Tercer día

Hoy voy a escribir poquito, que me duele especialmente la cabeza, debido a la suma de clase + obreros.

En micro aplicada el señor “yo soy rico” nos ha seguido torturando. Nos pide más y más trabajos, pero claro “tendremos  la nota que nosotros queramos”. Y una mierda, digo yo.

Después me fui a magisterio…

La primera clase fue de Literatura en la que la profesora, de entrada, negó haberme contestado a un e-mail (lo cual me hace pensar que no lo escribió ella). Esta mujer se presentó y tal y cual, y después empezó a dar clase. La clase fue muy interesante. Empezamos a hablar del siglo de Oro. De la literatura no, de la historia… ya sabéis, el imperio en el que no se ponía el sol que se fue al garete, Olivares y la Santa Inquisición… esas cosas de cultura general.

Después tuve Educación para la salud. Creo que no tendré gran problema. Me da un poco de mal rollito la alta tasa de suspensos que tiene la asignatura pero el profesor ya dice que no debería tener problema y además me resulta interesante, no el temario, que es bastante básico, más bien el modo de exposición del profesor… que para ser médico se explica bien (lo siento por los médicos presentes).

Hoy no hice nada más. Después por la tarde aguanté a los obreros poniendo piedras, y mi dolor de cabeza empezó a crecer exponencialmente. Ahora… me chutaré algo e intentaré dormir. Mñana madrugo otra vez, y esto de madrugar no está hecho para mi…