El bebé sin cerebro

Muchas cosas he leído/oído sobre el derecho a la vida. Las diversas asociaciones pro-vida suelen sacarse de la manga cosas de lo más extrañas… pero esto se lleva la palma. Pensad por un momento: preñáis (ya sé que a los chicos os puede resultar complicado imaginar esto) y resulta que al preñar hacéis las típicas pruebas al bebé y resulta que vuestro bebé no tiene cerebro (sí, eso, anencéfalo). ¿Qué hacéis?

  1. Abortar, por vuestra integridad psíquica y la del bebé (bueno, la del bebé no)
  2.  Seguir adelante, porque el bebé tiene derecho a vivir

Si elegís la opción 1 que sepáis que sois malas personas porque priváis al bebé del derecho a la vida.  Esto me recuerda a cierto profesor que estaba muy en contra del aborto (cualquier tipo de aborto, incluso el empleo de DIU) y decía que un bebé es un ser vivo a partir del momento en el que se produce la fecundación, por lo cual matar a ese óvulo fecundado es un asesinato. Yo me preguntaba si matar a los espermatozoides (dejándolos dentro de un condón, por ejemplo) no era también un asesinato… poniéndonos radicales. El caso era que el hombre opinaba que esto también era asesinato. ¿Qué os parece?

Anuncios

Actualización

Aunque no se ve, el blog ha sido actualizado a WP 2.3, me ha dado mucho miedo, por un momento creí que no iba a furrular, pero furrula (gracias a nico que tiene paciencia no como yo…). Ojalá todos los informáticos fuesen tran comprensivos (sí, lo digo en serio…).

Haré pruebas con las cosas que se supone que puedo hacer nuevas, por ahora la nube de tags ha dejado de ser la de Ultimate Tag Warrior a ser de las tags de wp, pero eso sí, con un widget diferente al que trae de serie… que ese es muy feo 😛

El resto de cosas las iré mirando y si encuentro algo interesante lo comentaré 🙂

Actualización de la actualización: he borrado el blogroll lateral porque volvía a fallar. Ahora ya no sois aleatorios, estáis todos en la página del blogroll.

A la espera…

Estoy a la espera de que la gente vuelva a su puesto de trabajo.

Sigo sin estar matriculada en biología (sí, aún) ya que algún funcionario no se decide a llevar un papel de un edificio a otro edificio que está a 200 metros del anterior (y creo que me sobro con lo de 200 metros).

He hablado con el profesor que requería mi presencia… y me da la impresión de que su asignatura es probable que me resulte muy sencilla de aprobar (sí, ya lo sé, es magisterio…).

Lunes empiezo las clases, pero en la facultad vamos a ser cuatro gatos porque todo el mundo piensa que empezamos martes. ¿Por qué? Porque no sabemos leer. Que los que aprobaron en julio lo piensen… es normal, pero aquellos que en septiembre vivieron en la facultad… si hasta hay un cartel luminoso que lo pone!!! (tipo los marcadores de los estadios… y luego dicen que no hay pasta).

Además, lunes tengo la presentación de magisterio, aún estoy pensando si iré o no iré. En parte igual dicen algo importante… pero me sentiré como si retrocediese en el tiempo… Al primer enano que intente ligar le parto la cara ¬¬ weno no, que igual aún no cumplió los 18 y me denuncia… Lo bueno es que no daré el cante, si siempre me dicen que parezco más pequeña… por una vez esto puede resultarme útil. Me hago las trencitas y me camuflo entre los criajos 😛

Por otra parte estoy a la espera de una visita de mi madre… y creo que eso es lo peor. Lleva 3 fines de semana posponiendo el asunto… y eso es algo muy duro. No lo entendéis, pero eso es porque no conocéis a mi madre…

Un profesor (otro) ha dicho de mi, tras una conversación de 3 correos, que vivo agobiada. ¿Cómo se puede sacar esa conclusión tras tres correos? Evidentemente no me lo ha dicho a mi, pero se lo dijo a mi hermana… que en menos de un día me lo comunicó (entre otros datos sobre el profesor). ¿Creeis que vivo agobiada? Yo creía que lo estaba superando…

Se ha muerto

Mi ordenador se ha muerto. Espero que en unos días vuelva a la vida. Se cuelga en el inicio de sesión y no sabemos a que se debe. Esto no quiere decir que no tenga desde donde vigilar el mundo… en estos momentos estoy en el portátil, pero todos sabemos que en casa y para trabajar me resulta más cómodo del grande. Será que le tengo cariño o algo.

Las piezas básicas de ese ordenador placa+micro+ram+gráfica las compré en el verano de 2003. La ram ha sido cambiada/ampliada desde entonces, el resto sigue igual. Eso si, posteriormente hubo cambios de caja, fuente y esas cosas. Pero le tengo cariño, y empezaba a pensar que duraría hasta que acabase la carrera. Ya sé que para un ordenador 5 años son muchos… pero seamos realistas: no juego en el, rula con linux… va de puta madre. Y además las cosas importantes están en el servidor, o ahora estaría en modo suicida por perder los apuntes de toda la carrera, el blog y tal y cual.

Aún así espero que vuelva pronto a la vida 🙂

Ayer llevé el coche al taller a una revisión rutinaria que me ha costado una pasta. Creo que prefiero no hacer las cuentas de este mes, o decidiré dejar de salir de casa a ver si ahorro un poco… Espero que me den las dos becas, me vendrían de puta madre. Cada vez veo más claro que esto de estudiar forever va a ser que no… es decir, sí seguiré estudiando, pero ya puedo ir buscando algún trabajo en cuanto acabe bio, o me moriré de hambre. En caso de no encontrarlo tendría que empezar a buscar modos de ahorrar más… y me da yuyu pensar en prescindir de cosas tan básicas como la conexión a internet… aunque nico nunca me dejaría, la pagaría él, que le da más yuyu que a mi.

El resto de mi vida sigue igual… preparando “la vuelta al cole”. Ayer, durante el rato de frustración por la muerte del ordenador hasta me puse a echarle un ojo a lo del tad. Descubrí que pese a haber prestado más bien poca atención en las clases de fcp (fisiología celular de las plantas), recordaba bastante bien la estructura de la pared primaria de las dicotiledóneas… supongo que me haré un resumen y lo repasaré antes de que me hagan alguna prgunta básica y demuestre que, pese a tener un sobre en fisiología vegetal, no tengo ni idea de plantitas…

Intentaré aprovechar al  máximo la última semana de vacaciones, y después ya tendré muchas cosas que contar… será un curso interesante 🙂

Había una vez…

… un murciélago chiquitito.

He vuelto he vuelto!!! Y han pasado muchas cosas.

Para empezar, no me había ido a ningún sitio, sólo estaba disfrutando de unas pseudo-vacaciones de retiro… y decidí no postear durante ese tiempo. Ha sido toda una sorpresa porque las visitas se mantienen… no me lo creo ni yo.

He solucionado mis grandes dolores de cabeza. Y no, no me he comprado un gotero portátil para llevar chutado el Algidol en vena… me ha salido más caro todavía: tengo gafas nuevas. Para los que me conocéis desde hace poco os resumo la historia… Yo había usado gafas durante años, pero debido a que descansaba más la vista y tal y cual, mi hipermetropía había disminuido y ya no tenía que usarlas. Sólo tenía que descansar y no forzar la vista. Ahora dicen “nosequé” de que paso mucho tiempo delante del ordenador o de los libros (que estupidez no? nunca es demasiado) y tengo que volver a usar gafas… que me han costado un ojo de la cara. Pero si los dolores de cabeza me pasan (parece que si, aunque aún tengo que acostumbrarme a ellas) pues todo sea por poder aprovechar más tiempo (es decir, dejar de perder horas esperando a que el algidol haga efecto…).

Justo al empezar las pseudo-vacaciones, una puta piedra chocó contra mi parabrisas. Fue culpa de mi madre, si no hubiese ido a visitarla… no habría chocado con la piedra. Estuve una semanita casi con el agujero en el parabrisas pero ya me lo han cambiado y ha pagado el seguro. Por fin sirven para algo!!! Yo empezaba a pensar que les pagaba sólo para que me dieran un papelito y tráfico no me multase (en sus controles fantasmas, claro).

Además de esto, he confirmado que tengo tad. Mi tad (trabajo académicamente dirigido) tiene un título la mar de bonito: “Glicanasas que modifican la pared celular de Arabidopsis thaliana”. ¿A que mola? ¿Suena bien eh? Cuando sepa de que va la historia ya os contaré. Además, me estoy pegando (literalmente) por conseguir una beca de colaboración en el departamento (por si alguien no se enteró este departamento es fisiología celular). La beca son cuatro duros. Pero aunque fuese uno, siempre viene bien.

Casi tengo confirmadas las asignaturas que voy a hacer de Primaria (recordad que tengo una simultaneidad con educación primaria…). Si todo me sale como está previsto, este año acabaré con la licenciatura en biología terminada (rezando por conseguir un hueco por ahí con un doctorado/colaboración/explotación con alguna clase de remuneración) y tendré ya 60 créditos de primaria listos. No corresponden a 1º, pero son 60 créditos… en dos años más la tendría lista, aunque no pienso dedicar dos años a eso en exclusiva… (me sentiría en el cole).

No voy a contar nada más por ahora… que tengo que ir recuperando el ritmo poco a poco. Y os preguntareis… ¿y el murciélago? Porque os sorprendería saber la cantidad de gente que sigue llegando al blog buscando el modo de acoger a un murciélago como mascota. Aquí el enlace que me hizo hablar de murciélagos 😛

Nueva página

Lo prometido es deuda y he añadido en la barrita de arriba una nueva página llamada blogroll, en la que aparecéis todos los que estáis enlazados. El orden en el que aparecéis no sé de donde se lo saca el cacharro, así que no protestéis. El último enlace que aparece es el del plugin que utilicé para hacer la página.

Por ahora dejo en la barra lateral el blogroll dinámico, es probable que con el tiempo desaparezca…

La vida del biólogo

Siguiendo enlaces en blogrolls ajenos he llegado a este post. Y me he reído, pero mucho. Hacía mucho que no me reía tanto… y he recordado muchos momentos de mi vida. Sin querer hacerle competencia voy a hacer algo semejante, pero desde mi punto de vista, ¿qué pasa cuando empiezas biología?

Al principio como en todas las carreras es muy bonito. Cuando le dices al mundo lo que vas a estudiar hay dos versiones de respuesta. Unos te dicen “uy, pobre, ¿no entraste en medicina?” y tú los matas. Otros te dicen lo de ” que way, los animales y las plantas”. Y tu sonríes y sientes eso de “soy way”.

Empiezas la carrera ilusionada. Sólo tienes clase por la tarde, con lo que planeas no acostarte hasta horas indecentes y dormir toda la mañana. Eso no dura ni dos días, porque empiezan las prácticas por la mañana. Y las prácticas de primero de carrera son estúpidas. Tienes las de física, en las que usas un montón de aparatos inútiles, o las de citología, en las que haces dibujos abstractos que no se parecen en absoluto a lo que se supone que estás viendo a través de ese microscopio del pleistoceno.

Pero mis prácticas preferidas fueron las de botánica… allí hice grandes amistades. Tu llegabas y dormías durante un rato mientras te explicaban la teoría. Dormías porque ya te la habían explicado en clase, pero era para recordar. Después venía la parte de identificación. Al principio del curso te matas con la guía, haces cortes de la plantita, juegas con ella, te la comes, lo que haga falta para identificarla… pero no aciertas ni de coña. Y no es tu culpa, es que la guía es una mierda, porque es del pleistoceno como el microscopio y el resto del material de la facultad. A finales de curso le pides a alguien que haya hecho la práctica antes que te diga el nombre de las plantitas y tú te pasas la práctica haciendo el mono (nunca mejor dicho).

Después de las prácticas están los seminarios. Son una cosa donde el profesor se pone a hacer ejercicios y tú los copias. Nunca vas a aprender a hacerlos (a no ser que se te encienda una bombillita), pero como tus compañeros son muy inútiles tú vas con el único objetivo de copiar.

Al salir, durante los dos primeros meses de clase tienes nivelación. Ibas hasta otra facultad para que te enseñasen química. Y te esforzabas (el primer mes). Después ya ni ibas, porque era más importante comer.

Como no había tiempo para comer, nosotros también teníamos dos opciones: o comías en la cafetería de menú o te pillabas algo y te tumababas en la hierba. Como esto es Galicia la opción de la hierba no es muy saludable cuando llueve, así que lo normal era la cafetería. Pero en la cafetería hay poco sitio, con lo cual tú te pegas con quien sea necesario, pones cara de “te voy a matar” a la pija que quiere ocupar una mesa y sonríes al chico de otra mesa para que acabe el café de una vez y se vaya.

Cuando tienes mesa está todo solucionado. Consigues tu bandeja y te vas a la mesa y lo engulles todo en 10 minutos como mucho. Esto implica dos platos y postre, yo personalmente no me atrevía con el café… y sigo sin hacerlo, pero como café hay que tomar, pues te ibas a la facultad y lo pillabas en la máquina. A mi siempre me supo bien, pero el resto del mundo dice que es asqueroso, yo creo que desarrollé la inmunidad hace años.

A las cuatro entrabas a clase, todavía con el café en la mano, y aguantabas 4 horas soporíferas. Tenías desde la asignatura “yo os pongo una transparencia que escribí a mano hace 20 años y mientras yo os la leo la copiais todita” hasta el “no me da la gana de dar apuntes así que yo dicto en clase y copiais hasta el último respiro”.  En medio también había mates y física en las que copiabas por copiar…

Al salir tenías nivelación de mates. Eso fue todavía más gracioso… pero también fue útil para conocer a gente. Creo que fue la única utilidad que tuvo.

Salías de noche, evidentemente. Y llegabas a casa y descubrías que tus compañeras de piso que parecían normales con el paso de los días se iban convirtiendo en seres más extraños… y con seres extraños me refiero al lanzamiento de botella de vodka por el pasillo. Tú, pobre inocente, intentabas escapar siempre que podías y así ibas haciendo amistades. Quedabas para tomar algo y hasta empezabas a salir los jueves (cosa que con el tiempo se volvía en tu contra, concretamente en las clases del viernes a la mañana).

La esperanza que te queda, cuando mantienes ese ritmo de vida, es que todo el mundo dice que primero es el curso más difícil. Tú ya lo has superado, por medio te has ganado amigos, enemigos, supuestos amantes, has dejado a tu novio, no has aprendido casi nada de biología y has decidido cambiarte de piso a ver si tus nuevas compañeras son más normales: una es de tu clase y la otra la conoces desde hace varios años… malo será. Lo peor ya ha pasado 🙂

En el siguiente capítulo seguiré con la vida del biólogo… en el que hablaré de 2º de carrera y de los exámenes!!