Y llegó el sol a Santiago

Estas cosas no pasan muy a menudo, pero esta semana ha pasado. Hace calor, mucho calor, y mucho sol. Es más, ayer creo que por un momento estaba al borde de la insolación mientras veía un desfile de Stormtroopers (para los que no sepan de que iba la historia, clic aquí).

¿Situación actual? Pues ya sabemos todos que el sol levanta los ánimos, y más en una ciudad en la que siempre llueve… Mi DEA es una mierda, no he avanzado casi nada (en ocasiones incluso creo que voy hacia atrás…). Mis proteínas no cristalizan, y tengo a gente pisándome los talones en una de las estructuras… pero hace sol.

Y como hace sol, me voy con Nenya a tomar el sol. Nos pasaremos parte de la tarde cual camarones… y digo camarones, porque mi piel pasará de ser refractaria a un ligero tono rojizo… pero no os hagáis ilusiones, que llegará agosto y por mucho que me haya dado el sol seguiré siendo igual de blanca que siempre… Pero por intentarlo que no sea!!

Por la tarde-noche, después de haberme relajado, espero darle un empujoncito a ese DEA que me trae loca…

Y mañana, si no llueve, tanto de lo mismo. Y lunes, con muchos más ánimos después de haber acumulado energía el finde, me enfrentaré otra vez a un montón de no-cristales o cristales que no difractan…

Y sí, el sol también me anima a escribir… así que si sigue haciendo sol en Santiago, estáis de suerte 🙂

Anuncios