El reto Ikea

Así ha sido bautizado en twitter… pero primero vamos a ponernos en contexto.

En la última actualización ya tenía un piso “apalabrao”. Después del apalabramiento vinieron las firmas, los papeles y tal… y conseguí un plano del piso. Y entonces empezó a cuajarse la idea del reto. Primero hay que recordar, que mientras buscaba piso, la idea era que pagaría “hasta 100 euros más al mes si estuviese amueblado”. Después, empezó el plan de amueblarlo con 1000 euros. Actualmente, a un día y poco de empezar el reto, la historia es un poco diferente… Me he propuesto amueblarlo con los 100 euros que me ahorro al mes (por ese planteamiento que hice al buscar piso), durante un año. Y eso no sólo implica muebles, también accesorios… todo lo que vaya a comprar así de primeras en Ikea.

Esto lo hemos planificao, por supuesto, y voy con muebles más o menos elegidos… pero me queda ver el piso en detalle (retomar alguna medida y tal y cual) y llevarlo a cabo… ¿cual es el reto?

El reto Ikea consiste en: 1200 euros, 31 metros, 72 horas. Esto quiere decir que yo miércoles recojo las llaves del piso por la tarde, y que el sábado por la tarde el piso quiero que esté “habitable”.

Recordemos que el piso no tiene aboslutamente nada (sólo cocina y baño, vaya). Tengo que comprar todo todo: cama, colchón, estantería (que además tiene que hacer de separador entre el dormitorio y el salón), sofá, escritorio, cajonera, mesita… y hasta si me da el presupuesto una poang!!! Y es que no se puede vivir sin poang (a esa conclusión hemos llegado @eduo y yo a lo largo del día). Si no me da, la poang me la regalo por navidad… si es que me cabe en la zulocasa 🙂

Así que mañana, después de comer, se acabará mi colaboración en la mudanza 2.0 con @apermuy (que finalmente se queda mi piso y una pequeña parte de su contenido), empaquetaré todas mis pertenencias en mi coche (ya hemos comprobado que caben, tantas horas de tetris tenían que tener alguna utilidad) y tras dejar sólo unas “poquitas” cosas en casa de @ptrigomou nos iremos a dormir para madrugar mucho el miércoles y salir para Madrid. Plan inicial: comer, recoger llaves, descargar coche, visita 1 a Ikea.

El resto… iré actualizándolo sobre la marcha. Deseadme suerte… y podéis hacer una porra sobre si lo consigo o no, me quedo con los beneficios… y así fijo que saco para la poang!!

La mudanza. Capítulo 2: la búsqueda de la cueva (tomo 2)

Y en contra de todas las previsiones, quién lo iba a decir, me quedé con… el primero!!! Pudo más la comodidad de la ducha (lo siento por @apermuy, pero limpiar la bañera es el coñazo del siglo) y que no vaya a pasar exceso de frío/calor… total un metro más o menos no me va a cambiar la vida!

Así que el mismo día 2 (miércoles), después de ver el pisito de Alcobendas (a partir de ahora, mi zulocasa), nos fuimos a Madrid, con modo turisteo on. Primero, Plaza de España. Fotos, hacer el idiota… poco más. Caminamos… vamos por Gran Vía, Callao, Sol, La Latina, Embajadores. Quién diría que estábamos cansados de patear SS y Alcobendas por la mañana!!! Una vez en Embajadores, llamo a mi ex-compañero de zulolab, que ahora curra en los madriles también, y le digo que si quedamos… y quedamos. Nuevos Ministerios. Mecagoentuputamadre… ya si eso, en Chamartín, que total por cruzar Madrid en metro que no sea. Allí vamos, y esperamos… y seguimos esperando… y finalmente aparece. Primero, visita obligada a un Vips, a tomar algo y hablar de nuestro artículo no publicado (y que a este ritmo no se publicará jamás), y de sus logros por la capital… así como unos cuantos cotilleos sobre “el holandés en la capital”. Y con las mismas, nos vamos a su centro de investigación, de visita (sí, es muy normal ir de visita a un edificio del CSIC a las 10 de la noche, aunque todo el mundo al que se lo cuento me dice que es raro). Yo ya lo conocía, pero así @ptrigomou tuvo la oportunidad de pasear un poco por allí. Después de eso, cenar en un Vitamina, y de vuelta al hotel. Y dormir.

Día 3 (jueves): empiezan oficialmente nuestras vacaciones. Vamos a comportarnos como turistas en toda regla. Metro hasta Ópera, y de ahí al parque de Oriente. Qué bonito es el Palacio Real… que parece ser que es obra del mismo arquitecto que el Palacio de la Madama de Turín (según mi amigo de Turín, que yo de estas cosas ni idea… imaginad mi cara cuando el chaval me dice “y este es el palacio de la Madama, que como verás claramente es del mismo arquitecto que vuestro palacio real… y yo mirando para el palacio en cuestión con cara de haba… sin ver el gran parecido que él veía…). De ahí a la Almudena (hay que reconocer que es, como mínimo “un poco extraña”) y después de un paseo por los variados jardines que rodean el Palacio, nos vamos al Templo de Debod. Aquí soy yo la que queda de sobrada contando la historia… (para una cosa que sé… dejadme ser feliz). Echamos a andar, Sol… coño, un Rodilla!! A comer!!! Seguimos caminando… Cibeles. Neptuno. Atocha. Tortugas. Muchas tortugas… Nos subimos al metro (no todo va a ser pasear) y nos vamos a firmar el “apalabramiento” de mi zulocasa. Luego Colón y empezamos a caminar… pero con la misma mi cuerpo decide morir… y decidimos ir a descansar un rato, que no sé ni cómo nos manteníamos en pie. Más tarde, bajamos al Pans de Gran Vía a cenar algo, y de vuelta al hotel (por cierto, no le recomendaría ese sitio ni a mi peor enemigo… hasta sentí discriminación… y todo por no tener acento madrileño!! Fijo que hasta escupieron en el bocata….).

Día 4 (viernes): este nos lo vamos a tomar con más calma, a ver si no muero a las 7 de la tarde otra vez. Primero, @ptrigomou hace su visita a la embajada de los USA… pero eso ya os lo contaré en otro post, o dejaré que lo cuente él…

Después, metro hasta Ibiza, y paseo por el Retiro. Descanso por allí, paseo… calma y tranquilidad 🙂 Alcalá. Cibeles. Sol. ¿Pero que coño hacemos caminando tanto otra vez? Puta línea 2 cerrada por obras… Paseo por Preciados. Malo, muy malo (la Visa escondiéndose… pero finalmente salió). Comemos en un Salad & Co y quedamos con @iulius. Un hombre muy majo, a todo esto. Seguimos… y nos subimos al metro. Casa de Campo. Vaya, un zoo. Caminamos… un parque de atracciones. Caminamos… ¿oye, la senda botánica no hace rato que no está señalizada? Da igual, tú sigue caminando… Un lago!!! Menos mal!! Nos sentamos un rato en el lago… ¿qué hacemos ahora? Mira esas torres, estaría bien… Metro.  Siguiente parada, Plaza Castilla, torres KIO. Pero las que molan son aquellas. Metro, Chamartín. Las cuatro torres (sí sí, tipo las dos torres… pero estas son cuatro). La Torre Espacio es impresionante. ¿Se podrá entrar? Los cuatro edificios están cerrados, pero me he quedado con las ganas de subirme (yo, y mi vértigo) a alguna de las torres…  Asaltamos el Mac de La Paz (no veáis que hambre da caminar todo eso…) y nos vamos al centro comercial La Vaguada, en el que la Visa tiembla otra vez… Hotel… Y asalto a medianoche al Vips 🙂

Día 5 (sábado): esto se acaba. Hay que aprovechar el día. Metro hasta Atocha y visita al Jardín Botánico. Por allí íbamos los dos la mar de felices, recordando nuestros tiempos en Fisiología Vegetal… y planeando un asalto al huerto que tienen allí montado. Claro que tienen cartelitos de que no cojas fruta… la quieren toda para ellos!!! Después del Jardín, algo “cercano” para un rato de shopping… centro comercial Príncipe Pío (pero fuimos en metro, esta vez sí, lo juro). Y con las mismas, de vuelta a Atocha, y visita al Reina Sofía, que le teníamos ganas. Las ganas se nos pasaron rápido… menuda saturación!!! Eso sí, reconozcámoslo, sólo ver el Guernica ya vale la pena… pero en cuanto pasamos al arte abstracto decidimos salir de allí… y retirarnos pronto. Algo de descanso y un pequeño paseo nocturno para buscar algo de comer.

Día 6 (domingo): nos levantamos, desayunamos. Nos vamos a Barajas. De nuevo retrasos de Ryanair… 16.00: aterrizamos sanos y salvos en Santiago!!

Ahora, a esperar la siguiente fase de la mudanza…

La mudanza. Capítulo 2: la búsqueda de la cueva (tomo 1)

El siguiente paso para el traslado a Madrid era encontrar un sitio donde poder caerme muerta… así que la semana pasada, se martes a domingo, allá nos fuimos, a buscar un zulo en el que pueda “vivir”.

Vayamos por partes…

Día 1 (martes): el avión salía a las 10 de la noche, así que tampoco había demasiado qué hacer… durante el día concerté citas para ver pisos al día siguiente. A las 8 y media nos recogió @mininacheshire y nos depositó en el aeropuerto. Ahí empezó la jugada de Ryanair con un pequeño retraso que por un momento me hizo plantearme si @ptrigomou y yo íbamos a poder desplazarnos al centro en metro… pero todo salió bien. Llegamos a Madrid, y en metro nos fuimos hasta Avda. de América, y de ahí en un salto a @dormirDcine. Nos instalamos rápidamente y pitando salimos a un Vips, a pillar algo de jalar. Con las mismas, a dormir.

Día 2 (miércoles): empieza la fiesta.

Piso 1 (cita a las 11.00, SS de los Reyes): salimos a las 9 y media del hotel… y con eso a las 11 me encuentro llamando al de la inmobiliaria diciéndole que voy a llegar tarde, que acabo de salir el metro y que allá voy… caminando. El tipo piensa que estoy loca, pero allá voy. 20 minutos caminando bajo un sol abrasador a través de una zona industrializada (casi casi poligonera total) y llego al piso “perfectamente comunicado con el centro”. Entro. El piso se ve todo nada más abrir la puerta. Se ve… se ve que la terraza es más grande que el “espacio diáfano” dedicado al dormitorio. Se ve que sin amueblar quiere decir que ni bombillas tiene. Se ve que “cocina totalmente equipada” debe querer decir que la ropa la lavas a mano… porque había un precioso agujero para la lavadora, pero sin ella. Y mejor no hablamos del agujero en el techo del baño… Me enseña la plaza de garaje (lo único bueno del piso). Y el tipo intenta convencerme diciéndome que nada, en 25 minutos en bus, en Plaza de Castilla. “Pero mireusté, que yo quiero ir a Cantoblanco, no a Plza. de Castilla…”. Total, que me cuenta: 550 de alquiler. Dos meses por adelantado. Un mes pa los honorarios de la inmobiliaria. Gas, luz y agua… si eso ya los dan ellos de alta, pero que todavía no están… Y por supuesto, aval bancario, o tres meses de depósito, no vaya a ser que no pague. Le digo que si eso ya lo llamaré… y me dirijo al polígono (perdón, “zona industrializada” nº 2).

Piso 2 (13.30, SS de los Reyes): nos desplazamos a la otra punta del pueblo (que ojo, no es pequeño exactamente, y ni os imagináis cómo pegaba el sol…). Allí llegamos. El edificio tiene buena pinta. Piscinita. Gran cristalera… Pero el hombre me había dicho que el piso por el que yo preguntaba (de 500 €) ya no lo tenían, que tenía otro de 575… y yo ya tenía la mosca detrás de la oreja. Además, al llegar pronto, con el sol abrasador, me pillé un gran cabreo al ver que en la zona no había un puto bar en el que comprar un botellín de agua… y que pese a tener un parque enorme al lado, no tenía ni una fuente (¿es que los niños madrileños realmente no beben??). Pero bueno, allá vamos. Aparece el tipo, pasamos. Me hace firmar que estoy allí. Firmo. Me empieza a contar que el piso de 575 lo tiene medioapalabrao… que me enseña uno de 590, pero que me enseña de paso el de 575, por si al final el otro no lo pilla (¿en qué momento pasamos de 500 a 590??). Subimos. Abre la puerta del piso… desierto. Tamaño, pues más o menos como el antro anterior. Pequeño, muy pequeño. Veo la caldera y pregunto por la cocina “totalmente amueblada”. Me dice que me la enseña en el piso piloto, que las empiezan a instalar la tercera semana de septiembre (“coño tío, que por teléfono me dijiste que pa alquilar pal 1 de septiembre sin problema”). Me dice que por las molestias no me cobrarían dos semanas de alquiler… Pero el piso tiene un gran problema. Además de la cristalera, la pared es curva… ¿cómo meto yo mi kit-IKEA ahí? Pero bueno… le digo que me enseñe el de 575. Viene siendo igual, pero un poco más pequeño. Le pregunto si no tiene otra cosa… me dice que sí, que el “dúplex” de 625. Ya sabéis “from lost to the river”, que me lo enseñe. Es el que aparecía en las fotos del de 500… cagoentossusmuertos… y ahí me enseña la “supercocina amueblada”. Pos tampoco es gran cosa. Entonces nos fijamos, la cristalera en este es brutal… ¿y el estor? Te lo ponemos, por sólo 25 euros más al mes… ¬¬ Pero si ni un armario empotrado hay en el piso!! Y me cobras por no morir abrasada!! ¿Condiciones? Pues a ver… dos meses de fianza, mes de la inmobiliaria, tú pagas el alta de la luz y del agua, nos das tu contrato de trabajo y tus tres últimas nóminas, hacemos una valoración de tu situación, si el alquiler supera el 40% de tu sueldo te pedimos que metas a otra persona en el contrato… y por supuesto un aval!! Claro… ¿y la firma con sangre? ¿prefieres que te traiga directamente un riñón en un tupper? Si es que… Le digo lo mismo que al otro, que si eso ya lo llamaré…

Piso 3 (16.15, Alcobendas): hay que decir que este me había gustado ya por internet… aunque no demasiado. En realidad eran dos, un primero y un segundo. Primero, el primero. Piso de 32 metros, “diáfano” con su cocina americana y su baño con plato… aire acondicionado/calefacción, todo eléctrico, 500 euros. Es muy pequeño, pero me gusta. Los electrodomésticos casi nuevos. Hasta horno tiene! La barra de la cocina un poco machacada… pero nada que no tenga solución “made in Ikea”. El piso bien cuidado, y la ventana da a la calle, pero ¡qué veo! Un árbol!!! Un plátano sí, váis a ver qué divertido cuando lo poden… 😛  Con las mismas, vamos a ver el segundo. Más o menos igual, la distribución un poco diferente, un metro más o así, y bañera en lugar de ducha… ah, y una puerta más en el armario empotrado (porque sí, estos sí tienen armarios). Entonces empieza el baile. Me gustan… ¿pero cual me quedo? El primero es pequeño, pero tiene ventajas: está más protegido de los cambios de temperatura, la distribución es mejor (aunque no lo creáis, en un piso “diáfano” la distribución afecta mucho…). Pero el segundo tiene sus puntos positivos… más alto, un poco más grande, más armario… qué difícil decisión!! En conjunto, ambos, tenían un gran punto a su favor: 5 min andando del metro, 5 min andando del cercanías. Punto en contra: no tienen plaza de garaje. Pobre coche!!! Le digo a la chica que me lo pensaré…

Pronto… el tomo 2 del viaje a Madrid!!