Crustáceos

Entre otras de las abominables noticias de hoy, también he encontrado esta. Este es el momento en el que recomiendo a El País que contrate de una vez a alguien que sepa para escribir los artículos de ciencia. Lo del equinodermo pase… esto ya no.

A ver, la mayoría de los que leen esto son gallegos. Imaginad un centollo. Vale, no tiene una larga cabellera. Imaginad una nécora. Ahora un buey. ¿Que la nécora tiene pelos? Pos se ve que no, porque es lo espectacular de este bicho. Ahora analizad la foto. ¿En que coño se parece eso a una langosta? Mira que no hay bichos con los que comparar esa cosa.

Además dicen que han creado una familia taxonómica nueva (ya me dirás de qué va a ser la familia….), pero no la nombran. Solo dicen el nombre genérico y el específico…

Creo que voy a pedir trabajo en El País 🙂

Anuncios

Me siento insultada

Sí, me siento insultada con todo lo que he leido a lo largo del día sobre los supuestos cuadrúpedos humanos que han encontrado en Turquía. Para aquellos que no lo sepan, esta es la noticia de la BBC.

Veamos, lo primero que me molesta es que en todas partes dice que esto lo descubrió un biólogo. Dejemos claro que el hombre en cuestión tiene de biología la misma idea que yo de física cuántica. Hasta juraría que yo sé algo más. Una de las cosas que se estudia en la carrera de biología, como en otras muchas de las carreras de ciencias de la vida, es la anatomía de los diferentes representantes del género Homo. He ahí el problema. Después de leerme unos 20 artículos sobre el tema (he de decir que están plagiados la mayoría de la BBC), los más técnicos que he encontrado, dicen que este “biólogo” afirma que caminan como el Homo erectus. Por dios, si ha estudiado biología que le quiten el título ya.

Para empezar, un Homo erectus tenía un comportamiento muy semejante a los babuinos, incluso socialmente. Por lo tanto, caminaban sobre los nudillos, y no sobre las palmas de las manos, cosa que no debe ser muy sana para las muñecas, a todo esto. Por otra parte, como todo científico que se precie, este hombre debería saber que existen unas proporciones adecuadas para esas cosas, y por lo tanto esta familia debería tener los brazos más largos, para poder caminar de esa forma sin tener que doblar la espalda. Así, el eje principal de transmisión del peso corporal no está equilibrado, ya que tienen tres curvaturas, y por lo tanto su espalda ya debería estar rota.

Sigamos, que el asunto no se queda aquí. Hablan de ataxias cerebrales, de modificaciones genéticas, de reversiones en la selección natural, e incluso llegan a cuestionarse las afirmaciones de Darwin (a mi Darwin que no me lo toquen). Pero… todas las “pruebas científicas” que se tienen para afirmar que no es un simple engaño es que tienen callos en las manos. Oye, yo creo que cualquiera se pasa dos días así y tiene callos, pero bueno. Digo yo, que lo mínimo, antes de publicarlo así en todas partes, serían unas cuantas radiografías, para ver si existen las modificaciones articulares que permitan caminar en esta postura. Sólo pido la radiografía de una cadera, nada más.

Bueno, que eso, que a ese hombre no deberían dejarle abrir la boca, y mucho menos dar su nombre a un síndrome, así por las buenas. En el caso de que esa familia realmente camine así (está por ver), sufrirán alguna enfermedad, pero jamás alguien en el siglo XXI puede decir esto:

En una palabra, estos individuos, a causa de un defecto congénito, encarnan en la realidad lo que se podría definir, según una larga tradición científica, como el célebre eslabón perdido.

Y sí, esto lo dijo el señor este en cuestión. Por último, aquí dejo un enlace al blog de un joven biólogo madrileño, que sí sabe de que habla, y tiene una opinión muy semejante a la mía.