La historia de Nadia y la prensa fácil

Durante la última semana, España entera se ha revolucionado con el caso de Nadia Nerea. Yo no me enteré hasta que Hipertextual destapó las mentiras, y a partir de ahí sí fui siguiendo un poco la investigación.

En estos momentos medio país se está cebando con la historia, con lo malo que es el padre, que cómo se le ocurre timar así a la gente, con lo malo que es el periodista, que como no se le ocurre comprobar las cosas antes de escribir.

La verdad es que en el momento en el que leí la noticia, me podía imaginar perfectamente la reacción de Ángela, que describió la mentira en Hipertextual. ¿Agujeros en el cerebro para modificar genes? ¿Pero a qué clase de periodista le pueden colar eso? ¿Pero cómo se lo puede haber creído tanta gente? Tras una fase inicial de cabreo conmigo misma pensando que no puede haber tanta falta de cultura científica en España, pasé a la fase de cabreo con los críticos. Vamos a ver, señores divulgadores que tanto se les llena la boca diciendo que enseñan ciencia a la sociedad… ¿realmente ninguno de ustedes se enteró antes de esto como para comentarlo? Creo que los únicos que pusieron la historia en duda fueron los de Malaprensa, pero yo habría esperado mi timeline lleno de RTs de todos esos divulgadores diciendo que a ver qué coño estamos pensando.

Pero ahora la moda es criticar. Pues si vamos a criticar vamos a hacerlo bien. ¿Es la primera vez que un periodista no comprueba algo? Me voy a Google y busco “enfermedad rara niño”. Lo de niño es por evitar todas las noticias de Nadia, no os preocupéis. Paso a la segunda página y hago clic en una noticia que probablemente sea cierta y busco el párrafo que describe lo que le pasa al niño:

No fue hasta el pasado 23 de octubre de 2015 que sus padres supieron el motivo. Sufre la enfermedad de Tay Sachs, una de las llamadas enfermedades ‘raras’ y que en su caso es, además, “superminoritària”. Sólo hay 300 niños en el mundo y una decena en el conjunto del estado español. Su esperanza de vida está entre los seis y los ocho años, por lo que el tiempo corre ahora en su contra.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2691858/0/enfermedad-rara/nino-mataro/investigacion-ayuda/#xtor=AD-15&xts=467263

“Sólo hay 300 niños en el mundo y una decena en el conjunto español”.  Esto es mucho afirmar, me parece a mi. Si pensamos que la distribución es homogénea, o hay más de 300 casos en el mundo, o por alguna razón debe haber más en España de los que tocan. Me entra la duda sobre esto de la distribución, a ver si en España nos tocan más que en Estados Unidos por alguna razón. Así que decido buscar el nombre de la enfermedad en la Wikipedia y para asegurarme de tener una información más detallada, me paso a ver la versión en inglés, que me dará datos de la incidencia en USA.

The incidence is approximately 1 in 320,000 newborns in the general population in United States.

En Estados Unidos nacen al año unos 12 niños con esta enfermedad. Si asumimos en el resto del mundo la misma incidencia, al año nacen más de 400 niños con esta enfermedad. En España, corresponderían entre uno y dos niños al año. Bueno, sabiendo que la esperanza de vida es corta nos lo podemos creer…

The disease incidence is about 1 in every 3,500 newborn among Ashkenazi Jews.French Canadians and the Cajun community of Louisiana have an occurrence similar to the Ashkenazi Jews. Irish Americans have a 1 in 50 chance of being a carrier. In the general population, the incidence of carriers as heterozygotes is about 1 in 300.

Vale, ya no me creo lo de la distribución homogénea, pero me vale, hay 10 casos en España. Aceptamos barco…

Volvamos a la noticia original:

Los padres no se resignan y han puesto en marcha una campaña para recoger fondos para la investigación a través de la asociación ACTAYS, que representa las familias afectadas en el estado español. Actualmente hay dos investigaciones en marcha, una en Sevilla que pretende evaluar el uso de un fármaco y otra en Cambridge, que explora la posibilidad de operar el cerebro.

Esto debería ser fácil de comprobar. Los ensayos clínicos duran mucho tiempo, así que los datos que pueda encontrar ahora sobre ensayos de esa enfermedad deberían ser aplicables. Me voy a Google y busco “clinical trial Tay Sachs”. Hago clic en la base de datos de ensayos clínicos americana, que me tiene pinta de ser lo más fiable. Me aparecen 22 resultados. 22!!! De ellos, 6 ensayos han sido completados. De ellos, ninguno tiene como sponsor a nada relacionado con Sevilla. Me quito la idea de Sevilla de la cabeza y me voy a lo de Cambridge. Tecleo “Tay Sachs Cambridge brain surgery” y encuentro la sorpresa: un paper en el que describen algo que se parece a lo que dicen, pero que se ha hecho en ratones. Sigo buscando y encuentro otra noticia que podría tener relación, que es de 2011 y cuyo ensayo no consigo localizar en una búsqueda rápida.

Vamos a ver… ¿era necesario dar estos datos si no se podían contrastar fácilmente? Quiero pensar que sí se han comprobado y simplemente mi búsqueda en 5 minutos ha sido insuficiente, pero quizá habría sido más correcto describir la enfermedad sin meterse en fregados innecesarios.

Con esto simplemente os quiero hacer dudar. Cuando leáis algo, cuando algo suene extraño, cuando parezca increíble… no penséis que se ha comprobado. Comprobadlo vosotros. He usado una noticia real, una noticia en la que quizá se han dado datos sin revisar pero que no está llena de mentiras. Yo lo sé porque han sido muchos años estudiando bioquímica, y yo sé si las cuentas van a salir al calcular el número de casos o si una enfermedad se puede curar con un agujero en el cerebro, pero espero que haya quedado claro que no hay que saber del tema para poder buscar. Un poco de inglés quizá, eso siempre hace la vida más fácil.

Las mujeres en la ciencia

No es la primera vez que hablo del tema. Las charlas de “ciencia para mujeres” suelen derivar en muchos insultos, así que suelo evitar el tema, pero esta semana he estado expuesta a diario a un cartel que requiere un profundo análisis.

El cartel que veía cada vez que cogía el ascensor era el siguiente:

womeninscience

Hay muchas cosas del cartel que resultan molestas. Muchísimas.

Empecemos por el título “Women in Science”. ¿Estamos reconociendo que hay diferencias entre mujeres y hombres? Yo creía que éramos todos “scientists” y que se nos debía tratar a todos por igual. Vale, no se hace, reconocemos que hay un problema. Vamos a ver cómo se propone solucionarlo.

Seguimos con la foto. Vamos a poner unas ecuaciones de fondo, con un aspecto muy metafísico, y vamos a poner a una mujer, pelirroja, que sea guapa. Más tarde volveremos a hablar de esta foto.

El tema de la sesión “An evening of inspiration and advice on building a successful career in science”. ¿Hace falta ser mujer para hablar de eso? Hmmm…

El programa. Primero empezamos con unos pinchitos, eso es fundamental. Después viene la charla principal, de una matemática, que va a hablar de su investigación, no de ser mujer, y que está ahí exclusivamente por ser mujer. Seguimos con una mesa redonda en la que participa la señora de la charla previa y otra serie de señoras de nuestra universidad. Las señoras en cuestión han sido seleccionadas por… ¿ser mujeres? Porque he revisado el CV de todas y no encuentro nada obvio para su presencia. Además, si esto está organizado por la facultad de ciencias… ¿no tendría más sentido que participasen mujeres de todos los campos en la facultad? Lo veo un poco sesgado. Aunque bueno, si viniesen a bioquímica, se darían cuenta de que no hay ninguna jefa, igual es eso. Entonces, ¿no tendría sentido que invitasen a gente de escalas inferiores para que discutan sus problemas? ¿No deberían invitar a hombres para que expongan su opinión? Eso sí, vamos a aderezarlo todo con el moderador de la sesión, el decano, que por supuesto es un hombre.

En general la cosa no está tan mal, ¿no? Pero hay algo que me huele mal, y es que en todo momento he pensado que si han puesto la foto de esa chica pelirroja tan mona será porque es la que da la charla principal, y no porque hayan buscado una chica mona. Así que busco el nombre de la señora que da la charla…

laure-saint-raymond-4_format_carre
Foto que realmente debería aparecer en el cartel

Vaya, ya decía yo que había algo raro. ¿Realmente vamos a hablar de igualdad cuando para atraer público ponemos a una chica mona en el cartel? ¿Quién coño ha diseñado el cartel y qué estaba pensando?

Ya sólo me queda una cosa, y es buscar rápidamente una entrevista a esta señora, para ver si hay algo que haya hecho que la elijan a ella y no a cualquier otra mujer, puestos a tener que traerla del extranjero.

Quelle est votre occupation préférée / que faites-vous quand vous ne faites pas de la recherche ?
Je partage mon temps libre (pas beaucoup !) entre musique et montagne, deux passions que je partage avec mon mari et mes 6 enfants.

Seis hijos!!!!! Ahora ya sabemos que hay que hacer según los organizadores para ser una mujer destacada: o bien eres pelirroja de ojos azules, o tienes muchos hijos. La mujer como objeto decorativo o como herramienta para procrear.

La verdad es que tendría que darle las gracias a los señores de mi universidad. Con todo, me han animado muchísimo a seguir con mi carrera científica, aunque nunca vaya a dar charlas de este tipo. Al fin y al cabo, ni soy pelirroja ni tengo hijos.

Nuestra lavadora: la gran desconocida

Durante el último año he tenido repetidas conversaciones sobre lavado de ropa y mantenimiento de la zona de lavado. Como repetir lo mismo mil veces es aburrido, hoy que me he encontrado en algún sitio con un artículo sobre el tema he decidido escribir sobre ello para que quede constancia y en el futuro poder referirme a esto cuando alguien vuelva a preguntar.

¿Os pica el cuerpo cuando os ponéis ropa limpia? Hay miles de explicaciones, pero la inmensa mayoría de los casos se reducen a dos cosas: bichos y compuestos químicos. ¡Pero la ropa está limpia! No. La ropa está llena de mil cosas.

Empecemos por el lavado de la ropa. La mayor parte de gente utiliza un detergente y un suavizante. Si miráis la lista de componentes de ambos, veréis que hay demasiadas cosas que os pueden provocar una reacción alérgica. Si es algo secundario, probablemente el problema se solucione cambiando de marca. Si es uno de los principales componentes, mal vamos. Existen diferentes tipos de detergentes, y podríais probar cada uno de ellos para saber si es eso. Podéis saltaros el suavizante para ver si es eso. Los suavizantes dejan un montón de residuos en la ropa (a ver cómo os creéis que se hace eso de que quede suave oliendo a rosas) y por lo tanto la ropa ya no está “limpia”.

Si queréis reducir los problemas en este aspecto, la mejor opción es reducir a lo mínimo lo que entra en contacto con vuestra ropa. Utilizad un jabón casero y en muchos casos el problema desaparecerá. Si buscáis en google cómo hacer un detergente casero os saldrán un montón de resultados, que suelen pasar por “tritura un jabón Lagarto”. No hace falta que sea Lagarto (en sí no es ni mucho menos la mejor opción), pero si pedís en una droguería “de las de toda la vida” un jabón natural, eso os valdrá. Si conocéis a alguien que haga jabón, incluso mejor (por dios, que no lo haga con restos de aceite de cocinar…). El otro tema es el suavizante, que suele ser causante de más problemas. Usando un detergente “normal” lo que podéis hacer es cambiar el suavizante. Los restos de detergente se van a eliminar (la mayoría) con los mil enjuagues durante el ciclo de lavado, pero el suavizante va al final y casi no se aclara (para que quede ahí, suave y oliendo). Hacer un suavizante casero mínimo es muy fácil: a un litro de agua añadid dos vasos de vinagre (ácido acético si podéis, entiendo que no) e id añadiendo poco a poco bicarbonato sódico. Cucharada a cucharada se va disolviendo y haciendo muchas burbujas (es lo que pasa al disolver el bicarbonato -una base- en ácido) y llegará un punto en el que no se disuelva más. Descartando los restos de bicarbonato no disuelto, utilizad medio vaso del líquido en lugar del suavizante. Os aseguro que la ropa no huele a vinagre y queda suave, y la mezcla es bastante potente a la hora de acabar con el otro problema, los bichos.

¿Usáis alguna otra cosa? El bicarbonato es un potente blanqueador (pensad en las pastas de dientes), así que podéis ahorraros eso que usáis en el prelavado. ¿Toallitas suavizantes en la secadora? Innecesarias, el vinagre lo hace mejor.

Nota a lo anterior: la mezcla podéis guardarla, pero dejad la botella medio abierta un tiempo, que la reacción sigue y la botella va a explotar con el gas liberado.

Ahora que os habéis librado de todos los componentes innecesarios, si lo que os da alergia sigue en lo que usáis para lavar… id a un dermatólogo pero ya, porque necesitáis un tratamiento. Si no, poco a poco podréis ir probando cosas comerciales (si no queréis seguir toda la vida jugando a ser químicos) y descartar las que hagan que todo vuelva a picar.

Pero claro, ¿y los bichos? Muchos bichos van en la ropa. Seguro que os han dicho mil veces que la ropa se estropea si se lava con agua caliente. ¿Sabéis que otra cosa se estropea con agua caliente? Los bichos. La mayor parte de bacterias y virus que afectan a humanos viven felices entre 30 y 37 grados. Ahora pensad en esa lavadora con agua fría o a 30. Estáis confiando todo el trabajo a ese cacito de detergente que habéis usado. La mayor parte de las bacterias van a sufrir mucho si laváis la ropa a 60, y eso le pondrá más fácil el trabajo al detergente. Para toallas y ropa de cama, mejor a 90. Los hongos son más problemáticos, porque las esporas aguantan muy bien el calor, así que ahí sí tendremos que confiar en el poder del detergente.

¿De dónde sale tanto bicho? Muchos salen de vuestra ropa. Van ahí pegados, y lo que hacéis al lavar es remojar bien todo y restregarlos contra el resto de la ropa. Pero otros salen de la lavadora. Pensadlo un momento… ¿cuándo ha sido la última vez que limpiáisteis la lavadora? ¿Está el fondo del cajetín negruzco? ¿La goma de la puerta os saluda al abrirla?

Limpiemos la lavadora. Sacad el cajetín del detergente y limpiadlo a fondo en el fregadero con un estropajo y lavavajillas. Usad agua bien caliente. Que no quede ni un resto de jabón seco. Secadlo bien. Quitad el filtro de la lavadora. Recuperad todas esas monedas que no sabíais a dónde habían ido a parar y los trozos de tickets de la compra que en algún momento estaban en vuestro bolsillo. Limpiadlo bien hasta que se vuelvan a ver todos los agujeritos. Recordad: el filtro tiene que poder filtrar.

Ahora vamos al interior de la lavadora: con un paño húmedo retirad los seres vivos que os saludaban desde la goma a diario. Si sale negro, decidle hola al hongo de mi parte. Para este proceso podéis utilizad un paño empapado en vinagre diluido en agua (un cuarto de vinagre). Ahora montad todo otra vez, llenad el cajetín de lejía (todos sus huecos) y poned el programa más largo de la lavadora a la temperatura más alta. Al acabar sacad el cajetín y secadlo, abrid la puerta y secad la goma. Si os da miedo usar lejía, repetid el programa una segunda vez sólo con agua.

Estáis listos para lavar en una lavadora limpia. Para mantenerla en buen estado es importante secar el cajetín (a veces con abrirlo un poco llega) y la goma. Dejad siempre la puerta abierta para que no se acumule humedad dentro. Humedad + calor == hongos.

¿Tenéis secadora? Limpiad siempre el filtro de pelusas, dejad la puerta abierta y comprobad que el depósito (si tiene) esté vacío y seco.

¿No tenéis secadora? Sacad la ropa lo antes posible de la lavadora y ponedla a secar en el sitio más seco que encontréis. Lo mejor es tenderla fuera al sol, pero ya sé que para muchos eso es utópico. El deshumidificador puede ser vuestro amigo. Las chimeneas son todavía mejores que el deshumidificador. Ventilad siempre la casa si secáis dentro.

Por último nos queda la habitación. Espero que tengáis una ventana, así que abridla y ventilad bien, recordemos que queremos evitar la humedad. Si no tenéis ventana o vivís en un sitio con un grado de humedad muy alto (hola gallegos), quizá sea el momento de comprar un deshumidificador, no sólo para esa habitación, para toda la casa. La vida sin la humedad metida en los huesos es mucho más fácil, os lo aseguro.

Así tendréis una ropa limpia y libre de bichos. Aunque resulte obvio, no olvidéis que muchos bichos salen de vuestra piel, así que parte del proceso implica lavar la ropa con la frecuencia adecuada (esto quiere decir que vayáis lavando las toallas tal que ya).

Otro día os hablaré de cómo minimizar los picores si no vienen de la ropa, así que pregunto… ¿cuántos productos diferentes usáis a diario sobre vuestra piel? ¿habéis pensado en cuánto de eso queda en vuestras toallas? ¿con qué frecuencia laváis las toallas? ¿os habéis planteado la mezcla humedad+toallas+estufa== muchos bichos felices? ¿a cuántos os han diagnosticado piel atópica y qué productos usáis? ¿a cuántos os han llamado “picajosos”?

 

Camino del B1… el camino se hace al andar (y escuchar)

Entramos en la recta final del año, también para mis conocimientos de alemán. ¿Seré capaz en tres meses de pasar un test que diga que me acerco al B1? Habrá que verlo.

Por ahora vamos con lo que me había planteado. Tengo que recordar que han sido tres meses difíciles. Suelo ser muy optimista, y en los últimos tres meses se me han venido encima muchas cosas inesperadas. Este mismo fin de semana lo he llenado con una visita al laboratorio y  un intento fallido de escribir un informe de mi beca. Eso me recorta el tiempo que puedo dedicar al alemán. Pero tengo que seguir con mis planes. Vamos a repasar el plan que tenía:

  • Teoría gramatical: pretendía repasar todos los temas importantes de gramática del A1 y A2. He conseguido más o menos tres cuartos. No está tan mal.
  • Ejercicios de gramática: aquí me he quedado más atrás, quizá en la mitad más o menos. Me toca repasar mucho, pero pararme menos. Quizá soy demasiado perfeccionista. Eso sí, muchos de los temas repasados los he llevado a un nivel B1, así que tengo parte del camino hecho.
  • Vocabulario: he conseguido dejar mi Memrise a 0 momentáneamente, aunque siguen y seguirán saliendo cosas, pero puedo decir que lo tengo controlado. Por ahora no voy a apuntarme a nada más, sólo seguir controlando lo que tengo.
  • Lectura: aquí supongo que sí he avanzado, porque leo habitualmente noticias en alemán. No he leído ningún libro, pero tengo cierta soltura en comprender los textos que caen en mis manos.
  • Películas y vídeos: he dedicado horas a ver cosas en alemán y me está ayudando. Mucho.
  • Escuchar/hablar: escuchar escucho mucho. Lo de hablar es otro tema. Sigue limitándose a casos de extrema necesidad. Entre suizos es muy difícil.
  • Escritura: empecé bien pero la cosa fue a menos por falta de tiempo y de ideas. Tengo que trabajar más este punto.

Ahora, el plan de la recta final. Obviamente me faltan conocimientos teóricos, pero lo que más me interesa en estos momentos es avanzar en la comprensión, en la vida del día a día. Para ello voy a reducir drásticamente mis objetivos y dejarlo en uno: entender.

Mi estrategia principal para entender alemán es escucharlo. Para poder escuchar suficiente alemán sin frustrarme, me he abierto una cuenta de Netflix (catálogo suizo). Mi idea es dedicar todas las horas posibles a visualizar contenidos en alemán. Cosas que ya haya visto, cosas en las que no me vaya a perder, pero horas, muchas horas. Sí, intentaré escribir algo y acabar con la gramática, pero mi principal objetivo es entender el máximo. Fue lo que mejor me funcionó en su momento en inglés, no veo por qué no funcionaría en alemán. En diciembre veremos si está dando resultado. Y veremos el resultado del año. Por ahora voy a ello.

Entrando en la recta final. 2016, puedo contigo

Pese al título, los últimos meses han sido algo desastrosos para mis propósitos del año. He hecho muchas cosas, muchas cosas que considero positivas pero que no entraban en los propósitos. Vamos a repasar y ver si conseguimos poner esto de forma positiva:

Libros: sólo he acabado uno, avanzado en otro y empezado otro. Ya lo sé, no debería estar leyendo tres libros a la vez. Llevo 10 de 15, uno por detrás de lo esperado, pero con tres a medias no sé como interpretarlo. Intentaré acabar mis 5 libros de aquí a fin de año.

Papers. No vamos a hablar del tema.

Series y películas: películas nada, pero por fin he terminado Juego de Tronos (sí, ya, iba con un poco de retraso) y he visto la segunda temporada de Narcos. Además, alguna que otra cosa suelta pendiente de terminar. Creo que la idea de aquí a fin de año será ponerse al día con las cosas que tenemos a medias y NO engancharse a cosas nuevas. He abierto una cuenta de Netflix (más explicación en el post sobre alemán) y creo que no va a ayudar a que no me enganche a cosas nuevas, pero al menos es algo que me llevo conmigo siempre, y puedo perder el tiempo con ello en el tren.

Redes sociales: claramente Telegram se ha llevado toda mi actividad de Twitter. Aquí he intentado postear algo más (aunque haya caído la actividad en el último mes). Veremos como se mantiene la cosa hasta fin de año.

Viajes: en agosto estuve unos días en Saas-Fee, viaje que narré aquí con bastante detalle. También alguna que otra pequeña excursión por Suiza, que intento siempre poner aquí con alguna que otra foto (como la más reciente al Stockhorn). A principios de Septiembre me fui a Italia con mis compañeros de laboratorio, a un retiro en el que juntamos ciencia con diversión. Lo que pasa en Italia se queda en Italia. Mejor no profundizamos aquí en los detalles de ese viaje. En lo que queda de año asumo que poco va a pasar, porque el otoño ya ha llegado y con él la lluvia, lo que anula toda posibilidad de salir a la montaña.

Conciertos: ¿escucháis los grillos? Ese es el único concierto que he escuchado yo los últimos tres meses…

Laboratorio: se ha incorporado el nuevo y las cosas parecen ir bien con él. Entre el resto sigue habiendo los problemas de siempre, incrementándose por momentos, pero en lo que a mi me afecta las cosas están bastante bien. Presiento que esto no va a durar mucho y va a haber alguna explosión de ira (espero que no mía) más pronto que tarde, pero intentaremos calmar las tensiones. Mi hígado ha estado más relajado durante el verano, pero el retiro en Italia ha pasado factura.

Vida sana: dada la inutilidad de intentar comer sano cuando cada dos por tres en el laboratorio me acabo cebando con comida basura, he decidido darle un empujoncito al tema con algo de ejercicio, para compensar los días que como fatal. Supuestamente si hago ejercicio me encuentro con más fuerzas para afrontar la jornada laboral… y una mierda. Qué cansado es esto de mover el culo. Yo soy vaga por naturaleza. Os juro que poco a poco lo voy intentando. Si de aquí a fin de año consigo no morir durante los primeros 5 minutos de actividad física, prometo que para el próximo año trazo un plan para ponerme en forma de verdad. Por ahora vamos con el previo de no morir al moverme.

Productividad: esto lo llevo más o menos bien. Me organizo bastante bien. Le tengo ya cogido el truco al tema del papel y tengo mi lista de tareas perfectamente organizada. Me gustaría poder hacer algunas cosas más, tener un poco más de tiempo para otras, así que el sistema todavía puedo mejorarlo.

Idiomas: de forma inexplicable creo que he dado un paso adelante. Informaré por separado.

No crecer: los 30 son los nuevos 20!! He subido a un pico a 2000 metros de altura y he estado en una piscina a media noche bebiendo mojitos en el mismo mes. He aguantado cuatro días de fiesta sin morir. En sí, creo que me siento con más energía para hacer mil cosas ahora que cuando tenía 21. Hay que vivir la vida.

Vida ordenada y minimalista: todavía no me he comprado un iPhone 7 así que supongo que la cosa va bien. Mi reciente recorte salarial (UZH como te odio) me ha llevado a intentar organizar un poco mi presupuesto para poder tener dinero suficiente para mi ocio. No voy a comprar nada que no necesite o para lo que no haya ahorrado previamente.

Música: I´m gonnaaaaa take you doooown, doooown, dooown, dooown…. Sí, he recuperado la música en mi vida. Además, en plena recuperación, he llevado al lado oscuro a dos compañeros de laboratorio🙂

Pues tampoco pinta esto tan mal no? En unos días escribiré sobre mis planes con el alemán, y prometo recuperar un poco la actividad. Quedan tres meses para que se acabe el año y creo que voy a poder con él. Las cosas han cambiado mucho si miro un año atrás (ni os cuento si miro tres), pero está claro que si quiero algo, puedo hacerlo, por muy difícil que suene. Y yo voy a poder con este 2016.

Visita al Stockhorn

800px-stockhorn
El prominente pico del Stockhorn (Wikipedia)

Hace ya bastante tiempo que nos percatamos de la presencia del Stockhorn. Es uno de los picos que puedo ver desde casa, y su peculiar forma llamaba la atención. Desde aquí podíamos ver que el pico no era especialmente accesible, pero habíamos visto publicidad de un teleférico. Así que tampoco podía ser tan horrible.

Empezamos a investigar sobre el tema y descubrimos que efectivamente había un teleférico que subía, básicamente, al pico. El teleférico salía de Erlenbach, en la cara sur. Empezamos a valorar la ruta, pero ese era el lado opuesto al que nosotros veíamos. Entonces empezamos a valorar la ruta por la cara norte. Igual lo de subir por la cara norte era un poco suicida, pero la ruta que encontramos estaba clasificada como T3 y en peores nos hemos metido.

2016-09-03 10.26.37.jpg
Cerca de nuestro punto de partida podíamos ver el pico. Se veía… alto.

Empezamos en Oberstocken, uno de los pueblos de la base. Se encuentra a 690 metros de altura. Ahí conseguimos encontrar nuestra señal blanca-roja-blanca y empezamos a subir.

La primera hora fue bastante dura, daba el sol y la pendiente era considerable. Pasada hora y media conseguimos llegar a la primera cabaña-refugio del camino, y a esas alturas empezamos a plantearnos si realmente lo conseguiríamos. Mirar hacia el pico impresionaba mucho y no veíamos nada claro cómo íbamos a poder subir con lo cerca que estábamos (sin usar un piolet y una cuerda). Decidimos seguir tras analizar el tramo recorrido. Parecía que llevábamos casi la mitad, y creíamos poder seguir. A las dos horas llegamos a la siguiente cabaña. Podíamos ver más o menos el camino (y no pintaba bien), pero veíamos por primera vez en nuestro camino a otros seres humanos. Seres humanos que parecían en buenas condiciones (eso sí, ellos estaban bajando y nosotros subiendo). Seguimos.

2016-09-03 13.29.21.jpg
A mitad de camino las vistas eran ya impresionantes
2016-09-03 13.29.56.jpg
Muy pero que muy impresionantes!
2016-09-03 14.00.19.jpg
Perspectiva algo desalentadora del último tramo

 

Casi en la cumbre empezamos a encontrarnos a escaladores principiantes. Hicimos dos paradas a observar lo que hacían y eso nos sirvió para recuperar aliento y seguir. Sin darnos cuenta, cuando pensábamos que todavía nos debía quedar bastante, llegamos al restaurante-teleférico. Una vez allí y tras una salida (fallida por mi parte) a un mirador flotante, decidimos seguir subiendo y hacer cima. Serían cinco o diez minutos, y realmente en el momento en el que estábamos allí, en la piedra más alta, al ver los otros picos que nos rodeaban… en ese momento todo el cansancio se fue y pudimos sonreír diciendo que lo habíamos hecho. El pico está a 2190 metros. Habíamos empezado a 690. Con todas las paradas, tardamos menos de tres horas y media. La ruta estaba calculada para cuatro horas y media, así que tampoco llevábamos mal ritmo.

2016-09-03 15.06.57.jpg
Desde arriba se veían muchos de los picos de los Alpes. Sólo por esa vista había valido la pena el esfuerzo

Una vez finalizada nuestra hazaña nos sentamos en el bar a tomar algo. Entonces la niebla que nos envolvía desde hacía rato acabó por cubrirnos y empezaron a aparecer ya nubes densas. Decidimos bajar, eso sí, esta vez en el teleférico por la cara sur.

Nos volvimos a casa con la felicidad de poder mirar por la ventana y decir “allí arriba subí yo, andando, sin más ayuda que un bastón”. Es la primera vez que subo 1500 metros en una ruta, y también la primera vez que subo tan rápido. Espero que sea una de muchas. Lástima que se acerque el invierno.

La perla de los Alpes: la despedida (4/4)

Llegamos a nuestro último día, que aunque amanecía claro, según la previsión meteorológica no iba a permitirnos caminar demasiado.

Era 15 de Agosto, y al igual que en España en muchos pueblos se celebra la Virgen. Nos dirigimos hacia Saas-Grund para volver a coger el teleférico con el que el día anterior habíamos subido a Kreuzboden, pero esta vez nos quedamos en la estación intermedia, Trift. Desde la estación, en unos 5 minutos, llegamos al pueblecillo más cercano, Triftalp, en el que se estaba celebrando una romería. Tenían todo preparado para la comida tradicional de montaña, las vacas preparadas para su “pelea de vacas” por la tarde, etc… Pero nosotros llegamos en el momento álgido, cuando el cura estaba soltando la misa. No sé cómo os lo imagináis, pero un montón de gente sentada en una ladera escuchando a un cura hablar de la Virgen en alemán es… pintoresco. Nos pasamos un rato pensando en cómo cruzar aquello sin ser apedreados. Finalmente, de forma discreta, pasamos por detrás de la misa y conseguimos encontrar el sendero que nos llevaría de vuelta a través del bosque hacia Saas-Grund. Eran unos 500 metros de desnivel, haciendo zig-zag por el medio del bosque. La verdad es que fue un paseo agradable protegido del sol, que pegaba bastante fuerte por la mañana.

Una vez en el pueblo nos lanzamos de nuevo al autobús, esta vez sí íbamos a llegar a Mattmark. En Mattmark hay un embalse, el más grande de Europa, a unos 2000 metros de altitud. Además de actuar como reservorio de agua, se utiliza para obtener energía (es para lo que se construyó), con un sistema bastante complejo de centrales hidroeléctricas en diferentes puntos del valle. El embalse es enorme y bastante impresionante. Había algo allí que nos daba mala espina, y decidimos que comeríamos allí pero que nos volvíamos pronto para abajo. No estábamos muy equivocados.

2016-08-15 13.40.54-1
El glaciar visto desde el embalse. Ahí se ve que algo no va bien.

Durante la construcción del embalse, el 30 de agosto de 1965, un trozo del glaciar Allalin se desprendió. Concretamente, 2 millones de metros cúbicos de hielo. El desprendimiento provocó una gran avalancha, arrastrando consigo todas las piedras que podía. La avalancha cayó encima de las obras del embalse y murieron 88 personas. Se considera el mayor desastre en Suiza en los últimos 100 años. La mayoría eran italianos. Todavía no está claro si fue un desprendimiento accidental o si fue provocado por las obras.

231768486-1-jpg
La avalancha se llevó todo por delante, y quedó tan inestable que no se tuvieron que paralizar las labores de rescate varias veces

Cuando volvimos para Saas-Fee decidimos hacer una pequeña ruta que subía a un refugio-restaurante al pie del glaciar, a la que se tardaba cosa de una hora desde el pueblo. El paseo fue agradable pero pronto tuvimos que dar vuelta, ya a poca distancia del restaurante, porque las nubes dejaban claro que no debíamos continuar. Y tanto, a nuestra vuelta empezaron a caer las primeras gotas. Tuvimos tiempo suficiente para llegar y comprar algo para cenar. La decisión fue inteligente, ya que en nuestro intento de tomarnos un café empezó a llover de forma considerable. En cuanto escampó nos volvimos al apartamento, en el que recogimos, cenamos, y dimos por terminada nuestra aventura.

2016-08-15 16.38.14
En nuestro paseo por la tarde nos encontramos este molino. Sigue impresionándome la cantidad de agua que baja de las montañas.

A la mañana siguiente nos volvimos para Berna, con muchos planes de visitas a montañas. Muy pronto os contaré la siguiente escapada.