total no hay ya nadie con paperas, es importante vacunarse contra las dichosas paperas. Ahora vamos a hablar un poco de por qué si no había paperas, de repente hay. Quien dice paperas, dice difteria… 

Creemos que como nosotros nos hemos vacunado, esta historia de no vacunar es cosa de los americanos. No. Error. Cada vez hay más gente que no vacuna a sus hijos, por razones que nunca he podido comprender. Incluso peor, hay gente que hace que sus hijos pasen enfermedades en lugar de vacunarlos! ¿Pero de donde vienen esas enfermedades? El primero que diga que del negro que salta la valla… Primero que sepa que es un racista y que no es bienvenido en este blog. Si sigue leyendo, que sepa que está equivocado, ya que todo inmigrante que entra en España tiene acceso a las vacunas que nos hemos puesto (espero) todos. Si me vais a decir que eso los legales, pero que luego tenemos a los del cayuco o la valla… Pues no, a esos se les vacuna todavía antes, más o menos en cuanto los pillan, así que podéis preocuparos un poco más por lo que han sufrido esas personas y menos por lo que puedan traer con ellos. 

En un mundo globalizado, todos viajamos mucho, y en esos viajes tendemos a traernos con nosotros muchos virus y bacterias. Pensad en el hijo que empieza en la guardería y se pone enfermo cada dos por tres, y que se lo pega a los padres. Pues esto es lo mismo. Salimos por ahí y dejamos nuestros bichos y nos traemos otros. Que no volvéis siempre enfermos, me vais a decir… Ya. Porque estáis vacunados! O porque habéis pasado la enfermedad antes, que es lo mismo. El pobre crío de Olot pudo contagiarse de mil formas… Desde algún turista que se trajo la difteria latente consigo hasta un español que hubiese viajado recientemente. Tenerla contigo no quiere decir desarrollar síntomas, que es lo que esperemos que le pase a los niños que la han cogido pero estaban vacunados. 

Pensad bien lo que hacéis. No voy a decir que deba ser obligatorio o no, pero pensad bien la responsabilidad que implica. Pensad bien si queréis poner en peligro vuestra vida (nunca olvidéis las vacunas antes de viajar), la de vuestros hijos, la de la gente que os rodea. Imaginad por un momento que no le ponéis la vacuna del sarampión al niño, él lo pasa sin problemas, se lo pega al abuelo, el abuelo se muere. Las enfermedades no desaparecen por arte de magia, y no, la higiene no las hace desaparecer sin más, al menos no todas las que nos gustaría.  

Pensadlo bien y luchad por los derechos de los vuestros. Luchad porque las vacunas se usen, luchad porque si una vacuna es eficaz, se incluya en el calendario, porque sea gratis. Luchad por la vuelta de esa vacuna de la varicela (¿habéis visto a un adulto con varicela? Es MUY chungo). Luchad por las vacunas de la meningitis en las zonas endémicas, y no por ponerla a correr cuando hay un brote, como me hicieron a mi. Luchad por vuestra salud. 

Pensadlo bien y, si pese a ello no queréis luchar, si seguís pensando que las vacunas están sobrevaloradas, entonces os invito a que me escribáis y me expliquéis por qué estáis tan convencidos. Pero pensadlo bien, porque esa vacuna que no habéis puesto en ese niño que ahora está feliz en el parque sin saber que está contagiando a todo el mundo, puede ser la vacuna que, por no haber sido puesta, me puede matar.