La p*** rana

Llevo dos horas pensando en poner un post sobre una ranita que vive en una flor que está en la copa de un árbol de la selva.

La ranita vive allí toda su vida, sin saber nunca que hay “algo” más allá de la flor. Pero un día una de las ranitas se asoma al borde del pétalo y ve otra flor…. con otra ranita!!!

Intento recordar el nombre de la ranita y no soy capaz… llamadme loca…

Si me llamais loca es que no habéis leido suficientes libros de Pratchett.

Cuando consiga recordar el nombre de la ranita os escribiré el post con la historia de la ranita… y también explicaré porqué venía a cuanto la historia de la ranita 😛

Vendida

Parece ser que ya llevan todo el día los anuncios en el blog. Nadie ha echo clic, pero los han visto unas 50 personas. No está mal…

Yo hoy he paseado hasta medicina a recoger la p*** carpeta y firmar un papelito. Y aún encima han dicho que éramos médicos, y al sacarlos de su error nos han mirado raro… y me he frustrado.

En el laboratorio ha sido un día de lo más normalito. Un experimento que no sale por razones desconocidas… todos sabemos como funcionan estas cosas. Tú crees que todo va bien y de repente… no sale. De todas formas por ahora sólo estoy explorando técnicas… eso sí, con una muestra de adn limitada y de la que jamás podremos conseguir más (sin presión ni nada… ya podían confiar un poquito menos en mi, si es que se ve que están un poco ciegos).

Me gustaría poder poner a andar la expresión de las fibras de t5 antes de que empiecen los cursos de doctorado dentro de dos semanas… que confusa es la vida del trabajador universitario… 😛

Se vende

En breves este blog olvidará la política de no adwords e incluirá anuncios de esos de Google que están en todas partes. Así que paso a explicar a qué se debe esto: no es que pretenda hacerme millonaria (iría jodida si esperase hacerme rica con vuestros clics…). La historia es que el tráfico del blog ha aumentado considerablemente en los últimos meses y si seguimos así pronto habrá un problema para que el blog siga alojado en mi casa… pero por otra parte no me gustaría tener que pagar por mantener el blog en otro sitio, así que espero que esos clics (cuidado!!! no estoy obligando a nadie a hacer clic!!), que esos clics me permitan pagar un hosting dentro de un tiempo.

De todas formas, es algo que sólo vamos a probar. Si sale bien se quedarán, si joden mucho y dan poco a cambio, desaparecerán y buscaremos otras alternativas.

Estoy a la espera de Google de que soy una persona normal y me dejen poner los anuncios. En un par de días estarán ahí.

Sobre mi… sigo viva, y ya es bastante. La vida en el laboratorio es como una montaña rusa… no os podéis imaginar la de cosas que pueden pasar dentro de un laboratorio tan pequeño (sigo teniendo pendiente medir el tamaño del laboratorio…).

Dentro de dos semanas empiezan los cursos de doctorado y tendremos tema de crítica para rato. Por otra parte he decidido no hacer nada de magisterio este curso y centrarme en aprender inglés. Voy a preparar el First. Por ahora sólo he repasado inglés básico… y espero que mi profesora-hermana me de unos temas más interesantes… porque si vuelvo a leer “escribe 5-10 frases sobre uno de los siguientes temas a cada cual más coñazo y sobre el que no eres capaz de escribir más de tres frases ni en español” me suicidaré. El único tema interesante fue el de “el animal que prefieres” en el que resumí como los pulpos-tentáculos dominarán el mundo. Aunque claro… eso en el examen no  podría ponerlo. Otra opción sería que como el concepto animal es relativo, voy a hablar de un virus, y contar la vida y otra de T4/T5. Ese si sería un tema para una redacción: estructura de T4. ¿Quién puede elegir “mi familia” o “qué hago el fin de semana” frente a “estructura de t4”? Están locos estos profesores 🙂

Buen/mal día

Hoy empezó siendo lo que podría haber sido un maravilloso día 🙂

Llegué a la facultad al trabajo  y sonó el móvil:

– Oye, sabes quien se ha muerto??

– Erg… mucha gente?… Quién en concreto?

-Jose Luis!

Vaya, qué putada. Públicamente (todo lo públicamente que puede ser mi minúsculo blog) reconozco que todo lo que he dicho a lo largo de mi vida sobre este hombre no iba en serio. Os juro que en el fondo seguro que era una buena persona… aunque yo nunca llegué a conocer a esa gran persona. Para mi siempre fue JL, aka “el yogurín”, aka “yogurcito caducado”, aka “el cachondo” (esta última no coincide mucho con mis opiniones personales). La verdad me da pena no haber llegado a conocerlo más… y no haber descubierto a esa maravillosa persona.

Muertos a un lado, el día continuó. Yo vivía feliz pensando en múltiples cosas: en Raistlin, en el mago/paladín con el que jugaré en el diablo III, en el sentido de la vida… Vivía feliz en mi nube. Pero algo iba mal, ya lo veía yo…

Entonces me fui a comer. Iba yo tranquilamente en mi coche (recordemos que es un Kia Ceed que me compré en abril…) cuando de  pronto me doy cuenta que demasiada gente me está pitando. Que me piten es algo común: soy mujer, conduzco un coche negro típico de chico, a veces conduzco un poco a lo basto (sólo a veces)… pero me pitaban demasiado… y entonces me doy cuenta ¡No funcionan los intermitentes! Creedme, conducir sin intermitentes es complicado… no entiendo como hay gente que lo hace aparentemente tan bien.

Cuando entré a casa y se encendieron las luces se solucionó el problema (se encendieron las luces de emergencia, botón que había pulsado dos millones de veces). No ha vuelto a fallar… tendré que revisarlo, que me lo cubre la supergarantía de 7 años. Esperemos no empezar ya con los fallos… o Kia se comerá el coche…

Ya estaba claro que el día estaba gafado. Me voy al curro y me pongo con mi expresión de proteínas (no vamos a profundizar en ello que hay por ahí quien dice que paso demasiado tiempo hablando de la rodilla del virus). Pongo un gel y veo que la cubeta pierde. Relleno. Sigue perdiendo. Me cago en los muertos de la cubeta. Desafío las leyes de la física e intento cargar el gel. Primera muestra: se sale. KaRMe pone cara de ir a matar al primer ser que diga algo. Segunda muestra: se vuelve a salir. KaRMe estalla:

– Sergio… ¡Este gel es una puta mierda!!!!!

En ese momento me doy cuenta que todo el laboratorio me mira con cara de susto. Sergio intenta desaparecer del mapa (intento poco exitoso). De repente todo el mundo intenta darme consejos para evitar que las muestras se me vayan de paseo. La cubeta sigue perdiendo: leyes de la física 1- KaRMe 0. Rellenamos de todo la cubeta: “se sobra cheja”. Sigo acordándome de todos los muertos de la cubeta y en medio intento seguir algunos de los consejos recibidos y cargo el gel. Veo una burbujita. Amenazo al gel con lanzarlo por la ventana… Acabo de cargar el gel…

Hasta mañana no podré decir si salió algo productivo del dichoso gel, pero me temo que tanto esfuerzo sólo va a servir para confirmar que mi plásmido se ha ido de paseo… y ya no está en mis células. Qué frustrante!!

Por ahora seguiré reflexionando sobre el sentido de la vida… a ver si mañana tengo un día mejor!

He sido débil…

El libro me miraba… y no he podido evitarlo. He empezado a leerlo. Es una historia que ya conozco, sé lo que va a pasar (al menos en parte) y aún así me he enganchado. Engancharse a un libro de 1500 páginas que sabes como acaba es algo jodido… porque mientras lees tienes la sensación de culpabilidad de “yo debería estar haciendo otra cosa más productiva…”.

He leido muy poquito, tan sólo unas pocas páginas (hora y media¿? qué rápido pasa el tiempo). De repente me han entrado unas ganas tremendas de:

  • Releerme media biblioteca
  • Comprarme libros, más libros. Muchos, muchos libros.
  • Alquilar un piso para trasladar todos los libros allí y que dejen de acosarme en cada esquina… o mudarme a un piso más grande donde pueda tener una (seamos realistas, 3) habitaciones para los libros.
  • Jugar!!!!! Rol! Rol! Rol! Mataaaaaar!!!
  • Instalar el Diablo II y jugar!!!! (por enésima vez). Espero que el Diablo III salga antes de que me vuelva loca.
  • Ir por la vida matando goblins…

En este último deseo, tengo que aclarame a mi misma que goblin y gremlin no siempre son lo mismo (aunque puedan llegar a ser igual de repugnantes), no vaya a ser que mate al bicho incorrecto…

Momento de debilidad…

En un arrebato consumista hace unas horas, he comprado una edición de coleccionista de Crónicas de la Dragonlance. Se trata de una edición conmemorativa del 20 aniversario de la publicación del primer libro de la saga Dragonlance… y tan sólo se han editado 3000 unidades.

Por alguna extraña razón, dos de esas unidades acabaron en una estantería de El Corte Inglés de Santiago… algo inexplicable.

Yo acabo de comprarme una de ellas, la número 1161. La otra seguirá en esa estantería hasta que algún otro friki con pasta suficiente como para ir por la vida comprando ediciones de coleccionista (o sin otros vicios caros), decida comprarla. Apostaría que ese friki y yo nos conocemos… que el mundo es un pañuelo. Dentro de un par de años me enteraré de quién ha sido el otro afortunado.

Ahora… ahora intentaré centrarme en otro sitio… y no hacer caso al libro que me está llamando… “leeme….” ¬¬

A la quinta… ¿irá la vencida?

Lo de mi madre no tiene nombre… estoy por llamarla por teléfono y decirle que es idiota.

Recordaréis la serie de posts de hace un tiempo relacionados con cómo firmar un contrato. Parte de mis problemas iban ligados al hecho de que mi madre entendiese que yo trabajaba.

Esta semana hablé con ella por teléfono y le expliqué una vez más que tenía trabajo, que me pagaban por trabajar 6 horas diarias. Entonces ella dijo algo así como “ah pero yo pensaba”. “no, no pienses. Trabajo, me pagan, tengo un jefe, tú ya sabes…”. Y parecía haberlo entendido.

Pero no era cierto. Ahora veo que, por primera vez tras cinco años de carrera, este mes ha ingresado el dinero que hipotéticamente me daba cada mes con rigurosa puntualidad. Claro… cuando yo no tenía otra fuente de ingresos iba y me lo daba (si me lo daba) a día 10… pero este mes lo ingresa a día 2. ¿Qué parte de el “no quiero nunca nada más de dinero tuyo” no ha entendido?

Ahora me planteo si llamarla para decirle que es idiota o si esperar a verla en persona y hacerle un esquemita: KaRMe–>trabajo–>dinero. A ver si así…