La no inspiración

Desde hace un par de meses estoy en una situación de desgana. No me apetece postear, nunca encuentro temas ni tiempo. Tampoco tengo tiempo para leer, por lo tanto no comento libros. Estoy completamente abstraída en un mundo paralelo… y de lo único que puedo hablar en estos momentos es de lo asquerosos que pueden llegar a ser los protozoos, o del síndrome de Bloom , o del cáncer de colon no poliposo.

Tengo un problema, es evidente. El año pasado a estas alturas del curso… no veía ahí al lado el final del curso. Aún me planteaba como algo lejano todo ello. Tenía prácticas, me reía con las clases de Marcó, leía en mi tiempo libre… o si no lo tenía, me quedaba hasta las 3 de la mañana leyendo, total… no me perdía nada por ir dormida a eco. Eso ahora ya no me funciona. No puedo ir dormida a Regulación Metabólica (me daría un chungo o algo), llevo las asignaturas al día (que remedio), tengo parciales y los estudio. Hago prácticas, y en un puente, estudio bichos y analizo la distribución de coches en mi barrio, en lugar de irme de vacaciones como hace todo el mundo.

No leo, y lo poco que leo habla de medidas de cráneos en el siglo XIX, o de la conducta humana, o de la influencia de la genética en la vida diaria. Ya no leo cosas como la búsqueda de la Segunda Fundación.

Tampoco me planteo un veranito de relax. Me busco donde hacer unas prácticas, y planeo un TAD en biotecnología vegetal para el próximo curso, mientras intento apañar poder hacer algunas asignaturas en magisterio… y es que “tengo tiempo”. No, no tengo tiempo, pero soy masoquista o algo.

En días como hoy, cuando en tu cabeza no paran de dar vueltas las imágenes de unos apicomplexa dividiéndose (endodiogenia, esquizogonia, endopoligenia…) me planteo que realmente debería descansar, tener tiempo libre… leer, pasarme unas horas pegada a la consola, no hacer nada, aunque sólo sea por un día… pero eso tendrá que esperar a julio.

Son los días en que mi situación de agobio habitual sale de su equilibrio, me saturo hasta extremos insospechados y ya no puedo hacer nada, sólo dormir y vegetar en el sofá.

Esta noche vamos a acabar de ver la primera temporada de Roswell, y después dormiré. Mañana, seguiré con los bichos… y a ver de qué humor llego al viernes, al dichoso examen de parasitología. Al menos, espero tener el de genética miércoles, y quitarlo del medio cuanto antes. Mi cabeza no puede retener tantos datos… de una de estas se bloquea y la liamos…

Voy a cenar, y a comerme kilos de frutos secos hipercalóricos, que me ayudan a relajarme mucho 🙂

25 de abril: frustración

Hoy un compañero de clase me hizo recordar que día era hoy. Poco después descubrí que estaba rodeada de una panda de pseudobiólogos de poca monta, y que no merecen ser llamados ni tan siquiera cigotos de biólogos…. por favor… que estudiamos genética molecular!!!

Para todos aquellos que sigan pensando que estoy loca, hoy, 25 de abril, hace 54 años de algo muy muy importante. Nos situamos en el 25 de abril de 1953… ¿seguimos sin saber que pasó ese día? La doble hélice. El punto de partida para la genética moderna (dejando a un lado a Mendel, evidentemente).

Además, hoy hace años de otras cosas… comenzó lo que conocemos como desastre del 98 (lo del Maine, Cuba… ¿a alguien le suena?)  y hace ya menos años, nuestros vecinos están en plena Revolución de los Claveles ¿esto tampoco le suena a nadie??

No puedo comprender como la gente no recuerda nada de las clases de historia… pero tampoco que puedan ignorar a Watson & Crick.

Mañana voy a hacer un experimento, y voy a preguntar si saben dónde queda Tetúan (fijo que les suena de una canción de M-clan) y a ver si saben que pasó hace… 137 años (si no resto mal) allí. Si no saben eso… algo más sencillo. Que me digan que pasó en Guernica hace 70 años. Si nadie lo sabe, me esconderé en un agujero debajo de una piedra… En último recurso… ¿Chernóbil?

Mis enlaces 04/20/2007

Última entrada sobre el trabajo… Se ha acabado!!! Viva viva!!!

Desde la facultad

Es la primera vez que hago esto, postear desde una mesa de la facultad… eso demuestra que paso demasiado tiempo aquí. Estoy haciendo un trabajo de genética, y me resulta muy útil la mierda de conexión wi-fi, que me deja acceder a revistas de pago.

Primero he estado fuera, en los banquitos. Hacía sol y se estaba bien, pero la señal no aguantaba una mierda. Entonces me vine para dentro. Me siento rara y la gente me mira, quizá porque esté sentada en el banco y no encima de la mesa, o porque parece que estoy trabajando muy concentrada (y no escribiendo en mi blog) en lugar de estar tomando un café, que es lo que suelo estar haciendo cuando estoy en una mesa.

Y es viernes y tengo hambre… si esto no es típico de mi. Que alguien me pegue para que reaccione!!!!

Saturación

Me saturo, a más no poder.

Tengo el trabajo bastante avanzado. Ya me encuentro en un rango de número de páginas con el que podría entregarlo… pero todavía me flatan cosas. Recortaré por un lado y por otro… y malo será 🙂

Por otra parte, el de genética acabará en breves otro tema, por lo que hará otro examen, el de Parásito no nos da dejado los putos apuntes,  el de regulación no quiere decirnos la nota de los examenes… un desastre.

Y yo… pues me distraigo en conseguir una pizarra blanca, y en hacer planes para un viernes, en el que compraré ropa, y dejaré el trabajo terminado (o casi)… la vida es dura :S