Un Cthulhu para mi casa

A todo el mundo le gusta tener cosas extrañas en su casa. Es muy típico en casas de buen nombre que haya estatuas de perros que parecen tener alguna clase de enfermedad. Horribles, carísimos. Siempre me ha dado muy mal rollo. Te abren la puerte y ves a ese perro de cerámica acechándote tras las sombras… mientras un perro-rata (otro día hablaré de los perros rata) te muerde los cordones de los zapatos y su dueña se quita los pepinos de los ojos.

Yo he encontrado el adorno ideal para mi casa. Creo que no me da el presupuesto… se aceptan donativos :p

Este es el Cthulhu que quiero en mi casa… y se vende en Ebay 🙂

Anuncios

El mono desnudo

El mono desnudo

Título: El mono desnudo
Autor: Desmond Morris

Editorial: Plaza & Janés

Colección: Debolsillo

Páginas: 270

Hacía mucho que quería leer este libro. Llegó a mis manos como regalo de cumpleaños por parte de Laura, y claro… en cuanto tuve la oportunidad lo devoré. Digo devorar porque me duró menos de 24 horas. Cosa normal por otra parte, porque el libro es pequeñito.

¿De qué va? Es un ensayo. Un ensayo sobre el ser humano. Ese ser humano que para los biólogos no es lo mismo que para los médicos. Siempre decimos que es un animal más. Un mono como cualquier otro. ¿Cómo identificarlo? Pues como un mono desnudo. Igual que un Erithacus rubecula  es un petirrojo, pues un Homo sapiens es un mono desnudo. Y con eso, capítulo por capítulo va analizando las costumbres de este animal. Son ocho capítulos: orígenes, sexo, crianza, exploración, lucha, alimentación, confort, animales. Y al conjunto hay que añadirle una maravillosa bibliografía.

Quizá las partes que más recomiendo los las referentes a los niños. Crianza, exploración. Y es que es curioso, porque son muchas cosas que sabemos de nuestra especie… pero que nunca nos paramos a analizar teniendo en cuenta que somos un animal más. Por otra parte, está el sexo. Eso sí decimos siempre que es porque somos animales, que es un instinto. ¿Por qué el sexo sí y el techo de la Capilla Sixtina no? Este libro explica de un modo sencillo (no hay que olvidar que es divulgación), que ambos son instintivos… en parte.

“La gran abundancia de copulación en nuestra especie se debe, evidentemente, no a la producción de retoños, sino al reforzamiento del lazo dentre la pareja, gracias a los mutuos goces de los compañeros sexuales. Entonces, la reiterada consecución de la consumación sexual, nno es, para la pareja, un fruto refinado y decadente de la civilización moderna, sino una sana tendencia de nustra especie, con base biológica y profundamente arraigada”

Esto tenía que leerlo algún que otro biólogo… Y pensar que me lo recomendó el que se supone más viejo de la facultad. Está claro que no se puede juzgar por las apariencias…

Viaje Alucinante II

Viaje Alucinante II

Título: Viaje Alucinante II

Autor: Isaac Asimov

Editorial: Plaza & Janés

Colección: Debolsillo

Páginas: 390

Pasaron los años, y llegó el 87. A Asimov le había quedado clavada la espinita y quiso escribir una obra sobre la miniaturización, pero esta vez, que fuese una novela “suya”. Y se nota. El relato es mucho más complejo, como también lo es la descripción del cuerpo humano. Normal. 20 años en fisiología se notan. Pero ahora el sistema sanguíneo ya no es nada desconocido, lo importante son las redes neuronales, y es en eso en lo que se centra Asimov, es el nuevo objetivo. Al conjunto hay que añadirle un poco de política, como mínimo curiosa, ya que se sitúa a principios del siglo XXI, y resulta que se supone que la Unión Soviética sigue siendo una grande y única… y esas cosas.

El detalle del libro. Las frases. Uno de los seres que se ven implicados en este viaje es Dezhnev, que continuamente recuerda los enseñanzas de su padre con un “como mi padre solía decir….” o bien “mi padre diría que…”. Llega a ser tan rayantino que el resto acaban vacilándolo con las frases de su padre.

Y como no, aquí vamos a dejar plasmadas algunas de sus frases…

“Aquellos que suelen decir “un penique por tus pensamientos” son generalmente demasiado generosos”.

“En la vida, al contrario que en el ajedrez, el juevo continúa después de jaque mate”.

Viaje Alucinante

Viaje Alucinante

Título: Viaje alucinante

Autor: Isaac Asimov

Editorial: Plaza & Janés

Colección: Debolsillo

Páginas: 239

Ahora ya sabemos que esto no fue idea original de Asimov, pero aún así… desde mi punto de vista, él se lo merece. Merece que la gente reconozca esta obra como suya y es que, como ya comenté alguna vez, fue escrito por otro autor, después fue versionado para la película y después Asimov decidió que la película tenía una serie de fallos importantes, y por lo tanto reescribió la novela solucionando esos fallos. Los fallos son sobre todo fisiológicos, y si tenemos en cuenta que Asimov lo escribió en el 66… tenemos que reconocer que sabía mucho y que estaba a la última.

A todos nos suena la historia. Al menos de lejos… Y aún no sé porqué. Un grupo de investigadores están trabajando sobre la miniaturización. Un hombre muy importante cae enfermo. Un coágulo en su cerebro. Hay que deshacerlo, pero la tecnología láser actual no lo permite (si tenemos en cuenta que actual = 60’s… no me extraña). Unos cuantos de los investigadores dicen que si se miniaturizan ellos junto con el láser, pueden disolver el coágulo. Entonces deciden meterse en un submarino, y que se miniaturice el conjunto, y ahí empieza el viaje alucinante por el cuento humano… Realmente impresionante.

El detalle: a nadie le habrá llamado nunca la atención, pero es que yo soy rara. La nave que emplean para el viaje se llama Proteus. Proteus, como muchos sabreis es una bacteria. No es una bacteria demasiado especial… o sí. Es una enterobacteria. Una de esas que nos dan tanto asco, porque producen diarrea… pero no es por eso por lo que me llama la atención. Es una bacteria especial por s forma de ser, o de estar, mejor dicho. Es una bacteria que no forma las típicas colonias. En una placa, en lugar de las tipicas colonias bacterianas, sólo deja ver unos pequeños filamentos, por donde tú has pasado el hisopo sembrando bichitos. Casi no deja huella, no se asocia, no la ves. Si no la conoces, creerás que en tu placa no ha crecido nada. Por eso me llama la atención que se haya elegido este nombre… y es que el Proteus, se supone que debe pasar por el cuerpo humano sin dejar rastro.

“¿No han aplicado alguna vez el oído a un caracol marino y escuchado el rumor del océano? Lo que en realidad han escuchadoha sido el sonido ampliado de su propio océano, de su torrente sanguíneo”

Actualizarse

Van siendo horas de actualizar esto, de poner los libros leidos en lo que va de vacaciones, de escribir más… si es que ahora ya ni cuanto nada.

Desde este finde por fin la casa parece un hogar. Digo que está todo recogido y tal, y es que era forzado… ayer vino mi madre de visita. Fue sólo una hora, pero una hora muuuy larga, y eso que aquí solo estuvo unos 5 minutos… pero fue duro. El sábado estuvieron los padres de nico, pero ellos son personas normales. Eso sí, debieron flipar con lo recogido que estaba todo… y es que aún así, mi madre protestará porque había una mota de polvo en algún sitio.

Ahora voy a ponerme a escribir cosas… hasta que alguien interrumpa 😛