Rouco y la UAM

Parece ser que el señor Rouco Varela iba a dar una conferencia en la UAM. Digo que parece ser porque servidora, que vive en un mundo paralelo, no se había enterado de la historia hasta esta mañana cuando, todavía con la legaña en el ojo, un chavalín le da una hojita a la salida de la renfe. “Cuando nos amordazan, la belleza del cristianismo se hace más elocuente” ¿Eñeeeeeee? ¿Pero esto no es una universidad pública? Mientras leo el panfleto en cuestión a toda caña, empiezo a torturar al chavalín en cuestión. Más tarde, cuando ya estaba en el labo, me entero de que aparentemente el mismo chaval había sido captado antes por Copépodo, el pobre no va a poder dormir tranquilo en una semana…

Resumo la historia para los que no saben de qué va el cuento. Rouco iba a dar la conferencia, y los “laicos” montaron la de dios (nunca mejor dicho) para evitarlo, así que finalmente se canceló, por seguridad del señor (o monseñor, o lo que sea) Rouco.  ¿Está eso bien?

Vayamos por partes. Rouco Varela me parece un completo gilipollas. Soy atea y creo que la religión debería dejarse fuera de la universidad. Peeero… hay pero. Si esto se ha organizado, ¿son maneras? Yo creo que no. Claramente lo único que han conseguido es empeorar la historia, ya que ahora los católicos están todos crecidos con que están cohibidos. A ver coño, que va a dar una charla, no una misa (eso sería muuuuy diferente, y en el campus, de todas formas, hay iglesias por algo).

¿Es buena la charla? Depende. Yo habría dejado que la diese, y que se maten. Es más, si me hubiese enterado me habría gustado estar entre el público. Ya se sabe, hay que conocer al enemigo… Eso sí, otra cosa es que me hubiese estado callada, porque todos sabemos que me caracterizo por una forma de hablar muy… poco… vosotros, que me leéis, ya me entendéis.

Pero ojo, de forma civilizada, que ya os veía a todos montando bronca en la sesión de preguntas. No, no hay que rebajarse a eso. Libertad de expresión lo llaman, y hay que respetarla.

Sï, que hay que dejar la religión fuera de la vida universitaria. Sí, que hay cosas mejores en las que gastar el dinero que en eso, pero… pero la liberdad de expresión hay que respetarla.

Ahora, lo único que han conseguido, es una horda de cristianos que nos van a dar la vara con que los tenemos reprimidos… los ateos, que deberíamos ser quemados en la hoguera. Pues no, si ya iba a ir, que fuese. En todo caso planteémonos porqué alguien invitó a tal personaje a la universidad… Y por qué coño a los científicos no nos invitan a las iglesias!!!! (por compensar y tal)

Podéis leer más sobre la historia, así como el panfletito en cuestión aquí: Defendiendo a Rouco Varela

(Gracias a los dos enlazados, porque me habéis motivado para escribir algo)

Anuncios