Impresiones en Grenoble, segunda entrega

Voy a intentar retomar el post en el punto en el que se me cortó ayer… si alguien lo consiguió leer entero sonará esto bastante repetido… pero hay cosas nuevas!!

Los organizadores son todos muy majos, se preocupan muchísimo por que estemos bien y a gusto… y eso es muy extraño teniendo en cuenta que el curso nos sale casi gratis (pagamos la estancia, comida y poco más) y que ni siquiera lo hemos pagado todavía. El primer día nos organizaron un buffet de bienvenida (con un montón de comida francesa extraña, todo hay que decirlo), y nos dieron nuestro “welcome pack”. Pensaréis que se trata de una carpetita, la típica de los congresos españoles… ni mucho menos. Nos han dado una mochila (eso sí, azul cuasifosforito). Dentro de la mochila había un montón de información sobre Grenoble (mapas, folletos…), un montón de información sobre el curso (calendarios…), y dos libros. Dos libros de edición propia… específicamente diseñados para asistentes al curso, pero para que os ubiquéis, uno está publicado por Springer Francia y el otro por Oxford University Press. No se trata de los típicos folletitos encuadernados… El primero se titula “Neutron and Synchrotron radiation for condensed matter studies: theory, instruments and methods” y el otro “Structure and dynamics of biomolecules” (este espefícico para los asistentes a la sesión de biología, a los físicos le dieron otro libro cuyo título no recuerdo….). Además también nos dieron un bonobús (con 10 viajes) y la tarjeta para la cantina del polígono (esto es un polígono y no un campus… tiene que ver con un polígono de artillería en la II Guerra Mundial…).

En todas las clases/charlas/conferencias/comoqueráisllamarlas nos dan la presentación fotocopiada para que podamos seguirla y tomar notas. A media mañana tenemos un descanso para tomar café. En la cafetería del centro nos montan ellos toda la historia, con café y bollería para sobrevivir a una guerra… Al mediodía (aka 12:30) paramos para comer. Con la tarjeta que nos han dado vamos a la cantina del polígono, y tenemos 20 puntos para cada día. Para que os ubiquéis, por ejemplo, un plato de pasta con carne son 15 puntos. Una ración de carne o pollo son 10, un acompañamiento son 3. Un postre sencillo son 3, uno complejo hasta 5. El pan son también 3 puntos… Si sumáis parece que 20 puntos no es suficiente, pero yo he conseguido hacer 21/19/20 estos tres días, y no he pasado hambre. El café son 0,40 y no tengo muy claro a cuantos puntos se corresponde. Asumo que no me va a llegar para todo el curso, pero creo que sólo tendré que poner 10 o 20 euros encima (que tampoco tengo claro cuantos puntos son). Por las tardes también tenemos un descanso (esta vez si queremos café pues hay que ir a la máquina). En la visita de ayer al reactor del ILL también nos dieron la correspondiente bolsa con folletos y bolígrafo… además de activar nuestras tarjetas para que podamos volver a visitarlo libremente de aquí a que termine el curso.

Os llamará la atención que destaco las cosas que nos dan, o mejor dicho, que están incluidas, pero es que hay que destacar que sólo estamos pagando 1650 euros por las 5 semanas de curso, y eso básicamente es la estancia y las comidas… con lo cual las ponencias, los materiales, etc, se pagan todos con el dinero que consiguen por otros lados… así que me parece destacable que nos traten tan bien.

De todas formas, hoy me he enterado que durante la semana que vamos a pasar en París vamos a tener que compartir habitación. Esto para mi es un problema, especialmente teniendo en cuenta mis extraños horarios… pero se hará lo que se pueda.

Ayer también conseguí un libro de un tipo que vino a darnos una charla. Nos trajo 20, y nosotros somos casi 80… pero yo conseguí uno!!

Ahora, para finalizar (por segunda vez) voy a hablar un poco de la gente.

Primero las españolas. Digo españolas porque que yo sepa no hay ningún chico… Somos animales gregarios, y tendemos a hablar español. Yo es algo que intento evitar a toda costa… pero sin perder la posibilidad de hacer contactos dentro del país. Mi estrategia se aproxima bastante a un método de salto de un grupo a otro, intentando conocer a todos, sin establecer un único grupito… aunque supongo que al final no habrá escapatoria.

Los primeros con los que me relacioné fueron un grupo de ingleses. De gente que hace su doctorado en UK, mejor dicho. Entre ellos está una china que me agobia muchísimo (es muy hiperactiva), pero muy maja. También hay un chico al que no le entiendo la mitad de lo que dice… y es que es inglés de pura raza 😛

Después, conocí a un grupo de nacionalidades bastante mixtas… una americana, un alemán, un ucraniano, un finlandés… he pasado bastante tiempo con la americana y es que sorprendentemente es una de las personas a las que mejor entiendo 😛

Hay también un grupo bastante grande de italianos. Italianos la mayor parte de ellos no italianos de nacimiento…. pero que hacen allí su tesis. Son muy majos, y especialmente sociables, supongo que se nota el carácter latino… Estar con ellos es muy confuso, porque hay una mezcla de idiomas alucinante, ya que ellos entienden español y yo italiano… pero también hablamos inglés… Como anécdota, contaba ayer que uno de los chicos italianos me contó cómo su colega vino de Erasmus a Santiago… y lo famosas que son nuestras fiestas!!

No voy a volver a contar la conversación con el finlandés… como resumen sólo diré que estuvimos media hora hablando de Eurovisión y que fue uno de los momentos en el que me sentí más avergonzada de ser española en toda mi vida…

También conocí a gente de otros países… pero ya no me acuerdo de todos. Un chico de Georgia nos contó un montón de cosas sobre su país, uno checo me dejó toda preocupada sobre la capacidad de los checos para entender inglés…

Y es que en el fondo, no estoy teniendo ningún problema para comunicarme, excepto con aquellos que no se comunican bien en inglés. Me cuesta bastante entender a los franceses hablando inglés (sobretodo a los de la zona de Lyon), y prefiero que me hablen francés. Me pone de los nervios que pronuncien las cosas en francés (cuando la palabra coincide), pero en parte supongo que yo también lo hago. Hoy me alegró mucho que la chica americana me dijese que comparado con todos los españoles que ha conocido en su vida, yo no tengo acento, y que mi inglés es bueno (comparado con todos los que lo tienen como segunda lengua, claro).

Hoy ya tuvimos alguna cosa un poco más específica. Me gustó mucho la sesión dedicada a cristalografía, aunque era bastante básica… pero no viene mal repasar todas esas cosas que “en teoría” sabemos, pero que siempre le confiamos al ordenador. Por otra parte, hoy se me ha hecho especialmente dura la clase dedicada a mecánica cuántica… pero sobreviviré.

El resto de la semana seguiré con sesiones comunes, y la semana que viene ya empiezo con cosas más específicas. Espero empezar a enterarme de más cosas…

Y por ahora nada más… hasta la próxima entrega!!

Anuncios

HERCULES: primeras impresiones

Aunque no todos lo sabéis, en estos momentos me encuentro en Grenoble (Francia). Estoy asistiendo a un curso llamado HERCULES (aka Higher European Research Course for Users of Large Experimental Systems). No tengo nada claro cómo me aceptaron (alguna clase de milagro…), pero aquí estoy. ¿Y cómo va la cosa?

Primero la ciudad… Grenoble es una ciudad pequeña. En el núcleo urbano tiene 150.000 habitantes (aprox.), aunque si se tienen en cuenta las afueras ronda el medio millón. Hay que tener en cuenta que hay unos 22.000 científicos residiendo aquí, más todos los estudiantes de las universidades (dicen que unos 65.000) más los científicos “desplazados”… por lo que se estima que si tú caminas por la calle, la mitad de las personas que están a tu alrededor están relacionadas con la ciencia de algún modo.

¿De dónde salen todos estos científicos? Para empezar hay una serie de “centros” internacionales. El más importante para mi es el ESRF (European Synchrotron Radiation Facility): básicamente se trata de un gran “anillo” en el que se aceleran electrones para obtener rayos X. También está el ILL (Institute Laue-Langevin): se dedican a “trabajar” con neutrones, y tienen un bonito reactor que he visitado hoy; el IRAM (Institute de radioastronomie millimétrique) en el que no tengo muy claro qué es lo que hacen y el EMBL (European Molecular Biology Laboratory) en el que claramente hacen cosas de bioquímica… de esas raras que hago yo. Todo esto está rodeado de otras instalaciones “nacionales”, que son más o menos públicas, y un montón de empresas. Por ejemplo, parece ser que la sede europea de investigación de Xerox está aquí. También hay una central de Yahoo y una de Siemens. Eso que yo haya visto.

Mi curso es en el CNRS (que viene siendo el centro nacional de investigación… algo similar al CSIC en España), en colaboración con el ESRF y el ILL. El ESRF es el mejor sincrotrón de Europa (creo que el tercero del mundo) y el ILL es la “fuente de neutrones” más potente del mundo (y sí, yo entré ahí… muajajaja). Pero por muy interesante que pueda parecer, yo prefiero el sincrotrón, y es que para mi trabajo, los neutrones no son demasiado útiles (primero hay que solucionar algún que otro problema técnico… quizá en el futuro me sean útiles).

Vamos a hablar ahora un poco del curso en sí. Está dividido en dos sesiones: una física y una biológica. Además, tenemos una serie de clases comunes. Por ahora sólo tuvimos clases comunes… así que no puedo contar gran cosa.

Evidentemente, en la parte común, la física predomina. Ayer a la mañana, en la primera sesión, creía que me iba a suicidar… y ellos diciendo que era “física básica”. Hoy lo llevé mejor, especialmente en la sesión sobre aplicaciones biológicas de la radiación de sincrotrones. Lo que para mi resultó ser una conferencia de lo más básica, parece ser que fué incomprensible para los físicos…

Según avance el curso, podré contar un poco más sobre las clases. Por ahora sólo tuve 4… el resto del tiempo lo hemos dedicado a conferencias de presentación de los diferentes grupos, visitas al ESRF y al ILL, comer, beber café… e incluso una fiesta de bienvenida esta “noche”. Tengamos en cuenta que en este momento la mayor parte de los franceses se están acostando… cuando para mi aún no es ni la hora de cenar!! Pero bueno, ceno dos veces y listo.

Hablemos ahora de la comida… Por las mañanas tenemos un pequeño coffee break, en el que amablemente nos sirven café y bollería. Esto mientras tenemos sesiones comunes… luego no tengo yo muy claro cómo voy a sobrevivir. Al mediodía paramos para comer (de 12:30 a 14:00). Nos han dado una tarjeta con puntos para la cantina. Se supone que tenemos 20 puntos para cada día y si no nos llegan pues ya pagaremos el resto nosotros. Eso da más o menos para un plato, un postre y un café. Aún no tengo muy controlado el sistema… pero teniendo en cuenta que los platos son muy generosos, supongo que es suficiente. Por la tarde también tenemos un pequeño descanso (a las 15:30) pero en este ya tenemos que coger el café de máquina si queremos algo…

Actualización: el resto en la próxima entrega, que WordPress no para de joderme…

Review: Sony Reader Touch Edition (PRS-600) I: El lector

Lo prometido es deuda. A muchos de vosotros os prometí que en cuanto tuviese unos días para trastear con el reader haría una review. La verdad es que lo he estado pensando mucho y he decidido hacerla por partes, para evitar un post infinito.

Esta es la parte 1: El lector

Primero vamos a empezar por la caja. En la caja viene el lector (como es evidente), un cable USB, y una funda de neopreno.

El cable USB se utiliza para sincronizar datos y para cargar el lector. Nota importante: sólo carga con el ordenador encendido!! Es un poco exquisito de más…

La funda de neopreno de cortesía es la última mierda. Está muy abierta por un extremo, con lo que entra de todo. Personalmente no voy a usarla. He encargado una de piel que tenga tapa y abra como un libro de verdad.

Vamos a centrarnos ahora en el lector en si…

La experiencia de lectura en pantalla de E-ink es muy buena. Esperaba un contraste peor, o mucho más brillo. Brilla, no voy a negarlo, pero se puede vivir con ese brillo. La resolución es muy buena. No provoca la sensación de cansancio ocular típica de los monitores (por muy buenos que sean). Facilita la lectura hasta tal punto que, cuando te das cuenta, llevas 100 páginas de un libro… que aunque sea en 6” sigue siendo bastante 🙂

Sobre la duración de la batería no puedo hablar demasiado, porque todavía no se me ha acabado, aunque hay que tener en cuenta que lo enchufé un par de veces para sincronizarlo. De todas formas, creo que la duración de la batería es más que suficiente. Estoy segura que llega para leer un libro de tamaño medio, y dos y tres también. Probablemente sean las otras opciones las que gasten más la batería…

Vamos a hablar de esas otras opciones. Recordaréis que una de las cosas por las que me atraía este lector era por ser táctil, lo que facilitaba la toma de notas.  El menú es muy intuitivo, y además de los libros y esas cosas evidentes, tiene un botón en el menú principal para acceder a las notas de tus libros (de todos ellos), y después otros dos accesos para las notas tomadas “a mano” o con el teclado virtual pero que no están vinculadas a los libros. La toma de notas a mano resulta muy útil. Puedes hacer esquemas o escribir, y aunque hay un cierto desfase entre lo que escribes y lo que aparece, cumple de sobra su función. En cuanto al teclado virtual, lo encuentro un poco lento para el tipo de notas que tengo que tomar yo, pero supongo que con el dedo en lugar de con el stylus se puede llegar a alcanzar una velocidad razonable.

Una de las cosas que más me gustan de la toma de notas es el subrayado de texto. En cualquier libro, con sólo desplazar el dedo (o el stylus) sobre un párrafo, éste se subraya, y se archiva como nota. Además de permitirte ojear rápidamente lo que quisiste resaltar (al estar subrayado) te permite copiar ese fragmento, una vez en el ordenador. Eso nos lleva a la sincronización.

El software de Sony es más bien pobre, pero por ahora le veo algo útil, la sincronización de las notas. Todavía no sé qué hacer con las notas “a mano”… pero parece ser que hay forma de exportarlas, porque son alguna clase de .svg…. aunque tienen extensión .note. Si alguien sabe qué hacer con ellas, será bienvenido su comentario 🙂 En el caso de las notas de texto, una vez en el software de sony, puedes copiarlas y pegarlas donde te de la gana. Para el resto de cosas no uso este software, prefiero el Calibre… pero de eso hablaremos en la siguiente entrega!!

Y la bibliografía en Word… ¿cómo la hago?

Esta es una pregunta que se hace mucha gente. Otra gente, simplemente la va escribiendo a mano. Me pregunto cómo gestiona esa gente su bibliografía… me pregunto si la gestiona.

Hoy os voy a hablar de un programa maravilloso. Se llama EndNote. Actualmente, la última versión disponible para Mac es la X3. De Windows ni idea… pero creo que es la misma con un parche, o algo así. ¿Para qué vale el EndNote?

Tú quieres un artículo… vamos a poner un ejemplo: en el que Mullis describe la PCR. No sabes cómo se llamaba el artículo, lo único que sabes es que es de Mullis y habla de la PCR. Vas a Google y buscas. Llegas a la entrada en el PubMed (esto no lo voy a explicar…). Y eso te enseña los datos, uno de ellos el PMID. Se lo das al EndNote y pasa esto:

Y así sucesivamente. Ya tienes añadidas todas las referencias que te han interesado. Ahora pasamos a la fase de lectura. Las seleccionas y le das al botón de “Find Full Text”. Automáticamente el programa busca (hace magia) y se descarga los pdf de todos aquellos artículos que hayas añadido que estén disponibles. Como es evidente, los de pago no se los descarga, a no ser que tengas una suscripción (por ejemplo, si le dices que los busque desde la red de tu universidad que sí accede a ellos… pues se los baja). En algunos casos, aunque no se los baje, si adjunta el link a la revista (a veces hay una parte disponible). Aunque se lo baje esto también puede ser útil, para ver el material suplementario.

Al final, tendrás todos los artículos que has consultado o te interesa consultar perfectamente organizados. Puedes crear carpetas que te faciliten su organización. El resto queda en vuestras manos.

Pero yo hablaba de Word… y es que una de las cosas buenas que tiene el EndNote es el CWYW. Que viene siendo Cite When You Write. ¿Y eso qué es? Pues que (en el caso de Word) monta una barrita de herramientas que te permite añadir citas en el texto (y que no tengas que ir poniendo numeritos tú a mano) y simultánemente crea la bibliografía (que tampoco mola nada teclearla a mano).

Pongamos un ejemplo. Abro el Word, y cuento lo de Mullis:

Esto iría creando la lista de artículos al final (a lo que después tú le puedes poner el título que sea, por ejemplo, Bibliografía). Por supuesto, hay toda una lista de modos de cita. Yo elegí el de Science para el ejemplo, pero se pueden elegir todos los de las revistas principales, y también se puede crear uno predefinido (para los quisquillosos).

¿Y si no queréis usar Word? Os aplaudo. Yo tampoco lo usaría si no me quedase más remedio… Pero podéis usar EndNote igual, porque también es compatible con Pages, con el Writer de OpenOffice y exporta, si lo que te gusta es LaTeX.

El EndNote es un programa de pago. La versión X3 para Mac cuesta 120$ si demuestras que eres estudiante (fotocopia de tu tarjeta de estudiante). Las actualizaciones suelen ser gratuitas. Siceramente, creo que valdría la pena pagarlo.