Tuperlab: albóndigas con tomate

Ayer, mientras contaba tuppers para esta semana, me di cuenta de que fallaba algo… el congelador se estaba quedando vacío! Así que hoy al salir del curro asalté el Mercadona y, aunque la comida de esta semana ya estaba solucionada, preparé unas albóndigas para cenar y congelar… Lleva tiempo (unos 45 min) pero es algo baratillo y muy apañado 🙂

Materiales:

  • 500 gramos de carne picada: lo mejor es que sea mezcla de ternera+cerdo
  • Ajo
  • Perejil
  • Un huevo
  • Una rebanada de pan de molde
  • Un vaso de leche
  • Dos cucharadas de pan rallado
  • Un vaso de harina
  • 300 gramos de tomate frito
  • Medio vasito de vino tinto

Métodos:

Se pone en un bol/ensaladera/cosa la carne y se añade el ajo bien picado y el perejil (un poco, media cucharadita). Se añade el huevo. Se trocea (lo más pequeño posible) el pan de molde y se añade. Se pone también la leche, un poco de sal y un poco de pimienta (esto al gusto de cada uno), y el pan rallado.

Ahora viene la parte chunga. Se meten las manos en eso y se amasa todo hasta que quede uniforme. Ya sé, parece asqueroso… pero os juro que es la mejor forma de que quede bien.

En una sartén se calienta un poco de aceite (dos dedos de altura) y empieza la parte estresante. Ponéis en un plato hondo la harina y con las manos váis haciendo las bolitas de la masa, las rebozáis en la harina y las echáis en la sartén. En la sartén tienen que estar poco tiempo: suficiente como para que se doren por fuera pero que no se cuezan por dentro. Según estén listas las pasáis a una cacerola. En mi caso yo iba alternando de forma que preparaba dos, las echaba a la sartén, le daba vuelta a dos que estaban dentro y quitaba dos para la cacerola. Es todo cuestión de práctica, pero si no os véis apañaos podéis hacer todas las bolitas primero, enharinarlas y luego atender sólo a meterlas y quitarlas de la sartén.

Cuando ya tenéis vuestras albóndigas en la cacerola, añadís el vino y las rehogáis bien, cuando estén bien empapadas encendéis el fuego (bajo) y añadís el tomate. Se deja cocer a fuego bajo 5-10 minutos (para que se hagan bien por dentro).

Y ya están listas!

Esas cantidades deberían dar para cuatro raciones de 4-5 albóndigas, dependiendo del tamaño de vuestras bolitas. La salsa de tomate es abundante de forma que después podéis acompañarlas con arroz o pasta y ya tenéis salsa para el conjunto.

GTD: un paso más allá

Hace unas semanas escribía sobre mis técnicas para mantenerme centrada en el trabajo con más o menos éxito. Estos días (en ratos libres, lo juro) he estado leyendo bastante sobre sistemas GTD y de cómo aprovechar mejor el tiempo (y ya sé que leer sobre eso es, en parte, perder tiempo).

El caso es que me lo he propuesto como un nuevo reto. Y es que mi productividad lleva una mala época… estoy dispersa, no cumplo con mis objetivos, etc etc…

Hay una cosa en la que todo el mundo está bastante de acuerdo: el primer paso es decirlo abiertamente, buscar apoyo. Y de ahí este post… decisión, comunicárselo al mundo, comunicar tus objetivos. Es como dejar de fumar… si se lo dices a todo el mundo te sientes peor cada vez que incumples y coges un cigarrillo en la mano (o eso dicen).

También hay que ir poco a poco, porque cambiar todos los malos hábitos de golpe es muy difícil, y vas a incumplir objetivos.

Como la parte de la organización de tareas la tengo relativamente controlada con mi sistema previo, vamos a centrarnos en cómo aprovechar el tiempo para esas tareas. ¿Cual es mi mayor coladero de tiempo? Diréis que internet: blog, facebook, twitter… o el peor, gReader. Pues no. Yo os aseguro que no. Mi mayor coladero de tiempo son las mañanas… las mañanas en las que me dedico a dormir en lugar de hacer cosas productivas.

Por todos es sabido que en el curro tengo libertad de horarios. Eso no quiere decir necesariamente que entrar antes signifique salir antes… pero sí aprovechar mejor el tiempo. Actualmente, aunque intente negarlo, mi rutina mañanera empieza con un despertador que suena pronto, pero conmigo sin salir de la cama antes de las 9 y… y lo que sea. Eso implica que como muy pronto cojo el tren a las 10 y 10, y llego al trabajo a las 10 y media. Entre unas cosas y otras, al final por la mañana trabajo sólo dos horas (vamos a comer a la una). Si tenemos en cuenta que a las 11 y media mi jefe me lía para el café… pues ni os imagináis lo poco que hago.

Mi reto, vamos a llamarlo “reto GTD” empezará a día 1 de marzo. El tiempo hasta entonces va a ir dedicado a la organización, para empezar a tope. La próxima semana me centraré en organizar todo el trabajo pendiente y en comenzar a cambiar mi peor hábito: tengo que empezar a madrugar.

Así pues, para la próxima semana el objetivo es estar subiéndome todos los días al tren de las 9 y 20. Eso implica que a las 8 tendrá que sonar el despertador y yo materializarme en la ducha. Porque coger el tren de las 9 y 20 no puede ser salir de casa con un bollo en la mano porque no me ha dado tiempo a desayunar…

Os iré contando cómo va la historia, que hago, que no hago, y si consigo mejorar algo… al menos, vamos a intentarlo!

Espero vuestro apoyo… y por dios, que alguien me diga cómo puedo hacer para ser capaz de salir de la cama…

Una mileurista en Madrid

Esta tarde mientras “trabajaba”, @bydiox me recordó que debería poner un post sobre cómo me apañaba al final en Madrid…

Pos mal, me apaño mal… pero sobrevivo…

A partir de los presupuestos iniciales me he ido un poco por las nubes… este mes, por ejemplo, con la calefacción, el recibo de Iberdrola se me ha ido a 100 euros… pfff… casi es mejor pasar frío… Y yo había calculado 50…

Para compensar, el de agua bimensual, ronda los 35 en lugar de los 50 🙂

El bono de transportes me lo han subido y se me ha ido a 55!

De coche había calculado 50. De gasolina gasto unos 20 al mes. Pero queda el taller… hoy me he gastado 20 en cambiar una puta bombilla y el viernes lo llevo a la itv. Así que bueno, creo que hice bien en calcular unos 50 al mes para los imprevistos de revisiones, etc. En navidad también me tocó cambiarle la batería…

El recibo del móvil lo mantengo en 15 en lugar de 25, al menos mientras mantenga los descuentos cortesía de vodafone.

Internet… pasé del pincho usb a una conexión de verdad. Cuando se me acabe el descuento serán 44 euros. Por ahora pago 32… Yo había calculado 30 al mes!

Al final el coche duerme en la calle, por lo que me ahorro los 65 de garaje. Hasta ahora, el único problema que he tenido ha sido un retrovisor arrancado. Por suerte soy una chica con recursos y pude volver a montarlo yo sola sin ir al taller (y sí, funciona).

En cuanto al resto… bueno… en la compra semanal se me van unos 30 euros. Es lo bueno de cocinar de tupper. Me apaño bien y “cocino” sólo dos días a la semana. Tenéis que ver mi congelador todo organizadito…

El café es un problema. Gasto demasiado en café. Y más desde que tengo una Nespresso en casa y otra en el trabajo… odio cuando mi jefe se vuelve tan generoso. Él compró la máquina y ahora yo sufro…

Pero el resto del sueldo vuela… un día sales a tomar algo, a cenar, o necesitas comprarte ropa…

Y me diréis que no necesito comprarme ropa, pero sí. En las rebajas me dejé una pasta renovando mi armario. Y va a peor… y es que el agobio madrileño me hace adelgazar!! Y debería ir parando o voy a empezar a tener problemas para encontrar talla.

Y al final no queda nada, no queda nada o queda negativo… porque algunos meses acabo gastando de más. Pero bueno, ahora que ya he renovado gran parte del armario y comprado todo lo que necesitaba en casa espero poder controlarme… que en verano dejaré de ser mileurista… pasaré a cobrar menos!!!

Y la ayuda del alquiler… sigo esperando a que la comunidad de Madrid diga algo… creo que en unas semanas si no me dicen nada preguntaré yo. Y es que esto no es vida…

Nada, que si tenéis nuevos consejos de supervivencia… bienvenidos sean!