El iWatch que yo querría

A raíz de una conversación ayer, y tras tantos rumores, he estado pensando en que le pediría a Apple si yo pudiese opinar (y que alguien me escuchase). Me he decidido a contarlo, así que sois todos libres de decirme que estoy equivocadísima y que mi idea no tendría ningún mercado.

Para empezar, el iWatch que yo querría no sería un reloj. Creo que el formato pulsera sería adecuado, pero tendría que ser algo muy minimalista, del estilo de una Fitbit. Tendría que tratarse de un producto que ofreciese algo diferente… y supuestamente esa diferencia va a estar en sus sensores. Se trataría de una pulsera ajustada, para lo cual tendría que haber varias medidas y ser elástica. En ella se encontrarían la mayor parte de los sensores y con sólo llevarla puesta y encendida se recogería todo el día tu ejercicio, los pasos que das, etc, pero también otras cosas como tu ritmo cardíaco. Tendría un sistema de sincronización permanente de forma que con un clic en tu iPhone apareciese todo ahí, pero que no dependiese de la presencia del iPhone para funcionar, de forma que si sales a correr, o simplemente te dejas el iPhone en la mesa, siga funcionando todo.

Además, tendría todo lo bueno de los relojes inteligentes. Sin necesidad de una pantalla, podría notificarte por vibración o sonido de algunas cosas, como que entra una llamada o te llega un correo, de forma de vayas corriendo a por tu teléfono si es necesario.

Podrías salir a correr sin llevarte el iPhone ni iPod ni nada. Antes de salir, podrías enviar a tu pulsera el entrenamiento que quieres hacer y la playlist que quieres escuchar, y dada una pequeña capacidad de almacenamiento interno, sería independiente. Sólo te haría falta darle un toque, o hablarle, para que empezase.

Tendría unos auriculares especiales, inalámbricos, que en este caso si requerirían la presencia de la pulsera. Todos sabemos que correr con el puto cable es un rollo. Los auriculares te servirían para recibir tu música y tu entrenamiento, pero también para las notificaciones. Para esto se podría aprovechar la gran potencia de Siri. En los propios auriculares o en la pulsera podría haber un pequeño micrófono, de forma que te pudieses comunicar con ella, preguntando por ejemplo, cuales son tus pulsaciones, o cuantos kilómetros llevas corriendo. También te serviría para decirle que pause la música, o que te lea el asunto del correo entrante. Los auriculares tendrían también sensores extra, haciendo imprescindible la compra del pack. Por ejemplo, el nivel de oxígeno en sangre, que es más fácil de medir en la oreja (y más fiable) que en la muñeca.

Pese a poder interactuar con ella, la pulsera tendría capacidad de decisión sobre que has hecho, de forma que sea capaz de diferenciar que esos 8 km a alta velocidad quieren decir que has ido a correr, o que esas horas sin moverte es que has dormido. Aunque no le dijeses que lo vas a hacer y que se entere, se enteraría sola.

Sería un producto más caro que los que hay en el mercado, pero se dirigiría a un público muy concreto, con una capacidad adquisitiva media. Se buscaría un precio atractivo teniendo en cuenta que quién se la fuese a comprar ya ha gastado una pasta en un iPhone, y se gastaría unos 100 euros en otras pulseras.

Sería muy discreta, de forma que todos pudiésemos llevarla sin llamar la atención por ello, y sin ser un problema en ningún trabajo. Sería resistente al agua y, para los más modernos, existiría en una gran variedad de colores, sin dejar nunca de lado el clásico negro para los conservadores. Existirían también accesorios para decorarlas, para que se conviertan en una moda, y se ingrese más con estos accesorios. Podría venderse el kit base de la parte “sensor” y después que la propia pulsera fuese una especie de funda, de forma que por un precio razonable pudieses disponer de varios modelos y conjuntarla cada día.

Si Apple vendiese algo así, yo lo compraría. Por lo que se ve, soy la única que tiene esa visión. No quiero un iPhone en mi pulsera, pero tampoco vivo tan pegada a él como otras personas. Ojalá Apple escuchase alguna de mis peticiones!

Anuncios

Reto A2: mes 1

El tiempo pasa muy rápido, y antes de que me diese cuenta, ya se me ha ido el primer mes del reto, así que voy a actualizar un poco la situación actual…

La primera semana fue relativamente bien, la segunda fue un poco de bajón, más o menos retomé en la tercera y la cuarta la estoy enfocando relativamente bien.

Por partes: lo que mejor llevo es Memrise, sobretodo porque me ayuda a controlar el uso de datos. Al no consumir, en cuanto Orange me ha avisado de que se me estaban acabando los datos del mes, he empezado a darle más uso. La parte mala es que en cuanto llegue el día 10 y tenga libertad de uso igual, pues seguramente volveré a distraerme mirando a las nubes en lugar de centrarme en lo que debo. He acabado el pack de alemán básico y ahora voy con la ronda de 1000 palabras en alemán. Se divide en dos packs de unas 30 unidades, así que intentaré obligarme a hacer una unidad diaria. Obviamente, antes de ponerme con algo nuevo me obligaré a refrescar los conceptos anteriores. He de decir que hay palabras que no considero para nada básicas, y completamente inútiles para mis necesidades iniciales, pero reconozco que la gran mayoría son útiles.

La otra cosa que llevo bastante bien son los podcast. No los escucho a diario como inicialmente pensaba, creo que los escucho unos 3 días a la semana de media, pero más capítulos de lo estimado inicialmente. Lo que hago es empezar unos cuantos capítulos antes de donde me he quedado para refrescar, e ir avanzando poco a poco, sin reescuchar mil veces los iniciales, a los que sólo he vuelto un par de veces. Voy más o menos por el tercio, así que eso va bien.

Duolingo no me va tan bien… Me cuesta mucho pasar las lecciones de refresco y juntar los puntos, y no soy nada constante. Suelo conseguir rachas de unos 3 días pero luego decaigo. Tengo que centrarme más en eso, y sobretodo en avanzar, porque últimamente hay días que sólo refresco y no miro nada nuevo. El avance en Memrise si lo noto aquí, que muchas veces cosas que me salen en uno ya no son tan nuevas para mi en el otro, aunque me lío un poco con los sinónimos, cuando para un mismo concepto cada programa me pone algo distinto.

La inmersión vía periódicos también la llevo bastante bien, y casi cada día leo algo en alemán. También intento leer carteles, el menú, los mails que me llegan (que vienen también en inglés así que puedo saber si me he enterado). En parte, creo que cada vez voy entendiendo un poco más. También a veces soy capaz de entender cosas sencillas cuando la gente me habla, y ya no me quedo tan con cara de gilipollas.

El resto, nada. He hecho algo con busuu pero no he tocado gramática ni nada, y creo que eso es importante, porque empiezo a tener bastantes dudas sobre la posición de las palabras en las frases: hay cosas que me quedan, pero no tengo clara la norma de por que unas veces algo va delante y otras detrás.

En las próximas semanas, antes del empujón final, pretendo centrarme un poco más en los puntos débiles. Agosto se que va a ser un mes más difícil, pero tengo que intentar mantener la constancia en lo que he logrado hasta ahora y mejorar el resto de aspectos. Creo que un día llegaré al punto de empezar a entender más o menos bien lo que leo o escucho, y entonces todo será más fácil porque podré incluir cosas menos repetitivas, leer libros adaptados, etc.

He pensado también en buscarme un manual de alemán para ir más en serio, aunque pueda ser un poco coñazo si me planteo llevarlo conmigo, aunque quizá lo mejor sería tenerlo para obligarme en casa. Dicen que si ves las cosas en papel y escribes a mano te quedan mejor. Tendré que mirar a ver si encuentro algo y si me convence, o si me planteo descargar algo y darle uso a la impresora del laboratorio.

Seguiremos informando del avance. Por ahora, me queda media hora de tren, y hay que darle al Memrise de hoy, que no lo he tocado.