Propósitos 2009-2010

Para empezar, como siempre, voy a hacer una valoración de los propósitos que hice hace un año…

Mi primer propósito importante era conseguir la FPU. Conseguida!! Ahora ya soy una explotada más en este país. Resulta que al final este año ha sido bastante penoso si hablamos de carreras investigadoras en España… y además hay que tener en cuenta que pese a que tengo la FPU, mi director de tesis tiene que mudarse a la otra punta de España, así que estoy un poco en el limbo… pero tengo FPU!

El segundo era leer un libro cada mes. No sé si se puede decir que haya sido uno cada mes, pero han sido 12. Conseguido! Eso sí, por los pelos.

No maté a nadie en el doctorado. Todo un logro. Y me hice amiga de T7 (allá por mayo) y de T5 (esta última semana!!). A T4 lo tengo un poco abandonadillo… una pena.

Mi nombre ha aparecido en un artículo. Ahora si me buscáis en el Pubmed existo! Eso si supieseis como me llamo… cosa que espero que la mayoría no sepáis (por el bien de mi integridad). Soy segunda autora, y el paper es una paja mental de cuidado… pero a mi me resulta muy interesante!!

Me propuse ir al First. Menos mal que la idea era ir, no aprobar. Porque todavía no sé la nota… Pero ir fui!

Y hasta ahí mis propósitos del año pasado. También le pedí a los reyes (o lo que fuese) que me trajesen un lab más grande. No coló. Como recompensa se ha cargado a todos mis compañeros de lab… y ahora estoy sola con un nuevo ser al que esclavizar compañero que parece muy majo.

Y ahora toca este año…

Tengo que obtener el DEA. Esto no es un propósito, es más bien una obligación! Esperemos que para el verano deje el tema zanjado 🙂

Lectura. Voy a volver al propósito de hace unos años de lo del año actual +1. Osease 13. Malo será ¿no? También me propongo meter todos los libros del piso en Anobii para saber que los tengo (en ello estoy ya). Además me gustaría acabar el año leyendo al menos 3 de 13 en inglés. Tienen que ser por placer… no vale un Proteinsuputamadre. Ligado a esto, reflexionaré sobre la idea de e-book o no e-book. Dudo mucho que aguante otro año sin uno…

En el trabajo… quiero una estructura. Yo sé lo que me digo… También quiero mínimo otro paper. Me propondría lo de lo del año anterior +1, pero esto a la larga no lo veo yo sostenible…

Idiomas. Si no he aprobado, aprobar FCE. Mejorarlo. Mejorarlo mucho. Para el siguiente año CAE. Practicar un poco de francés (en mi próxima visita a Francia), que lo tengo ligeramente oxidado. ¿Aprender catalán??

Series. Ya sé que esto es toda una novedad… ¿qué me voy a proponer? ¿Ver más y más series? No… eso sería absurdo… La idea es que dentro de un año vea todas las series (y no son pocas), en VO. Y con VO digo VO y no VOS. En estos momentos ya hemos eliminado los subtítulos en español (si se los puede llamar así) de nuestras vidas… y espero que en un año hayamos eliminado todos. Los primeros intentos de series “a pelo” no han ido demasiado mal…

Blog/twitter: no puedo seguir permitiendo que mi vida twittera sustituya las actualizaciones del blog… así que me pretendo obligar a mi misma a poner al menos un post cada 15 días. Parecen muchos, pero no es nada fácil. Aunque este año el blog mantuvo un ritmo de visitas similar al del año anterior… el ritmo de posts ha bajado estrepitosamente, debido entre otras cosas a mi llegada a Twitter. Respecto a Twitter… seguir piando a un ritmo razonable, y hacer más huecos para quedar con toda esa gente que he conocido en el último año. Si en Santiago había gente maja y yo sin saberlo!!

Y esto es todo… o eso creo. Así que… Feliz año/década a todos!!

Anuncios

Tipos de biólogos

Tras una secuencia de rebotes en blogs, he llegado a una entrada en un blog de un chico que probablemente me he cruzado millones de veces, pero cuya cara no consigo reconocer. Os dejo el copy&paste, y no dejéis de visitar su blog, La Taberna de Ahores.

Si me preguntáis, yo soy una bióloga (bioquímica) estructural, con trazas de sistemas…

BIOQUÍMICA
Básicamente, los bioquímicos juegan con proteínas. Habitualmente esto implica aparatos extravagantes que cuestan una tonelada de pasta. Las proteínas pueden sufrir centrifugación, electroforesis, cromatografía líquida rápida… Técnicas que por cierto, solo son formas sofisticadas de andar a empellones con las proteínas. Si se amontonan juntas suficientes proteínas, los bioquímicos se excitan y llaman complejo al montón. Si el complejo es suficientemente grande, los bioquímicos lo llamarán algunacosasoma. Si le pides a un bioquímico que te enseñe algún dato, te enseñará sus bandas. Los bioquímicos matan células por sus preciosos fluidos corporales.

BIOLOGÍA CELULAR

Los biólogos celulares son los psiquiatras del mundo celular. Ellos observan el “comportamiento” celular a través del microscopio. Le dan drogas a la célula. Prueban las células con agujas de microinyección. Usan grandes lásers para… bueno, no siempre está claro que es lo que hacen con sus lásers. Un biólogo celular se plantea grandes preguntas celulares como “¿Como se arrastran las células?” o “¿Cual es el significado de la inestabilidad dinámica?”. Al final del día, antes de dirigirse al bar, los biólogos celulares fijan a sus sujetos en formaldehído o en un buen vaso fresco de metanol. Estas células son sometidas entonces a inmunofluorescencia y producen la temidos datos de colocalización… cuidado si alguien te da este tipo de datos. Cuando un biólogo celular no esta matando células, está en un bar oscuro (los biólogos celulares odian la luz del sol), consumiéndose.

GENÉTICA

Los genetistas hacen mutantes, eso hacen. Quizá pienses que eso suena aburrido, pero tendrías que verlo desde su perspectiva. Ellos son como los druidas, o los masones…en palabras de otros, un club. Bueno, realmente 3 o 4 clubs: genetistas de la mosca, genetistas de los gusanos, genetistas de las levaduras, y otros. Por cierto que este último grupo es el más raro -gritan consignas como “el asombroso poder de la genética de la levadura”. Y eso no quiere decir que los otros no sean raros. Por ejemplo, los genetistas de la mosca torturan al resto de los biólogos dándole nombres de locos a sus moscas mutantes (por ejemplo, “conductor dominguero” a las neuronas con trafico vesicular aberrante). La clave de ser un genetista de éxito es tener un buen screen genético. Si alguna vez conoces genetistas, pregúntales por su screen, eso los hará felices. Usando sus poderes, los genetistas probablemente han hecho los descubrimientos más profundos de todas las disciplinas descritas aquí. Los genetistas matan organismos enteros, no solo para encontrar qué gen han “knocked-out”, sino para ver como son sus pobres mutantes. De miedo.

BIOLOGÍA ESTRUCTURAL
Estos tíos son extraños híbridos entre robots androides y psicópatas neuróticos. Aunque en realidad, cuando no están inyectándose cafeína (necesaria para pipetear un microlitro millones de veces), los biólogos estructurales son muy buenos chicos. La clave de la biología estructural es coger una proteína (o ácido ribonucleico) “caliente” y purificarla. ¿Que es una proteína “caliente”? Ya sabes, algo para luchar contra enfermedades, RNAi, o algo que suene duro de pelar (como las proteínas de membrana). Algunos biólogos estructurales ponen su muestra de proteínas en un imán gigante, otros pierden tres años en un vano intento por cristalizarla. Después de saber como hacer cristales, vuelan hasta el sincrotron de Chicago, arruinan su cristal con un monstruoso haz de rayos X y echan unas carreras con sus triciclos. Los biólogos estructurales matan pequeños animales peludos, pero solo en su tiempo libre.

BIOLOGÍA MOLECULAR

Los biólogos moleculares estudian cosas que terminan en NA. No, no es una abreviatura de “No Aplicable”, sino de Ácido Nucleico (Nucleic Acid en inglés), LOS POLÍMEROS DE LA VIDA… eh hem… En una extraña paradoja, algunos biólogos moleculares hacen bioquímica. Y, igual que un bioquímico, los biólogos moleculares adoran las bandas. Cuando no están jugando al hookie con los biólogos celulares en el pub local matan cualquier cosa que tenga NA dentro, así que tened cuidado.

FISIOLOGÍA

En realidad, esto es la descripción de un electrofisiólogo (pero el resto también se llaman a sí mismos fisiólogos). Cuando pienses en fisiólogos (o “fisiólogos moleculares”) piensa en una palabra… electrodos. Ellos colocan electrodos en todas partes, estimulando y midiendo potenciales eléctricos como si mañana fuese el fin del mundo. Si se sienten bien consigo mismos, usan el maldito instrumento más pequeño usado en muestras biológicas: el PATCH CLAMP. Este mide la corriente de un único canal iónico. Los biólogos celulares con sus insignificantes microinyectores están celosos de los patch clamps de los fisiólogos. Los fisiólogos no solo matan animales, sino que les arrancan el corazón latiendo a sus pobres víctimas. Mantenlos lejos de tus mascotas.Los biólogos del desarrollo son genetistas, pero aún más especializados. Si los genetistas tenían su carnet de masones, los biólogos del desarrollo son sus primos reclusos ermitaños. Cada biólogo del desarrollo se especializa en alguna característica arcana (como por ejemplo el páncreas) y sabe todas las minucias sobre su obsesión. Esto los conduce más profundamente en la parte más oscura del bosque. Tarde o temprano esta senda lleva a factores de transcripción y vías de señalización. Una vez que vuelven a la civilización y discuten sus hallazgos, todos los demás biólogos huyen de sus muestras histológicas. Alguna de las cosas más terroríficas que oirás sobre los biólogos del desarrollo son las palabras “promoter bashing” [no conozco la traducción de esta técnica] (es un procedimiento satánico que han cogido de los biólogos moleculares). En vez de matar organismos como hacen los genetistas, los biólogos del desarrollo van un paso más allá y matan fetos.

BIOLOGÍA DEL DESARROLLO
Los biólogos del desarrollo son genetistas, pero aún más especializados. Si los genetistas tenían su carnet de masones, los biólogos del desarrollo son sus primos reclusos ermitaños. Cada biólogo del desarrollo se especializa en alguna característica arcana (como por ejemplo el páncreas) y sabe todas las minucias sobre su obsesión. Esto los conduce más profundamente en la parte más oscura del bosque. Tarde o temprano esta senda lleva a factores de transcripción y vías de señalización. Una vez que vuelven a la civilización y discuten sus hallazgos, todos los demás biólogos huyen de sus muestras histológicas. Alguna de las cosas más terroríficas que oirás sobre los biólogos del desarrollo son las palabras “promoter bashing” [no conozco la traducción de esta técnica] (es un procedimiento satánico que han cogido de los biólogos moleculares). En vez de matar organismos como hacen los genetistas, los biólogos del desarrollo van un paso más allá y matan fetos.

BIOLOGÍA DE SISTEMAS

Los biólogos de sistemas son la rama más joven del árbol de las ciencias de la vida. Nadie sabe muy bien quienes, o qué son, solo que algunos de ellos son ex-físicos de cuerdas, otros son bioinformáticos, y el resto son biólogos que han pasado demasiado tiempo jugando al Sim City o al Civilization. Los biólogos de sistemas recopilan datos de otras disciplinas y construyen sus propios modelos extravagantes generados por ordenador. Cuando lo han hecho, van al pub y les enseñan sus elaborados diagramas de flujo a los otros biólogos. Estos tíos de los sistemas intentan duramente impresionar a los demás, usando palabras como “in silico”, pero nadie les presta atención. Si están realmente desesperados, los tíos de los sistemas empiezan a usar palabras que terminan en “omica”. Aunque a los biólogos de sistemas les encantaría matar, no están seguros de cómo hacerlo, por lo que son mayormente inofensivos.

MICROBIOLOGÍA

Esto es realmente un modificante, como “apestoso”. En una extraña paradoja, los microbiólogos usan uno de los enfoques descritos arriba (como la bioquímica, la genética o la biología molecular) pero tienen su propia sociedad y sus congresos (supongo que quieten sentirse bien consigo mismos. Los microbiólogos matan bacterias O levaduras (solo por razones históricas)… aunque ahora, mucha “gente de las levaduras” niega que tengan nada que ver con la microbiología. Así que los microbiólogos ahora son principalmente investigadores de lo procariotas. Con toda el rollo de la financiación de bioterrorismo, algunos microbiólogos están bastante contentos en estos días.

Podría describir virólogos, neurobiólogos, inmunólogos, biólogos de las plantas y otras disciplinas, pero serían algo así como la descripción de los microbiólogos, pero con las modificaciones obvias.

Series destacables del año

Todo el mundo se dedica a escribir en estos días una serie de post sobre las 10 mejores películas/libros/series/cds… Yo no podría… Me reconozco incapaz de elegir sólo 10…  para decir que son las mejores claro. Peero por otra parte, elegir 10 destacables no es tan complicado. Empecemos:

  1. Battlestar Galactica: Inexplicablemente, durante 3 temporadas no le hice ni caso a la serie… pero cuando se acercó el final estaba enganchada… Este año se ha terminado, ahora que realmente había congeniado yo con los cylon… Una serie de culto desde luego, de lo mejorcito en sci-fi.
  2. True Blood: pon un vampiro en tu vida. Aunque actualmente no la sigo al día, hay que reconocer que vale la pena. No se va al extremo ñoño de Vampire Diaries… pero por ratos le llega. Aunque tengo mis críticas, es una serie “destacable”.
  3. Dollhouse: era una serie que había creado mucha expectación… Pero a mi me decepcionó bastante. Si no la hubiesen cancelado, me gustaría saber cómo lo arreglaban…
  4. Lie to me/The Mentalist: No sé cual de las dos elegir. La primera por hacer que la gente te mire y diga “eh, has levantado el cuarto inferior de la mejilla… estás mintiendo!!!”, la segunda por ser un remake serio de Psych, y aún así enganchar al mundo. Diferentes de lo que suelo ver… no, pero interesantes.
  5. NCIS: Los Ángeles: Sé que esto nadie lo comprende… pero tengo una obsesión extraña con NCIS, y las dos últimas temporadas mi miedo a que decidan terminar la serie ha crecido… pero con el spin-off, espero asegurarme unos cuantos añitos más. No es ni de lejos tan buena como la original (evidentemente, no tienen a Abby), pero sirve para calmar el mono.
  6. Paradox: como dice @pjorge, para que luego digan de la sci-fi británica… ya pueden ir apurándose los americanos!! La miniserie en sí es muy buena, una lástima que el acento de la prota me ponga de los nervios…
  7. Sanctuary: pese a haberla visto anunciada millones de veces (en otras series), no la había visto hasta hace una semana. Error!! Ahora estoy enganchadísima… Es una mezcla entre SG-1 y Warehouse 13 (también recomendable). Todo con un leve acento británico… rodada en Canadá 🙂
  8. Torchwood: otro ejemplo de la maravillosa ciencia-ficción británica. En este caso, no tengo problemas con los acentos de la gente (no demasiados). Tras la decepción de la temporada anterior viendo que todos los personajes que me gustaban la estaban palmando, este año apostaron por una miniserie… y la clavaron.
  9. Stargate Universe: evidentemente no puedo hacer una lista de series y no hablar de SG*. Creo que en parte la serie nueva me está decepcionando… porque no me acaba de enganchar. Habrá que darle tiempo, para ver cómo se las apañan…
  10. Lost: quizá no como serie del año, más bien de la década. Y no, no soy una de esas apasionadas de Lost que sueñan con los números chungos… pero hay que reconocer a la serie su mérito: gracias a ella se desató el boom de las descargas… ¿O hay alguno que se descargase todas las series con subs antes de Lost? Yo al menos antes no veía casi nada… Lost se acabará este año, probablemente con un share acojonante y un número de descargas más acojonante todavía… Y teóricamente el testigo lo debería coger FlashForward, pero no parece estar a la altura.

A ver qué nos trae el 2010… Muchas series nuevas y pocas cancelaciones, por favor 🙂

Qué hacer con los libros

Estoy estos días intentando poner un poco de orden en casa y me encuentro con un gran problema, todos los libros. ¿Qué hago con ellos?

Tengo muchos, muchísimos, demasiados…

Tengo todas las estanterías llenas, tengo libros encima de otros libros en las estanterías, tengo pilas por las esquinas, tengo libros en cajas… y tengo libros en casa de mi madre, que no caben en mi casa.

Creo que el primer paso es catalogarlos. Porque evidentemente, ya no sé lo que tengo…  Debería plantearme seriamente meterlos todos (todos los que tengo en mi piso) en Anobii, que sólo estoy metiendo los que leo, por vaga. Eso va a ser un trabajo duro… Evidentemente aquí aparece el primer problema: no todos los libros son míos, algunos son de nico. Creo que debería dejar fuera los de informática 🙂

Después, está lo del orden. Mientras los voy metiendo ya puedo ir ordenándolos… y separando cosas. Eso va a generar tres nuevas pilas: libros que tengo que devolver y ya he leído, libros que tengo que devolver y no he leído, libros de los que me tengo que deshacer como sea.

Los libros que tengo que devolver y ya he leído no son un gran problema. Hago las pilas y cada uno que recoja los suyos. O os los llevo a casa, pero yo ya tengo bastante problema con los míos 🙂

Los que tengo que devolver y no he leído (inexplicablemente), pasarán a un primer puesto en la lista de libros pendientes de lectura, y después a la lista de libros para devolver.

La pila de libros de los que me quiero deshacer es más problemática. He pensado en regalarlos… pero no encuentro a quién. He pensado en dejarlos en el M*café con una etiquetita de Bookcrossing y colaborar a que el mundo lea. Creo que esa opción es la que ahora tiene más posibilidades…

Espero que en medio de todo esto no aparezca una pila de libros que la gente ha decidido devolverme, porque no tendré dónde meterlos.

Con eso ya me quedan los planes hechos… ahora sólo me queda hacerlo.

Y vosotros… ¿qué hacéis para tener los libros a raya?

La cena de Nochebuena

Hoy me toca ir a cenar con mi madre. Es algo horrible. Sé que no lo entenderéis… pero así es la vida.

En mi familia las navidades nunca han sido algo realmente agradable. Si te pones a investigar… te enteras de que todo el mundo se muere en navidad. Parece ser que dos de mis tíos muertos palmaron en fechas navideñas (en teoría, aunque ahora minina y yo no conseguimos recordar mucho del tema), mi abuela a un mes escaso de navidad, hubo familiares marineros desaparecidos en navidad… hasta la madre del novio de mi madre palmó en navidad hace un par de años.  Como comprenderéis, esto suele derivar en una paranoia generalizada de “a ver si llegamos a primavera todos vivos”.

Después está el conjunto de la cena… Tengo borroso el pasado. La situación actual es penosa.

Nos juntamos allí los 7 (mi madre, su novio, mi hermana (aka Minina) con marido e hija, y nico y yo). Primero vienen los regalos, según vamos llegando. Lo bueno de los regalos es mi sobrina, que le parece todo alucinante, así sea un muñeco horrible comprado por mi madre.

Luego viene la cena en sí. Primero hay pinchitos (que un ser humano normal no come), y a continuación vienen los mariscos. Haya lo que haya, yo me centro en las almejas a la marinera. Es lo único que no hace que me pase una semana con náuseas… Si eso langostinos. Si hay más, es porque mi madre me ignora cada vez que le digo que no, no queremos nécoras.

Después viene el plato fuerte. Muchas veces a esto ya no llegamos, y yo no se lo recomendaría a nadie… Este año creo que toca pollo. Yo planeo comer almejas a reventar y pasar del pollo. A ver si me sale bien la jugada.

Después vienen los postres, que suelo ignorar porque los postres navideños no me gustan. Es más, casi todo el mundo suele ignorarlos…

¿Y en medio? Con un poco de suerte te puedes abstraer viendo la tele. La conversación es más bien inútil. Los temas son absurdos: el trabajo de mi madre, los cotilleos del pueblo y de la familia… fin. Cualquier intento de hablar sobre mi trabajo carece de sentido. Mis pobres cristalitos!!!

Y después… pues serán las 11 y pico. Y yo estaré intentando huir, porque hace un frío mortal y no tengo ganas de comerme placas de hielo a la vuelta. Que entonces soy yo la que se la pega.

Menos mal que la comida de Navidad suele salir mejor… ahora toca aguantar, que son sólo unas horitas!

La dura vida del biólogo

No sé si por una falta de motivación, si por el aburrimiento, si por la aparente falta de salidas profesionales… últimamente mucha gente llega a este blog (en clara decadencia desde que apareció twitter en mi vida) buscando razones para estudiar biología, o razones para seguir en biología, o motivación para buscar trabajo… cosas de esas. De estas cosas ya he hablado en los últimos… ¿6? años. Pero voy a hacer un resumen… para ponernos un poco al día.
La vida en la carrera. Es dura, no vamos a negarlo. Lo peor es sin duda el primer año (eso nos dijeron a todos al empezar). Realmente lo duro del primer año es que las asignaturas no te interesan una mierda. Después cuando lo miras con perspectiva ves que en primero hay que estudiar muy poco comparado con otros años… pero tú, pobre inocente, que vienes de bachiller, de unos exámenes de instituto en los que tenías que estudiar 10 folios (uuuhhh….), pues evidentemente un examen de cito de un cuarto del Alberts te parece mucho. No te preocupes, esa sensación se te pasará. Con el tiempo descubrirás que puedes estudiarte el Alberts completo sólo como introducción a una asignatura… y que una asignatura no es difícil si eres capaz de transportar todos los apuntes en papel sin morir aplastado.
En ese primer año también aprenderás qué son las prácticas. Las prácticas son una pérdida de tiempo, especialmente las de primero. Pero vas creando una costumbre… que es lo importante. La costumbre de llevar tu bata enroscada a presión en tu bolso/mochila durante un mes 🙂 (sin lavar, que no te da tiempo).
Segundo año. Empiezan las cosas interesantes. A no ser que lo tuyo sean las plantulitas, que entonces ya habrás empezado en primero. En segundo empiezan a definirse las dos grandes ramas de la biología: la de bota y la de bata. Si eres de los de bota te lo pasarás bien en zoo, si eres de los de bata, querrás suicidarte con bioquímica (me refiero siempre a las asignaturas en el orden en el que se imparten en santiago… y en gran parte de las facultades de España, aunque soy consciente de que no todas son así). En mi caso, tenía claro que yo era de las de bata. Bioquímica es esa clase de asignatura que puede provocarte unas ganas tremendas de suicidarte, de matar al profesor, de quemar la facultad… que seguro que te provocará pesadillas (puede que durante años). En general si superas bioquímica (y has superado mates en primero), ya tienes más de la mitad del camino hecho, aunque no lo creas.
Después llega tercero, y llega eco. Es la oportunidad para que los de bota torturen a los de bata. No tiene otro objetivo más que torturarte… o al menos yo no se lo he encontrado jamás. Simultáneamente llegan las fisiologías… y empiezas a descubrir que si creías que cito o bioquímica tenían muchos apuntes… te equivocabas. De esta época tengo grandes recuerdos: el profesor de eco bailando cual hawaiano a las 9 de la mañana, el de fisio animal hablando de la extensión del moco, y la de fisio vegetal hablando del electrón saltando…. y del carbono… casi perdemos un carbono! También tengo grandes recuerdos del de antropología, una asignatura que por momentos vuelve a despertar tus instintos suicidas (que creías haber dejado atrás al deshacerte de bioquímica, si es que lo conseguiste), y en otras ocasiones te recuerda porqué estudias biología. Todo eso aderezado con el miedo constante de que el profesor se haya olvidado las pastillas esa mañana y saque un cuchillo y os mate a todos. A estas alturas, la cantidad de prácticas que tienes que hacer ha aumentado exponencialmente. Tienes las de las troncales, obligatorias, las optativas, las de libre… y no hay forma de cuadrar horarios. Algún día te darás cuenta que llevas 12 horas sin salir de la facultad… y será grave.
Tercero también es el año del paso de ecuador… mala cosa esa de irse de juerga en tercero… pero eso no es de lo que estamos hablando.
Has pasado de ciclo. Enhorabuena. Y has decidido una rama de la biología. Para algunos esto es muy fácil. Yo ni siquiera lo dudé un instante. Molecular. No había más opciones. Tenía muy claro qué era lo que quería hacer de mi vida. Otros no lo tienen tan claro y hacen mezclas, o dos ramas… ahí cada uno es un mundo. Es el año en el que botas y batas se separan completamente. Ya no coincides con los otros nunca… y solo los llamas raritos por el pasillo (igual que ellos a ti).
En Santiago, cuarto es el año en el que descubres tu peor pesadilla. Peor que cualquier cosa que hayas conocido… FBA. No cuesta estudiarla. No… Lo que cuesta es no morirse de aburrimiento. Se trata de una serie de asignaturas que tendrás hasta que acabes la carrera, en las que el único objetivo es tenerte un montón de horas atendiendo a seminarios (durmiendo, haciendo sudokus, dibujando, jugando al trivial, a hundir la flota…. o lo que se te ocurra menos escuchar al tipo), o haciendo interesantísimas prácticas (lanzamiento de punta de pipeta, jugando a matar al pececito, a la rata… a extracción de intestino de rata “vamos a estirarlo a ver si llegamos al pasillo”, etc). Estos seminarios y prácticas tienen como finalidad hacerte perder el tiempo, o mejor dicho, mantenerte ocupado un montón de horas, sin dejarte tiempo para dedicarle al resto de asignaturas (las de verdad). Lo único bueno de FBA es que son un montón de créditos y que sin demasiado esfuerzo puedes asegurarte una nota decente.
Estás en el último año. ¿Qué vas a hacer de tu vida? Empiezas a agobiarte con eso de “la biología no tiene salidas”. Cagontó, me equivoqué de carrera fijo, tenía que haber hecho medicina/farmacia. Pues no. La biología sí tiene salidas.
Salida fácil: opos. Cuando acabas la carrera haces el máster este nuevo, y te presentas a oposiciones de secundaria. Tras unos cuantos años de estudio/fracaso/sustituciones, te asentarás como profesor de instituto, y enseñarás a tus alumnos a hacer cromatografías en papel para separar las clorofilas (gran clásico).
Salida para los que quieren pasta: empapelas todo el país con tu cv. Tu cv es una mierda, pos supuesto. Pero a base de insistir, en algún sitio de cogerán. Y te ofrecerán un contrato de mierda… y cobrarás cuatro duros. Pero poco a poco irás creciendo, y acabarás cobrando bien… si eres bueno puedes llegar a un puesto importante y cobrar mucho. Lo que más te interesan son las farmacéuticas. Pagan una pasta y generalmente prefieren contratar biólogos en lugar de farmacéuticos (sus razones tendrán).
Salida suicida: hazte investigador. Es algo que puedes hacer tú mismo, porque no necesitas nada. Sólo algo con lo que suicidarse… léase un departamento en el que caer muerto. Tú vas un día por allí y dices que quieres ser su esclavo y les das tu mierda cv, y generalmente te acogen sin problema. Seguirás viviendo con tus padres hasta los 35 y no habrás cotizado nada. Por temporadas te harán contratos en prácticas de 6 meses, porque verán que tienes cara de pasar hambre.
Salida suicida con estilo: hazte investigador, pero con estilo. Es una opción más suicida que la anterior. Es la opción que elegí yo. Aquí es importante tu 5º año de carrera. El primer paso es hacer que tu mierda cv sea un poco menos mierda. Tienes que meter un poquito de experiencia profesional. Ya si puedes tener unas notas decentes ya la leche. Pero lo importante es lo de la experiencia. Y las recomendaciones. Entonces vas al sitio en cuestión y les dices que tú ya estuviste en tal y cual sitio, que te dieron tal beca, que presentaste tal cosa y que eres un hacha con el látigo cuando das prácticas. Después de eso les dices que quieres un contrato en toda regla, que te firmen una solicitud para una beca del ministerio, y que si no hay beca te tienen que renovar tu contrato de verdad. Además, que quieres que te aseguren formación y estancias en el extranjero. Y que, porque tú lo vales, quieres libertad en tu trabajo: porque tu cerebro bajo presión no funciona al 100%. Lo más probable es que te den una patada, pero a lo mejor tienes suerte… La probabilidad de tener suerte es muy baja, pero existe. Lo juro.
Has acabado la carrera, y has elegido una salida profesional.
Si has elegido una de las opciones suicidas, empezarás un programa de doctorado. Antes para eso hacíamos cursos… ahora se hace un master. Esto implica que tienes un año más de carrera, en el que pierdes el tiempo. Después/durante este tiempo, te incorporas al laboratorio en cuestión. Haces un pequeño proyecto (minúsculo) que tienes que presentar para que vean que algo has hecho. Para los que nos doctoramos por el plan viejo, este proyecto es un poco más grande… y te dan un titulillo.
Después empiezas tu etapa de tesis, que dura entre tres años e infinito. Es una etapa confusa… de esa todavía no puedo hablar.
Conclusión: hay muchas razones por las que estudiar biología, muchas razones por las que seguir adelante, muchas salidas profesionales… y muchas posibilidades como investigador. No hay que tirar la toalla.
¿Recomendaciones? Intenta sacar las mejores notas que puedas (aunque a veces cueste mucho no abandonar una asignatura por lo aburrida que es), haz prácticas en alguna empresa (o laboratorio de la universidad), intenta conseguir una beca de colaboración, haz un proyecto/trabajo académido/comosellame en tu universidad, aprende inglés (de verdad, no el del instituto). Y sobretodo, haz amigos. Parece absurdo, pero os aseguro que no lo es. No insultes gratuitamente a tus profesores, interésate por sus proyectos y no sólo por lo que te enseñan, busca aquellos con los que te gustaría trabajar algún día, habla con ellos fuera de clase… toma café con ellos si hace falta. La mitad de tu carrera investigadora la conseguirás con un café en la mano (aka generalmente las colaboraciones se apalabran tomando cafés). Y lo más importante: dedícate a lo que realmente te guste, a lo que te apasione… o serás un desastre como biólogo!!!

Menudo pedazopost me ha quedado… espero que sea útil a alguien… y que no haya perdido yo mi tiempo escribiendo!!

Se aproxima fin de año

Yo os juro que hago grandes esfuerzos por postear de vez en cuando. Voy a contaros un poco por encima la situación…
El mes pasado me comí un fin de semanita en Grenoble. Fue agradable y aprendí muchas cosas, pero empecé a agobiarme mucho…
Ayer tuve el examen de First. No sé si me tocará repetirlo en Junio o no, y no lo sabré hasta enero.
En medio de todo esto, hubo cristales que difractaron, otros que no, cristales que no eran lo que yo creía, visitas a mi madre, agobios… muchos agobios.
Además, me han dado plaza en un curso en febrero… que se tradujo en más agobios todavía. Me han dado poco tiempo para entregar todos los papeles y no he parado de un lado para otro buscando cosas…
Ahora me planteo con más calma estas dos semanitas que quedan. El año nuevo va a traer muchas novedades con él, muchos cambios en el trabajo. También me espera un DEA que en algún momento tiene que ser escrito. ¿Quién me mandaría a mi meterme en todas estas cosas?
Por otra parte, la semana pasada cambié de móvil, cortesía de nico. Es una HTC Magic que me ayudará a estar un poco más conectada a la nube. Todavía no he tenido tiempo para dedicarme a su configuración a fondo, pero ya soy una chica android 🙂 Ahora no entiendo cómo llegué a vivir tanto tiempo sin una conexión 3G!

Y ahora es también el momento de recuperar proyectos que dejé de lado con esto del inglés y tal… a ver si me organizo todo bien estas dos semanas, y empezamos el año nuevo con buen pie!

Uno de los proyectos pendientes es el blog, a ver si podemos mantener esto un poco más actualizado, que el ritmo de un post al mes no me está gustando nada de nada… Y es que cuando llegue fin de año y revise mis propósitos voy a llegar a la conclusión de que este año ha sido catastrófico!!