De vuelta del curso para ser buena jefa

Así era como me lo habían pintado, que el curso era para aprender a liderar, para no tratar a los esclavos como esclavos… yo que sé, yo me esperaba otra cosa.

Creo que mis expectativas eran más técnicas, lo que me hacía ser muy escéptica. Creía que lo que me iban a contar era cómo se organizaban y distribuían tareas, y yo sabía que ahí no me podían contar nada que yo no supiese, la ninja de la productividad…

Entonces empezó todo. Al llegar y ver más detalles del programa empecé a arquear una ceja de mala manera, porque aquello de la personalidad, de las emociones, me sonaba todo a paja mental, a rollo zen inútil. Pero de todo hay que probar en esta vida, así que yo me impliqué todo lo que pude.

El primer día fue todo un poco más confuso, pero el segundo día a mi ya me habían ganado. Que no se puede clasificar a la gente por una tabla, ya… pero que cuando ves lo que alguna gente ha estudiado y luego empiezas a poner a la gente de tu laboratorio en su sitio, de repente todo tiene sentido. Ves que las reacciones de la niña mimada son de libro. Ves que lo que hace el jefe es de libro. Y lo peor, ves que lo que haces tú es de libro.

Quizá lo que más me ha sorprendido ha sido eso, verme a mi misma. Ver que con tan sólo unas preguntas básicas, se puede sacar un montón de información sobre mi personalidad. Ver que algunas de las cosas que conscientemente oculto sobre mi, para mis instructores eran evidentes porque caracterizan a la gente con mi personalidad. Y ver la diversidad, lo diferentes que éramos todos los que estábamos allí.

Por suerte, al final el tema de la productividad se limitó a un par de horas (en las que me dediqué a pensar en mis queridos fagos). El resto del tiempo hasta tuve oportunidad de refrescar mi capacidad teatral metiéndome en el papel de otras personas, para lo que parece ser que resultaba muy creíble.

Así que tras una semana en la que he invertido tres días en eso y dos en pretender trabajar, la verdad es que ahora estoy bastante motivada, emocionada, dispuesta a aplicar todo lo que he aprendido, pero sí, sin analizar a la gente que me rodea, que me han dicho que es muy malo. Ojalá pueda, de alguna forma, aprovechar lo aprendido, hacerle hueco en mi personalidad, mejorar. Y ya, no soy jefa, pero tengo a un pobre chaval a mi cargo y es un buen momento para practicar. Y también interacciono con otras personas. Estoy segura de que esta semana he dado un gran paso en mis planes para domin… hacer del mundo un lugar mejor.

Novedades por estos lares

Una de las cosas que me desespera en la vida, es saber algo y tener que callármelo. Me pasa con los resultados del laboratorio, que no puedo contar al mundo hasta que el paper esté publicado, y me pasa también con los proyectos personales.

El fin de semana pasado, alguien me escribió un mensaje directo en Twitter diciendo “No te has planteado nunca…?”. Yo dije que no, pero me hizo planteármelo y parece que me he metido en un lío. Con un “venga va, por qué no”, la cosa ha ido evolucionando y parece que tendré un proyecto nuevo. Os actualizaré cuando lo hagamos público, pero mientras os quedáis con las ganas.

Paralelamente, en el laboratorio todavía me intento recuperar del bajón producido porque alguien me pisase mi trabajo. Todo va camino de buscar alternativas y poder sacar algo productivo del tiempo dedicado. En mi otro proyecto siento que sólo damos vueltas sin tener muy claro hacia donde vamos. Ojalá sea este año el de publicar cosas. Ojalá. Ya va tocando.

Pero para esta semana tengo otras dos novedades. El próximo lunes empieza en el laboratorio un estudiante. Está acabando la carrera y necesita experiencia en el laboratorio, así que me lo han asignado a mi para que le enseñe. Nadie da un franco por él porque está muy verde, pero espero que aprenda mucho en los próximos tres meses, y también que me ayude mucho, porque el tiempo para enseñarle lo voy a tener que sacar de mis experimentos.

Y esto me lleva a la segunda novedad, y es que finalmente me voy a hacer el curso para ser buena jefa. El curso tiene otro nombre, pero ha sido apodado así por la comunidad mundial, así que eso es. Me van a enseñar a tratar con otros humanos sin desesperarme (ja! buena suerte…) y también a gestionar proyectos (en eso igual le enseño yo al que imparte el curso). Espero poder sacar algo útil del curso que perdure en mi mente, aunque viendo lo que han aprendido algunos jefes que conozco que han ido… te deben hacer un lavado de cerebro a la salida y se te olvida todo.

Todas estas cosas van a requerir que me organice muy bien, y la verdad es que no paro de darle vueltas al tema, porque me da la impresión de que algo me falla. Vale, lo que me falla es que intento hacer más cosas de las que debería, pero eso no puedo evitarlo. Soy así y eso no se puede cambiar. Así que bueno, tendré que trabajar duro en mantener todo mi sistema bajo control, acabar todas mis tareas cuando corresponden (no procrastinar!!!) y poner un poco de esfuerzo extra en la planificación, que con un estudiante las cosas no van a ser como antes.

Ya os contaré qué tal el curso, qué tal el estudiante y qué tal el nuevo proyecto. Ahora toca ponerme a trabajar… que algo habrá que darle al chico este para que haga mientras yo me voy por ahí de viaje.

Bacterias en el cerebro

Una pretende aquí mantener un ritmo de publicación, pero la salud no se lo está permitiendo. Un resfriado más largo de lo normal y un exceso de trabajo me han hecho estar de baja temporal, pero esperemos que todo vuelva a la normalidad y pueda cumplir mi objetivo de este año. Y aunque mi resfriado fuese por un virus, yo aquí vengo a hablar de bacterias, concretamente de bacterias en el cerebro.

Hace ya un par de semanas varios medios se hicieron eco de un artículo publicado a finales de noviembre en Neurobiology. Vale, ya, que llego un poco tarde… pero llego.

En el artículo, unos investigadores de la Universidad de California dicen haber encontrado bacterias en cerebros de personas con Alzheimer. ¿Qué quiere decir esto?

El Alzheimer es una enfermedad bastante complicada. Todos conocemos los síntomas, y también sabemos que es bastante complicado diferenciarlo de la demencia senil por los primeros síntomas. Bioquímicamente, el Alzheimer se caracteriza por una acumulación de proteínas mal plegadas. Una de las proteínas implicadas es la beta amiloide, que forma los famosas acumulaciones de fibras amiloides que tanto caracterizan los cerebros con Alzheimer. Realmente, las fibras amiloides se generan por el corte de la proteína precursora amiloidea, de la que todavía no tenemos muy clara su función, pero que sabemos que atraviesa las membranas de las neuronas y que se acumula en las regiones de sinapsis, por lo que se asume que tiene una función importante en la formación de dichas sinapsis, y probablemente como proteína transportadora.

Si la proteína precursora amiloidea se corta cuando no debe, genera los fragmentos beta amiloides, que se unen formando fibras, esas fibras forman placas, y ahí tenemos el problema. Pese a ello, el fragmento (que llamamos péptido) beta amiloide tiene muchas funciones indispensables y su carencia también generaría problemas. Por eso es importante el plegamiento. Si se corta y no se “dobla” correctamente, empieza a agregar, y una vez que tenemos un núcleo de partida para la agregación, el resto se unen a la fiesta.

Otra de las proteínas implicadas en el Alzheimer es Tau. Tau estabiliza los microtúbulos en las neuronas. Explicado de una forma más corriente, si pensamos que los microtúbulos son las carreteras de las células, Tau se ocupa de mantener el tráfico fluido. Si el tráfico no es fluido, los nutrientes no llegan a tiempo a las sinapsis. Como el tráfico es algo irregular, Tau necesita un mecanismo de control, que ocurre mediante la fosforilación (digamos, se le añade una etiqueta para que esté activada). Si el proceso falla y se fosforila más de lo que debe, entonces empieza a formar fibras, no puede cumplir su trabajo, y la red de carreteras de la célula no funciona.

Sabiendo esto, volvamos al tema de las bacterias. Los investigadores han encontrado en el cerebro de gente con Alzheimer lipopolisacáridos (los ladrillos exteriores de la pared de las bacterias) y bacterias, concretamente una cepa de E. coli. La presencia de microorganismos asociados al Alzheimer no es algo nuevo, ya que antes se había asociado a infecciones de hongos e incluso al herpes, pero nunca se habían detectado bacterias vivas.

Lo que más me ha preocupado es que también las han encontrado en uno de los pacientes sanos. ¿Tenemos bacterias en el cerebro? Ellos mismos valoran la posibilidad de una contaminación. Yo creo que prefiero no pensar cómo esas bacterias han llegado al cerebro si realmente estaban ahí. Por supuesto, tampoco saben si las bacterias estaban vivas, porque digamos que no es el mejor medio de cultivo.

Independientemente de las dudas asociadas a los resultados, uno se debería plantear que qué ha sido antes, si el huevo o la gallina. Se sabe que una de las funciones del péptido beta amiloide es antimicrobiano, ya que está implicado en la respuesta inflamatoria. Quizá, si no se está plegando correctamente y no trabaja como debe, es más fácil que las bacterias campen a sus anchas por nuestro cerebro. Pero quizá una infección bacteriana sature la actividad de estos péptidos y no puedan plegarse correctamente por ello. Sabiendo también que la gente con una vida más sana es menos propensa a desarrollar Alzheimer, ¿no valdría la pena investigarlo?

A día de hoy hay muchas teorías sobre el posible origen del Alzheimer. Muchas apoyan una base genética, pero no como única razón. Tenemos las teorías que basan el origen en el mal plegamiento de las proteínas antes mencionadas, pero también las hay que piensan que el mal funcionamiento de transportadores es lo que desencadena el resto. En cualquier caso, es una enfermedad muy común y demasiado desconocida. Por ahora os dejo con la duda… ¿tendremos también nosotros bacterias en el cerebro?

Gram-negative bacterial molecules associate with Alzheimer disease pathology.
Zhan X, Stamova B, Jin LW, DeCarli C, Phinney B, Sharp FR.
Neurology. 2016 Nov 29;87(22):2324-2332.

Los niños mimados

A principios de esta semana llegó a mi de alguna forma un artículo en El Mundo sobre niños mimados. Me puse un poco a darle vueltas al tema, porque mirándolo desde fuera parece que sí, que los estamos haciendo un poco tontos. Pero mi opinión no vale mucho porque tengo poco contacto con niños. Entonces empecé a preguntar…

La mayor parte de los que me contestaron me dijeron que no, que no se mima en exceso, ni se sobreprotege. Pero sí hubo unos cuantos casos que explotaron a decirme que sí, que esto es todo horrible, que la próxima generación va a ser un desastre.

Uno de los temas que salió en la conversación fue el de los deberes. ¿Deben hacer deberes los niños? Los deberes deberían estar hechos para fijar conocimientos, tratarse de un simple repaso, no de tareas que deberían haber hecho en clase, y sobretodo nunca deberían ser cosas que no se hayan visto en el aula. Si hablamos por ejemplo de una clase de matemáticas, tras haber enseñado a sumar, es razonable que se manden para casa unas cuantas sumas, que hagan que los niños practiquen. En primaria el tiempo dedicado a los deberes debería ser el mínimo, sólo lo justo para ese repaso. En secundaria y bachillerato las cosas se van complicando, y entonces es normal mandarles más ejercicios, pero los profesores siempre deberían valorar que hay otras asignaturas. En mi mundo ideal, un alumno de instituto, de media, no debería tener que dedicar más de una hora diaria a trabajo obligatorio, dejando tiempo para que repase y estudie las asignaturas según su necesidad.

¿Y qué pasa con los fines de semana? ¿Y las actividades extraescolares? Los fines de semana deberían ser para descansar. Veamos, ¿a que a un adulto le jode llevarse trabajo para el finde? Pues a un niño también. Los deberes del fin de semana deberían poder hacerse el viernes, y sólo ocasionalmente dedicar parte del fin de semana a estudiar. Las actividades extraescolares aportan mucho, pero no se trata de saturar al niño, ni de mandarlo a las cosas que a los padres les interesan. Recuerdo cuando yo quería ir a teatro y mi madre insistía en apuntarme a baile. Está bien apuntarlos a una actividad física un par de días a la semana (igual que los adultos deberíamos hacer ejercicio al menos un par de veces por semana), y también a una actividad más “artística”, pero tienen que ser siempre cosas que disfruten, se supone que es su tiempo libre.

Hay mil formas de emplear el tiempo con los hijos, y los padres que más me insistían en que no se sobreprotege son todos padres que pasan mucho tiempo con sus hijos. Tienen hobbies en común, juegan juntos, hasta hacen videos juntos que luego suben a Youtube. El tiempo en familia es algo muy preciado, y me encanta ver cómo algunos niños crecen sin desarrollar ese odio a pasar tiempo con sus padres.

Pero luego tenemos a la gente que dice que sí se mima mucho… Ahí tenemos a niños cuyos padres les permiten todo. Niños que pasan de todo en el colegio porque ya luego los padres se enterarán por Whatsapp. Niños que dicen a sus padres “la profe me tiene manía” y los padres van y la amenazan. Estas navidades me contaba mi madre un caso de éstos: niño de 10 años, padre que le permite todo, le compra todo lo que pide, niño que suspende y tendría que repetir curso, padre que lo lleva a un psicólogo, niño que pasa curso y dice que “total para qué esforzarme si paso igual”, padre que dice “yo tampoco estudié y no me va mal”, niño que todo lo que quiere es “ser mayor e irse de vinos con su padre”. Sí, ese niño está mimado.

Pero hace ya siete años, a mi me apareció una madre llorando en la facultad. Su hija no era mucho más joven que yo. La madre decía que “había perdido los apuntes de su hija”. Como su hija tenía que entregar unos ejercicios y no tenía apuntes, la madre me ofrecía 500 euros por hacerle los ejercicios a su hija. Todos pensamos que si tu madre te pierde los apuntes, lo primero que haces es asegurarte de que tu madre deje de tocar lo que no debe, y lo segundo es pedirle a alguien que te pase los apuntes. Ese mismo año, vi desfilar a varias madres con sus hijos a las revisiones de exámenes de segundo de carrera. Esa gente tiene ahora más de 25 años, y ya venían mimados.

Me decía uno de los preguntados que toda generación cree que los niños están más mimados que antes y, si te vas a gente de suficiente edad, acabarás escuchando que con Franco esto no pasaba. Quizá es lo que mejor resume el tema, porque niños mimados habrá siempre, pero no hay que caer en el extremo contrario. Queremos ser rectos, permitir lo justo y asegurar una buena educación… pero los métodos para eso recuerdan demasiado a una escuela de los 60. A los niños hay que darles libertad, eso es todo. Algunos saldrán más independientes que otros, como ha pasado siempre.

Y nunca nos olvidemos que la visión de los padres siempre está sesgada, se ve lo que se quiere ver. Si ya lo dice mi madre, que yo salí así de bien, con mi carrera y mi doctorado, siempre tan buena estudiante, porque ella no me permitía salir por ahí, porque nunca bebí alcohol, porque me pasaba las horas estudiando en lugar de jugar a la consola, porque me compraba muchos libros, porque… porque… Y la realidad es que salía, bebía, las horas “estudiando” eran delante de un ordenador (que no me dejase tener consola no implicaba no jugar), en casa no tenía ni de lejos los libros que yo quería, etc, etc, etc. Si me hubiese dejado hacer todo lo que quería nos habríamos ahorrado muchas mentiras y yo habría salido igual, un poco más despojo humano de lo que ella cree, pero con carrera y doctorado.

La vuelta y el propósito del gimnasio

El día 3 llegué a Suiza para encontrármela llena de nieve. La diferencia de temperatura con lo que dejé en España es impresionante, así que llevo desde entonces muerta de frío. Esta mañana me desperté con -14, y eso que hoy ya subían las temperaturas.

El primer día fue muy suave… al fin y al cabo yo no era más que un zombie moviéndose de un lado a otro. Tras una noche casi sin dormir, un avión demasiado temprano y unas horas en el laboratorio para no perder el día.

El segundo día pretendía ir toda decidida a comerme el mundo… hasta que me desperté y vi que las ventanas estaban cubiertas de nieve. Dormir un poco más… al final acabé saliendo de casa corriendo, olvidándome la mitad de cosas, llegando tarde al laboratorio, tirando un cultivo que no crecía. Una vuelta un poco accidentada, diría yo.

Ya el jueves la cosa fue mejorando, me acordé de (casi) todo y aunque fui tarde, esta vez iba más planeado. Entre el jueves y el viernes conseguí hacer algo productivo y empezar a avanzar en el cumplimiento de mis propósitos (levantarme temprano no era uno de ellos, así que no me juzguéis). Y de eso quería hablar, del propósito que más se lleva en el mundo entero: ir al gimnasio.

El jueves, al salir del trabajo, allá fui. Ya tenía que haberme mosqueado cuando en la entrada me pidieron identificación (sólo piden cuando hay mucha gente nueva), pero inocente de mi, creía que como habían cambiado algunos horarios, igual era eso. El vestuario parecía tener mucha actividad, pero eso, igual era que iba a empezar una clase, qué sé yo. Me mosqueé cuando me di cuenta de que casi no quedaban taquillas libres, teniendo que dar saltos para meter mis cosas en una alta. Pero bueno, allá me fui para la sala de máquinas.

Al entrar descubrí el horror: la primera semana de enero en un gimnasio. Aquello estaba a rebosar. Todas las bicis ocupadas. Me dirijo a una elíptica que acababa de quedar libre y allí me pongo yo a calentar. A los pocos minutos empiezo a notar la presencia de varios seres en mi entorno, presionándome a ver si acabo ya. Y es que el 90% de la gente en esa sala quería usar exclusivamente las máquinas de cardio (para quemar calorías, yo que sé). Cuando acaba mi programa me bajo y veo como 3 tías casi se pegan por la máquina. Mientras decido con qué empezar observo a la gente en las máquinas de cardio. Una población muy diversa: chicas delgadísimas que corrían con pinta de ir a desmayarse de un momento a otro, chicas con demasiada grasa que pese a ir mucho más despacio parecía que iban a morirse, chicos con pose atlética que llevaban un kilómetro y no respiraban… A mi alrededor, con la misma cara que yo, los habituales: gente en una forma regulera, más realistas, que no sabíamos qué hacer ante la invasión de los nuevos.

Me fui a las máquinas de musculación y empecé mi ruta habitual. Lo habitual es que tenga que bajar el peso en todas las máquinas. No ocurre siempre, hay chicas (y chicos) que levantan menos que yo, pero simplemente sabiendo cual es mi peso, es obvio que con lo que levantan algunos (y algunas) yo moriría aplastada. Esta vez la cosa cambió y en todas, absolutamente todas las máquinas, tenía que subir. Me paré un poco a mirar qué hacían el resto, y se veía claramente que muchos no sabían ni cómo funcionaba cada máquina y estaban al borde de la lesión pese a estar moviendo un peso absurdo.

En mi segundo día, el viernes, ya llegamos al extremo. Estaba yo en una máquina haciendo el ejercicio como me han enseñado que debo hacerlo. Aparece un chico y empieza a mirarme fijamente. Yo sigo a lo mío. No deja de mirarme y reírse. Intenta meterme prisa, que lo haga más rápido. Lo miro con cara de ir a matarlo y sigo controlando el ritmo (mi entrenador insiste mucho en esto). Cuando acabo, salgo de allí y lo animo a que empiece. Se sienta. No ajusta el asiento ni el peso, simplemente se pone como estaba yo (y me sacaba dos cabezas, así que la silla tenía que ajustarla sí o sí). Empuja y allí no se mueve nada. Sigue empujando y nada. Ese fue el momento en el que yo ya exploté y me empecé a reír. Me reí mucho en su cara y le dije que bajase el peso. Se puso muy rojo y me miró con mucho odio, pero yo ya me iba hacia otra máquina. Se lo merecía: está muy feo eso de reírse de una chica pequeñita que lo está intentando todo lo que puede.

Seguro que alguno de los lectores tiene como propósito de año nuevo ponerse en forma en un gimnasio. Mucha gente muy en forma se reirá de vosotros. Yo nunca me reiría de un principiante, porque yo no estoy ni mucho menos en buena forma y porque todo el mundo tiene que empezar en algún momento, pero sí me río del postureo.

Si queréis cumplir vuestro propósito, no basta con ir al gimnasio e intentar copiar malamente lo que hace la gente allí. Buscad un entrenador (la mayor parte de los gimnasios no lo cobran, al menos la primera vez) y pedidle que os haga un programa adaptado a lo que queréis. Si no podéis consultar a un entrenador, preguntad a la gente que hay en el gimnasio cómo se usa cada cosa. Especialmente con las máquinas de musculación, es muy importante que alguien os explique cómo ponerlas en la posición correcta, cómo hacer el ejercicio y cómo ajustar el peso, para que el ejercicio sirva de algo y para que no os lesionéis la primera semana. Aprended qué trabajáis con cada máquina para planificar un circuito completo. Recordad que de peso no se baja corriendo en la cinta (es mucho más importante controlar lo que coméis). Y sobretodo, recordad que sois los nuevos, que váis a un sitio en el que ya hay una parroquia habitual que tiene sus formas de comportarse y que sois vosotros los que os tenéis que adaptar a sus costumbres.

Espero que muchos de vosotros cumpláis vuestro propósito, pero en lo que a mi me afecta espero que todos los reyes (y reinas) del postureo que han aparecido esta semana vayan poco a poco desapareciendo. Y sí, antes de que me lo preguntéis, había gente haciéndose selfies mientras estaban en la bici. Seguro que esos ya no vuelven.

2017 será un buen año

Este año 2016 ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas. La peor cosa ha sido sin duda la distancia, pero claramente los ánimos están mucho mejor que hace un año, y eso siempre ayuda. Si comparamos con la situación de hace un año, tengo que decir que todo ha mejorado, así que esa es la idea, que 2017 sea mejor que este 2016.

Durante este año también han pasado muchas cosas que no estaban planeadas, muchos cambios que de una forma u otra han ido afectando a mis propósitos. Aunque no haya cumplido alguno de ellos, quiero pensar que ha sido para bien, por haberme centrado en otras cosas. Lo que más me molesta es, sin duda, no haber publicado. A decir verdad, era difícil. Hace un año teníamos una idea en mente, y esa idea ha ido desarrollándose, pero no hemos llegado al punto de poder publicarla todavía, pero ahora estamos cerca, y esperemos que este año se cumpla. Y que no sea la única, que otras cosas han entrado en cola. Del trabajo aquí no puedo hablar, pero si algo deseo para 2017 es eso, que publiquemos lo que tenemos pendiente, que no nos lo pise nadie (y de paso, que mi jefe me renueve el contrato… :)).

Pero vamos punto por punto, a ver cómo ha quedado la cosa:

  • Libros: 15, siendo uno en alemán. Propósito cumplido. Ha ido un poco irregular, pero acabé el último a dos semanas de finalizar el año. El más corto que he leído fue The Legend of Sleepy Hollow, y el más largo Nana para dormir a un lobo. La media ha sido de 271 páginas según Goodreads. En realidad, no tengo ni idea porque la mayoría los leí en formato digital y es posible que de alguno de los leídos Goodreads no sepa cuántas páginas tiene. Para el próximo año voy a continuar con lo que ha sido mi idea desde el principio de los tiempos, lo cumplido +1, así que el próximo año tocarán 16.
  • Papers: mi h-index ha subido a 7 como me había propuesto, pero no he publicado nada. La falta de publicaciones hace muy difícil que mi h-index continúe en ascenso, así que antes de que acabe el próximo año, mi objetivo es tener un paper en proceso de publicación. Si hay suerte, más de uno, por pedir que no sea. Eso sí, os prometo que si el paper cae, ese sí me va a traer más de una cita. Sólo espero, por dios, que nadie me pise el trabajo. Tengo pesadillas con el tema.
  • Series y películas: he perdido la cuenta de las películas que he visto, así que no sé si han sido 12 o no. Renuevo ese propósito para el próximo año, e intentaré contarlas, para poder saber si cumplo o no cumplo. En series lo he hecho bastante bien, aunque no de la forma esperada. He dejado un poco de lado las series habituales y me he pasado a algunas series más clásicas que ya había visto antes… pero en alemán! Los primeros capítulos me cuestan un horror, pero después la cosa es más fácil y no me pierdo demasiado. Así seguiré, intentando ver un capítulo de algo cada día, y a ser posible en alemán. Empecé con esto en septiembre y he visto How I met your mother y Gossip Girl. Ahora estoy en la tercera temporada de Friends y cuando la acabe iré a por Gilmore Girls (que no he visto, pero tampoco creo que sea tan difícil). Al menos le doy uso a la cuenta de Netflix.
  • Blog y twitter: esto ha sido quizá lo que he dejado más abandonado. Los grupos de Telegram y Whatsapp han hecho que mi twitter esté casi muerto. No he tenido demasiado tiempo para escribir en el blog, y además estoy un poco falta de ideas. Me pondré a ello el próximo año, repitiendo el propósito no cumplido de 52 entradas. En cualquier caso, las visitas han subido frente al año anterior. Os agradezco mucho que sigáis ahí aunque os tenga abandonados.
  • Viajes: además de varias escapadas por Suiza y un par de viajes a España, este año estuve de nuevo en Italia con mis compañeros de laboratorio e hice un pequeño viaje a Israel (congreso + días extra). No sé qué me deparará el próximo año pero me gustaría añadir algún viaje más. En mis planes para el año que viene se encuentra un viaje a USA (pero para eso tengo que convencer a mi jefe) y quizá uno a la República Checa (también toca convencer al jefe). En febrero me consta que haré una pequeña escapada a Alemania. El resto dependerá, pero me gustaría tener unas pequeñas vacaciones en las que mis compañeros no intervengan.
  • Conciertos: lo más parecido a un concierto a lo que he ido este año ha sido al “concierto” de la banda de un compañero de departamento. No se puede denominar concierto. El próximo año me gustaría solucionar esto de alguna forma. Aunque sea un esfuerzo (económico, se entiende), es algo que una vez al año no hace daño.
  • Laboratorio: las cosas van mucho mejor que hace un año. Obviamente hay roces y problemas, pero en lo que a mi me afecta, en general la cosa ha mejorado. Espero que siga así, concretamente conmigo como parte del grupo. Este año esperamos muchos cambios y habrá que ver si son para bien o para mal. Mi único objetivo es, de alguna forma, seguir extendiendo mi contrato (hasta que publique tres Natures y pueda tener mi grupo propio…jajajaa… de ilusión también se vive).
  • Ejercicio y vida sana: por fin!! Hemos mejorado!!! Era un propósito recurrente en los últimos años y que nunca cumplía. A día de hoy puedo decir que vamos por el buen camino. Este año hemos aumentado el nivel de nuestras rutas de senderismo (alpinismo) habiendo llegado al punto de hacer lo más difícil que se puede hacer sin cuerdas u otra ayuda. También hemos empezado hace un par de meses a ir de forma regular a un rocódromo a hacer boulder (no, no me he roto nada todavía, pero arañazos me he llevado unos cuantos). Por si esto fuera poco, me he animado finalmente a registrarme en el gimnasio del campus e incluso a asistir de forma más o menos regular. Un entrenador personal muy majo me ha explicado como hacer crecer mis músculos y yo he decidido hacerle caso. Sé que tendré casi que volver a empezar tras el parón navideño, pero mi objetivo es ir al gimnasio 2-3 veces por semana y al rocódromo/montaña cada 2-3 semanas. Porque sí, el rocódromo está bien, pero en cuanto venga el buen tiempo quiero ir a hacer el ganso por ahí.
  • Comida sana: he mejorado un poco a base de planificarme mejor la cena y el desayuno, pero la comida y el picoteo van fatal. Una de las ideas que tengo para el próximo año es llevarme, al menos parte de los días, la comida de casa. La cafetería del trabajo deja bastante que desear y últimamente las raciones son más bien escasas, lo que hace que al cabo de un par de horas esté otra vez allí comprándome un bocata. Por si fuera poco, el menú que tienen y la forma de cocinar hace que no pueda consumir casi vegetales de los que preparan (qué manía de ponerle cebolla a todo tiene la gente). Sé que si me preparo yo las cosas puedo comer de forma más equilibrada (mejor para mi figura, mi digestión… y mi bolsillo). Intentaré empezar poco a poco, pero todavía tengo que resolver problemas logísticos del tipo “cómo llevarme desayuno, comida, ropa para el gimnasio, etc etc y no morir en el intento”.
  • Productividad: si el año pasado fue el año de Todoist, este año fue el año del papel. El año de descubrir el concepto de Bullet Journal y ver como para mi trabajo encaja mejor. Ahora hay siempre una libreta abierta en mi escritorio con la lista de tareas del día, una libreta en la que también apunto cualquier cosa que me venga a la mente o me haga falta en mis experimentos. Estoy en proceso de hacer evolucionar el sistema, ya que en el último mes me he dado cuenta de que tiene algunos agujeros. Sea como sea, en papel o en digital, espero poder seguir manteniéndome organizada, siempre intentando hacerlo mejor.
  • Alemán: mi propósito, quizá un poco descabellado, para este año era llegar a un B1. Estar en ello, de alguna forma. Mi sistema de estudio fue evolucionando durante el año y, de hacer ejercicios en un libro de A2 pasé a mirarme la gramática por mi cuenta y a ver series en alemán. Por separado os contaré a principios de año lo mal que lo hice los últimos 3 meses. La gramática la tengo abandonadísima. Sé que tengo un vacío en la expresión tanto escrita como oral, que debo mejorar durante el próximo año. Claramente a estas alturas lo que me retiene más es eso, que aunque entienda no soy capaz de expresar mis ideas correctamente. Pero pese a todo ello, el pasado 11 de diciembre me lancé a hacer el test que siempre utilizo para poder medir el avance, el de la Deutsche Welle. Me lancé a hacer el test de B1. La comprensión iba más o menos bien, pero cada vez que tenía que rellenar huecos lo hacía con lo que me “sonaba bien”, sin estar nada convencida de que fuese gramaticalmente correcto. Ni os imagináis mi cara de sorpresa cuando acaba aquello y me dice que 82%, que estoy preparada para un B2. Supongo que el propósito está cumplido. Pero no, no tengo ese nivel, porque ya os digo yo que ni de lejos tengo la soltura que debería tener en un B1, por mucho que haya mejorado este año. Buscaré como mejorar, pero me propongo, en modo muy suicida, hacer el test de B2 en diciembre de 2017 y conseguir un resultado de, al menos, 60%.
  • No crecer: esto va bien, y la parte de hacer ejercicio y llevar una vida más sana ayuda. Espero seguir así, controlando que los años no me pasen por encima de mala manera, sin complejos. De aquí a un año espero poder seguir diciendo que soy una persona activa, que puedo irme a la montaña sin morir ahogada, que puedo irme de fiesta una noche y no necesitar tres días para recuperarme de la resaca.
  • Llevar una vida ordenada y minimalista: vamos por buen camino, o eso creo. Poco a poco he ido mejorando en el tema del orden en casa, aunque todavía me queda mucho camino para lo que me gustaría. Me organizo mejor en casa y me apaño para tener la casa mucho más ordenada que hace un año. También organizo mejor la compra, lo que me facilita cocinar para varios días y comer mejor. Quiero seguir por ese camino.
  • Música: algo de música ha ido apareciendo poco a poco en mi vida. No es ni mucho menos lo que me gustaría, pero ya no hay tanto silencio a mi alrededor. El silencio es aburrido, la música proporciona más alegría a la casa. Lo doy por cumplido y seguiré así, no renuevo el propósito para el próximo año.

Y como hay uno menos, hay que poner uno más. Al pasarme de beca a contrato mi sueldo se ha reducido, pero una se ha acostumbrado a la vida suiza, y además se ha buscado nuevas actividades que no son gratis (el rocódromo y el gimnasio no son gratis…). Diría que mi nuevo propósito es ahorrar, pero no es cierto. Mi nuevo propósito es mejorar el uso de mi sueldo. Me propongo ahorrar en gastos inútiles para poder disponer de más presupuesto para cosas que me proporcionen una mejora en mi salud tanto física como mental. Que mi extra se vaya a un bono del rocódromo o a una escapada de fin de semana. Hacer un presupuesto e intentar mantenerme va a ser complicado, pero quiero poder hacer todas estas cosas sin tener que tocar los ahorros. Eso va a implicar mucha organización y muchas cuentas. Contando con mi media en 2016 me propondré un presupuesto para el próximo año, en el que los gastos variables tendrán que disminuir al menos un 10%, quedando esa parte disponible para el “ocio sano”. Como ni siquiera sé si tendré trabajo a partir de agosto, es muy difícil establecer una forma de calcular qué se considera éxito, así que vamos a decir que cada mes no me puedo salir más de un 10% de lo presupuestado (es decir, quedarme como estaba este año) y que lo consideraremos éxito si consigo hacer eso más de la mitad del año. Teniendo en cuenta que ahora mis gastos van cuesta arriba a todo gas, ser capaz de mantenerme se considerará todo un éxito.

Y hasta aquí lo que espero que sea el próximo año. Iré informando de los progresos de lo que espero que sea un gran año.

¿De verdad somos así?

¿De verdad somos los españoles así? No me lo puedo creer.

Ayer mi vuelta a casa fue un poco accidentada. Estando todavía en el laboratorio me avisaron de que algo pasaba en el centro de Zurich, cerca de la estación. Empezamos a leer las noticias suizas y lo confirmaban: un tiroteo. Según avanzaban las noticias nos enterábamos de que había tres heridos y que el hombre se había escapado. Se mantuvo un dispositivo policial durante un par de horas y poco después dijeron que al día siguiente habría una rueda de prensa de la policía. Yo me volví a casa sin problema. Empecé a leer las noticias internacionales y las suposiciones. Al coincidir con otras cosas, todo el mundo apuntaba a que era un atentado, porque se había producido cerca de un centro islámico. En mi cabeza todo me decía que en todo caso era un atentado contra los musulmanes y no al revés. En cualquier caso, con la descripción de las noticias suizas, seguía pareciendo un loco cualquiera, y que lo del centro musulmán era pura casualidad. Es un barrio tranquilo, y si hay algún problema en la zona suele ser por neonazis. ¿Por qué íbamos a pensar que era un atentado islamista?

Hoy, tras la rueda de prensa, quedó claro que había sido un suizo, que se había cargado a un compañero y que luego se había matado él. Sin implicaciones religiosas de ningún tipo en las declaraciones de la policía. Sí destacaron que tenía 24 años y, aunque suizo, tenía raíces ghanesas. Y eso fue suficiente para que empezasen los comentarios.

Buscando sobre el tema en Google en español, de los periódicos que salen en primera página, tienen comentarios las noticias de El Mundo y del ABC. Vale, ya sé que no es una muestra representativa de la población española, pero me preocupa.

Voy a pasar a destacar algunos. Supongo que alguien me protestará por la privacidad, pero señores, no haber comentado en un sitio público, se siente.

Empecemos por la noticia en El Mundo. Estos ya estaban más informados cuando la escribieron. Voy a dejar de lado lo que escribieron y centrarme en los comentarios:

Recuerdo las quejas de la progresia europea cuando los suizos votaron en un referéndum no permitir la construcción de mezquitas en su país. Pero que xenófobos son estos suizos jajajaja

En 2009 se votó en Suiza (y ganó con casi un 60%) prohibir construir minaretes. Previos hay cuatro, pero está prohibido llamar a la oración. Mezquitas hay muchas, al igual que centros de oración, y no está prohibido construirlas. Por lo que a mi me afecta, podían prohibir también llamar a la oración católica, que tengo una iglesia al lado de casa y lo de las campanas es insoportable.

Los enemigos de Europa, hace mucho tiempo que han planeado esta guerra no declarada contra el continente. Odian tanto al musulman como al Europeo’ por eso los utilizan para cometer atentados de “falsa bandera”. Su estrategia militar es enfrentar a las dos partes a eliminar, para que entre si, se autodestruyan. Son los mismos que han creado el Ejercito Islamico, para desestabilizar Oriente Proximo de acuerdo a sus planes. Han tomado el control de los principales medios de comunicación europeos desde donde y conjuntamente con estos atentados enfrentan a las dos partes a eliminar, Europeos y musulmanes.

WTF. No puedo decir otra cosa. Estamos asumiendo que el de la pistola era… musulmán? del ISIS?

entre esto y el asesinato del embajador ruso en turquia nos felicitan así las navidades.ISLAM FUERA DE EUROPA.

Sí, claramente estamos asumiendo que era musulmán, o algo. Pero… ¿por qué?

y quién ha dicho guerra?simplemente no los quiero en España y eso se consigue con más control en las fronteras,no regalando la nacionalidad, con una justicia más eficiente.Alguno se colará pero serán los menos.

Este claramente no tiene ni idea de dónde salen los de ISIS. Por otra parte… ¿pero por qué estamos asumiendo que el tarado era “lo que sea que se está asumiendo?

Los suizos convivimos con multiculturalidad desde hace mucho. El 30% de la población de Zürich es extranjera, por ejemplo. Se llama tolerancia, por cierto.

Vaya, un ser humano normal comentando. Por fin.

Sí, claro, pero no es lo mismo convivir con un portugués que con uno de Bangla Desh.

Primero Bangla Desh no sé donde cae. Segundo, me gustaría que hubiese explicado por qué no es lo mismo.

A todos los implicados en cualquier fechoría y a los sospechosos, sólo sospechosos, de terrorismo los enviaría a Arabia Saudí, con un tatuaje para impedirles la vuelta a Europa y a los que se quedaran aquí les daría bocadillo de mortadela de aceitunas para merendar y de jamón los domingos. Ya es suficiente. Recuerdo cuando el arzobispo de Valencia, Cañizares llamó a esta invasión “Caballo de Troya” y toda la progresía se le echó encima.

A este lo mandaba yo a Arabia Saudí, que nos íbamos a reír mucho todos.

Por los comentarios cualquiera diría que era el perpetrador el que era musulmán, en lugar de las víctimas, como es el caso. La fijación que tienen algunos.

Bueno, nadie ha confirmado que las víctimas fuesen musulmanas, pero por el resto, cuanta razón.

Los progres, las ongs, los buenistas son los culpables de estos atentados y los máximos responsables de todos estos atentados y del consiguiente crecimiento de la extrema derecha.

Extrema derecha como todos los que han comentado antes que tú, ¿verdad?

Un heroe

Y estos comentarios son los que me haga plantearme si matar a alguien es siempre algo malo…

Pero no les dais la nacionalidad suiza por muchos años que vivan ahí. Van a trabajar y si no a la calle.

Este se debe creer que la nacionalidad suiza se regala. Por cierto, que tenga raíces ghanas bien puede ser que fuesen sus padres o sus abuelos los emigrados. No sé si hemos sacado la paleta Pantone para decidir si nacionalidad sí o no o qué.

Ahora vamos a los comentarios de la noticia del ABC:

No me extrañaría un pelo que fuera una pelea entre ellos por ver quién conducía y quién iba de copiloto. Así de duro y así de claro.

Ya estamos asumiendo que era de ISIS… ¿o es que asumimos que cualquier musulmán lo es?

Llamar centro de oración a una mezquita, es como poco escusar la violencia, por que hay se repite el ideario del islam el coran, donde se hace una continua apología de la violencia, como puede comprobar cualquiera que sepa leer, y cualquiera que vea la realidad de esta ideología

Hay que verlo con su respuesta…

Yo he leído el Coran puesto que fui musulmana, y si, es una pura lectura de como quitar del medio a los infieles….y los infieles somos todos exepto ellos.

A ambos les recomiendo que se lean el Corán. De paso sería útil que se leyesen también la Biblia. O bien se llevaban más de una sorpresa o tienen un problema de comprensión lectora.

que bien se vivia hace unos años sin los musulmanes

O mis lecciones de historia me fallan o son más bien los musulmanes los que deberían decir que qué bien se vivía antes sin todos estos católicos en la península. Aunque igual éste se cree eso de que España era una grande y única antes de los Reyes Católicos. Pese a ello le contestaron…

Y sin subsaharianos, ciertos sudamericanos que todos sabemos, sin rumanos, sin gente de paises del este, sin…

Y sin ti se vivía de puta madre, que lo sepas.

Pues casi que me alegro de que en Suiza pasen cosas, como en el resto de Europa.  Deberían pasar mas, habida cuenta de que allí está el dinero robado de casi todos los paises del mundo.

Como residente en Suiza, que se gana su sueldo de forma totalmente legal… yo no le deseo mal a nadie, pero.

Esta ha sido una selección, pero hay más, no os creáis. No he conseguido todavía entender por qué tanto asumir que el chico era musulmán. Veamos, en Ghana más del 70% de la población es cristiana. Los musulmanes no llegan al 20%. Eso para los que lo digan por las raíces. En Suiza (y el chico era suizo) más del 80% son cristianos, y los musulmanes no llegan al 5%. Dado que no hay nada que deje clara su religión, lo más probable es que fuese cristiano.

Por favor, comentadme por donde sea y decidme que no sois así, porque me voy a echar a llorar. ¿Con qué cara queréis que defienda yo mi país?