Año nuevo vida nueva…

Pero mi vida nueva en teoría empezó en septiembre, y yo todavía no me he acostumbrado a esa vida. Sigo agobiada, sigo sin acostumbrarme, sigo sin ser capaz… es todo demasiado complicado.

He decidido (y no ha sido fácil) empezar de cero, reestructurar la vida en Madrid, y después ya se verá… y cuanto más intento tener una vida normal, más cosas aparecen para complicarla. Estancias, viajes, becas con problemas para renovarse. Relaciones. Todo es demasiado complicado.

A veces me encantaría poder meterme en una burbuja y aparecer directamente al final de mi tesis… no me habían dicho que esto fuese todo tan complicado…

Al menos espero no equivocarme y haber elegido el camino correcto. Aunque me cueste ahora, intentar vivir un poco más tranquila…

Pero por ahora sólo puedo decir que estoy agobiada, muy agobiada… y sí, la vida del investigador es una mierda.