Reseteando la vida

Iba yo ahora a cambiar la firma en el mail. Entonces me he dado cuenta que claro, es que mañana es 1 de octubre, y comienza mi primer mes del todo en Madrid.

A partir de hoy ya soy alcobendiense (que alguien me diga si el palabro es el adecuado…) que esta mañana fui a empadronarme. También entregué los papeles de la RBE, a ver si hay suerte. Estoy por ponerle una vela a algún santo, pero creo que soy demasiado atea, igual me sale mal la historia.

Estos primeros días en Madrid he aprovechado para hacer compras (comida, nada de trapitos) y empezar a organizarme en casa. Ayer, con la historia de la huelga y trabajar “en remoto” (porque no, yo no hice huelga) aproveché también para ir cocinando algo, y hoy me he incorporado en el trabajo en el lado de la mesa de “chicas-tupper”. Ahora me tocará organizar bien mi nevera y mi congelador, a ver qué tal va esto con el tiempo.

Mañana llega la parte pesada de la mudanza. Mi jefe. Y no por mi jefe, más bien porque viene con la furgona con todas las cosas del labo. Yo con mono de pipeta… y voy a seguir con la mierda de cargar y descargar cajas.

Sábado, parece ser que me he ofrecido voluntaria para ayudarlo en su casa (realmente no sé en qué momento ocurrió eso). Y domingo… creo que domingo dormiré todo el día!!

Por ahora aquí sigo, leyendo papers y mirando los 20 euros que hay en mi cartera, pensando cómo voy a hacer para perder esa facilidad que tengo para dejar temblando la visa… La vida de becaria pobre va a ser dura. En un mes, os diré si he conseguido no gastarme más de mi sueldo…

Anuncios

Sobre huelgas, reformas, parados y otras historias

Este post no os va a gustar. Eso ya lo sé. Mi lista de enemigos crecerá… pero algo tenía que decir.

El próximo miércoles hay huelga general. Llevo dos semanas siendo acosada por sindicatos y comités pidiéndome que haga huelga. Pues no me da la gana de hacer huelga.

Muchos dicen que no van a hacer huelga para castigar a los sindicatos. Eso tampoco me parece buena idea. Si no haces huelga, es porque no quieres hacerla, no para castigar a nadie.

¿Entonces es que la reforma laboral me parece bien? Pues no. Pero tampoco he visto que nadie alce la voz para dar una solución mejor. Sí, espera, muchos dicen que hay que dejar las cosas como estaban, sin reforma… que ya se arreglaría. Si no reformasemos, seguiríamos en la Edad Media señores, mejor intentemos arreglarlo, nada de laissez faire al pueblo, que eso no funciona.

Críticas al gobierno… demasiadas. Soy socialista, sí. Pero no pienso que Zapatero sea dios. Es más, lo veo bastante imperfecto. Soy socialista de las de Pablo Iglesias, ese que la mayoría de los socialistas de este país no saben quién es. Un gobierno socialista toma medidas socialistas. Y gracias a dios, de vez en cuando este gobierno recuerda eso, que se llaman partido socialista por algo. Que se suben los impuestos… pues oye, si hace falta, habrá que subirlos. La subida de impuestos repercute en otras cosas. Si no se suben los impuestos, teniendo en cuenta la situación de España, no podríamos tener la sanidad pública que tenemos, ni la educación, ni la paga del paro, ni las pensiones, ni las becas. A más demanda, más impuestos. Pero es lo que queremos. Yo quiero mi beca, y si para poder tener mi beca me tienen que subir el IVA, pues me jodo.

Que dicen que tienen que hacer una reforma laboral, que va a facilitar el despido. Bien, que se pueda hacer un despido improcedente más barato es una putada. Que sí, que habrá empresas que verán todo mucho más bonito, despedirán a todos los empleados de 50 años y con experiencia y contratarán a niñatos con muchos títulos y sin experiencia por la cuarta parte de salario. Pues sí, habrá empresas que hagan esto, porque esto es España, y los españoles, por lo que se ve somos imbéciles perdidos.  Pero también se abaratan los procedentes, y qué queréis que os diga… si un tipo no hace su trabajo, a la puta calle, y ni indemnización ni nada, que aún encima de que no trabaja hay que pagarle más… Que este país, además, está lleno de vagos que saben que no los pueden despedir porque a la empresa le sale demasiado caro, y se dedican a hacer de todo, menos trabajar. Ojalá los funcionarios dejasen de tener un trabajo de por vida, a ver si la administración espabilaba de una vez… y luego no me digáis que soy una egoísta y digo estas cosas porque no me afectan, que mi hermana es funcionaria, y no tengo ningún problema en que cada cierto tiempo comprueben si realiza su trabajo o no.

La jubilación. Pasemos al tema de la jubilación. Ya sé que muchos de los señores que tienen ahora 64 años piensan con horror en tener que trabajar un par de años más. Y los entiendo, pero pensad en la gente joven. Gente joven, pensad en ello, pensad que estamos creciendo mucho más sanos, se tienen los hijos a los 40… y ¿te jubilas con 65? ¿Para vivir hasta los 90? ¿Qué coño vas a hacer de tu vida 25 años? Mirar para el aire y chupar pensión. Pero es que no hay dinero para pensiones, porque las pensiones, señores, están pensadas para que la gente se muera a los 70, no a los 90. Si aumenta la calidad de vida y se llega en mucho mejor estado a los 65, pues oye, igual no estaba mal trabajar un par de añitos más.

El paro. Qué putada estar en el paro!!! Pero las listas del paro de este país, están engrosadas por más cosas que parados. Están llenas de gente con trabajos “alternativos” sin contrato, que total, para que cotizar… que así cobran el paro y se sacan unos eurillos por las chapuzas… y ya ni os cuento si en medio les caen los famosos 420 euros… Y no me digáis que de eso no hay tanto, que estoy rodeada de recién licenciados dando clase en academias que les pagan por debajo de la mesa, para que también cobren el paro que les corresponde por aquellos meses que trabajaron en un sitio con contrato cuando estaban en la carrera… o siemplemente, para que estén apuntados en el paro, por si sale algo.

Pero claro, hay un modo de no engrosar las listas del paro. Estudiar. Además, en España estudiar sale barato. Y por lo que se ve, si estás en el paro, todavía más. Pues no señor, los estudiantes también cuentan como personas sin trabajo, que no cobran paro no… gastan muchísimo más dinero, porque los estudiantes de este país no son conscientes de el gasto que supone al estado un año de su grado, licenciatura, máster o lo que sea. Pero nos dedicamos a estudiar y estudiar… y suspender y repetir… porque total trabajo no voy a encontrar.

Y al final de todo, en la cola, en el subsuelo, estamos los becarios. No estudiamos. No trabajamos. Somos explotados. Si, somos mileuristas, pero ni siquiera cotizamos. Cobramos una de esas becas que se pueden ofertar gracias a que se cobran impuestos y a que otra gente trabaja y paga… Y cada mañana somos acosados por sindicatos y comités pidiéndonos que hagamos huelga. ¿Para qué? EL gobierno ha subido los impuestos: eso permite que yo pueda trabajar. Quiere que la gente se jubile más tarde: eso permite que yo pueda trabajar. Va a facilitar echar a los incompetentes: eso permite que yo pueda trabajar.

Llamadme egoísta, lo seré. Pero a mi no me importa pagar mis impuestos para que otra gente consiga sus becas. Ni me importaría trabajar unos años más. Ni me importaría no llegar a tener nunca una plaza de titular, hasta que me muera. No me importaría… pero no voy a hacerlo. No voy a hacerlo, porque dentro de unos años, no demasiados, seré uno de esos “cerebros a la fuga”. Cuando lea mi tesis me iré de España, y probablemente para no volver. ¿Por qué? Porque en España no habrá becas, ni contratos, ni posibilidad de trabajo para mi, porque no queremos pagar los impuestos, no queremos reformas laborales, ni trabajar más tiempo. Queremos vivir bien nosotros, y el resto que se jodan. ¿Y los investigadores españoles que están en el extranjero? Por algo se habrán ido… total, que más da que no haya recaudación de impuestos suficiente como para invertir en investigación… a mi el paquete de palomitas para el fútbol me sale un céntimo más barato sin la subida de impuestos, y total… investigar no vale para nada, ya se sabe que esos son unos holgazanes… ni siquiera se apuntan a la huelga!!

No he puesto todo lo que pienso, ni mucho menos, estaré encantada de explicarme en los comentarios… aquí o en el Reader (si alguien me avisa de dónde lo estáis discutiendo).

Primeras conclusiones para el reto

Como muchos me leéis por GReader o similar, y como los comentarios han surgido por muchos lados, voy a hacer un recopilatorio de lo que se me ha sugerido en las últimas 12 horas y a ver si esto sigue creciendo. Muchas gracias a todos por el feedback!!

  • Sí, intentaré reducir al máximo el uso del coche. Sin son 20 euros al mes mejor que 50. Me gusta caminar y me gusta el transporte público.
  • Tengo que mirar si al dar de baja la conexión con simyo y volver a darla de alta me hacen el descuento, o si sólo vale para nuevos clientes.
  • Siempre compro marcas blancas, al menos siempre que puedo. Adoro los productos Mercadona.
  • No, bajo ningún concepto voy a reducir mi consumo de café. Sólo pensarlo me dan escalofríos… (escrito con el termo de café al lado)
  • Ropa compro poca, muy poca. Para mi desgracia, mi estilo y mi talla no es algo fácil de encontrar. Lo malo, que tampoco suele ser barata. A cambio, mi imaginación suele ayudar mucho a recortar los gastos.
  • No ceno demasiado fuera de casa por la misma razón que no quiero comer en el comedor del centro: no puedo comer cebolla. Ni os imagináis la cara de asco cada vez que pido un supermenú donner kebap…. sin cebolla por favor 😛
  • Ahora sólo estoy encaprichada con un gadget… pero sólo tengo que evitar entrar en un ECI o en la nueva Apple Store de Xanadú, o en un Fnac… arg!
  • Mi hermana y yo hemos empezado a planificar una idea de negocio de artesanía… no creo que de para mucho, pero a lo mejor para los cafés da. Clases y esas cosas no puedo dar. No puedo ir a ningún sitio con contrato, y además no puedo comprometerme a nada porque en mi trabajo implica la posibilidad de irme fuera de España una vez al mes… en días elegidos aleatoriamente.
  • Como ya aclaré, el bono de transporte no tiene descuento para gente tan “vieja” como yo.
  • A un comentario que me ha hecho mucha gracia, voy a contestar con subapartados…
  1. No puedo vivir con más gente. En un par de semanas acabaríamos matándonos. Ya lo he probado… Según mi jefe “pertenecemos a una nueva subespecie todavía no definida”
  2. No tengo familia en Madrid (que yo sepa). En cualquier caso mi familia me odia (el 90% de ella), con lo cual como mucho me alimentarían con veneno. Lo de la prostitución a cambio de casa se ha comentado a raíz del Hola, soy puta y pongo la cama. Creo que todavía no llegamos a esos extremos (aunque en unos años creo que muchos becarios van a acabar así).
  3. Lo de montar mi empresa y tal… ya te digo que nos estamos organizando para un negocio… 🙂
  4. Usar el labo para ducharse/dormir/vivir. Lo grave es que conozco casos…
  5. Como ya he dicho, me gusta caminar. Y el transporte público. El tupper será mi gran amigo. Por suerte en el centro dejan coger cubiertos a los que comen de tupper 🙂
  6. Ya sé que con la fase contrato de la FPU voy a cobrar menos. No me lo recuerdes que me va a dar algo…
  • El piso os juro que es lo más barato “habitable” que encontré.
  • Mi plan implica venir a Galicia una vez al mes por el absurdo detalle de que mi novio está en Galicia. Detalles…
  • No he cobrado nada de la RBE. La solicité y me la denegaron porque en la Xunta son imbéciles. Volveré a intentarlo, realmente me vendrían muy bien esos 210 euros…
  • En principio descarto rotundamente la idea de deshacerme del coche. Me encanta conducir. En Galicia no se puede hacer nada sin coche. Me apasiona el coche. No. No puedo venderlo. Sería como perder un brazo o algo…
  • Parece que en principio os voy a hacer caso y no voy a alquilar plaza de garaje. Intentaré conseguir una tarjeta de residente para poder aparcar…
  • No me quiero deshacer de la tarifa de datos. Es decir, mientras pueda pagarla. El móvil es una extensión de mi cuerpo. La última vez que estuve más de una semana sin datos tenía síndrome de abstinencia…

Y creo que no se me olvida nada. Ya iré actualizando…

Un nuevo reto en mi vida

Hoy voy a plantear lo que va a ser mi reto para los tres próximos años. Y para ello, voy a contar muchos detalles de mi vida…

Como todos sabéis, soy becaria predoctoral. Esto es un problema. Para el resto del mundo suena muy bonito eso de ser investigadora… y ya suena mucho más interesante si además dices que lo tuyo es la bioquímica. Pues no, es una mierda. Al final se traduce en que te plantas con 25 años, siendo mileurista… pero sabiendo que tu sueldo, en lugar de subir, va a bajar (esto es difícil de explicar).

Resumen de la situación: mi beca mileurista me daba para vivir más o menos bien con mi pisito alquilado a las afueras de Santiago de Compostela. Pagaba mis recibos, mantenía mi coche, y hasta me iba de vacaciones. El piso lo compartía con mi novio, y en el momento en el que dejó de serlo y empecé a vivir sola, los gastos empezaron a complicarme la vida. Aún así, era suficiente.

Tras una serie de sucesos bastante complicados de explicar, que pasan por verme a mi planificando una bomba en la xunta, me traslado a Madrid. Mi beca, mi tesis y yo nos vamos al CNB. Como dice mi jefe, la universidad está perdiendo dos potenciales premios Nobel 🙂

El caso es que una, llegada a este momento de su vida, no se plantea ni remotamente compartir piso. Ahí empezó la búsqueda en agosto, que culminó con el #retoikea cuando conseguí un piso más o menos apañado, pero sin amueblar.

Ahora el reto es mucho más complejo. Tengo que conseguir… llegar a fin de mes!! Y os lo tomaréis a coña, pero no es nada sencillo. Vamos a sacar la calculadora y echar unas cuentas rápidas…

  • Mi salario de pobre becaria FPU es de 1136 euros al mes.
  • Mi alquiler son 500 euros. Me quedan 636 euros.
  • La base de recibo de la luz de mi piso de Alcobendas, sin consumo, es de 35 euros. Teniendo en cuenta que todo es eléctrico, vamos a poner que de media el recibo es de 50 euros. Me quedan 586 euros.
  • El recibo del agua son 48 euros de base. Quiero pensar que es bimensual. Aquí gastaba poco más del mínimo, así que vamos a ponerle 50 también. 25 al mes. Me quedan 561 euros.
  • El coche. Esto es un problema. Ya no gasto gasolina casi al estar allí. Pero tengo que pagar el bono de transportes, que son 51 euros.  Me quedan 510 euros.
  • El caso es, que de vez en cuando sí cogeré el coche para algo, y además el coche hay que mantenerlo. Vamos a poner un depósito al mes, y lo que sobre, que vaya para el fondo de las revisiones en el taller. Otros 50 euros. Me quedan 460 euros.
  • Para poder seguir teniendo coche, hay que pagar un seguro. Mi último recibo fueron 900 euros, que sale a 75 euros al mes. Me quedan 385 euros.
  • El móvil. Algo tan imprescindible hoy en día. Mi mínimo son 9 euros + 15 de tarifa de datos. Pongamos 25 euros… Me quedan 360 euros.
  • Internet. Actualmente poseo un módem usb de simyo. Son 30 euros al mes. Me quedan 330 euros.
  • Volvamos al coche. En la calle se me va a joder. Pongamos un garaje. Los que estoy valorando rondan los 65 euros. Me quedan 265 euros al mes.
  • Siempre hay algún imprevisto, un recibo que se va un poco… para eso vamos a contar 15 eurillos cada mes. Me quedan 250 euros al mes.

250 euros. Esa es la cifra. Con eso tengo que comer, mantener la casa en un estado decente, vestirme y sobrevivir en el trabajo. Comer en el trabajo son 4,90. Serían sólo 100 euros sólo de comer. Y después desayunar, cenar, los cafés (eso es lo peor). ¿Y para vicios? NADA. Nada de gadgets (los que me conocéis sabéis qué supone esto para mi), nada de Starbucks, nada de ropa cara.  ¿Y sabéis lo mejor de todo? Que pretendo venirme a Galicia una vez al mes. ¿Y sabéis cuanto es eso? Si Ryanair me quiere mucho, serán unos 30 euros. En el peor de los casos, si se me va de precio y me sale “más barato” en coche, serán 150. 150… ¿pero no era eso lo que me quedaba después de pagar los 100 euros del comedor? ¿Y las cenas? :S

Os animo a que me apoyéis en mi reto, y a que me deis ideas para conseguir sobrevivir en esta situación… A cambio, prometo ir poniendo posts con todas las ideas para ahorrar, o mejor dicho, para poder mantener una vida similar a la que tengo en Santiago, pero allí. Y un especial grito de socorro a los mileuristas madrileños… ¿cómo lo conseguís?

Traslado al CNB: la vuelta

¿Sabéis lo complicado que es contar un traslado sin profundizar en detalles de esos que no me dejan contar? Vamos a intentarlo…

Como más o menos teníamos planeado, el jueves a las 6 de la mañana mi jefe se plantó en casa a recogerme. Yo ya llevaba una hora levantada, con una ducha fría e inyectándome cafeína en vena (es una forma de hablar). Y para allá salimos…

Paramos en Puebla de Sanabria a desayunar. Sólo se me ocurre una forma de definir el garito… “pintoresco”. Pero imaginaos que lo dice DosFlores 🙂

Otra parada para repostar, y a las 12 y media más o menos estábamos aparcando en el entorno del CNB. Primero lo primero: un café. Después nos vamos a buscar a nuestra nueva compañera de labo, una científica junior que acaba de llegar de Yale y es vasca (digo esto, porque allí a todo el mundo le parecía algo a destacar, igual que destacan que yo soy gallega). Una vez con ella vamos a ver nuestro laboratorio.

El labo. Es grande, sin duda. A la chica ya le habían dicho qué poyata se tenía que quedar. Yo decido cuales quiero (ya que nadie nos ha dicho nada…) y con la misma me apropio también de un escritorio para montar mi pseudodespacho. En el labo hay tres despachos: el de mi jefe, el de esta chica, y uno para un senior que se incorporará “eventualmente”. Pues “eventualmente” yo me voy a expandir por el labo, y después ya nos comprimiremos… Eso sí, comparado con el zulolab esto es infinito y, por mucho que me expanda, va a seguir quedando medio labo vacío…

Después nos fuimos a comer. La cafetería bien. La comida hasta estaba buena. Y el café… sorprendentemente el café es bebible. A la vuelta empezamos a subir las cuatro cajas que habíamos llevado, conocimos al tipo del almacén y… dejamos el incubador en el pasillo porque no había forma de subirlo/bajarlo al labo. Y es que el labo tiene una pega: sólo se puede acceder por escaleras…

Con el resto de cosas del labo, vacío las cajas y, ante la insistencia de mi jefe, montamos la centrífuga, que así ya parece un labo. Después nos vamos a algo crucial: conocer al jefe de cristalografía. Todo el mundo habla muy mal de él. Dicen que es un bicho raro donde los haya. Y será por eso, por ser un bicho raro, que a mi no me pareció tan horrible. Nos enseñó su labo, nos enseñó la sala de máquinas comunes, y me ofreció usar su fplc siempre que me haga falta. A ver a la larga si es igual de amable…

Con esto, hicimos el idiota un poco y nos fuimos. Primero a la resi de mi jefe, después a mi zulocasa. Mi jefe al entrar, en lugar de hacerme caso mientras yo le contaba las peripecias de la zulocasa, va y se pone a jugar con TiFo… ¬¬

Dejamos el coche por allí y ale, al metro. Nuevos Ministerios. Allí nos esperaba el ex-postdoc de nuestro grupo… Una cenita en el VIPS para la precelebración del paper que en algún momento nos publicarán y a arrastrar al jefe para casa, que ya quería irse por ahí de juerga.

Una vez en casa bueno… menos mal que dejé todo más o menos listo la otra semana, porque no tenía ya fuerzas para nada. Entre que llamé a @ptrigomou (bendito Google) y tal, ya era la una y media… y yo me había levantado a las cinco!!! Cuando empezó la supertormenta me metí en cama… y no fui consciente de nada hasta las 8 y cuarto que sonó el despertador.

Me levanto, ducha en la ducha esa anticlaustrofóficos (en algún momento os lo explicaré) y salgo de casa: maleta en una mano, portátil en la otra, y mapa de ruta hasta el cercanías flotando en mi cabeza. Compro bono y me subo al tren. Llego al campus y meto el portátil en la maleta para poder mirar el mapa y llegar al CNB. Llego, rescato a mi jefe para desayunar y ale, pal labo. ¿Y qué hicimos durante la mañana? Pues… una competición spotify, leer correo y noticias, criticar la universidad… y también cosas productivas, que algún paper interesante leímos (tampoco os creáis).

Después fuimos a por el postdoc de cristalografía que nos enseñó las salas de cristalización y el robot. A ver si me enseña a usar el juguete pronto 🙂

De vuelta al labo nos ayudan a subir el incubador y se instala, y después a comer. Era ya tarde y había mucha gente… La comida era comestible, pero claro… en algún punto del menú había demasiada cebolla, menos mal que tenía drogas suficientes como para sobrevivir… Está claro que me tengo que preparar yo la comida. Pero lo tienen bien montado. Ya preguntaré por allí como va la historia, pero todo parece indicar que no tendré problema en irme a comer con mi jefe llevándome yo mi tupper.

Después café, hacer un poco más el idiota, hacer la lista de cosas que quedan pendientes en el labo y recoger. De vuelta a Galicia. Menudo atasco!!! Por un momento creí que no saldríamos jamás de Madrid. Una vez pasado el túnel de Guadarrama la cosa se normalizó, pero entonces vino la gran tormenta y con las obras… casi dos horas a 60. Casi sin parar y tardamos la vida en llegar a Santiago. Y como somos así nosotros, raritos, pasamos por el labo… Al final, en casa a las 10 y media, buscando algo que cenar y pensando en dormir… pero claro, teniendo en cuenta la diferencia horaria Pittsburgh-Santiago… pues para cama a las dos y media.

Por eso no es de extrañar que al despertarme esta mañana el jefe de @ptrigomou a las 12 y media, por un momento sintiese unas ganas tremendas de matarlo… Pero creo que ya he recuperado las horas de sueño perdidas. Ahora, de vuelta al labo, a “hacer cosas que prefiero hacer el finde” y después a explicarle un par de cosillas a este hombre…

A ver si al menos después tengo un rato para irme de compras… 🙂

Nuevas preocupaciones: traslado al CNB

Y finalmente está avanzando septiembre.

¿Cómo va la cosa? Va, que ya es mucho decir.

En teoría estoy instalada en mi zulocasa en Alcobendas, pero yo sigo en Santiago…

Ayer empecé el proceso de empaquetado del laboratorio. El miércoles pasado mi jefe me dijo un “qué te parece si lunes empezamos a empaquetar el labo?” Y el lunes empecé a empaquetar. Claramente era un plural mayestático…

Nunca pensé que en el zulolab pudiese haber tantas cosas. Con muchas, desde luego, me he reído. Otras eran para echarse a llorar…

– Había tres cajas de placas de cristalización, cada una con sólo 2 placas dentro (caben unas 20). Claramente alguien estaba obsesionado con abrir cajas nuevas.

– He encontrado 5 batas. Recordemos que en ese laboratorio estoy sola y que nunca uso bata. He de reconocer que una es mía. Las otras creo que son del fantasma verde.

– Organizando los falcons casi me echo a llorar. He encontrado 5 tubos de acetato de sodio 1 M pH 5.2, otros 5 de lo mismo pH 5.6, 4 de cloruro de litio 3M, 12 tubos de PEG4000 50%… etc etc. Le envié un mail a mi jefe acordándome de todos sus muertos y diciéndole que al próximo que prepararse un tubo sin mirar antes si ya lo había preparado alguien le iba a meter el tubito por…

– Encontré como 50 tubitos sin nombre. Espero que no exploten.

– Organizando las botellas de buffer, en una había un hongo de 7 cm de diámetro. Sí, lo medí. Me daba pena matarlo… Aún así, me pregunto cómo sobrevivió tanto tiempo con 1M de sal y con BME. Tenía que haberlo guardado…

Y sigo, sigo empaquetando… pero ahora viene lo divertido. Mañana por la mañana toca empaquetado, y por la tarde tetris. Vamos a meter todo lo que quepa en el Zafira de mi jefe, y jueves a primera hora salimos para Madrid. A la hora de comer esperamos estar en el CNB, y por la tarde descargar cosas. ¿Recordáis aquella tira de Bok en la que la otra ponía los libros y decía el “para mi y mis amigas”? Pues nosotros igual, a marcar territorio…

Cuanto más se acerca el día más me cuesta asumir que me voy para allí. Al principio todo me parecía maravilloso: un centro grande, más recursos, más oportunidades… pero ahora todo son dudas… ¿me adaptaré? ¿me llevaré bien con la gente? ¿tendré espacio suficiente? ¿me dejarán usar las máquinas a mi? ¿tendré morriña? ¿echaré de menos mi zulolab?

Todo esto se suma a el hecho de que @ptrigomou me abandonó se fue de estancia el viernes pasado y va a estar 3 meses en Pittsburgh. Estar sola en casa no ayuda mucho a mantener la calma ante la inminente mudanza. QUe haya 6 horas de diferencia Santiago-Pittsburgh tampoco ayuda nada. Esto implica que yo me quedaré en Madrid hasta Navidad para ahorrar… y también implicará comer de tupper (si me entero de una puta vez si tal cosa se puede hacer en mi centro). Ahorrar… eso no va a ser fácil con los precios en Madrid. Y comer tampoco va a ser fácil. Estoy pensando en meterme un queso Larsa en la maleta, por si eso…

El caso es, que en estos momentos, lo único que quiero es irme a dormir y despertarme el día de Navidad. De vacaciones en Galicia, con @ptrigomou de vuelta, perfectamente adaptada al centro nuevo y planificando viajes Santiago-Madrid cada dos semanas…

¿Qué tal me irá todo? ¿Sobreviviré al cambio a EL Consejo? Se admiten apuestas…

El reto Ikea: conseguido

Spoiler! Spoiler! Ya se sabe que el reto se consiguió!! Bueno, la mayoría ya lo sabíais…

Resumiendo los días…

Miércoles: se nos complica la cosa y antes de salir para Madrid, nos toca pasar por Vigo para que @ptrigomou firme su contrato. La cosa se complica más cuando no tienen el contrato listo, pero juran que lo pueden enviar por mensajería y con las mismas salimos para Madrid sobre las 10 de la mañana. Tras parar a medio camino para comer, llegamos a Alcobendas a las 4 y media. Aparcamos y vamos a la inmobiliaria. Firmo todo, recojo las llaves y volvemos. Aparco en la puerta de la zulocasa y subimos todas mis pertenencias, que habían sido compactadas en mi maletero la noche anterior.  Vamos a abrir la llave de paso del agua y descubrimos que: 1. en el cuadro de llaves hay una gotera, 2. en mi baño no hay agua. Llamo a la inmobiliaria y me cago en todos sus muertos. A la tercera llamada de si si o si no se asusta tanto que me promete que así tenga que ir ella se arregla. Salimos zumbando para Ikea. Son las 8 y algo, y preguntamos en transportes cómo va la historia. Nos dicen que están dando vez para el viernes. OMG!! Empieza el reto, entramos a comprar los muebles grandes. Aproximadamente a las 9 y media estamos otra vez en el mostrador de transportes, esta vez con dos carritos llenos de cajas, y apalabramos la entrega para el viernes a la mañana. Con la misma, nos vamos al hotel a dejar las cosas, al centro a cenar… y de vuelta a dormir.

Jueves: a primera hora me planto en la zulocasa en la que, a todo esto había quedado con el fontanero. Resultó no ser el fontanero, más bien era el chapuzas de la subcontrata que había hecho las cosas del edificio. Un chico muy majo y apañao que nos arregló el problema rápido. Si alguien necesita un chapuzas en Alcobendas tengo su teléfono. Salimos para Ikea, para comprar con calma el resto y hacemos planes para el resto del día tranquilamente. A media mañana descubrimos que @ptrigomou se tiene que volver a Vigo, que tiene que estar allí viernes a primera hora a firmar o no puede solicitar la ayuda de su estancia. Se complica el reto… Seguimos comprando, comemos, acabamos de comprar y vamos a llevar todo al piso. Salimos pitando para Chamartín a comprar billetes de tren (no había opción de avión) y cenamos en el centro. Lo dejo cogiendo el tren y me voy al hotel… esto va a ser complicado.

Viernes: madrugo y me planto en el piso para empezar el montaje. A las 10:04 timbran los de Ikea (venían de 10 a 14) y me suben todas las cajas. He de decir que pese a mis miedos, el transporte de Mobelfis es maravilloso y superrápido. Dedico la mañana al montaje de muebles montables por una sola persona. Salgo a comprar algo de comida, como, y me dedico a limpiar la cocina. Me acuerdo de todos los muertos de la guarra de la anterior inquilina… Coloco las cosas de la cocina para ir vaciando cajas y sigo montando cosas pequeñas. Llegada la hora, recojo a @ptrigomou y nos vamos a cenar. A la vuelta, en un ataque de locura, nos ponemos a montar la supercama Malm para no dormir en el suelo.

Sábado: es el último día, y pese a todas las complicaciones parece factible.  Montamos las dos estanterías Expedit y el Kipplan (el sofá, para los no-ikeafans). Todo listo, vaciamos cajas y salimos a comer y de compras. Damos el reto por conseguido, sobrándonos 4 horas pese al problema de haber quedado yo sola 24 horas…  Por la tarde aproveché para comprar microondas y hervidor de agua (fundamentales) y después por la noche nos dedicamos a sacar los millones de cajas de mi “recibidor” al contenedor de reciclaje.

Conclusión: se puede amueblar un piso de 31 m con 1200 euros en menos de 72 horas.

Pronto, primera tanda de fotos. Una vez que vuelva a Madrid prometo poner alguna más… lo prometo 🙂

¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Curiosidades? ¿Consejos? En los comentarios!!!